30 de mayo de 2011

Me atacan los exámenes!

Sin darme cuenta, ha llegado otra vez el final del curso. Estoy a una semana y dos días del primer examen, y ya estoy temblando.
Ahora siento que me falta tiempo. Principalmente siento que me falta tiempo sabiendo que acabo las clases el 7 a las 8 y media de la noche (quién me mandaría coger asignaturas a esas horas...) y el primer examen lo tengo el 8 a las 9 y media de la mañana. No sé de dónde esperan que saque el tiempo para estudiar, teniendo clase todos los días de 8 y media de la mañana a 8 y media de la noche. Tras ese examen ya puedo respirar un poco, tengo 7 días vacíos para preparar los siguientes. Pero el primero va a ser morir.

Mientras, además, por tener el ordenador indispuesto estas últimas semanas, tengo trabajos atrasados. Estoy trabajando en ellos poco a poco y con paciencia, alternándolos, para no acabar de colapsarme. No sé si me llevará más tiempo del que me llevaría si me pusiese de uno en uno, pero por lo menos así no tengo la sensación de querer explotar. De momento, tengo todo empezado, y a algunos trabajos solamente les falta darles formato, pasarlos a pdf y enviarlos. Pero es que tengo una cola de 6 ó 7 cosas xD
Entre ellos, tengo posiblemente el trabajo más gordo del curso, que tengo que entregar la mañana del 8. Quería acabar todos los pendientes antes de ponerme con él, pero creo que acabaré los que estén más listos y me pondré con él, dejando el resto, que tienen una fecha más amplia.

También tengo que volver a mendigar apuntes. Este año he sido un desastre, y tengo un montón de lagunas en los apuntes, de días sueltos sobre todo. También tengo asignaturas en blanco, tengo que pedir lotes enteros. Como siempre, ahora me arrepiento y pienso que el próximo curso va a ser diferente, me voy a aplicar un montón y voy a tener mis apuntes perfectos y completos y a limpio. Luego llegará noviembre, volveré a desencantarme con las asignaturas, los profesores (normalmente es gracias a ellos que pierdo la motivación) y volveré a la dinámica de siempre. Lo bueno es que el próximo curso ya no hay un “el próximo curso me pongo a tope” :D Entonces será el temario de máster, supongo xD

Estoy ahora mismo haciendo algo de tiempo antes de la hora de comer. Llevo toda la mañana trabajando en diferentes cosas que tengo que entregar, y como es habitual, páginas a las que necesito entrar, están caídas o no cargan bien. Ya no sé si es cosa de la Facultad o es que los filólogos no saben contratar servidores que funcionen bien. Es que no me lo explico. Tampoco es que sean páginas de la leche, en este caso son directorios de bibliotecas, solo quiero acceder a la vista del catálogo (ni siquiera entrar en las descripciones de los libros). Y no cargan, o se traban, o quedan en blanco. Lo intentaré más tarde o entregaré el trabajo diciendo “intenté entrar a estas páginas, pero se niegan a funcionar”.

Ya tengo el calendario de exámenes hecho, y veo más o menos factible el llevar adelante el curso. Tengo asignatura ya para septiembre, tengo algunas pendientes o ya abandonadas, pero no cuento con cagarla a lo grande en estos exámenes. La distribución podría ser mejor, pero tampoco es del todo mala. Me jode el examen del 24 por la mañana (la noche anterior es San Juan, en Coruña es CRUEL poner un examen ese día), pero es mejor que tenerlo pegado a otro.
También cuento con tener unos niveles de ansiedad más bajos que en diciembre, que me prohibieron ponerme siquiera a preparar el examen que tenía que hacer, y poder ponerme unas cuantas horas diarias a chapar cosas que en el fondo no me interesan. Por lo menos tengo la motivación de hacerlo, de pensar que estoy por fin acabando la carrera, y que unos meses de esfuerzo más (amenizados con conciertos, música, amigurumi y algo de fotos) y tengo la titulación, y que me la vengan a quitar. Ja.
Aunque lo que vaya a leer todos estos días no me interese demasiado (sí, después de todo estoy bastante desencantada con la carrera, me equivoqué de carrera pero es que lo que quiero estudiar no se da -Literatura Comparada o como extensión Teoría de la Literatura), por lo menos tengo ganas de ponerme a aprender cosas y a intentar llevarme sorpresas en las notas como con el examen de Lexicografía, un 8 (una pasada teniendo en cuenta que no fui a clase, que los apuntes que conseguí tenían 4 tipos de letra diferentes, las hojas estaban desordenadas o repetidas, faltaban hojas y lo que decían no entró en el examen).
Además, así como se acaben las clases y pueda completar unas 5 ó 6 horas diarias de estudio (ojalá, luego se quedarán en 3 horas pero intensas, como siempre) podré dedicarme a jugar con la cobaya y a ganchillar todo lo que quiera. Estoy cansada de pasar 12 horas diarias metida en la Facultad, perdiendo el tiempo entre clase y clase o encerrada dando materias nuevas. Quiero algo de libertad.

Pero me queda poquito. Las asignaturas anuales acaban hoy o mañana (aunque son pocas...), y la próxima semana acaban las optativas. Pronto aire libre. Bueno, aire libre el que habrá al otro lado de la ventana de mi habitación... que creo que es casi todo lo que voy a ver xD

28 de mayo de 2011

Expotaku, días 2 y 3

Estas dos entradas creo que no hace falta que las separe. Después de todo, “día 1” realmente es “semana anterior y día”. Si luego veo que se alarga siempre puedo borrar, pero como voy a borrar no hace falta que explique esto, nadie lo va a leer después.
Que me lío.

Sábado, 21, segundo día del Expotaku. Día que también tendría que haberse hecho el concierto de Turisas, que finalmente queda aplazado para el 14 de noviembre. Ahí tuve suerte, no hubiese resistido el concierto ni el domingo. Hay que esperar unos cuantos meses más, pero podré vivirlo y no pasarlo como una zombie.
De nuevo, quedamos en acercarnos poco antes de las 10. Volvimos a llegar poco después, gracias a la gran frecuencia que tienen los autobuses los fines de semana. Fuimos solamente Iris y yo, porque David, aunque se quedó a dormir conmigo, prefirió descantar con propiedad y luego ya ir para allí. Total, él no tenía ninguna obligación allí. Y qué envidia me dio despedirme a las 9 y media y ver que él se daba la vuelta y se ponía a dormir.
En el camino del bus entre nuestros pisos y el Expocoruña vimos a un montón de gente con cosplay o claramente friki caminando hacia coches o hacia el sitio. Y cuando llegamos, pudimos comprobar que una masa criminal de frikis habían madrugado un sábado (!!!!) y habían llegado antes que nosotras.
Montamos todo en un momento, y nos pusimos a desayunar. Para la acampada de Coruña yo había comprado un bizcocho de chocolate que no llegamos a cenar, así que aprovechamos. Cada vez llegaba más y más gente, y se pudo ver a lo largo del día que el sábado fue una locura de cantidad de gente que se acercó. La voz de Galicia dice que pasaron cerca de 5.000 personas, pero ya todos sabemos cómo son los datos que da la La Voz, así que no sé si fiarme mucho.
Que no sé si lo dije en la anterior entrada, pero el viernes por la tarde, cuando estaba sola, se me acercó una chica de La Voz de Galicia para hacerme una mini entrevista. Me preguntó qué hacíamos, y cuando le dije que “amigurumi” puso de cara de “nooo otra palabra japonesa que no hay manera de entender noooo”, pobre xD Me preguntó qué era, cómo habíamos empezado, quiénes lo hacíamos, y poco más. Le di un par de tarjetas a modo de spam, y se fue. Cuando vino David poco antes de la hora de comer, se pasó por el Carrefour, y aprovechó para comprar el periódico, porque yo quería tener la nota de prensa en papel. No salió gran cosa, pero podría haber sido peor: “Alraune dejó el mundo virtual de la web estos días para venirse a vender sus complementos en el mundo real y la asociación Enemy Dolls vende amigurimi, peluches de ganchillo. No es la única asociación, algunas vienen desde Pontevedra y otras de Ourense.” (link). En su línea, inventándose las cosas que se les dice. Cuando hablamos le dejé claro que éramos solamente dos, y que solamente amigas. Pero bueno, se ve que es más importante que quede bonito en la redacción al valor real informativo. Pero siempre fue así, no sé por qué no lo esperé.

Pasé también el día tejiendo. Una semana antes del evento tejí un gato bola que vendí el viernes, y no sé si esa misma tarde o el sábado por la mañana se me acercó una chica a preguntarme por él (“nooo, mi gatito no está!”), y le dije que le hacía uno. Se lo hice, y mientras no volvió a por él, lo dejé en exposición con el cartel de vendido (“adoptado” ponía en realidad). La chica vino a media tarde, y se lo llevó tan contenta. Pues poco antes de cerrar el sábado, se me acercó otra chica y me preguntó por el gato bola. Le dije que podía hacerle uno, ya puestos xD Me dijo que entonces lo prefería en negro, le escogimos el color de los ojos, y le dije que para la media tarde del domingo lo tendría. Y me prometí no hacer más gatos bola en un tiempo, el chollo que da una cosa tan pequeña xD
Como estaba cansada de hacer cosas que “tenía que hacer” (reponer una seta que me habían comprado, los gatos, etc.) me puse a investigar los patrones que había imprimido un par de días antes, a ver qué podía hacer, pero que me apeteciese hacerlo. Encontré uno de un osito panda monísimo, y me puse a ello.
Mala hora en la que decidí hacerlo xD Me llevó muchísimo tiempo (toda la tarde del sábado y aún lo acabé el domingo por la mañana), y tuve que desmontarlo una vez montado y luego volver a montarlo (lo hice mal, y las orejas tuve que repetirlas desde 0), así que cuando lo acabé tenía una sensación contradictoria: “lo odio, pero mira qué mono eeeeesss”:
Photobucket

Lo puse en exposición, pero realmente no quería venderlo. Le puse una etiqueta de “adoptado” porque no quería ponerle precio. Me tocó las narices durante bastantes horas, no sabría cómo venderlo, y con lo mono que es, tampoco sabía si quería quedármelo para achucharlo xD Lo puse en exposición el domingo, al acabarlo, y arrasó. Todos los que pasaban por allí me decían que era precioso, y así. Lo cierto es que lo es xD
Un par de fotos del primero que hice, tal cual las subí a twitter en su momento (a los dos siguientes les hice la punta de la cola en negro, y el último fue completamente en negro):
Photobucket
Photobucket


El sábado realmente estuvo aquello lleno de gente. A nuestra zona no se acercó mucha porque estábamos bastante marginadas, pero se veía pasar gente de un lado para otro todo el rato.
A media tarde, el mismo chico que me había dicho lo de la cena se volvió a acercar a decirme que habían organizado una fiesta en el Orzán (zona de salir por Coruña), que pasásemos por allí. No hizo realmente falta que nos lo viniese anunciando uno a uno, porque de allí a tres minutos apareció alguien con un megáfono repitiéndolo mil veces. “Discotakuuuu”. Nosotros ya habíamos quedado en que iríamos a la fiesta que hacían los que teníamos a la derecha, los del Jugger, pero seguro que había noche para todo.
Creo que más o menos eso es todo lo que pasó el sábado antes de cerrar. Creímos que cerraríamos a las 10, pero a las 9 empezaron a echar gente (por megafonía: “Hola, queridos asistentes a Expotaku A Coruña 2011: les informamos de que en un cuarto de hora cerraremos nuestras puertas por hoy, así que por favor, vayan saliendo. Ahora en serio, fuera todo el mundo. Mañana más” xD). Así que volvimos a recoger todo y nos volvimos a casa poco antes de las 10 de la noche.
David tenía que pasar por su casa, y aprovechamos que tuvimos por la tarde la visita de un par de amigas con coche, que lo acercaron. Iris y yo bajamos en bus, cada una con un skelanimal para darle muchas caricias. Tengo que conseguir la foto de “Laura siente una presencia extraña” con el bicho encima de mi cabeza xD
A esas horas, en ese mismo momento, el Depor descendía. Pero eso ya es otra cosa.
Mientras esperaba a David cené algo, y me puse cómoda en el sofá. Quizás demasiado cómoda, cuando me quise dar cuenta estaba medio dormida. Tenía que esperar a David aunque fuese para dejarle dejar la bolsa con la ropa para el día siguiente (fue caracterizado de steampunk, al final le va a sacar mucho rendimiento a las goggles xD), y me fui a charlar con Iris un rato a su piso. Cuando por fin llegó David le dije que yo no tenía cuerpo para ir a ningún sitio, que ya le abriría la puerta cuando llegase xD
Y así fue. Me metí en cama y quedé frita. Recuerdo haberle abierto la puerta cerca de las 5 y media de la mañana, pero poco más.

Photobucket
Photobucket


Volvimos a quedar en estar cerca de las 10 de la mañana el domingo en el recinto. Esta vez llegamos incluso más tarde, gracias a un bus que tenía que pasar cada… 15 minutos, y que tras 40 de espera, solamente se dignó a aparecer cuando ya estábamos dentro del taxi. El despertador volvió a sonar a las 8 de la mañana, y David volvió a quedar durmiendo hasta descansar lo necesario xD
El domingo fue mucho más tranquilo. Estábamos ya todos agotados, los de los puestos, los de la organización, y varios frikis que llegaron antes que nosotras el viernes y se fueron más tarde el domingo. No hubo tanta gente, fue más tranquilo, y tras empezar o seguir (creo que seguir, que lo empecé el sábado) un Mew de ganchillo, nos dedicamos mucho a hablar y pasear. Lo pasamos bomba durante todo el fin de semana, pero llegó un momento en el que si seguíamos concentradas en puntos, moriríamos explotando.
Si el sábado fue el día de los gatos bola, el domingo fue el día de enseñar cómo va lo del amigirumi. Sobre todo, se acercó una chica que me dijo “yo ganchillo bastante, pero no tengo ni idea de cómo lo haces”. Le dije que se hace en espiral, que el punto es el anillo mágico, le enseñé por encima cómo va, y la remití a internet y Youtube como mejores profesores. Por si acaso, se llevó una tarjeta con el mail por si quería que le pasase cosas, pero todavía no me ha mandado nada. Así que o muy buena profesora soy, que no necesita que le envíe tutoriales, o me ha mandado directamente a la mierda xD
También se pasaron un par de señoras, que me preguntaron qué era en realidad. Llevé las agujas grandes de madera, que parecen más calceta que ganchillo, y pensaron que era un híbrido entre las dos cosas. Luego otra chica/señora estuvo preguntándome qué clase de puntos usaba y tal, porque ella ganchillo hace tiempo, y a lo mejor se acordaba de algo.
Para eso fui al Expotaku: quiero conocer gente de Coruña que ganchille, o que quiera hacerlo, y hacer cosas juntos!! No quiero seguir encerrada en mi habitación ganchillando sola, quiero salir a la calle, hacer cosas con más gente! Y por fin parecía que le había picado un poco el gusanillo a alguien :D
Creo que a partir de las 6 de la tarde exploté y me negué a tejer ningún punto más xD Mentalmente estaba derrotada, y físicamente estaba machacada de estar tanto tiempo sentada en una silla tan incómoda. Di varios paseos, volví, me fui, volví… un poco dispersa. Incluso les pedimos a los del Jugger que nos cuidasen las lanas un rato y nos fuimos Iris y yo a dar un paseo por allí.
Empezamos a recoger todo (teníamos que volver a meterlo todo en bolsas y llevárnoslo a casa) cerca de las 8 de la tarde, ya ni esperamos a que anunciasen que iba a cerrar. Estábamos muertas del todo, del todo. Por suerte, el nivel de cosas en las bolsas había bajado y no tuvimos que hacer mucho tetris ni complicarnos para repartirlo todo en un par de bolsas .
Nos despedimos de la gente que habíamos conocido y que todavía estaba por allí, y nos fuimos a esperar un bus. En las paradas que hay entre Expocoruña y nuestro piso se subía gente que no se esperaba tal cantidad de frikis con cosplay ahí dentro, había caras que eran para foto xD
No recuerdo qué hice cuando llegué al piso. Sé que recogí un poco todo, volví a distribuir las cosas donde las tenía antes, guardé algunas, le hice un par de gracias a la cobaya y me tiré a dormir. No sé a qué hora, ni cómo. Pero al día siguiente había clase y había que recuperar horas de sueño.



Estoy completamente decidida a repetir el próximo año. Es más, estamos pensando en fechas intermedias para no tener que esperar tanto para otro evento así. Vimos que en Sevilla hay algo por abril, me comentaron que en Madrid en diciembre también habrá algo… así que esto no se queda en solamente la presencia en un solo salón del manga.
Tras tres días de exponer el amigurumi a la gente, me llevo un montón de cumplidos y de buenas palabras para todas las horas que echo tejiendo. Me llevo con eso, también muchas ganas de seguir dedicándome a esto, de seguir experimentando y de seguir mejorando. Tengo un par de encargos hechos (uno no sé cómo pude aceptarlo, tengo que diseñar el muñeco, y diseñar está todavía por encima de mi nivel; contaré cosas cuando deje de ser una sorpresa xD), y ganas de acabar el Mew, ponerme con Umbreon, ponerme con los chocobos, con empezar a hacer cosas de comida tipo rosquillas, macarons, tartas… probar todos los patrones que tengo guardados y a los que todavía no pude poner a prueba… taaantos patrones por traducir, tantas lanas por gastar… y con todas las horas que me lleva hacer cada uno, tengo trabajo hasta fin de año por lo menos.
La conclusión general es esa: acabados agotadas, pero mientras caminábamos el domingo por la noche al bus, íbamos pensando en nuevas fechas que podíamos sacar. También en nuevas cosas que podíamos hacer, a dónde podíamos ir… y con el autoestima más alta que nunca.

27 de mayo de 2011

Expotaku, día 1

En realidad, tendría que empezar por hacer una entrada sobre lo que fue la semana anterior al Expotaku. Entre que yo no tenía ordenador (creo que no lo dije, pero mis cables retorcidos y roídos por cobaya decidieron dejar de funcionar casi de un día para otro) y tenía todos los patrones dentro, sin saber cómo recuperarlos (la excusa para ir sin tener que pagar es que íbamos de exposición de muñecos hechos y de demostración de cómo de hace amigurumi… sin patrones no se teje xD), y a Iris le dio la venada de ponerse a hacer fimo y fieltro como loca, no éramos personas.
Yo me dediqué principalmente a buscar patrones que quería hacer para imprimirlos. Fallos de los míos, tuvo que imprimírmelos David al final. Pero salieron en color y todo, que en la Facultad solamente nos dejan imprimir en blanco y negro. Entre los pocos que tenía impresos de antes y los otros, al final fui tirando. Me fastidia que el patrón de pokeball que tengo impreso está mal y me quedé sin poder hacer más que las que ya tenía hechas, pero en cambio empecé un Mew, y el gato bola arrasó :)
Tampoco es que fuese escasa de muñecos. A esas alturas llevaba semana y media sin ordenador, en la que me había dedicado por completo a ganchillar, además de todas las tardes que quedamos para hacer cosas juntas y estar de charla. Como resultado, yo junté una bolsa de tela, tamaño bolsa de playa (en esta cabe una muda, dos toallas y los cubos y las palas xDD) rebosante de muñecos. Querría haber tenido más variedad, con la cantidad de patrones chulos que tengo encerrados dentro del ordenador, pero no pudo ser. Para otra.
Iris en un ataque de locura decidió que si tenía que dormir, no dormiría. Y la noche del jueves al viernes así fue. Nos pasamos durante un par de horas por la acampada de Coruña, vimos de qué iba el ambiente (no voy a malmeter contra ellos, pero con la gente que está allí organizando todo no quiero tener mucho trato; por el resto todo genial) y cuando ellos empezaban a irse a dormir y nosotras a caernos de sueño, volvimos para el piso. Yo recorté etiquetas para el día siguiente medio zombie, y ella empezó a hacer, hacer, hacer y cuando se dio cuenta eran ya las 7 de la mañana. Como una completa cabra.

El Expotaku abría a las 10 de la mañana, y nos dejaban entrar para preparar todo una hora antes. Estuvimos de acuerdo en que tanto tiempo no hacía falta, y que con estar allí a las 9 y media era de sobra.
Entre esperar a autobuses y así, llegamos al recinto poquito antes de la 10, o poquito después, más o menos. Todavía no habían abierto, y el frenesí que había dentro, de gente de un lado para otro, era bastante visible. Nos dijeron que fuésemos a recoger nuestras acreditaciones y luego a montarlo todo. Esperamos una cola que se hizo interminable (decía el chico que las estaba escribiendo “tío, yo valgo para cargar y montar mesas, no para escribir!”) y nos fuimos para las mesas. El sitio no nos gustó demasiado en un primer momento, también porque estábamos prácticamente solas. Nos pusieron justo en la zona frente a los videojuegos, y en el tiempo que estuvimos montando aquello, lo único que escuchamos fueron sonidos mezclados de game boys y nintendos 64.Nostálgico, pero llega un momento que te desquicia.
La mesa por suerte fue suficientemente grande, tanto que pudimos trabajar las dos, además de exponer. Montamos todo bastante rápido, y cuando estábamos acabando, nos anunciaron que íbamos a abrir.

Photobucket


La mañana fue bastante tranquila. Yo me dediqué a ganchillar algo que ahora no recuerdo, mientras la gente pasaba y empezaba a decirnos que les gustaban mucho los amigurumis. A las 12 y pico, cuando salió de clase, se pasó David por allí. Él e Iris cogieron para comer Yakisoba en un puesto de comida que había, pero yo me empeñé en comer un bocata de chorizo, y salí al Carrefour que había al lado a coger pan y chorizo. Luego, una vez comprado todo, y comidos los tres, pasaron los de la organización con un carro con bocadillos (ver las fotos de Pixelin Photo en Facebook para hacerse una idea de lo del carro xD).
Entre este tiempo de tener todo montado y no llegar David, Iris se fue un momento a hacer algo que no recuerdo, y me dejó sola. En ese cuarto de hora escaso se me acercaron dos chicos al puesto, recién montado armados con una cámara y un micrófono. Lo primero que dijeron que “buaaah, calceta! Cómo mola, y yo pensaba que no servía para nada!” y lo segundo “venimos a hacerte una entrevista, y no, no es una pregunta”. Brais y Pix, de Pixelin Photo me hicieron una entrevista sobre qué estaba haciendo yo ahí, qué era el amigurumi y cómo se hacía. Fue un triunfo llegar y ya ser reclamada por los medios xD La entrevista, junto más cosas, formará parte de un reportaje sobre el evento en general que saldrá a la luz en unos días, así como el pobre de Pix consiga seleccionar algo entre todas las horas que debe tener grabadas. Esperando estoy por el vídeo :D Lo pasaré por aquí y por el otro blog así como esté subido a algún sitio.
Fue el día del para para. En un primer momento fue curioso, luego fue gracioso, luego nos aprendimos la canción y para acabar quedamos hasta el moño de música poki japonesa. Eso, junto a los sonidos de las nintendo fue todo lo que escuchamos durante el viernes. Yo llevé a cabo lo de “si no puedes vencer al enemigo únete a él”, y acabé bailando para para también.
Iris intentó de mil maneras cambiar el turno en el trabajo o pedir el día libre, pero no pudo. Así que nada más acabar de comer tuvo que irse. Me dejó sola con las agujas y David, que en realidad pasó poco tiempo quieto xD

Photobucket
Mi gorro!! ^^


Los chicos que teníamos a nuestra derecha estaban promocionando el Jugger, un deporte que sería una mezcla entre rugby y…algo de pegarse con espadas y palos. David es amigo de uno de ellos y casi pasó más tiempo con ellos jugando fuera que conmigo dentro. Por mí genial, no quería que se pasase todo el fin de semana aburrido en nuestro puesto mientras miraba cómo nosotras ganchillábamos.
La tarde el viernes la pasé prácticamente sola con los ganchillos, mientras la gente se acercaba y preguntaba si de verdad todo lo que había allí expuesto lo habíamos hecho a mano. Creo que muchos no se lo acabaron de creer del todo, a pesar de que yo seguía con la producción.

Cerca de las 7 y pico de la tarde, se me acerca uno de los de la organización y me dice que se va a hacer una cena entre toda la gente de los stands y los puestos no-comerciales (las tiendas y nosotros), y que si queríamos ir, el precio sería el habitual del sitio, y me dijo el sitio (un bufet libre asiático). A mí no me apetecía mucho ir, pero le dije lo de la cena a David e Iris y ambos quisieron ir, así que nos apuntamos.
Ay, ay, no sabíamos qué nos quedaba por delante. Pero eso luego.
A lo largo de la tarde llegaron los chicos que estarían a nuestra izquierda. Venían desde Barcelona y su trabajo es dibujar que te cagas. La primera vez que hablé con ellos fue cuando empezamos a recoger las cosas para acabar la tarde del viernes. Él se interesó por los muñecos de ganchillo, y estuvimos hablando de cómo sería el día siguiente y el fin de semana en general. Me cayó bien, parecía bastante majo.

Photobucket
Detalle del gorro :)


Cerramos el viernes en el Expotaku. Pero a nosotros aún nos quedaba noche. La cena se haría cerquita, en el centro comercial que hay detrás del recinto. Creo que cualquiera se puede imaginar la cara de los chinos que llevan el restaurante cuando vieron aparecer a casi 40 personas juntas a cenar, a 12€ el menú.
Nos cebamos cuanto quisimos. No conté con que un grupo tan enorme de frikis, después de un día de curro tan intenso en un bufet libre asiático podía comer de tal manera que se me disparase la ansiedad. Dirá el psicólogo que fue una buena experiencia de donde podemos sacar mucha información, y aprovecharla para combatir la ansiedad, pero de verdad que lo pasé mal xD
Digamos que últimamente más que miedo a comer tengo miedo a las digestiones. Tengo miedo a mis digestiones y a las de la gente que me rodea. Sobre todo si son por la noche, que son las que me dieron problemas cuando empecé con el problema. Junta esto con personas cenando cinco platos de comida llenos, más postre, y me pongo horrible. Y no solamente eso, sino que luego hicieron competiciones a ver quién comía más rápido o se metía más en la boca. No fue bonito, pero no me puse tan mal como cabría esperar. Espero que después del horror de verme atada a la silla rodeada de semejantes energúmenos la experiencia me valga para algo. Si no es sacar conclusiones para poder luchar con la ansiedad, por lo menos para acordarme el próximo año y no aceptar ninguna cena.
Salvo eso, en el fondo lo pasamos bien en la cena. Hubo momentos descojonantes en los que tuvimos a toda la planta pendiente de nosotros (y está ahí al lado la entrada para los cines y el McDonalds), como cuando uno empezó a gritar “QUIÉN VEÍA LOS POWER RANGERS DE PEQUEÑO? QUIEN QUIERE TRANSFORMARSE CONMIGO??” y corrieron a una zona libre de mesas para hacer la transformación.
La cara de los chinos era un poema, no se esperaban tal espectáculo, aunque los… más de 300€ que les dejamos esa noche (bueno, y las neveras vacía, porque ahí corría la comida…) seguro que les compensó algo. Aunque creo que en el fondo lo estaban pasando bien.

Photobucket
Ahora tengo una bola de dragón colgada del móvil, gracias a Iris :D (se la cambié por un pollo, fue la única que aprovechó el 50% de descuento en amigurumi el domingo xD)


Como un apunte, de estas impresiones que me dan a mí pasado el tiempo, creo que a los que teníamos a los lados no les caímos demasiado bien. Sobre todo una chica que a veces no podía evitar ponerme cara de “puff, pero qué me estás contando”. Aunque con un par de ellos hubo buen rollo, a los seguidores del para para no les debió gustar mucho que dijésemos “no, por favor, otras 12 horas de musiquita rayante japonesa noooo”. Pero es cierto. Soy bastante tolerante con la música, pero llega un momento en el que raya y no puedo más. Y la perspectiva de pasar otros dos días escuchando el para para mezclado con los sonidos de los videojuegos era demasiado.

Salimos cerca de la 1 de allí. Fuimos caminando hasta el piso, llegaríamos a eso de la 1 y media más o menos, muertos de cansancio y de todo. A dormir como si no hubiésemos dormido en años, porque al día siguiente había que volver a madrugar :)

Otro día cuento más cosas, que por hoy creo que abusé de la paciencia de mis lectores (mis poquitos lectores) con semejante tocho. Por cierto, las fotos las saqué durante la semana de lo que fui comprando/consiguiendo a lo largo del Expotaku. Iba a poner las fotos de Iris de su Flickr, pero no me deja enlazarlas ¬¬'


Y para acabar...
Photobucket

Mi conejito Skelanimal! La etiqueta dice que se llama Jack, y aunque no me gusta el nombre para un animalito muerto, creo que Jack se queda ^^

24 de mayo de 2011

A segunda, y a la mierda.

Cuando yo era pequeña jugaba al fútbol. Lo dejé porque me cansé de ser tan buena o mejor que algunos chicos y que nunca contasen conmigo para los partidos. Lo hiciese bien o mal, nunca me convocaban y me cansé. Años después, hablando con el padre de uno de los chavales de mi edad, pero de otro equipo, me dijo que me había visto jugar un par de veces y que era bastante buena, no entendía por qué lo había dejado.

Cuando era pequeña era bastante futbolera. Cuando dejé de jugar me dediqué más a mirar. Además, coincidió con la gran época del Depor: una liga, una Copa del Rey que en realidad fue un Centenariazo, semifinales de Champios, 0-4 al Milán... me gustaba verlos jugar.
Dejé de seguir el fútbol todos los fines de semana cuando dejé de disfrutarlo. Cuando recibía más disgustos que alegrías ya no me compensó verlos jugar. Cuando los partidos se hacían eternos y en todo el rato solamente tiraban dos veces a puerta, cuando el Mallorca cogió la costumbre de meterles los goles de 8 en 8... dejé de seguirlos. Preguntaba de vez en cuando cómo iban las cosas, y me desvinculé.
Irureta se fue de la peor manera posible, un poco por la puerta de atrás, y llegó Caparrós. Más o menos aguantó el tipo, y tras un par de temporadas, llegó Lotina. Recuerdo el comentario de mi padre: “Éste me da miedo. En la primera temporada mantiene al equipo, en la segunda lo desciende y luego se va”.
Y bueno, en vez de una temporada manteniendo al equipo, son dos.

Yo no estoy decepcionada con el equipo. Yo estoy cabreada e indignada. Llevan la mitad de la temporada haciendo el imbécil, perdiendo por no correr y no esforzarse. Saben que tienen a una ciudad entera detrás de ellos. Una ciudad que cuando el equipo empezaba a estar en serios problemas de descenso, se juntó masivamente a la entrada de un entrenamiento para animarlos. No se han parado a pensar en que hay un montón de gente que sacrifica su tiempo libre todas las semanas para ir a verlos, para ilusionarse, y luego ver cómo no les da la gana de trabajar.
Recuerdo cuando a más o menos mitad de temporada iban muy bien en puntos, en victorias y en la clasificación general. Me parece demasiado sospechoso que cuando llegaron a los 43/45 puntos que en teoría aseguran la permanencia empezasen a perder como animales. Porque si el Depor está ahora mismo en segunda es porque han querido. Porque llevan la mitad de la temporada tirados a la bartola, sin querer correr y sin querer esforzarse. No están descendidos, como dice el simpático del Lotina porque “ha habido arbitrajes difíciles de entender y resultados rarísimos”, si no porque no les ha dado la gana de ganar. Quizás no tenían equipo para entrar en Champions o UEFA, pero sí para mantenerse con dignidad en Primera. Pero no han querido, y ahora les queda un año de de ser de Segunda.

Y tú, Lotina, listo do carallo. No deberías irte. No vale de nada que sigas poniendo cara de triste, de ser una víctima de los árbitros y de las circunstancias. No has trabajado para suplir los errores y las carencias del equipo, no has hecho nada por él. Pensarás que queda muy bonito con la prensa decir que asumes la responsabilidad (que solo jodería que le echases la culpa a otro), pero lo que de verdad tendrías que hacer es quedarte hasta volver a subir. Tú hundes el equipo, tú lo levantas. Aceptar que es culpa tuya no soluciona nada, tienes que arreglar el problema.
Ahora lo que tienes que hacer es tener los huevos de pasar una temporada en Segunda cobrando 500€ al mes, lo que mereces es ir paseando por la calle y la gente te mire mal, te grite, y te escupa en la cara. Por hundir a un equipo que podía dar mucho más de sí, por decepcionar a una ciudad entera. No huyas de la ciudad, queremos verte la cara y decirte lo que pensamos cara a cara.
Pero no, es más fácil decir que lo sientes mucho, e irte a joder a otro equipo el próximo año.

No lo siento por Lotina. No lo siento por los jugadores, o por lo menos la mayor parte de ellos. Yo lo siento por toda la gente que ahora mismo tiene banderas colgadas de los balcones, el señor de mi calle que llenó el escaparate vacío de camisetas, fotos, bufandas y banderas. Lo siento por los que nos visitaron en el Expotaku con las camisetas puestas, pensando que una hora después de cerrar se jugaría el último partido. Lo siento por toda la gente que en los bares salía a gritar a la calle cuando le marcaban a otro de los equipos que luchaban por la plaza de Segunda.
Y lo siento sobre todo por Valerón y por Manuel Pablo. Porque gracias a ellos llegamos a semifinales de Champions, ganamos una Liga, y le dimos el Centenariazo al Madrid en su casa.

Pronto fotos y cosas del Expotaku. Quería reventar un poco antes.

23 de mayo de 2011

Ey, que sigo vivaa!!!

Sí, aunque no lo parezca, sigo viva. Y es que estas últimas dos semanas han sido una completa locura. Llevo dos semanas, como quien dice, sin internet, y sin parar.
Los cables de mi portátil llevaban tiempo conectando mal, pero entre batería y retorcerlos un poco fueron tirando. Pero llegó un día, el martes de hace dos semanas, en el que no hubo manera humana de encender el portátil, y cuando a la hora y poco se le acabó la batería, me quedé incomunicada. Como podía tirar del internet que tenemos en la facultad, no me preocupé mucho. El problema vino cuando pasaron tres o cuatro días y no fui capaz de hacer que conectasen bien para poder volver a encenderlo. Dura decisión, necesito otros cables.

Llegó un fin de semana, y sin la Facultad me quedé desconectada del todo. Aunque como está siendo habitual estos últimos fines de semana, no me preocupé por encontrar pronto otros cables. Además, con internet en el móvil y twitter, me sentí comunicada de todas maneras. Twitter está siendo mi canal de noticias últimamente, así que tampoco necesité realmente un ordenador. Durante el resto de la semana fui bien, cumpliendo por los pelos con The Drink Tim y teniendo que pasar del blog porque una hora de internet al día en la Facultad no da para actualizar. Pero llegó el fin de semana, y junto a él, el puente de las Letras Galegas. No fue puente realmente, pero entre que le dijimos a profesores que no íbamos a ir, y profesores que nos dijeron que no nos molestásemos en madrugar, nos lo inventamos.
Ya dos semanas desconectada, y el miércoles fui a comprar los cables para el portátil y volver a tener una vida conectada. Ya sería muy raro ir a una tienda de informática y salir con lo que buscas a la primera, no? Me dijo que se le habían acabado esa mañana, pero los había pedido y el jueves los tendría. El jueves no tuve tiempo de ir, y el viernes estuve en el ExpOtaku de 10 de la mañana a 9 de la noche, así que no hubo tiempo humano. Iré mañana, porque si no, cuando encienda el ordenador, se va a petar a actualizar todo junto y lo voy a tener inutilizado durante mucho tiempo xD

En todos esos días desconectada no tuve tiempo a aburrirme, no fue terrible. Con el ExpOtaku a la vuelta de la esquina, me dediqué a ganchillar en vez de conectarme, y a aumentar mis bichitos para tener los máximos posibles. Y así fue, cuando me di cuenta, tenía una bolsa de las de playa rebosante de amigurumis.
El ExpOtaku acabó hace apenas unas horas, y me lo he pasado tan bien que me da una pena tremenda. Estoy agotada y no hubiera aguantado un cuarto día, pero se me ha hecho corto. Tanto viernes, como sábado y domingo, nos levantamos Iris y yo a las 9 de la mañana (yo, ella hubo un día no durmió siquiera, la muy loca) para llegar al recinto poco antes de las 10, y marchar para casa pasadas las 9 de la noche, casi las 10 y pico. No paramos en casi ningún momento; los mayores períodos de inactividad fueron en las colas para coger comida o mientras comíamos. El resto del tiempo estuvimos siempre haciendo algo. Yo sobre todo ganchillaba, pero Iris se mató a hacer mil cosas: desde re-coserle un peluche a una tía que lo había cosido mal en casa a hacer anillas para enganchar figuras de fimo a los llaveros. Entre eso, broches de fieltro y su conejo lila. No paramos.
Pero nos llevamos la enorme satisfacción de haber hecho las cosas bien. Fueron muchas las personas que se pasaron por dónde estábamos nosotras y nos dijeron que les encantaba nuestro trabajo. Además, creo que le he picado el gusanillo del amigurumi a un par de personas (que es de lo que se trataba en el fondo xD), y a ver qué sale de esto.
Estoy agotada. Han sido tres días muy intensos, y con un par de encargos que tengo, creo que lo será también la próxima semana. El primero de los encargos es un conejo como el primero que hice, que, por cierto, creo que se va a ir a Sevilla (:D). El segundo es algo que nunca me planteé hacer y que creo que voy a tener que diseñar desde 0 porque creo que no hay patrones. Tengo miedo, pero también mucha curiosidad e ilusión, quiero ver de hasta dónde soy capaz de llegar ahora.
Tengo también más ideas que nunca. No me olvido de que tengo a Umbreon pendiente de hacer (no lo hice este fin de semana porque me olvidé de comprar lana amarilla xD), voy por el primer tercio de un Mew que creo que me va a romper un poco la cabeza, tengo ya la lana comprada para un Snorlax adorable, y tengo el antojo de hacer un Sincorazón del Kingdom Hearts (por cierto, conseguí comprarme una llave espada de colgante!). Además, tengo que reponer pokéballs de llaveros, pollitos, setas de Mario… vamos, que tengo trabajo por delante. Pero es un trabajo que me gusta y no me cuesta hacer (o por lo menos no me cuesta más que todas las horas que le echo).
Se hace tarde, estoy agotada y mañana hay clase. Sobre el descenso del Depor, la #acampadacoruna, Otep, reclamaciones a Fnac y más cosas hablaré en otro momento. David me convenció de dejarme su netbook mientras no consigo los cables (hoy no tengo más manos para ganchillar, fueron muchas horas seguidas xD), y ahora estoy escribiendo desde ahí, que es casi tan incómodo como escribir en el qwerty del móvil. Espero poder acercarme mañana a por los cables y poder escribir bien y con propiedad sobre estas dos semanas de ausencia. También traeré fotos sobre cosas acontecidas :D

Quien quiera ir abriendo boca con el Expotaku, puede buscar su página en facebook o esperar a que Iris empiece a subir fotos a www.enemydolls.blogspot.com

10 de mayo de 2011

Ucrónicos

No me he olvidado de escribir sobre lo que pasó el sábado en Santiago, solamente estaba esperando a las fotos. Todavía no hay muchas publicadas (yo llevé la compacta pero no hice ninguna xD), pero espero que a lo largo de esta semana salgan todas, o la mayor parte. Y eso que tienen que ser cientos (dicen los fotógrafos oficiales que tienen cerca de mil).
Decidí que mejor voy escribiendo sobre el día, y así como vaya juntando fotos, las iré subiendo en entradas diferentes. Así también hago un poco de bulto xD Siempre con las licencias, links y autores de cada foto. Ninguna va a ser mía, así que tendréis links a más fotos y los nombres de los fotógrafos en cada una de ellas.

Ahora, a lo interesante:
Madrugamos. Mucho, mucho. Casi más que durante la semana. La primera reunión sería a las 11 y media ya en Santiago, y el único tren que nos valía para estar allí a esa hora salía a las 9,40 de Coruña. Despertadores a las 8, y a vestirse corriendo. Descubrí que si hay algo más incómodo que llevar corset es llevar el corset flojo.
Llegamos justos al tren, tan justos que casi no compramos billete y se lo pagamos al revisor una vez dentro. Pero valió la pena, porque en media hora estábamos ya en Santiago.
Buscamos la Casa de las Asociaciones, donde llevaba puesta ya una semana una exposición sobre el evento con libros, armas, dibujos, fotografías... hasta el posible muro de Facebook de Julio Verne. No nos fue difícil encontrarla, aunque de camino nos cayó el primer chaparrón. El día estaba raro, entre chaparrones, orballo continuo y momentos de sol que daba calor.
No fuimos los primeros en llegar allí, pero casi. Todavía no había mucha gente, así que pudimos curiosear las vitrinas y las fotos cuanto quisimos sin estorbar a nadie. Me encantan los libros antiguos, a estas alturas no debe sorprenderle a mucha gente. Y tenían libros antiguos sobre medicina, botánica... no eran facsímiles, sino libros antiguos de verdad. Entre los aparatos me pareció precioso algo que llamaron “aracnógrafo”, una araña que cada pata acaba en una pluma estilográfica. Preciosa, original...
Con el paso de los minutos se iba animando la gente a venir, a cada cual mejor caracterizada. Con el estómago ya pidiendo un poco de la empanada que yo llevaba en la mochila, tuvimos la presentación de Brumas del Alba, un juego que rol de temática steampunk que va a estar a la venta en el verano. No sé nada de rol, pero me tiene buena pinta. Por lo menos me parece interesante, cuando nunca nada de rol me había llamado mucho la atención.

El primer problema del día: había estado lloviendo, así que tuvimos que cambiar el picnic en la Alameda (estaba enchopada) por un picnic un poco menos picnic en una zona refugiada al lado de la zona vieja de Santiago. Nos dieron las indicaciones para llegar y fuimos partiendo en pequeños grupos.
El sitio es como... no sé decirlo. A mí me recuerda a una marquesina de autobús gigante, que tiene un espacio de campito y cemento en la parte de abajo, con una cafetería grande, casi de estación de autobús, todo cubierto por si llueve. Al llegar nos encontramos con un grupo de señores viejos portugueses, que no nos esperaban para nada. Tuvieron un comportamiento que quizás se asemeja más al de algunas clases de primates (no todas) que de humanos. A lo mejor es que es cierta la fama que tienen las portuguesas, y al ver a algunas ucronautas ceñidas o con ligas a la vista perdieron el norte.
El caso es que después de un pequeño rato gritando como verdaderos energúmenos (barajamos la teoría de que los echaron de Portugal y por eso estaban ahí) algunos de los nuestros empezaron a molestarse, y en una sabia y rápida decisión de los organizadores, puesto que hacía un rato que no llovía, decidimos volvernos a la Alameda.
Cuando llegamos estaba lloviendo otra vez, pero encontramos una carpa para la Feria del Libro (o Fiesta del Libro, no sé cómo le llamaron exactamente) y conseguimos refugiarnos dentro. A estas alturas éramos unos 50, perdimos algunos por el camino porque prefirieron comer en un sitio más cómodo xD
No era el sitio más bonito, pero la cara del segurata cuando llegan de repente unas 50 personas caracterizadas como nosotros valió la pena. Nos cebamos a gusto, bastante cómodos (yo pillé un sofá por delante y todo), charlando entre nosotros, y cuando dio la hora, subimos a una zona de la Alameda que no conocía para una demostración de esgrima. Se nos unió más gente, y allí nos hicieron la primera foto de familia (en la página del evento: http://uchronie2011.com/ la primera foto, luego hablaré de la segunda; soy la tercera por la izquierda: un chico, una china, y yo con un cacho de piernas al aire, mirando a otro fotógrafo; David está hacia el centro, en la parte de arriba, pero es más difícil de señalar :P)
La exhibición de esgrima fue espectacular, pese a que uno de los participantes llevaba tacones y faldas largas xD Entre el ruido de las espadas y nosotros animando bastantes turistas se habían unido a nosotros, y se hartaron a sacarnos fotos.
Entonces tocaba asistir a la proyección de cortos steampunk en la Plaza Cervantes. Fuimos bajando los interesados en pequeños grupos. Por el camino nos encontramos con todavía más turistas todavía más desconcertados. Unas chicas con acento francés nos preguntaron por qué íbamos disfrazados, y de qué íbamos exactamente. Ellas por lo menos preguntaron, mientras íbamos caminando para Cervantes (o antes para la Alameda) nos cruzábamos con gente que se nos quedaba mirando y decían cosas como “seguro que están rodando una película” xD En parte es muy halagador: no parecen carnavales, vamos tan bien vestidos como si lo hubieran hecho profesionales para una película :D
Llegamos cuando los cortos estaban empezados de hacía un poquito. Aún así, y pese a que los cortos son como los relatos a veces (sin ninguna conclusión o sentido, algunos muy surrealistas) hubo un par de ellos que me gustaron bastante. Uno de ellos fue “The Mysterious Geographic Explorations of Jasper Morello”, aunque al final me dejó como si no hubiese final y lo huciesen cortado por la mitad y “The Grand Old Duke of York” por la simplicidad no tan simple.
Cuando salimos, una hora y poco después, llovía. Aún así, nos hicimos la segunda foto de familia, en la que salgo bastante más escondida que en la primera xD Éramos todavía unos poquitos más, que se animaron a venir por la tarde.
Tuve la suerte de ser del primer grupo que subió a la Casa de la Troya. La Casa de la Troya es una casa museo que se conserva más o menos como en el siglo XIX. Fue una residencia de estudiantes en sus años, y se hizo famosa porque uno de los estudiantes que pasó por allí, Alejandro Pérez Lugín, hizo de su experiencia una novela, La Casa de la Troya. El libro tuvo bastante éxito y hoy es considerado un clásico, aunque no se hable mucho de él. Por si alguien tiene curiosidad, va sobre la vida de unos estudiantes-tunos en Santiago. Fiestas, gamberradas, chicas, ligoteo, etc. Yo la intenté leer cuando tendría unos 12 años y no la entendí y la dejé a medias, pero cuando tenga algo de tiempo a ver si la retomo. Ahora con más razón que nunca.
La casa está genial. Lo que no se conserva original de la casa está repuesto con piezas de la época que podrían haber estado allí. Hay fotos originales, cuadros, la vajilla.. además de la casa bien restaurada, sin aberraciones de hormigón. Al ser de un pueblo pequeño de Galicia hay muchas cosas en esa casa que me parecen obvias, por haber visto en casas viejas o restauradas, o incluso de lo que me contaba mi padre cómo era su casa cuando él era pequeño, pero tuvimos el honor de subir con el Matrimonio Espectro y varias personas más de fuera que no conocen las casas típicas de Galicia y para ellos sí eran cosas nuevas.
Al salir de la casa, quedaban como otros 7 grupos de 10 personas más esperando para verla.
David tenía ganas de un café calentito, y yo hambre. Escuchamos que otra actividad planeada en el Parque de Bonaval se suspendía por el mal tiempo, y tras el café y unos donetes decidimos que era hora de volver a casa. Mis tripas empezaban a estar cansadas de estar recogidas dentro del corset, y mis ganas de poder encorvarme se hacían mayores. A esas alturas también teníamos los pies machacados, y a lo siguiente que se iba a celebrar no podíamos ir por cuestión de horarios: la música y magia steampunk en el Casino de Santiago.
Así que cerca de las 8 y media de la noche, 12 horas después, volvíamos a estar en la estación de tren, agotados, esperando para poder volver a casa.
Cuando nos íbamos me quedaba con la sensación de estar haciendo mal al perderme la música en el Casino, pero así como me pude deshacer del corset vi que en el fondo había sido buena idea: con lo cansada que estaba no iba a poder aguantar la música tranquilita y la comodidad del casino sin dormirme.
Porque fue llegar al piso, arrancarme sin paciencia el corset (se me quedó enganchado y David tuvo que ayudarme en medio de mi desesperación) y tirarme en el sofá. Minutos después sentía que podría quedarme dormida hasta de pie.
Dormimos como enanos casi 12 horas del tirón, y aunque al ponerme en pie sentí todavía los pies cansados, estaba contenta, muy contenta. Lo habíamos pasado bomba, y ya tenía ganas de repetir.
No sé si se volverá a hacer algo parecido por aquí, pero ojalá que sí.


Y la primera foto nuestra que vi, a la salida de los cortos, gracias al Facebook del Curtocircuito:
Photobucket

6 de mayo de 2011

Ucronía :D

Mañana, a estas horas, más o menos, estaremos David y yo subiéndonos de nuevo a un tren camino Santiago. ¿Concierto? No. Algo un poquito diferente.
Mañana en Santiago se celebra una convención steampunk, organizada por los que el año pasado pusieron la ciudad patas arriba con el evento de Star Wars. Se ve que lo de montar cosas a lo grande les ha gustado, y este año tocó steampunk.

Pero qué es el steampunk?
El steampunk es una ucronía retrofuturista neovictoriana. Suena a chino, ya. El steampunk es un “género” de ciencia ficción que intenta recrear el mundo que se estaría viviendo más o menos ahora si en el pasado hubieran ocurrido las cosas de diferente manera. Concretamente, si siguiésemos teniendo algunas costumbres y modas victorianas. El steampunk intenta recrear el mundo hoy, pero si siguiésemos usando las máquinas de vapor y el carbón en vez de electricidad y plástico.
Espero haberme expresado bien, porque si es la primera vez que se escucha hablar de esto, puede sonar complicado.


Se toma a Julio Verne y sus historias como modelo o ejemplo de steampunk. Este año se celebra esto porque se descubrió que Verne estuvo en Santiago, incluso una de sus obras menos conocidas tuvo su primera edición en Santiago, y tuvo amigos en la ciudad.
Hay toda clase de personajes. Desde los más verídicos (señoras, señores, fruteros, soldados) a algunos con más licencias (cazadores de monstruos, adivinadoras, cazarrecompensas con toda clase de armas y aparatos...). Creo que en Santiago va a haber un poco de todo, aunque normalmente los que más triunfan son los aristócratas, exploradores y cazadores de monstruos. Yo, personalmente, voy a intentar caracterizarme como exploradora, pero no tipo época colonial cuando todos estaban a cogerse cachitos de África para ellos; yo quiero ser como Lyra Belacqua (La materia oscura) y tiro hacia las montañas. Me daré la licencia de prescindir de cosas abrigadas con pieles porque estamos en un clima un poco más apacible, pero espero que mi traje quede bien y guste, que para eso lo hice :)
David va un poco más de aristócrata, que siempre le encanta ir arreglado a los sitios. Goggles, chistera, chaleco, y un par de armas por si algún otro aristócrata se pone farruco. :D

Como pasó el año pasado, habrá gente caracterizada por toda la ciudad durante todo el día, y este año habrá actividades repartidas por la zona vieja para quien quiera participar. Viendo el programa, me gustaría despertarme ya en Santiago, desdoblarme en varias personas diferentes y hacerlo todo. Por la tarde, después de comer, se harán visitas guiadas a la Casa de la Troya (no me lo puedo perder, la casa donde se ambienta uno de los grandes libros escritos en Galicia pero en español; está un poco olvidado últimamente, pero tuvo su importancia y la tendrá) a la vez que se exponen cortos steampunk. No puedo estar en dos sitios a la vez! Si a eso sumamos que todavía se solapa a esas dos cosas un juego de rol, me pongo peor.
La tarde es lo que se me complica. Por la mañana nos dan tiempo para ir a ver la exposición que tienen montada sobre steampunk, Santiago en el pasado y en el retrofuturismo, Julio Verne y la época victoriana. Luego haremos un picnic en La Alameda, luego llegan las horas conflictivas >.< y para acabar el día, una velada en el Casino de Santiago, con baile victoriano y espectáculo de magia. Hay más cositas sueltas, como duelos y cosas así, pero no me acuerdo de dónde encajan. Quien tenga todavía más ganas de marcha, en la Sala Nasa habrá fiesta retrofuturista, pero no creo que después de todo el día con el corset puesto (dios mío, qué rígido está, lo compré como flexible xD) y pateando tenga muchas ganas de alargar las horas. No descarto nada, pero lo veo complicado.

De momento, mi novio gentleman y yo, exploradora (en la época colonial, voy y me pongo a explorar montañas y el norte, muy avispada mi personaje no es) pasaremos el día de reunión por Santiago. Esperamos encontrar muchos ucronautas y pasarlo bien, que estas cosas solo se viven una vez en la vida.




Por cierto! Llevaremos las cámaras de los móviles y quizás alguna compacta, así que no creo que haya muchas fotos a la vuelta :( Mucha otra gente va a llevar cámara, a ver si me permiten robarles algunas para enseñar cómo fue.
Creo que los caracterizados tendremos un fotocall y todo, uoooo

5 de mayo de 2011

Montaña rusa

Hoy he sido una montaña rusa de emociones y sentimientos.
El día empezó muy bien, con ganas incluso de ir a una clase que da una profesora que no soporto. Subidón cuando vi que no venía ella a dar la clase, sino una pobre becaria/doctoranda que tiene y que nos está dando un cacho de la materia. Es una de las pocas profesoras/profesores que tengo ahora mismo que creo que es competente para dar clase, o por lo menos que lo hace bien.
Tuve esa clase, luego otra más o menos interesante, y luego una hora libre. Me fui a los ordenadores de la Facultad a hacer cosas de clase, y de paso, a mirar si los de la Fnac ya tenían mi Superbia, que, según lo que ponía cuando lo reservé, ya tenía que estar en tienda. En realidad, sí tuve un mail de parte de Fnac. Un mail que dice que HOY han enviado el disco, y que en DOS O TRES DÍAS LABORABLES lo tendré en Coruña. Es decir, hasta la próxima semana, una semana después de haber salido el disco, casi tres semanas después de encargarlo, se han tomado la molestia de enviarlo. Anda y que os den por culo, a todos y cada uno de vosotros. El disco tenía que haber estado en tienda el 3 de mayo al mediodía como tarde. Lo que no puedo aceptar es que se hayan pasado la fecha de lanzamiento del disco (que para eso lo reservamos con tiempo) por el forro de los mismísimos, sino que por encima tarden varios días en enviarlo.
De paso que tenía que bajar de la Facultad para ir a ver al psicólogo me pasé por la Fnac. Me dijo que efectivamente aparece como enviado, pero que no lo tenían todavía. Le dije que cancelase el pedido entonces, pero se ve que los departamentos de la Fnac no tienen comunicación entre ellos, y tengo que llamar yo a Madrid. Os voy a llamar mañana a las 7 y 55 de la tarde, cacho inútiles. Es decir, el hombre no podía pedirme mis datos y llamar él, tengo que llamar yo en persona, si no, no les vale. Y a mí lo que me jode tener que llamar a sitios.
Luego me fui a comer, cabreada con el mundo, concretamente con la Fnac, y pensando en dónde otro sitio podría comprar el disco. Mientras, el móvil, otra vez cargado al 100% por la mañana, volvía a dar batería baja. Empezaba a acostumbrarme a él, pero no puede ser que lo tenga cargado por la mañana y a las 4 de la tarde me empiece a dar batería baja. Creo que va a ir a la basura y que me den otro, porque éste está mal fijo.

Comí mientras daba un paseo por el paseo marítimo de Riazor. Desde la plaza de Pontevedra llegué hasta la parte de debajo de los Rosales, y luego tiré para el Baúl. Quería echarle un poco de morro y ver si podía encontrar de nuevo Gracias y desgracias del ojo del culo, de Quevedo, que la última vez que fui lo tenían. Pero se ve que cierran durante el mediodía, y no pude ir.
Así que me puse a esperar a que diese la hora para el psicólogo. Fui a sentarme a un parque a leer, mientras una niña le gritaba al aire. Por nada, me puse nerviosa. Durante todo el tiempo que estuve dentro hablando con él, también estuve nerviosa. Así que adiós cabreo, hola ansiedad.
Al salir, la parada de autobús que mejor me venía está al lado del Baúl, y como ya estaba abierto (aunque fuese a llegar un poco tarde a clase) decidí pasarme. No encontré el libro de Quevedo, aunque sí el de Drácula. Pero pensé que ya que me lo voy a comprar, voy a esperar a encontrar una edición de estas que te cagas. Nada de tapas de cartón y editado por un periódico, quiero una edición bonita y para siempre. En cambio, encontré una pequeña antología de relatos de terror de HP Lovecraft por un 1€ que por lo menos tiene una portada bonita xD
Me fui a cotillear la zona de vampiros-fantasmas-hombres lobo por si tenían algo nuevo (lo más interesante que encontré la última vez lo twitteé ayer xD), pero no hubo suerte. Sin embargo, me pasó como estas veces que sientes que se te van los ojos porque hay algo que DEBERÍAS VER.
Antes de seguir, me cito, de la entrada del 23 de abril:

Aquasilva (Anselm Audley)
Son en realidad tres libros (Herejía, Inquisición y Cruzada), y no sé si podría decir cuál de los tres me gustó más. Están ambientados en un mundo diferente al nuestro, y desde la perspectiva de un heredero de un gobierno de un país pequeño e insignificante de ese mundo nos mete de lleno dentro las intrigas políticas, económicas y religiosas de ese mundo en general, aunque no siempre esta distinción está clara. Son casi 600 páginas por tomo, que no cansan y parece que no se acaban (en el buen sentido), así que cabe dentro un poco de todo.”

En aquel estante había una portada de Aquasilva. Pero no verde como Herejía, no azul como Inquisición y desde luego, no amarilla como Cruzada. Era violeta.



Como se puede ver, tampoco pone ninguno de los títulos anteriores en la portada.
Vespera, ese libro que leí que Anselm Audley iba a sacar, pero nunca llegué a ver ni de refilón, estaba frente a mí. Otras 600 páginas de universo Aquasilva (hojeando el libro diría que concretamente El Archipiélago -Thetia, aayyyyy Thetiaaaa quién te conoce y no te quiere) a 5€ de mí. No lo pensé, la verdad. Nombre de autor, título, editorial y portada me valieron para ver que era justamente lo que quería.

Los primeros tres libros hablan mucho sobre la Historia de su mundo. Este, el “cuarto”, no es siguiente al último de los tres primeros. Otros personajes, otro tiempo, pero mismo mundo. Por lo que recuerdo de la Historia que contaron los personajes en los otros libros, este nuevo podría estar ambientado cientos de años antes o después de la trama de los primeros libros. Me entra cosa solamente con saber que por fin voy a poder leer en serio sobre la destrucción de Thetia. O poder ver qué pasó con Cathan y Palatina con perspectiva histórica. Ambos enfoques me vuelven loca. Y no sé qué hago escribiendo esto en vez de meterme en cama a leer hasta que me sangren los ojos.

Además, como dije antes, fui a echarle un poco de morro. El Baúl es una de las tiendas que más me gustan de Coruña y del mundo en general xD y estoy tanteando a ver si este verano puedo trabajar en serio por aquí. Baúl, libros… tenía que ir a preguntar. Le pregunté al señor si durante el verano necesitarían a alguien, y me dijo que él no sabe, lo sabe el jefe, y que le deje un currículum por si acaso. Así que así estoy :D Vespera y no me llevé un “no” tajante :D

Creo que el libro de vampiros que empecé a leer ayer va a tener que esperar un poquito a que acabe Vespera. Ellos no me corren tanta prisa.


Cuando pienso en que quizás haya un pedacito de Aquasilva que no conozco, que lo tengo tan cerca… cuando me acuerdo de tooodas las horas que pasé leyendo y releyendo el capítulo de la muerte de Orosius, cada vez que pienso en cómo se me revolvía todo cuando Ravenna se despedía de Cathan, el libro de Los fantasmas del paraíso, o los Ojos del cielo…
Quiero volver a entrar ahí.

4 de mayo de 2011

Ahora sí, Superbia.

En las estadísticas del blog va a aparecer que hice estas dos últimas entradas en días consecutivos, pero es mentira. En realidad estoy empezando a escribir esta entrada apenas unas horas después de la anterior, pero creo que me pasaré de las 12 de la noche cuando la publique (son menos 10 casi).
Y es que tras mil escuchas a Superbia, no me puedo aguantar el hablar del disco. Siento que todavía haya gente que no lo haya podido escuchar. A mí me fastidia hacerme ilusiones y que luego no me guste tanto como me decían, así que, cual espoiler, que nadie que no lo haya escuchado siga leyendo. El disco contiene un par de sorpresas (a mí me gustaron mucho, no me las esperaba pero me encanta cómo quedan), y no quiero destriparle nada a nadie. Ni mucho menos quiero crear expectativas sobre algo que es totalmente objetivo, y luego a lo mejor puede no cumplirle. Ojalá a todo el mundo le gustase el disco como me gusta a mí, aunque me temo que nunca llueve a gusto de todos, aunque de momento todo lo que escucho es para bien.

Así en líneas generales, para resumir un poco, sí veo los componentes de Morfología y de Reddo en este disco. Es un disco muy intenso, que da quizás la potencia que tenía Morfología, pero con todos los años de experiencia que resultaron en Reddo. Las guitarras graves y pesadas, que casi dan golpes y no notas se mezclan con las letras y la elegancia de Reddo. Aunque más que Reddo, ahora que lo pienso, quizás se asemeje más a Paradÿsso. Pero eso es casi irrelevante, y hace ya bastantes años de esos discos. El caso es que tenemos delante uno de los discos que más fuertes de Sôber, con una calidad homogénea en las 11 canciones que casi se hace difícil de escuchar.
(Aunque vaya a hablar de Reddo a veces de manera que pueda parecer un poco despectiva, no lo es. Es un disco que me encanta y al que le tengo muchísimo cariño. Me parece un disco tremendo, pero para los que buscamos música fuerte y contundente a veces se queda un poco corto. Para lo que buscaba yo con 15 años, que fue cuando lo conocí, era todo lo que buscaba, necesitaba y podía entender. No quiero desmerecer a Reddo, quiero dejarlo claro.)
No exagerando demasiado, la primera escucha cuesta. Sobre todo porque es un disco muy intenso, contundente desde los primeros momentos de “Superbia” hasta el final apoteósico de batería con “Fortuna, fama o placer”. Una vez que lo escuchas una vez, quieres otra y otra, hasta que le coges el ritmo y empiezas a profundizar en él. No vale escucharlo una vez, tienes que conocer un poquito cada canción para poder sumergirte de verdad.

El disco empieza con una de las sorpresas, así de entrada. Pero lo que pasa en las dos primeras estrofas de la primera canción no me importa. Me llama la atención y me hace estremecer de una manera especial la fuerza de las guitarras, ese toque bruto de Morfología (iba a decir morfo, deformaciones profesionales xD). También me llamó la atención la fuerza y el esfuerzo vocal de Carlos. Al estar al principio del disco, de manera un poco simbólica, la primera vez que lo escuché me dio como la sensación de que estaba descargando la tensión de todos estos días de espera, también de la adrenalina de haber vuelto a sacar disco juntos después de tantos años. En algunos momentos me dieron ganas de decirle que se relajase, que se iba a hacer daño del esfuerzo.
En conjunto es una canción que me da sensaciones contradictorias. Tanto el principio como el final me llevan a un palacio de la ópera gigante, gritándole a las butacas, llenando todo el espacio vacío de voces cantando. Sin embargo, entre las estrofas y los finales de los estribillos me imagino perfectamente cómo se podría cantar al oído, suave. Casi puedo imaginarme a un tío trepando por una cama mientras se acerca susurrando la canción. Son imágenes completamente antagónicas, pero que pueden convivir juntas dentro de la misma canción.
La segunda canción se llama Araña y creo que han conseguido plasmar bastante bien la sensación de una araña caminando. Sigue en la línea de las guitarras y batería duras, aunque por suerte para todos, la garganta de Carlos no sufre tanto. Quizás, ahora que la vuelvo a escuchar, la batería es un poco más fuerte y está más presente que en la canción anterior. Sin complicarme mucho, me encanta la canción en general. Es enérgica y te transmite la sensación de agresividad, de victoria, de poder. En principio creo que la letra invoca lo contrario, pero como estoy replanteándome todas sus letras, posiblemente profundizando en ella esconda un sentido que le vuelva a dar la vuelta a todo.

Con la tercera canción todavía me siento más contradictoria. La primera frase de la canción no me gusta, pero luego va aumentando y aumentando hasta motivarme a lo máximo. La sensación de no gustarme dura apenas un momento, el resto de la canción me gusta hasta casi niveles de entusiasmarme. La letra me vuelve loca, y el sentido de vencerte a ti mismo vuelve a estar presente. También vuelve a estar presente la imagen de los ángeles, las alas, el volar… todo otra vez unido.
Tras estas tres canciones fuertes seguidas, llegamos a Tic Tac. Creo que ya hablé de ella en el blog, pero no recuerdo exactamente qué. Me reitero en todo lo que dije o pude haber dicho. Me gusta cada vez más la canción, y escucharla a buena calidad (y no a como queda bajada de Youtube) no tiene precio. Espero que la toquen en directo, porque tiene que poner los pelos de punta. La letra, el aumento progresivo de la intensidad de la canción, el optimismo y las ganas de comerte el mundo que transmite tienen que ser brutales sabiendo que no está grabado, que eso se está tocando en directo, frente a ti.
Luego le sigue Fantasma, el primer adelanto del disco, y que tengo taaan sobada que no sé por dónde cogerla. Para tener una referencia por si alguien se ha saltado lo que dije en los primeros párrafos, es de las fuertes, pero las “fuertes de verdad” dentro del disco lo son mucho más. Fantasma deja como huecos de sonido, cosa que otras canciones no, es todo guitarra, guitarra, batería, guitarra. Todo un disco hecho de canciones tipo Fantasma sería asequible en el sentido que decía antes, pero el disco en sí es más fuerte que eso.
La letra me sigue chiflando, y la canción se me mete dentro hasta ganas de casi no poder aguantarme el cantar la letra. Me motiva como pocas canciones pueden hacerlo, y ya casi es un clásico dentro de Sôber. Me adelanto muchísimo, lo sé, pero la siento así. Además, creo que tiene novedades en la letra que no habíamos escuchado en discos anteriores, en las que no puedo parar de pensar. Pero cuando haga el “estudio” completo de las letras veré si son novedades o hay precursoras y no caigo ahora mismo. De momento no adelanto nada. Además, son detalles de los que solamente nos preocupamos los filólogos xD
Tras Fantasma, llega Nuestro final. Una canción que a la primera escucha me pasó un poco desapercibida, entre el barullo mental que me estaba montando con las otras canciones que acababa de escuchar; pero que a cada vez que la escucho, como me pasó con La última llamada, me gustan más y más. Voy a tener un problema serio cuando quiera empezar a borrar canciones y dejar solamente unas pocas para el recopilatorio general.
Quizás es una de las canciones más Reddo del disco. La letra se sale un poco de la temática habitual de Sôber, aunque la formalización es prácticamente la misma. Y aunque sigue teniendo esa fuerza que quizás se pierde un poco en Reddo, la sensación que da es que casi podría pertenecer a ese disco por sonido general. También tengo que analizar la letra de esta canción, porque creo que vuelve a dar ese mensaje de “me pasan cosas malas, pero en realidad es bueno para mí” que tanto me llama la atención.
Destacar a estas alturas de disco el tute de brazos que solamente con estas 6 canciones se hizo Manu Reyes. El pobre chaval va a acabar muerto tras los conciertos –acabo inciso.
Le sigue otra canción ya conocida: Umbilical. De los adelantos, es quizás la que más se acerca al sonido general del disco, aunque es más rápida que el resto y eso la diferencia un poco. El esfuerzo vocal tampoco es tan grande como en otras canciones, pero eso no le resta que sea genial y también se me meta dentro y quiera echar a correr. Como ya la tengo tan sobada no sé realmente qué decir de esta canción que no haya dicho antes. Quizás, que cada vez que la escucho me imagino a Jorge disfrutando como un enano componiendo el solo.
Llegamos a un momento en el que me da miedo hablar. No sé qué decir de Náufrago realmente. Es la gran sorpresa que me llevé de este disco, cómo una canción tan tierna puede encajar entre otras más fuertes y enérgicas. Náufrago se acerca a ser una balada, es tierna, es cercana, con una letra muy clara que parece que te habla personalmente. Es potente e intensa en el sentido que dije que lo era Tic Tac. Es una canción que yo creo que cualquiera podría desear que se la dedicasen. Habla de lucha, de esperas, de supervivencia frente a fuerzas mayores… No sé por qué, pero cada vez que la escucho me imagino escenas sueltas de Jack Shepard con Kate Austen. Sé que es más metafórico que eso. Oh, joder, la estoy escuchando de fondo para poder hablar de ella y se me pone la piel de gallina y no sé qué decir. Por las manos me corren mini impulsos eléctricos que me complican escribir.
Es una canción para llorar en directo. Claramente. Si consigo ir a un directo y no hacer el estúpido es que ese día estoy más estúpida de lo normal. Es una de esas canciones que quieres tener lejos cuando sufres de desamor, pero que no puedes parar de escuchar porque tiene cierto efecto catártico. Amorosamente yo me encuentro estupenda ahora, e incluso a mí me está poniendo melancólica.
Cambiamos de tercio para recuperar la cordura. La batería anuncia que se acabaron las melindrosidades (salvo que le des a “repetir”) para empezar con La última llamada, de la que hablé un poquito antes. Con una base de percusión en la que también colaboran las guitarras esta canción crece dentro de ti con una mezcla de rabia con optimismo y decisión, como otras canciones. Es otra de las canciones que me hacen pensar en que Jorge lo tuvo que pasar genial, mientras Manu sufre de calambres. Me encanta la configuración de las guitarras que golpean junto a la batería, esa sensación persecutoria, con los tiros y las campanas de fondo.
Nos acercamos al final de disco. También rápida y grave, aparece Guarida. Me llamó mucho la atención a la primera escucha, y es de las canciones a las que les estoy dando a repetir cada vez que la escucho. Es rápida y fuerte, pero el estribillo da la impresión de ralentizarse para remarcar la letra, muy de veneno y venganza. Sin embargo, también tiene ese componente que me marcó hace años gracias a las letras de Sôber en los discos anteriores: el paso imparable del tiempo, y la edad. Hacia el final de la canción se me vuelve a la mente cómo será el momento de vivirla en directo, con el esfuerzo vocal de algunos pasajes, y el último estribillo, con la fuerza de las guitarras de fondo, me hacen pensar en que no puedo esperar mucho más por los conciertos. Ojalá pronto confirmen fechas por Galicia :(
Y si pensábamos que la batería a estas alturas ya debía estar reventada, es que no habíamos llegado a la última canción, Fortuna, fama o placer. Con un inicio un poco blues, se incorpora la batería para repartir muy segura. Esta canción en directo va a ser un poco el consuelo de no volver a sentir cómo Ocaso nos había temblar la caja torácica. El ritmo de percusión no disminuye a lo largo de toda la canción, aunque las guitarras vienen y van. Me recuerda a ciertos momentos de Paradÿsso en los que parece que se pierde un poco la sobriedad del grupo para caer en un pequeño caos, para luego volver a ser los que eran. De esta canción destacaría la importancia de la batería (obviamente), el volver a las letras tan abstractas como Lejos o el mismo Paradÿsso, y el estribillo tan “fuera de lugar” pero tan pedido por la propia canción. En la letra, como en el resto, todavía tengo que profundizar, escucharla muchas veces y pensar sobre ella, pero estoy casi segura que roza los niveles de abstracción de Paradÿsso.
Estoy también casi segura de que es una canción pensada para los conciertos. Contiene ese caos que se agradece en los directos, ese dejarse volver loco por el momento mientras la música que estabas escuchando se va volviendo ruido hasta que te da igual todo y acabas mareado, pero con una sonrisa. Desde luego, espero que la incluyan dentro de los conciertos, porque le pega muchísimo.
Y así como Superbia abría de una manera operística el disco, Fortuna, fama o placer lo cierra con un final digno de un directo. Y piensas que el disco se ha hecho corto, y que quieres más. Que 11 canciones son demasiadas pocas.

Por si no se había notado, estoy entusiasmada con este disco. Todavía no he decidido si es el mejor que sacaron hasta ahora, pero desde luego es algo que hay que pensar. Candidato por lo menos lo es, y muy digno.
Me han sorprendido, además de Náufrago y el principio de Superbia, la calidad y esfuerzo vocal de Carlos a lo largo de todo el disco. También me preocupo por el estado físico en el que puede acabar Manu tras los conciertos, porque la paliza que se mete a lo largo de las 11 canciones no es una broma. Me encanta cómo están encajados los solos, la base instrumental en general. Me encantan las letras, aunque todavía me tengo que acostumbrar a ellas y conocerlas en profundidad. Me encanta la combinación de canciones, la inclusión de un tema tan sensible como Náufrago, que convive con Umbilical, por decir uno, y que por encima encajen ambos. Me encanta que las letras que me hablaban de pequeña (bueno, no tanto, pero casi) sigan manteniendo su esencia, pero sin agotarse. Y me encanta que vaya a haber una gira para poder sentir todo esto en directo.

Me encanta el disco y no sé si alguna vez podré llegar a cansarme de él.

3 de mayo de 2011

#superbia

Hoy me levanté con ganas de saltar de cama. No iba a ir a clase por la mañana, había quedado con David y con Iris para ir corriendo a la Fnac a recoger nuestras copias de Superbia, que después de cinco años esperándolo, por fin iba a ser nuestro :D Además, después de esa descarga o carga de adrenalina (no lo sabía muy bien) nos acercaríamos Iris y yo a Katattoomba a pedir cita definitiva para nuestros respectivos tatuajes.
Salimos del piso cerca de las 10 y cuarto. Habíamos quedado con Iris a las 10 y media, pero no pudimos esperar y fuimos bajando, la esperaríamos en la puerta de la Fnac. Cuando estuvimos todos juntos entramos, yo impaciente perdida, a recogerlos.
Llegamos a la parte de abajo, que es dónde tienen lo del servicio postventa y la recogida de cosas compradas en la tienda online. De camino por el pasillo nos encontramos con una estantería llena, llena, llena, de copias de Superbia. Tan cerca…! Iris no había reservado una copia y al verlo delante no lo resistió y se cogió uno.
Llegamos al mostrador, y tras darles nuestros mails, la página se le había atascado. Probó a buscar a mano en el almacén por nuestros nombres, y no encontró nada. Resulta que los LUMBRERAS del almacén de Madrid no habían enviado todavía los paquetes. Es decir, nosotros reservamos hace, ¿cuánto? ¿dos semanas? un disco, lo pagamos, y no tienen la delicadeza de procurar tenerlo en tienda para el día que sale. Nos dijo que nos mandarían un mail diciendo que podíamos ir a recogerlo. Qué bien.
Supongo que los de Madrid se excusarán diciendo que ayer allí fue festivo. Señores, me gustaría decirles que hay algo que se llama previsión. Y teniendo en cuenta que son de una empresa que vive de vender, me parece una falta de cuidado enorme que no hayan enviado los discos con alguna semana de antelación para los que ya lo teníamos reservado. Si alguien espera al último día para reservar, vería normal que se le retrasase, pero que no pasase de manera generalizada en España, que es lo que está pasando. El muro de Sôber en facebook está petao de gente diciendo que no hay manera, que los discos todavía no los tienen, y a ver si hay suerte mañana. En cambio, los que no lo reservaron, sí tienen los discos en casa. David, concretamente, harto de escucharme twitear sobre las canciones se lo acabó bajando, para mientras no le llegue (supongo que fue por eso, yo también estaría harta de mí misma xD).

Por suerte, tras ver el cabreo y mis ganas de ir gritando por la Fnac cosas sobre empleados que no tienen la culpa, Iris me dijo que esta tarde me dejaba el suyo. Total, tiene que trabajar hasta las 10 de la noche, no iba a poder escucharlo.

Mientras se me pasaba el cabreo fuimos hasta Katattoomba. Mi tatuador me miró la curación de la estrellita que me hizo a modo de prueba de alergia, y todo está perfecto (no hay fotos porque es tan pequeña que sale mal, tiene más o menos el tamaño de los asteriscos de las teclas de los ordenadores, por si alguien tiene curiosidad). Ya no llevo la espalda cubierta con papel film, y ya no tendré que restregarme vaselina por el omóplato mientras me dan tirones en el hombro derecho xD
Después de charlar sobre el diseño atípico que quiere hacerse Iris (otro tatuador lo miraba y decía “dios mío, tengo que poner todos estos detallitos?”) cerramos las citas para ir a pintarnos. Ella tiene la mañana del 1 de junio y yo el día siguiente. Es decir, tanto 1 como 2 de junio vamos a estar las dos allí dentro. Una a fotos, otra a tinta, pero estaremos allí. Creo también que tenemos el mismo tatuador, así que todo queda en familia xD
Me queda un mes de espalda normalita. Ya se quedaron con el diseño y me dieron presupuesto, así que no hay vuelta atrás. Aunque tampoco quiero dar vuelta atrás, después de probar la aguja la semana pasada y ver que no es para tanto, hasta casi tengo ganas de volver a sentirla xD

Cuando me levanté por la mañana pensé en la entrada cargada de adrenalina e ilusión que haría ahora desde la Facultad, escuchando el disco desde el CD como estoy haciendo. Diría incoherencias sobre las canciones, sobre lo raro que se hace ver el libreto 3D sin las gafas, y cosas que se me fueran ocurriendo.
Pero con el bajón de la Fnac y el paso de las horas, y sobre todo después de escucharlo, creo que lo mejor es escucharlo unas cuantas veces, madurarlo, pensar, y luego hacer entrada sobre el disco. Lo mismo que estoy haciendo con Atavist, que no me olvido. Y la segunda parte de La música como terapia, que no dije todo lo que quería decir. Y más cosas que tengo que contar… xD

Así que a seguir escuchando el disco una y otra vez, y espero traer pronto mis impresiones del disco. De momento estoy enamorada y cada vez que lo escucho me gusta más, así que creo que se sabe por dónde van los tiros.

1 de mayo de 2011

Voluntariadas

Estos días han pasado muchas cosas, todas seguidas. Tengo atrasadas entradas que no sé cuándo podré hacer (sobre Atavist, por ejemplo), pero todo a su tiempo. Voy a empezar a bombardear estos días con lo que me ha mantenido casi 48 horas alejada de internet, y en realidad, también del mundo real. He hecho un curso de formación básica de voluntariado. Viernes y sábado de 9 y media de la mañana a 8 y media de la noche.
Mi intención de hacerme voluntaria empezó el año pasado, rodando el corto. Vimos que los de la asociación con la que estuvimos grabando necesitaban gente, sobre todo para mover papeles (cartas, recibos, subvenciones, etc.), porque ellos no daban abasto. Nos ofrecimos un par de ellos, pero nos dijeron que sin el curso básico hecho y sin carnet de voluntario no nos dejaban. Ahora hecho el curso pienso que no es para tanto, contando que nuestro trabajo sería el papeleo, pero también lo veo lógico. Hay muchos más entresijos, legalidades y detalles que pueden arruinar una tarea de voluntariado, y que hay que conocer para que todo salga bien (que es de lo que se trata).
Entonces, me informé. Vi que en la Universidad tenemos una Oficina de Voluntariado y que una o dos veces por curso hacían el curso de formación. Además, también tienen formación complementaria a lo largo del curso. Y diferentes programas ya en funcionamiento en los que actuar que estaban bastante interesantes.
Y me puse a esperar a que sacasen la convocatoria para uno de los cursos. Se me pasaron un par de ellos, pero conseguí entrar en las listas de admitidos del que se hizo este fin de semana. Los horarios fueron horribles, porque estuvimos allí encerrados el sábado entero, y fueron muchas horas seguidas, pero creo que todo ha salido bien.
De 25 apuntados solamente asistimos 10 personas. Un poco chafante para los que impartieron los cursos, pero para nosotros mucho más fácil conocernos y organizar los pocos trabajos en grupo que tuvimos.

Empezamos el viernes a las 9 y media de la mañana, en un edificio de la UDC que, para ser tan nuevo, me pareció que estaba bastante mal cuidado. Además de tener una distribución rara y unos cambios de temperatura según estancias que no eran normales, luego me di cuenta de que también está en obras. Esperaba otra cosa del edificio, la verdad. Ya no tengo muchas ganas de ir a estudiar allí, que es para lo que se pensó en un primer momento: un aula de estudio gigante.
La mañana entera fue sobre qué es el voluntariado, ámbitos en los que se desarrolla el voluntariado, y en una segunda sesión, lo que llaman “cooperación al desarrollo”: voluntariado en países menos desarrollados, intentando mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Demasiado bruto para la mayor parte de los que estábamos allí, creo, pero igualmente interesante. Saber qué necesitas para ser cooperante, qué pasa si te vas durante x meses fuera (cotización, paro, seguros, etc.) y cosas así. También tratamos un poco el marco legislativo dentro del que está el voluntariado, que tiene algunas cosas raras, pero en general está bien (en la ley gallega actual sobre voluntariado, entre las posibles tareas del voluntariado, los políticos pusieron “protección de la economía” o “protección y defensa de los derechos de los consumidores”, y cosas así que no tienen nada que ver).

Por la tarde nos dedicamos a los derechos y deberes de los voluntarios, y los riesgos del voluntariado. Entre los asistentes al curso había gente que ya está ejerciendo como voluntaria, y se enteraron de cosas que podían hacer y reclamar que no sabían. Uno de los deberes del voluntario es no aceptar ninguna compensación económica por su trabajo, pero sin embargo, es su derecho que no le cueste dinero ejercer como voluntario. Es decir, si tengo que coger un bus para ir a donde sea, puedo pedir que la asociación con la que estoy trabajando me pague el dinero que me cuesta ese bus. Ésa es una de las cosas que no estaban reclamando y que deberían, sobre todo en gasolina para el coche y autobuses, porque el resto del material ya se lo dan, no tienen que comprarlo. Pero en caso de comprarlo, después la asociación debería devolverle el dinero invertido.
Otro de los derechos/deberes de los que no eran conscientes es el participar en las evaluaciones de los proyectos que están haciendo, además de informar de los problemas que surjan y aportar soluciones. Como participante en el proyecto, aunque lleves dos semanas, estás en tu derecho (que prácticamente es un deber también) de hablar con el coordinador y decirle que hay x problemas y que con ciertas soluciones podrían mejorar los resultados. A veces puede dar cosa, porque llegas nuevo frente a gente que lleva años trabajando así, y no vas a ir de listo diciendo que tienen que hacerlo de otra manera. Nos insistieron en que a veces la gente que lleva trabajando tanto tiempo de esa manera a lo mejor no es consciente de que no se están haciendo las cosas todo lo bien que se podría, entonces los que entren nuevos tienen que, por lo menos, hablarlo.
Otro de los deberes es mantener la confidencialidad, tanto de lo que pase dentro del grupo de voluntarios, como de lo que pase cuando estés trabajando. Un poco por eso estoy hablando en abstracto, nosotros estuvimos hablando de casos concretos, pero no sé si estaría bien que los expusiese aquí. No conozco nombres, pero sí los proyectos en los que trabajan, y es señalarlos de manera bastante clara.
En cuanto a los riesgos, hablamos sobre todo de los emocionales. Nos insistieron mucho en que no debemos tejer lazos afectivos con los “usuarios” del servicio, porque no vamos a ser sus amigos, vamos a trabajar con ellos. No pusieron el ejemplo (un poco extremo) de una señora que acompañaba a personas mayores, y sin que se diesen cuenta, tanto ella como una de las señoras que acompañaba se hicieron muy, muy amigas; cuando murió la señora, la voluntaria estuvo mucho tiempo tocada, hasta casi caer en una depresión bastante chunga: era su amiga, no su usuaria.
Nos dijeron que en el momento que notemos que nos estamos encariñando con alguno de los usuarios pidamos cambiar de programa. Si es acompañamiento de mayores, cambiar de señor; si es de apoyo escolar, cambiar de clase; si voy a una protectora de animales y empiezo a tratar a los perros como si fuesen míos, cambiar de proyecto. Estamos trabajando, no podemos permitirnos trazar esos lazos con las personas con las que tratamos, porque luego sufrimos, y no fuimos para eso.
Otro de los riesgos más importantes es que nos quememos del programa en el que estamos y queramos dejar el voluntariado, que perdamos la motivación. La mayor parte de las veces ocurre por trabajar en un mal ambiente de grupo (roces entre los voluntarios que trabajan juntos, mala comunicación con los coordinadores), y nos dijeron que se soluciona ejerciendo aquel derecho de informar sobre los problemas que hay e intentar solucionarlo. O si no se quieren o no se pueden solucionar los problemas (si un voluntario con el que trabajas te cae muy, muy mal, no va a haber mucho que hacerle), cambiar de programa antes de empezar a odiar el voluntariado. A nadie le va a parecer mal, simplemente no estabas a gusto o querías hacer otras cosas. Porque una de las características del voluntariado es ésa: es libre, voluntario. Estás porque quieres, y en el momento que quieras dejar de estar, te puedes ir sin tener que dar explicaciones.
Con eso acabó el primer día. 8 horas resumidas en apenas un par de hojas, así que os podéis imaginar que hablamos de mil cosas más. La chica que nos dio por la mañana estuvo varios años en África en diferentes países, y nos estuvo contando anécdotas que le habían pasado. También hicimos algunos ejercicios en grupo, sobre identificar emociones, para empezar a ser conscientes de que vamos a tratar con personas (tanto voluntarios como usuarios) y que tienen emociones y sentimientos, con los que tenemos que tener cuidado para que las relaciones vayan lo mejor posible.
Viernes noche, y estaba agotada. Aún así, David y yo fuimos a cenar con Iris. Me llevé el ganchillo pero no hicimos más que hablar y cotillear hasta las 3 de la mañana. Yo muerta, supliqué irnos a dormir, que a las 8 tenía que volver a despertarme.

Pese a que tenía miedo a los autobuses universitarios por ser sábado (sé que pasan, pero posiblemente cada hora o algo así) llegué antes de tiempo al sitio donde íbamos a hacer el segundo día. El primer pabellón, pese a ser un aula de estudio gigante y que los de Bolonia están a un mes de los exámenes finales, cierra. Entonces fuimos a un pabellón de deportes que abrieron solo para nosotros. Se rompió la puerta y no podíamos salir si luego queríamos entrar, no teníamos agua y nos moríamos todos, pero en el fondo estuvo bien.
La mañana se la dedicamos a las habilidades sociales, con un psicólogo. Nos enseñó las maneras básicas de comunicación (pasiva, asertiva y agresiva) y cómo identificar y poner en práctica cada una, ventajas, desventajas, etc. También hablamos de las distancias a la hora de hablar, lenguaje corporal básico, apretones de manos, transmitir confianza y amabilidad… todo trabajando en parejas. La mitad de la clase salía fuera, el psicólogo decía qué teníamos que hacer, y entraban y “atacaban”. Después de hablar a la distancia que nos había mandado durante un rato, nos separaba y nos mandaba decir cómo nos habíamos sentido, para ver cómo nos sentíamos más incómodos, más confianza… me gustó el experimento.
También trabajamos un poco la ansiedad, porque puede haber momentos de enfrentarnos a situaciones difíciles en las que tendremos que controlarnos (trabajar con niños hospitalizados es duro, por ejemplo), pero solamente hicimos introducción, respiración y poco más.
Como no me fiaba de los buses, me llevé un tupper con la cena que había sobrado de cuando estuvimos con Iris. Otra chica, Patricia (que no doy encontrado ahora en redes sociales :__) también se llevó un tupper, y comimos juntas entre los arbolitos y los bancos de frente a Magisterio. Mientras no daba la hora de volver al curso dimos una vuelta por el campus mientras charlábamos de… todo. Empezamos hablando de que a ella lo de dar la mano no le da confianza, le hace sentirse incómoda (por lo acabábamos de hacer en el curso) y acabamos hablando de cobayas (qué raro yo hablando de cobayas).
Por la tarde en el curso se notó que las horas que llevábamos encerrados empezaban a pesar. También fue un poco menos interesante quizás lo que tratamos, pero el tiempo parecía que no acababa de pasar. Tratamos la motivación para ser voluntarios y trabajar en grupo.
En cuanto a motivaciones nos dijeron que mientras queramos hacerlo, no importa cuáles son nuestras motivaciones: son válidas y no pueden cuestionarlas. Da igual que quieras trabajar con sintechos porque tuviste un tío que se quedó en la calle, o porque seas muy religioso y sientes que debes ayudar (desde el primer día nos dijeron que no es una relación de ayuda, porque quien ayuda es superior al necesitado, y no es así, estamos todos aprendiendo de todos, nadie es superior que otro), o porque piensas que es una injusticia que haya gente en la calle y quieras participar en su solución. Todas son válidas.
También nos hablaron de que posiblemente entremos alguna vez en algún debate tipo “no deberían existir los voluntarios, son malos”, y nos dieron un par de herramientas para contraargumentar. En realidad nos las dimos nosotros: nos separaron en tres grupos y nos mandaron debatir. Uno de ellos estaría en contra de los voluntarios, otros a favor, y otros a favor pero con condiciones (como existen hoy). Con los argumentos que nos dimos entre nosotros más o menos vimos por dónde podía ir el debate y cómo defendernos. Esa discusión parece que no es tan poco común como pensábamos, alguna vez tendremos que enfrentarnos con ella.
Del trabajo en grupo volvimos a hablar de la comunicación, de los problemas que suelen salir y cómo podemos solucionarlos. Hablamos de los roles que hay dentro de un grupo, del buen y del mal liderazgo, etc. Nos dio para mucho pero realmente el tema que tratamos fue ese.

Acabamos a las 8 y media justas. A las 10 empezaba el concierto de NOC al otro lado de la ciudad (literalmente) y aún tenía que pasar por el piso para, por lo menos, coger la cámara. No hubo buses, como esperaba. Y como Patricia también tenía que coger un bus, nos fuimos caminando a otra parada, que quedaba un poco más lejos, pero pasaban más líneas. Después de no sé, media hora pateando, llegamos, y tuvimos que esperar otro cuarto de hora a que viniese un bus. Total, llegué al piso a las 10 menos 10, y por suerte David ya estaba allí. Hice bolso, me abrigué un poco, cogí la cámara y bajamos corriendo al Playa.
Por suerte, se me había ido la olla y a las 10 era la apertura de puertas, el concierto estaba pesando para las 10 y 30-11, así que no habían empezado, ni tenían intención, cuando llegamos. Cruzando la calle, en el estadio de Riazor, el Depor hacía aguas otra vez. No había apenas nadie, así que los grupos esperaron durante un rato más a que acabase y la gente se animase un poco. Un tiempo después, la mitad de la gente de allí dentro tenían camisetas o bufandas del Depor puestas xD
Así a lo corto, y porque aún tengo que ponerme con la crónica para de The Drink Tim, Dinero me gustaron muchísimo (David les compró un disco para tenerlos en casa ya para siempre :D), y NOC pudo haber sido peor, de hecho me lo esperaba peor. La gente horrible, parece que porque quien esté tocando sea amigo tuyo ya puedes comportarte como un gilipollas. Pijas vestidas con ropa de pijas imitando ser punky o algo borrachas con tacones, no, gracias. Grititos, empujones cuando había espacio de sobra para no dar por culo y demás. Una tía me estuvo sobrevolando la cara amagando bofetadas por largar los brazos a lo helicóptero, pero la dejé estar (“pobre, bastante tiene con soportarse a sí misma”) hasta que me dio un manotazo en la cámara. Le grité cosas que no le gustaría a mi padre que supiese pronunciar xD pero no se enteró ni de coña, y cada vez que se acercaba a donde estaba yo, la empujaba para adelante. Tampoco se enteró de nada.
Cuando empezaba a acabarse el concierto, recogimos todo y nos fuimos hacia la mesa del merchandising de Dinero. Estaba el grupo por allí y nos quedamos charlando un poco con él. Si quieres hacer feliz a un músico, cómprale un disco. Muy majo, me dijo que cuando subiese todo a The Drink Tim les pasase un link o subiese fotos a su Facebook, que les hacía ilusión xD
Salimos a la calle, agotada, con un dolor de pies… de estos que sientes que los tienes más planos que los patos, y con frío (al lado del mar hacía más frío que en el piso) y muerta de cansancio. Pasamos por un Ghastof a coger algo de cena para David y tiramos para arriba. Casi me quedo dormida en la mesa mientras él cenaba, y me fui para cama.
Y hasta ahora. Dormí a gusto, pero aún siento los pies aplanados. Y tengo algo que no sé bien si es pereza o cansancio, pero solo quiero tumbarme en el sofá a que la cobaya corra por encima de mí.

Y ahora tengo que ponerme con las fotos y con la crónica. A ver si no me lleva las 12 horas que me llevó la de Hamlet, me muero xD
Para compensar el texto, vídeo de Dinero. :D