7 de marzo de 2012

Pánico

No es la primera vez que hablo del Pánico en este blog, o en otro. Uno de los locales de referencia, por calidad y por antigüedad, dentro del metal en Coruña.
No sé muy bien cómo seguir esto, porque el Pánico acaban de anunciar que, tras 10 años de noches de fin de semana, cierran.

Me da una pena criminal, tanto que no sé qué decir. Me da mucha pena que este local cierre, que nos vayamos quedando sin sitios poco a poco, y que los que lo llevan hayan tenido que llegar al extremo de cerrarlo.
El Pánico es un sitio mítico para salir por Coruña. No sé dentro de la historia de la ciudad, pero desde que llegué a Coruña, ha estado metido en mis noches de salir y desde el primer día supe que me gustaba estar allí. Me encanta la música que ponen, el ambiente que hay, la posibilidad de sentarse o de estar de pie, y las pipas en vasitos de plástico.
Las primeras veces que salí por Coruña fuimos para allí, en mi primera borrachera me llevaron allí, y me daba dolor andar por Coruña de noche e ir para el Orzán sin hacer una parada allí. Lo he pasado bien dentro (también mal, cuando, recién llegada a Coruña, David dijo “no tengo novia ni voy a tenerla”, que me acuerdo ¬¬), he conocido a gente, he pasado muy buenos ratos, y he escuchado música muy buena, que era imposible que pusieran en otro sitio (industrial, pesado, a veces acercándose al EMB; Rammstein o Marilyn Manson suenan cada noche, nadie se extrañaría si un día sonasen Combichrist).

Aún este fin de semana pasado fuimos a una pequeña “fiesta” steampunk celebrando la salida al mercado de un manual de rol ambientado en un mundo steampunk. El pincha, el grandísimo Jordi, se curró una lista que hasta la salida del disco de Hora Zulu le puso la banda sonora a mi habitación desde youtube (porque por encima se molestaba en subir esas cosas, a pinchar en directo por Facebook a base de vídeos :_).

Son 10 años de local que se acabarán el 31 de marzo. Donde todos saldremos a despedirlo. Tanto si organizan fiesta como si no, tenemos que estar allí para despedirlo. Porque yo llevo 4 años en Coruña, y son cuatro años que, aunque a cuentagotas por mis pocas ganas de salir la mayor parte de los fines de semana, son cuatro años que han estado ahí. Que sabía que entrar era encontrarme con música que me gusta, con gente agradable, con la que da gusto estar, y con un buen local, cojones.
No llegué a conocer el Bathory, local que todavía es una leyenda. Pero sí llegué a conocer el Pánico. Y está dentro de la gente como lo estaba el Bathory, que aún hoy se conoce a la gente como “el del Bathory”, y se cuentan batallitas de aquellas noches, de la gente, de lo que hacían, de las que liaban. El Pánico pasa a ser también una leyenda, lo que duele es que no podamos hablar de él en presente.

Dicen desde la escueta nota publicada en Facebook que esto no se acaba y que vendrán nuevos proyectos. De verdad espero que sí. En realidad, sé que va a ser así, porque de lo poco que conozco a la gente que lo llevan sé que son incapaces de estarse quietos y saldrán con otra cosa. Otro local, otra clase de idea, pero sé que buscarán algo. Solo espero que esos nuevos proyectos duren tanto y tan bien como duró el Pánico.
Nuestro apoyo lo tienen.

1 comentario:

La Petite Poupée dijo...

Que haya suerte con ello, que ese tipo de locales son una joya. Por aquí todavía nos lamentamos que cerraran en su día la Abisinia, un local de reggae bastante conocido.

Un beso^^