29 de octubre de 2010

Como decía en esta entrada, estoy intentando formar una biblioteca decente como medio filóloga que soy, y completa que seré en un futuro. Ésta es una lista, que iré modificando con el tiempo, de los libros que quiero conseguir, a modo de reto personal, y de los que voy consiguiendo. Tengo muchos más apuntados en márgenes de apuntes y de folios, que iré incorporando poco a poco.

Como filóloga en formación, dejo las referencias bibliográficas lo más perfectas y precisas que pueda.


Literatura
Ameixeiras, Diego, Dime algo sucio, Xerais (conseguido en la Casa del Libro a finales de julio de 2011)
Ameixeiras, Diego, Asasinato no Consello Nacional, Xerais
Baudelaire, Charles y Gonzalo Navaza (trad.), As flores do mal, Editorial Galaxia (ISBN: 978-84-9865-6)
Carver, Raymond, De qué hablamos cuando hablamos de amor, Anagrama.
Casares, Carlos, Os escuros soños de Clío
Grimm, Jakob y Wilhelm, Cuentos (no busco una edición en concreto, más bien una antología lo más completa posible; todavía no sé qué edición es la que busco). Sé que hay una editorial por ahí que editó todos los cuentos, pero no me convence.
Eco, Humberto, El nombre de la rosa (conseguido el 03/02/2011, El baúl de los Recuerdos, Coruña).
Lindsay, Jeff, Dexter: el oscuro pasajero
Lindsay, Jeff, Querido Dexter
Maupassant, Guy de, y Jose Ramón Monreal (trad.) Cuentos esenciales, Editorial Mondatori (ISBN: 987-84-397-2036-2)
Morre, Alan y David Lloyd, V de Vendetta (estoy pensando en si la quiero en versión original o traducida; también si quiero el libro que engloba toda la historia o los 10 comics que sacaron en los '80)
Orwell, G. Rebelión en la granja.
Palma, Félix J. (ed.), Steampunk. Antología retrofuturista, Fábulas de Albión
Rojas, Fernando de, La Celestina, ed. D. S. Severin, Cátedra. (Conseguido en marzo de 2012 en el Baúl de los Recuerdos en A Coruña; realmente la edición es de la de Crítica)
Rulfo, Juan, El llano en llamas, Cátedra. (Conseguido en marzo de 2012 en "Te lo compro" en A Coruña)
Tsugumi Ōba, Death Note (ya tengo el primer volumen, me faltan los otros 12)
Winchester, Simon, El profesor y el loco, Editorial Debate.

Biblioteca Vampiros
Harris, Charlaine, Muerto hasta el anochecer, Punto de lectura (Conseguido en mayo de 2011 en el Baúl de los Recuerdos, A Coruña. // Vuelto a conseguir a través de La Casa del Libro a principios de agosto de 2011)
Harris, Charlaine, Vivir y morir en Dallas, Punto de lectura. (Conseguido a través de La Casa del Libro a principios de agosto de 2011)
Harris, Charlaine, El club de los muertos, Punto de lectura. (Conseguido a través de La Casa del Libro a principios de agosto de 2011)
Harris, Charlaine, Muerto para el mundo, Punto de lectura (Conseguido a través de La Casa del Libro a principios de agosto de 2011)
Harris, Charlaine, Más muerto que nunca, Punto de lectura (Conseguido a través de La Casa del Libro a principios de agosto de 2011)
Lovecraft y Enrique Alcatena, Bestiario, El Zorro Rojo.
Pizarnik, Alejandra y Santiago Caruso (ilustrador), La condesa sangrienta, El zorro rojo.
Sommer-Bodenburg, Angela, El pequeño vampiro, Alfaguara Infantil.
Stoker, Bram, Drácula (busco una edición de lujo, tapas duras y papel de buena calidad.)
Stoker, Bram y Luis Scafati (ilustrador), Drácula, El zorro rojo.
Zamora, MJ, Vampiros, guía de superviviencia, Editorial Berenice.

No literatura
Benjamin, Walter, (1973) La obra de arte en la era de su reproductividad técnica, Madrid, Taurus.
Berger, J., (2004) Modos de ver, Barcelona, Gustavo Gili.
Forster, E. M., (2003) Aspectos de la novela, Barcelona, Editorial Debate.
Lakoff, George (2007), No pienses en un elefante. Lenguaje y debate político, Madrid, Foro Complutense.
Propp, Vladimir, Morfología del cuento, Madrid, Akal.
Real Academia Española, Diccionario de la lengua española, 23ª edición
Ridgon, Renée y Zabet Steward, Anticraft: knitting, beading and stitching for the slightly sinister (ISBN-13: 978-1-60061-204-6)
Saray, Rebeca, In Requiem, Norma Editorial.
Staforrd, Jennifer, Domiknitrix (ISBN-13: 978-1-58180-853-7)

Biblioteca de una filóloga

Los filólogos por lo normal, mientras van estudiando la carrera, se van haciendo con la bibliografía básica, tanto en literatura como en lingüística (más hacia la literatura). Hasta ahora yo no me puse en serio a crearme mi propia biblioteca porque no sabía si realmente iba a ponerse seria la carrera, y fui tirando de bibliotecas (principalmente la grandísima biblioteca de mi Facultad, lo mejor que tenemos y la mejor dentro de la UDC) y de fotocopias.
Pero estoy en 3º, y más seria no podría ponerse la carrera. Dentro de poco más de año y medio (si Dios quiere) estaré Licenciada. No tengo mi biblioteca a cero, pero la tengo bastante más pobre de lo que me gustaría, tanto de literatura como estudios sobre literatura, o lingüística (soy una de las pocas frikis a las que le gusta la lingüística general).
Tampoco me puse en serio a recopilar libros por el presupuesto que suponen. No puedo gastarme cerca de 200€ en libros por cuatrimestre, porque tengo un alquiler que pagar xD Este cuatrimestre mis compañeros de clase que van a todas las optativas de literatura creo que tenían calculado que si compraban todos los libros en las ediciones recomendadas (la mayor parte es la misma edición que piden en los institutos, Cátedra, que dentro de lo que te encuentras por ahí, es barato) iba a salirles cerca de 170€. Este año, solo para Español Coloquial yo tendría que comprarme un libro que cuesta 26€, más todas las literaturas, por ejemplo. Me da miedo hacer cálculos ya. Prefiero tomármelo con calma e ir comprando y consiguiendo libros poco a poco.
Así que me propuse hacer una lista con los títulos que me gustaría incluir a mi biblioteca. No lo pensé como una “wishlist”, pero David ya dejó caer que le viene muy bien la idea. Es, sobre todo, un recordatorio para mí misma, sobre las obras que tengo que ir consiguiendo para ir formando una estantería digna de una filóloga, sino buena, decente por lo menos.
Poco a poco fue madurando la idea de la lista, y creo que voy también a “registrar” los libros que tengo por casa, del año pasado y del anterior, para acabar teniendo la lista de “ya lo tengo” y la de “pendiente de tener”, o algo así.
También, para los libros que no esté claro de qué tratan (sobre todo de lingüística, no creo que valga de mucho decir de qué trata Cuentos de Edgar Allan Poe, por ejemplo), por curiosidad para quien los pueda leer.
Tengo instalado Ubuntu (todavía no dije nada, pero ayer estuve en una Install Party), y uno de los programas libres que puedes ponerle es un registro bibliográfico propio. Lo leí por encima, y hablaba de Ebooks, pero no sé si se pueden hacer también entradas con libros físicos. Será cosa de probarlo. Pero hacer un registro bibliográfico de todos los libros que tengo es algo que quiero hacer desde pequeña (ya era una friki de aquella…), y creo que lo empecé varias veces, pero no llegué a acabarlo nunca.
Como esta entrada se está quedando bastante larga, la lista la haré en otra, e iré actualizándola conforme vaya anotando más libros y consiguiendo otros. Lo más probable es que para acceder rápido a ella ponga el enlace en la barra lateral y todo eso… e informaré más cuando encuentre programas para hacerme el registro bibliográfico.

Y hablando de cosas bibliográficas… ya salieron las convocatorias de becas para colaboración con las bibliotecas! A rellenar papeles, a entregarlos y a cruzar los dedos para poder tener mi primer trabajo decente, aunque antes tengo que informarme sobre “compatibilidades” con otras becas y así.
Muahahaha!

27 de octubre de 2010

Médicos informáticos

Después de un fin de semana con fiebre y con un dolor de garganta que me amargó no solo los días libres, sino también el concierto de Eluveitie y Korpiklaani (al que no pude ni siquiera ir u.u), me vi forzada a ir por fin al médico.
Llevaba semanas diciendo que tenía que ir, porque mis pastillas para la alergia se me quedaron pequeñas, y es incómodo estar llorando a lágrima viva en clase, sobre todo por si el profesor se asusta. Y ya no tuve excusa, estuviera curada del todo o no el lunes.
No me gusta ir al médico. Demasiados viejos y demasiados quejicas, evito ir salvo que sea totalmente necesario. Mucho menos pasar por Urgencias, como me sugirieron varias personas al enterarse de que llevaba más de 24h sin conseguir bajar de 38 ºC y dolerme la garganta al hablar. Urgencias salvo que me esté muriendo (si es “necesario” paso) no voy. A lo mejor tiene que ver que mi padre trabaja en Urgencias, no sé xD
El viernes me desperté con las amígdalas enormes, de estas veces que bajas la cabeza y te las pillas con la mandíbula. Fui a clase, pensando en que con el tiempo se me pasaría (como se me pasa el dolor de garganta normalmente), pero ya en la primera clase empecé a encontrarme mal. Me salté la siguiente clase, a ver si mejoraba, pero no fue a mejor, y decidí irme para el piso.
Tuve la suerte de que Iris estaba en su piso, y se ofreció a hacerme de comer. Yo solo quería que me encendiese los fogones para hacer una sopa, pero dijo que ya lo hacía todo ella. Estando con ella noté cómo me iba subiendo la fiebre y me iba encontrando mal, y más o menos estuve así hasta la mañana del sábado. Por la tarde vino David a cuidarme un poco, y la pasamos solos en el piso (todos se fueron inesperadamente). Pobriña yo, estuve dolorosa toda la tarde. Y pobriño David, estuve quejándome toda la tarde.
Me desperté el sábado mejor, y estuve más o menos igual todo el domingo. Sobre unos 37 ºC y ya comía normal, y, sobre todo, me apetecía comer sólido. El lunes me desperté bien, pero David ya me había mandado ir al médico, estuviese bien o no. Y el lunes por la mañana no fui a clase, para ir a pedir segunda zona médica, cita y todo eso.
Pese a estar bien el lunes, hoy me desperté otra vez un poco tocada de la garganta. Mientras estaba en clase notaba cómo me volvían a molestar las amígdalas, y aparecía otra vez ese malestar por la espalda de empezar a subir la temperatura. De paso que iba a comentarle lo de la alergia, le decía lo de la garganta.
Hoy martes me tocó ir al médico. Es la tercera vez que voy al médico (desgraciadamente) desde que se empezó a informatizar la Sanidad. Y no son mis penas las que me llevan a escribir hoy, es

me cago en la Sanidad informatizada

Desde hace unos meses se está implantando la receta electrónica, los historiales en línea para todos los médicos, y los ordenadores dentro de la propia consulta. Y me cago en todo. De las tres veces que fui, fueron tres médicos diferentes (uno mi médico de cabecera, otro uno de Urgencias –fue cuando todavía no sabía lo de las zonas médicas-, y otro el de hoy), y solamente me sentí atendida por uno de ellos. Los otros dos, entre que todavía no saben manejar el programa, los fallos continuos que da el programa y que los médicos actuales no son de la generación de la informática, y la mayor parte no tienen ni idea de mecanografía o de escribir en qwerty… de los 10 minutos que estás en la consulta, solo 3 tienes la atención del médico.
No sé si es que tengo un gran médico de cabecera, pero cuando estoy enferma y me dan medicación, estoy acostumbrada a que me digan qué tengo, qué me dan y cómo se toma, como mínimo. De las dos veces que me atendieron con ordenador de por medio, me miraron, hicieron ajá ajá, se pasaron 5 minutos escribiendo a ordenador con un dedo con sonidos de error de Windows de fondo y me mandaron a la farmacia.
Y ahora, por ejemplo, tengo que tomar antibióticos, y no sé por qué. No sé si tengo las amígdalas un poco inflamadas, si tengo placas o solo me los dio para despacharme (entraron en la consulta antes que yo muchos pesados). No me preocuparía si no fuese porque desde Semana Santa ya llevo dos tantas de antibióticos.

Me da muchísima rabia. Odio estar delante del médico y que él esté hablando solo con el ordenador, y yo escuchando teclear, y sentirme ignorada. Los médicos no tienen formación o práctica con el programa del Sergas, que da más fallos que Windows 98. Mientras no cogen la destreza necesaria, el programa no empieza a funcionar como debería o lo que sea, odio tener que ir a una consulta y sentirme idiota. Me siento sustituida por un ordenador que da fallos, que lo que yo tengo es menos importante, o que no merece atención. Y sobre todo, la falta de comunicación. Sentarme, callada, y mirar. Hoy no tuvo que preguntarme qué antiinflamatorio tomaba, porque ya lo ponía el ordenador, y aunque sea una tontería, me siento, eso, “sustituida”. Es incómodo estar en la consulta con cara de tonta o de fiebre y en silencio.

Esperemos que no dure demasiado esta época y que esto se acabe de modernizar pronto…

22 de octubre de 2010

De cómo empiezo en la fotografía en serio

Seguro que ya hablé alguna vez aquí de Noitenova. Da igual, lo repito.
Noitenova es una iniciativa propuesta supongo que por el concello de Coruña, pero no estoy segura, en la que diferentes asociaciones y colectivos de Coruña organizan actividades y talleres gratuitos para gente de entre 14 y 30 años en las tardes-noches de Coruña. Hay de todo, desde proyecciones de cine, “los cuidados básicos de la bicicleta”, las salidas a ver las estrellas a las que nunca conseguí ir, y talleres de manualidades.
En esta edición de octubre-noviembre-diciembre (cada vez hay más cosas y duran más tiempo) vi que ofertaban un curso que no había visto antes: iniciación a la fotografía digital. Llevo un tiempo interesándome por la fotografía, sobre todo después de ver la calidad que tiene mi compacta y de quedarme a nada de comprarme la réflex analógica en Espinho este verano. Estuve durante un tiempo buscando mini cursos o trucos para ir aprendiendo a manejar una réflex por internet, pero lo único que saqué en claro es que no sirvo para autodidacta, necesito un profesor que me guíe.
Hace un tiempo que noté que mi cámara compacta, por muy buenas fotos que sacase, se me quedaba pequeña. También fue sobre todo después de tener la réflex de Espinho en la mano. Me di cuenta de que quiero experimentar con una cámara más grande, quiero “subir de nivel”.
Y este curso me iba a poner en bandeja darme cuenta de si una réflex es demasiado para mí o enseñarme lo básico para poder empezar a desenvolverme una. Desde luego, no quiero ser una de esas que se compran la réflex para no salir del modo automático; para eso tengo la compacta (me estoy acordando de varias chicas del curso que decían que tenían la réflex pero realmente no sabían usarla; a una de ellas nos la encontramos en Sôber con su Nikon de 700€ en la mano, metros por detrás de nosotros). Para subir de compacta a réflex (en el curso, soy la única en esta situación, el resto quiere sacarle más partido a la compacta o aprender a salir del modo automático en la réflex).y como me demostré más de mil veces que no sirvo para aprender yo sola, este curso era perfecto.
Son cinco sesiones, una por viernes, durante cinco viernes seguidos. Por profesor un tío que es una pasada, Jairo Iglesias. La primera sesión la tuvimos la semana pasada (cosas básicas de la cámara: desde las partes que tiene una cámara hasta qué pasa si cerramos el diafragma pero no bajamos la velocidad del obturador), y las dos últimas quiere salir a hacer excursión a hacer fotos con lo que hemos aprendido. Se imparte el curso en un edificio de la obra social de Caixa Galicia, creo que le dijeron que con las fotos que hagamos durante el curso montemos una pequeña exposición, supongo que para el local.
Hoy toca la siguiente sesión. Estoy enferma y no voy a poder ir. Estoy mal de la garganta, sospecho que tengo fiebre y tal, así que le acabo de mandar un mail al profesor para que me pase el temario de hoy, y poder preparármelo para la próxima semana.


Y ahora el momento paja mental: cómo molaría tener una buena cámara, un pase de prensa (puedo conseguirlo, esta vez verdadero, y no creo que me lleve mucho esfuerzo) y especializarme en fotografías de conciertos. Cómo molaría.

21 de octubre de 2010

Mis tesoros

Lo sé, ha pasado casi una semana y es imposible que siga flipando por el concierto del sábado. Parece imposible, pero no lo es, porque sigo viendo las fotos, pensando en las canciones, escuchándolas (el otro día me puse la discografía en una tarde, desde Torcidos hasta las nuevas de De aquí a la eternidad), y sigo sintiendo gusanitos en el estómago, y me quedo mirando para las paredes como una estúpida. Si hasta actualicé el fotolog… xD
Entre eso, que no tengo realmente otra cosa que contar, y que con el formateo estuve buscando música para volver a descargarla, el photoshop y tal, estoy totalmente desaparecida del blog. Sigo leyendo, pero no acabo de decidirme a escribir en el mío. Otra entrada dando la brasa con Sôber? Vaya pesada estoy hecha.

Pero es que me quedaban unas cositas por enseñar que no fueron el concierto en sí.

Photobucket


Lo primero, los discos firmados. El de Torcidos es mío (si soy sincera, me lo encontré un día de oferta ofertísima en el Carrefour y me lo llevé a casa pensando “tiene que ser suyo, pero ¿cómo no lo conozco entonces?”, y efectivamente, eran ellos, unos 15 años más jóvenes xD). Tiene pequeños tesoros ahí dentro por sí mismo. Ahora, además, tiene la firma de Jorge en el propio CD, y la de Carlos dentro del libreto, encima de las canciones, además de sus sendas expresiones de sorpresa al encontrarse semejante cosa tantos años después xD
El otro disco es un regalo de Navidad que le hice a David al poco de empezar a estar juntos, el Paradÿsso. Tiene montadas las firmas de Carlos y de Jorge también, porque a Antonio no hubo quien lo pillara y Manu estaba siendo atacado por un grupo de groupies (valga la rebuznancia, sobre todo las de ellas) y así que vio un hueco se escaqueó al backstage.

Photobucket


Lo siguiente, son mis primeras púas “buenas”. Son las de Antonio, que, ventajas de estar todo el rato en el concierto a sus pies, vimos caer como unas 20 púas a lo largo del concierto. Tanto David, como Iris y yo llevamos 2 púas cada uno para casa. Las de Jorge ni las vimos, las baquetas se fueron a las filas de en medio, y las de Carlos las vimos pero no pudimos llegar a cogerlas, y eso que tiró dos por nuestra zona.
Son las primeras púas que recojo en un concierto, y me encantan. La foto no es muy allá porque la cámara no me quería enfocar de cerca y tuve que hacerla desde lejos y luego acercar… un Cristo. Ahí están, una por cada cara, son iguales las dos. Preciosas, y bien guardadas desde ya.

Photobucket


Y para acabar, mis nuevas camisetas. No estaban caras, aunque tampoco baratas, pero eran de mi talla. Estaban a un precio que para las tiendas de camisetas de grupos es algo bajo (sobre todo la azul, la de Reddo), pero es muy caro para Inditex. Y es la primera vez que me encuentro que un grupo vende camisetas de mi talla, y que incluso tiene modelos de mujer. Por fin! También es la primera vez que en una camiseta de éstas no tengo que coger la talla más pequeña; en las de Reddo todavía había una talla más pequeña. Son de estas camisetas de etiqueta de frutas, y van talladas por años. Yo tengo la 7-8 años xD Me hizo gracia el tío encargado del merch, cuando le pregunté por tallas me dijo “depende de si quieres que te quede más ajustada o menos… también tenemos XS” xD

Y para terminar con un octubre que solo me dio el 50% de los conciertos que me prometió, las entradas para Eluveitie y Korpiklaani. No espero saberme canciones o aprendérmelas a estas alturas, y menos en suizo antiguo o finlandés, pero sí pasar una fiesta tremenda, y ver a dos grupos que dudo que vuelvan a pasarse por aquí.

Photobucket




Hasta mañana, que tengo pensada entrada ya.

18 de octubre de 2010

Sôber, Sôber, Sôber!!! (ahora sí)

Aquí estoy. Después de volver de un sueño que durante mucho tiempo creí completamente imposible de cumplir, y que no solo cumplí, sino que fue muchísimo mejor de lo que jamás hubiera podido imaginar.

Antes de empezar a contar cómo nos fue el día, y sobre todo la noche, quiero pedir disculpas por adelantado porque todavía no tengo photoshop y las fotos que vaya a subir van a estar de aquella manera. Las subiré igualmente a Facebook, y cuando tenga photoshop de nuevo las arreglaré y todo eso, y las resubiré. Mientras, tengo que apañármelas como pueda.

El día empezó temprano. David y yo quedamos con Iris en coger un tren para llegar a comer a Santiago, y tomarnos la tarde con tranquilidad. El que mejor nos venía salía a las 12 y media, porque el siguiente ya era a las 2 de la tarde y llegaríamos famélicos a Santiago (el tren tarda como mucho 40 minutos, pero luego hay que encontrar dónde comer). Llegamos bien y con tiempo, pero muertos de hambre. Aprovechamos y pasamos por la pensión para dejar las mochilas, y luego nos fuimos a comer a un Lizarrán. No sé qué tiene ese Lizarrán de Santiago, que ya son dos veces que voy a comer allí, y dos camareros bordes que me caen. Pero bordes hasta decir basta. Lo intentaré una tercera vez (porque me gusta la tortilla con chistorra que suelen tener, sino me iba a otro sitio) a ver si hay esperanza.
Nos hinchamos a pinchos, éramos tres a comer, y los tres tuvimos problemas al pagar. David no llevaba suelto, y el tío le “hizo un favor” al dejarle pagar con tarjeta. Yo comí 4 pinchos, me cobró 5, y cuando le dije que eran 4, la mentirosa era yo. Me devolvió el dinero también como si me hiciese un favor. E Iris tenía que pagar su parte con un billete grande que le había dado el cajero, y el tío le dijo que no podía, porque no tenía cambio “en absoluto”. Ojalá se clave el palillo del 5º pincho que no comí.
Yo ya quería ir a hacer cola a la Capitol (mi primer concierto en sala, qué rica soy xDD), pero David me dijo que estaba loca, que en la Capitol no se hace cola, que abren las puertas a la hora que más o menos dicen y luego la gente va llegando tranquilamente. Así que estuvimos dando vueltas por la zona vieja de Santiago, intentamos entrar en la catedral (tengo capricho, no me gusta ir a Santiago sin pasar por la catedral, y van tres veces seguidas o más ya…) pero cuando vimos la cola para entrar, además de que no dejan entrar con bolsos grandes y la entrada por el Obradoiro (donde más gente cabe para entrar, es la más bonita y la más cómoda y lógica) ahora está prohibida… vimos la cola, las excursiones que se estaban preparando para ponerse a la cola y preferimos pasar de largo.
Viendo que nos estábamos empezando a cansar y nos quedaba mucha noche por delante, nos fuimos a la pensión. Nos tiramos en cama a ver Neox mientras Iris se dormía una siesta, y cerca de las 8 y media nos fuimos, ya sí, a hacer cola a la Capitol; las puertas abrían a las 9.
David tenía mucha razón. Cuando llegamos, no había ni diez personas en la cola. Entre ellas una histérica que no paraba de gritar por cualquier cosa. “MANUUUUU”, “JOOOORRGEEEE”, “SEGURRAAAAATAAAA”, “UNA MOOSCAAAA”. Al principio nos reímos de ella. Vale, es la emoción, a lo mejor no le da para mucho más y está descontrolada. Quizás si pasa algo de tiempo se da cuenta del espantoso ridículo que está haciendo, o se queda afónica, o se muere, o algo. Qué equivocados estábamos. Solo decir que se acabó el concierto y la tía seguía gritando…
A los diez minutos se empezaron a escuchar comentarios entre la cola sobre las histéricas de la primera fila. Supongo que los de dentro también estaban hasta las narices de ellos, y tendrían toda la razón del mundo.
Pues eso, nos pusimos a la cola. Los seguratas subían y bajaban la persiana, no sé realmente por qué. Nos mandaron cambiar la dirección de la cola (cuesta abajo en vez de cuesta arriba), y volvieron a cerrar las persianas. Abrieron las puertas una hora después, a las 10 prácticamente en punto. Dudábamos del puesto de merchandising, pero al entrar lo vimos de pasada. Acordamos pillar sitio cuanto antes y luego hacer turnos para ir xD
No hizo falta correr, la verdad xD David nos contó el “truco” de la Capitol, y nos pusimos exactamente dónde nos dijo: a la izquierda del escenario, cuánto más delante, mejor. Fuimos directas a las vallas, cómo no.
El escenario era simple de todo. Pero una Ô grande al fondo no paraba de recordarme que realmente era Sôber. Que no era un concierto cualquiera, no era cualquier otro grupo por el que me hubiera molestado pasar una noche en Santiago. Eran Sôber. Sôber de verdad.
Photobucket
Photobucket
Photobucket

Estábamos así de cerquita :D

Esperamos durante un ratito. También cómo dijo David, la sala se fue llenando poco a poco. No llegamos en ningún momento a estar apretados, o por lo menos por la zona por la que estábamos nosotros.
Los técnicos de sonido iban y venían, no tenía pinta de que fueran a salir pronto a escenario. Yo contra las vallas ya era feliz. Empezaron a probar también las máquinas de humo, primero poco a poco, y cuando nos dimos cuenta, el escenario estaba bajo una capa bastante densa de humo. Creo que pusieron una grabación de sonidos metálicos e industriales, tipo máquinas, vapor y trenes. Cuando nos dimos cuenta, Manu, Jorge y Antonio ya estaban fuera, con sus instrumentos. ¿Dónde cojones está Carlos? ¡Quiero ver a Carlos!
Y ahí vino.
En el concierto, tocaron todas las canciones. No les faltó ninguna mítica. Bueno, mentira. Les faltó 12+1 y Lejos, las dos que más ganas tenía de escuchar. Pero del resto, las tocaron todas. Incluso muchas de los primeros discos que no creí que llegase a escuchar en directo, como Cubos, que fue una pasada que no me esperaba en absoluto. Otra que no me esperaba y me empezó a temblar todo por dentro (también de manera literal, pero no me refiero a eso) fue Ocaso, una canción que tienes que verla en directo para entenderla; y se entiende muy bien.
Después de la separación, tenía un poco de miedo de que la banda no fuese lo mismo. Que, como otros, hubieran vuelto porque sus proyectos paralelos no iban tan bien como el grupo conjunto y hubieran aprovechado que los fans los echábamos de menos para volver. Poco después de salir a escenario, tuve claro que no era el caso. Durante el concierto, entre las canciones, nos dijeron mil veces que [b]Sôber está aquí para quedarse[/b]. Nos agradecieron estar esperando todo el tiempo que estuvimos esperando para poder volver a verlos juntos, y estar allí esa noche. Se notó el buen rollo que hay entre ellos, que están a gusto encima del escenario, y que les gusta hacerlo. No sé explicar lo que sentí al ver que de verdad hay Sôber para rato… entre alivio, alegría y no sé exactamente qué.

Photobucket
(foto sin zoom xD)

Photobucket
Photobucket


Antonio, que lo tenía delante, se hartó a echarnos púas. Tanto, que creo que conseguimos dos cada uno de nosotros xD Carlos, tal y como había hecho con Savia, no paró quieto ni un momento. Salta, corre, hasta dejó a los del centro de la sala tocar la guitarra por él un momento xD Es un espectáculo él solo xD Y conocimos de manera oficial a Manu, que nos sorprendió muchísimo y para bien.
Hicieron un amago de irse, para volver poco después a darnos la mitad del concierto que nos faltaba. Después de haberme olvidado mi disco original de Sober Stoned (ni siquiera se llamaban Sôber) en el concierto de Savia, me dije que en el de Sôber no me quedaba en casa. Durante ese pequeño descanso, pensando que ya venía el bis, saqué el cd del bolso y lo estuve enseñando como quien no quería la cosa, por si lo veían y se les ocurría salir a ver de dónde había salido ese disco, más viejo que las piedras. Lo vieron entre sus idas y venidas a las esquinas del escenario, con diferentes reacciones xD La más grande fue la de Jorge, que puso cara de “mecagoenlaputa, y eso??” xD

Photobucket
Photobucket
Hasta subió Alberto Cereijo a tocar con ellos un par de canciones


Después de mil canciones o más, y casi dos horas de concierto (a ojo) nos dijeron que se tenían que ir de verdad esta vez. Les gritamos mucho que no, que siguieran tocando, pero tuvo que acabarse. Y ahí vino el truco de la Capitol: no tiene puerta de atrás. Si esperas el tiempo necesario, justo donde estábamos nosotros, tarde o temprano el grupo tiene que pasar por ahí para salir a la calle. Y esperamos, junto a otras escasas 50 personas.
Compramos en el merchandising todos camisetas (por fin encuentro un grupo que vende camisetas que me van pequeñas!!!), y estábamos haciendo malabares para que entrasen las camisetas y los jerseys en mi bolso (he descubierto por fin su fondo, siempre que ponía cosas me quedaba espacio libre, ahora descubrí que puede llegar un momento en el que no se pueda llenar más) cuando David dijo que se iba al baño. Y así como David desaparece por las puertas de la sala, se abre la puerta que estaba a nuestro lado, y el grupo sale. Les enseñé mi disco (consciente de que el bolígrafo lo tenía David) y ya sin darnos tiempo a decirles nada nos dijeron “al puesto de merch, nos vemos en el puesto de merch”, y ahí fuimos. Yo preocupada para que David nos perdiese, no sabía que los baños de los chicos están al lado del puesto de merch, y que cuando intentó abrir la puerta se encontró de cara con Antonio y gente agolpada alrededor xD
Perdimos a Iris mientras decía “Manu, Manu, Manu” y yo no sabía si atacar a Jorge, que estaba más cerca o a Carlos, que no se me podía escapar. Pillé a Jorge, que cuando vio el Torcidos se quedó como “waaa!”,me lo firmó, y sacamos dos fotos (una salió fatal xD). Cuando me quise dar cuenta, Carlos se había escaqueado camino al backstage. Y cuando me estaba cagando en todo lo cagable (Manu se escaqueó también y Antonio no estaba allí desde hacía rato) vimos que volvía a salir pero que se quedaba abajo. Allí fuimos, y lo conseguimos atacar. También flipó cuando vio el Torcidos *-*
La Foto.

Photobucket
Photobucket

Y la toma falsa, que casi me gusta más que la buena xD
Photobucket



Conseguido lo que buscábamos, pensamos en que era buena idea volver a la pensión. Como no estábamos demasiado cansados pese a todas las horas de pie, dijimos que podíamos probar y conocer el TNT, el local de metal más conocido de Santiago. Fuimos a dejar los discos, camisetas y demás a la pensión y coger los abrigos que dejamos allí porque no nos iban a hacer otra cosa que molestar dentro del concierto. Y salimos para el TNT. Hicimos parada para coger comida caliente, y para cuando llegamos a la puerta del local yo ya estaba muerta de cansancio xD Entramos y mi sorpresa cuando en la barra está Jorge, y al rato pasa por mi lado Carlos. Sôber en el TNT, rodeados de grupies de mierda, pero en el TNT después de todo.
Fue rara esa sensación de estar allí, con ellos. Son personas, después de todo. Lo dije muchas veces, para mí ellos, durante muchos años, no fueron seres humanos. Fueron seres etéreos, fueron música y una voz que no correspondía a una persona, fueron un sentimiento. Y ahora una tía que cuánto más conozco peor me cae (pero es que hace méritos para ello) le estaba poniendo morritos a uno, y otras atacaban a Manu mientras Carlos también era asaltado por varios.
De repente fue como si me sintiese dentro de uno de mis propios relatos. Uno que escribí cuando me di cuenta de que realmente eran personas, con una vida normal, y que eran reales. Está en el blog de Canalnostalgia en enero del 2009, creo. Yo no era la protagonista, por supuesto (esas tonterías las dejé hace bastante tiempo), pero la situación me recordaba demasiado a lo que escribí justamente pensando en ellos. Me empecé a sentir rara, entre una especie de melancolía, sentimiento de espectador y un “pero qué haces aquí parada? Ve a decirle todo lo que agradeces este concierto, todo el tiempo que llevas esperando por él”.
Mientras pensaba en muchas cosas demasiado contradictorias entre sí decidimos que estábamos demasiado cansados como para seguir allí, y nos fuimos a la pensión.

No solo cumplí con el sueño de ver a Sôber en directo, después de pensar durante años que era imposible, sino que lo hice al lado de David. Y luego, llegué a conocer al grupo.
Algo que no me había atrevido ni a imaginar.

15 de octubre de 2010

Más fotos de Sally

Con bastantes días de retraso, dejo las prometidas fotos de mi cobaya. De cuando estuvo en mi casa no tengo ninguna, me dejé la cámara en Coruña. Rellenaré blog un día contando cómo la tenemos acomodada por allá xD

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket


Me tiene totalmente enamorada, es una ricura ^^

14 de octubre de 2010

Sôber, Sôber, Sôber, Sôber, Sôber, Sôber!!!

Ya se puede contar en horas el tiempo que queda para el concierto de Sôber, y parece que no me acabo de creer que, después de tanto tiempo (casi tanto como llevaba esperando para Ska-p, solo que con mucha más intensidad) por fin los vaya a ver.
Las entradas las tengo desde hace más de un mes, después de una pequeña odisea: mi tarjeta de crédito no valía para comprar por internet (cosas de cuentas jóvenes, sin comisiones y no sé qué historias más). Le pedí a mi padre la suya para poder comprarlas para no correr el riesgo de que agotasen antes de poder llegar a Coruña para comprarlas (esto era en agosto xD). Las compré con su tarjeta por Ticktackticket (o ahora, Tickermaster), donde decía que si el titular de la tarjeta no iba a recogerlas, tenías que presentar fotocopia del DNI de titular y de la tarjeta con la que se hizo el pago. Cuando un par de semanas más tarde, ya instalada en Coruña, fui a la Fnac a recogerlas, la chica que estaba allí atendiendo me dijo que sin una autorización firmada bajo las fotocopias que le llevaba no me podía dar las entradas. A joderse. Conseguí falsificar su letra y firma y al par de días volví. Me las dieron sin problemas, solo faltaría xD
Y la última odisea, ayer. Después de estar meses diciendo que teníamos que reservar pensión para tener dónde dormir, ayer nos decidimos a llamar. Llamamos a unos 4 sitios, descartamos unos 3 porque en internet ya decían que estaban completos, y no hubo suerte. Después de desesperar y hacernos a la idea de que íbamos a acabar durmiendo en la estación de tren de Santiago, esperando el primer tren a Coruña, apareció una pensión en pleno centro de Santiago que tenía sitio para todos los que vamos. Yo ya estoy pensando en que algo malo tiene, porque que esté en el centro de Santiago, año Xacobeo, cerca de la sala donde se va a hacer el concierto, y por encima sábado… algo malo tiene xD
Ahora solo tenemos que acordar a qué hora salimos hacia Santiago el sábado. El resto… será lo que Dios quiera, porque Dios va a estar presente. Yo, mientras, me llevaré mi ejemplar de Torcidos bien guardado, no quiero volver a arrepentirme de no tenerlo encima, como en el concierto de Savia.


Photobucket



Y hoy ya fui a comprar las entradas para Korplikaani…!

8 de octubre de 2010

Hoy, os traigo el futuro...

…un futuro bastante aterrador.
Pero desde el principio:

Hace unas semanas se le acabó la garantía a mi ordenador, así que por fin dejé que David le echase mano y me cambiase a Windows 7, me pusiera todo bien y a punto y fuchicase un poco con él.
El formateo y la instalación del nuevo sistema operativo fueron bien. Instalar la mayor parte de los programas también, incluido, sorpresa, el msn. O bueno, fue bien para David, porque yo me puse a descargar una versión que luego no arrancaba el instalador… y lo dejé aparcado.
David me instaló el msn más nuevo que había en la web, la última versión de todo. E iniciamos sesión en su cuenta (creo que fue) y… sorpresa, nos encontramos con esto:
Photobucket


Como se puede observar, es como la pantalla de Windows Live, la que aparece cuando tecleas “Hotmail.com” o cuando cierras sesión en la cuenta de correo. Es una pantalla que NUNCA miras, porque NADA es interesante. Cotilleos baratos, tráilers de películas que no interesan y que, si interesasen, ya viste, mil test más chorras que los de la Super Pop, y mil gilipolleces más, todas totalmente inútiles. Y mil anuncios.
A un ladito, desapercibidos, están los contactos. Puedes visualizar categoría por categoría o puedes ver solamente los que están conectados. Ahí, en una esquinita, amontonaditos.
En la parte izquierda superior, podemos cambiar de “pantalla”. Si le damos a “social” en vez de “MSN” (donde MSN equivale a noticias chorras en vez de Messenger) vemos esto:
Photobucket


Es una serie de actualizaciones estados y demás cosas que, realmente, no me interesan, en letras muy, muy, grandes. Las mismas actualizaciones, por cierto, que salen últimamente cuando inicias sesión para ir a la bandeja de entrada. A ver, señores que hacen esto: pasamos de es pantalla cuando vamos a abrir el correo. No nos interesa. ¿Por qué nos la enchufáis obligatoria y en letra 72 en el Messenger?
También se puede anclar a diferentes redes sociales, supongo que para tener todas las actualizaciones juntas. Para esto tengo Facebook, tengo Tuenti, tengo lo que sea. Si quiero verlas, voy a esas páginas, que para eso están.

Dentro de las conversaciones, el horror continúa. Con el permiso de Iris, voy a poner aquí mis primeras palabras sobre el nuevo Msn:
Photobucket


Los nuevos emoticonos, más canis y dolorosos a la vista que siempre (no estaban bien los anteriores, acaso?). Los nuevos emoticonos me recuerdan a algún intento de falsificación de msn, como el de Tuenti, Ebuddy o algunos chats.
Photobucket


Además, no sé dónde cambiar la fuente. Vosotros veis el icono de la fuente? No está oculto dentro de ninguna pestaña, son todas inútiles (la de “actividades” es la misma mierda que en la pantalla principal “MSN”, solo que resumido). Tampoco sé enviar fotos, y básicamente lo que hacía antes con el msn anterior.
Nunca me gustan los cambios que hacen en Msn. Desde que actualizaron la primera versión de Windows Live Messenger no han hecho más que cagarla. En visualizaciones, acciones, y tal.
Me enfadé mucho me obligaron a actualizar el Messenger para cambiarle cuatro chorradas. Espero que esto sea más una aplicación de MSN Live con función de msn que una nueva versión de Messenger en beta, que he tenido la gran alegría y honor de descubrir sin querer. Espero sinceramente que dentro de unos meses ésta no sea una versión obligatoria de msn, como es la actual (tienes que usar esa versión, las anteriores no funcionan, y cuando intentas iniciar sesión, te obligan a actualizar), porque entonces me voy a plantear muy seriamente pasar del msn.

El msn está para hablar, no para conectar a la vez todas las redes sociales o para enterarme de mil chorradas, publicidad y test, que, si quiero saberlas, las tengo a mano. Está para hablar con más gente, y no puedo hacerlo a gusto si el 90% de la visualización está dedicada a otras cosas, mientras que deja en una esquinita, en letra pequeña, relegados, a mis contactos. No me siento cómoda, lo dejo por otra cosa que me guste más.

Lo dicho, espero profundamente equivocarme, que hayamos instalado el programa que no es y que lo que tengo instalado en mi ordenador no sea el futuro.


PD: Todavía estoy sin photoshop, los pocos arreglos a las fotos están mal hechos porque el Paint 2007 también tiene tela.

6 de octubre de 2010

Asín escribía, asín, asín...

Voy a aprovechar la entrada en el blog de Sand, Amiga RAE, para hablar sobre algo que últimamente me está cansando bastante, y nunca encontré una motivación suficiente como para extenderme con él.
Estoy cansada, no por lo que haya leído en el blog de Sand ni mucho menos, sino por muchísimos de los comentarios de los usuarios de ADV y demás páginas, que van de correctores cuando, es más que obvio, no saben qué es la RAE y el DRAE (y con esto digo que dicen que el diccionario es la RAE y cosas así) y no saben leerlo tampoco. No les importa que alguien que sí sabe les corrija y les intente hacer ver que no tienen más idea que un niño de 6º de primaria sobre diccionarios (abrirlo, buscar la palabra, y ver lo que pone debajo), ellos siempre, siempre, van a saber más, y van a seguir protestando.
El gran problema que se encuentra esta gente, es que, según ellos, la RAE admite palabras como “asín” y “almóndigas”. Así que empezaré por el principio, ya que la limitación de caracteres en Asco de vida es demasiado limitada, me parece cruel dejarle una entrada taaaan larga a Sand, y éste es mi blog y está para lo que quiera escribir xD

El principal trabajo de cualquier Academia de la Lengua es describir la lengua a la que se dedica. Es decir, observar cómo hablan los usuarios de esa lengua, y decirlo. Descubrir qué significan las palabras para los hablantes y recoger los significados y usos más comunes de las palabras y expresiones de una lengua y explicarlos en un diccionario o gramática.
La función secundaria de la Academia de la Lengua (y esto parece que los de la gallega no acaban de entenderlo, pero ése es otro tema) es de dictar unas normas, pero siempre en base a lo que habla la gente. La Academia no se saca las normas de la manga, sino que, después de estudiar cómo se habla, dicta unas normas, o unos usos “regulares” y los recoge y los escribe, para evitar usos irregulares que puedan desvirtuar la lengua.
Es decir, la RAE tiene que estar atenta a cómo se habla “bien”, pero también a cómo se habla “mal”. Si una palabra es una realidad en una lengua, la Academia tiene que recogerla. Pero si esta palabra se desvía de la norma, si es incorrecta, en su diccionario o en sus gramáticas lo pone, de manera que sabemos que esa palabra existe, qué significa, pero que también debemos evitarla porque es incorrecta.
Por ejemplo, el caso de “asín”: es una palabra que se dice en la realidad. Es una palabra incorrecta; la forma correcta es “así”. Y así se explica en el DRAE (Diccionario de la Real Academia Española): -voy a intentar reproducir la entrada del diccionario de la manera más precisa posible-

asín.
(De así, con la n de otras partículas).
1. adv. m. vulg. así.

Si consultamos la entrada de la palabra “asín” en la página web de la RAE (www.rae.es) solo aparece esto.
En la segunda línea nos explica la etimología de la palabra consultada. En la tercera, que es el apartado de la acepción. Hay una serie de abreviaturas que la gente suele pasar por alto, por ser incómodas de leer. Pero son importantes, si no, no estarían puestas. La primera abreviatura nos dice que es un adverbio (la segunda juraría que dice que es una forma masculina, pero los adverbios no tienen género :S). La tercera y la que nos importa ahora, dice que la palabra “asín” es un vulgarismo.
Un vulgarismo, como se puede deducir, es una palabra incorrecta, impropia de un habla culta y cuidada. Es una palabra a evitar.
Asín” aparece recogido en el diccionario porque es una palabra real, pero ahí mismo se nos dice que es una palabra incorrecta. La RAE no acepta la palabra “asín”.

En la entrada dedicada a “almóndiga” (en vez de “albóndiga”) directamente nos remite a la entrada de la palabra correcta. No dice en ningún sitio que sea un sinónimo, por lo que se desprende que es una palabra que debe corregirse por la palabra que sí tiene acepción, “albóndiga”. La RAE no acepta la palabra “almóndiga, y mucho menos “almóndigas”, en plural: ninguna palabra se recoge en plural.

Desahogada me acabo de quedar, por fin puedo soltar todo el rollo xD


Y ahora, de complemento, para no dejarle comentario kilométrico a Sand:

A mí me parece bien que le hayan quitado la tilde a “solo”. Según tengo entendido, es prescindible salvo casos en los que exista ambigüedad, como sería “quiero un café sólo” (café nada más) o “quiero un café solo” (quiero un café, no dos). En los casos en los que no hay ambigüedad, no es necesario diferencias ambas palabras, así que se puede prescindir de la tilde.
(DPD: Tilde2 apartado 3.2.3)

En el caso de la adaptación a los americanismos… es donde más me cabreo con la RAE. Por lo que nos contaron en clase, en los últimos años hubo una especie de reivindicación desde los sectores más cultos a la RAE porque solo estaba reflejando la lengua española en la variedad de España, mientras se olvidaba completamente del español que se habla en América. Que después de todo, es español y se habla.
La RAE quiso quedar bien, y empezó a admitir en su diccionario palabras y acepciones nuevas de palabras sin apenas revisarlas, a lo loco. De ahí salió hace un tiempo la polémica sobre la acepción de “gallego” como ‘tonto’. Por cierto, un profesor mío, el que nos explicó todo esto, nos dijo que personalmente se encargó de documentar esa acepción de esa palabra como proyecto personal, y que no hay ninguna referencia (escrita, oral, culta, dialectal, etc.) que pueda sostenerla. Junto a esa acepción, muchos más casos, como nombres de plantas y aves que se duda que pertenezcan a un diccionario y no a una enciclopedia, o sinónimos también indocumentables.
No me extrañaría que dentro de esas incorporaciones quisieran hacer una aproximación o unificación de la fonética y cargarse algunos diptongos (como vídeo y video), sin realmente haberlo pensado bien antes.
Como es un fenómeno reciente y están empezando a corregir esos errores, tengo confianza en que dentro de unos años esté todo enmendado y tengamos otra vez un diccionario más o menos correcto.

O sino, como dijo el otro día mi profesor de Lexicografía: “democráticamente, el español es una lengua que no tiene fenómeno de seseo, sino de ceceo: la inmensa mayoría de los hablantes no distinguen el sonido de “s” y “z”, solamente lo distinguen los hablantes de más o menos el norte peninsular… frente a toda Hispanoamérica”.

Tras todas estas líneas, quiero dejar claro que la RAE no me cae bien, y no estoy de acuerdo con muchas de las decisiones que toma, cosas que dice y cosas que hace. Aunque no lo parezca porque me paso casi toda la entrada defendiéndolos, no son una institución que me caiga excesivamente bien, y cuánto más sé de ellos (cómo son actualmente y cómo fueron en un pasado) menos me gustan.
También quiero decir que, por si acaso, no escribo esto con un tono borde, soberbio o superior. Es mi manera de expresarme. No me estoy metiendo con Sand por haber escrito esa entrada (tiene mucha razón en lo que dice, pero quise llegar un poco más allá) ni voy de súper entendida. Si ha dado esa impresión, lo siento.

Este año voy a dar una asignatura de Lexicografía del español. Supongo que, en algún u otro momento, profundizaremos en estas cuestiones, entren en temario o no. La mayor parte de lo que acabo de escribir aquí está basado en autoaprendizaje y observación del diccionario en base a comentarios sueltos de profesores y demás gente erudita. Es muy probable que me equivoque en algún punto, pese a que ahora mismo no lo crea. Si en algún momento descubro que he cometido algún error, haré una entrada en este mismo blog corrigiéndome. También es probable que en algún momento intente aumentar lo que ya he dicho; estos cuatro meses de Lexicografía pueden dar para mucho.


La próxima entrada serán fotos de cobayas, lo prometo xD

4 de octubre de 2010

Últimos días de vacaciones y primeros de curso.

Después de casi todo octubre estando en Coruña insistiéndole a la gente que quería ir al Acuario, que tengo entrada gratis y que quería ir, junto al documental de la inteligencia de los pulpos en la Domus, lo conseguí.
Pasé una semana entera insistiendo a David y a Iris principalmente sobre ir. Se fue aplazando la excursión porque un día no podía uno, otro día Iris estuvo enferma... y el día previo a empezar las clases, cogí a Iris aburrida en casa y le dije que si íbamos. Cerca de las 5 de la tarde salíamos del piso. A las 5 alimentaban a las focas, así que a eso ya no llegábamos -mejor, excusa perfecta para volver otro día-, contábamos con llegar cerca de las 6 para entrar a la Charca de las Caricias. Y ya a las 7 cerraba.
De bus en bus, llegamos a las 6 y 10 al acuario (y gracias a la pateada que nos dimos... caminando desde antes de la Torre, donde nos dejó el 5, tuvimos que ir caminando casi hasta la Domus, pasado el Ánxel Casal, para llegar a la puerta, y luego deshacer el camino por el aparcamiento para volver a llegar a nada de la Torre, a la entrada real del museo. La mujer de la entada nos dejó pasar porque teníamos los carnets universitarios, porque a partir de las 6 en teoría no dejan pasar a nadie más.
Lo pasamos como enanas, o por lo menos yo. Ya había ido, hace años con el colegio, pero es muy diferente el ver lo que quieras y hacer lo que quieras a estar pendiente de lo que dice el guía, ir con el resto del grupo, y mirar lo que te mandan mirar. Eso es mierda. Lo que mola es ir a tu bola. Ahora tengo que probar la Domus, seguro que es mucho mejor si voy sin colegio xD
Iris se llevó la reflex y estuvimos como 10 minutos nada más pasar los tornos de entrada intentando sacarle fotos a un pez-dinosaurio-fantasma que tenían en una especia de exposición sobre los “eslabones perdidos de la evolución”. Daba mucho mal rollo el bicho. Se empeñó en hacerle una buena foto, y, o se movía, o salía rosa, u oscura xD
Del Acuario, lo que mejor recordaba era la Sala Nautilus. Es una salta “subterránea” que simula el Nautilus. Es una sala circular, totalmente rodeada por una pecera enorme, y por dentro, caracterizada como eso, el submarino del Capitán Nemo. La entrada que conocía la tenían en obras, tuvimos que coger una salida alternativa desde fuera, y cuando entramos estábamos solas con un niño alemán y su madre, y la de seguridad. Inocente de mí, sin acordarme del tiburón grande que tienen allí dentro, me acerqué al cristal a ver noséqué bicho que había un poco lejos, y cuando me doy cuenta, el tiburón se me aparece a pocos centímetros. Me duró el susto más de media hora. Da mucha impresión así desde cerca. Quise sacarle una foto, pero entre que lo perdí de vista y teníamos poco tiempo, me quedé sin ella.
Estuvimos mirando a los peces y flipando con ellos hasta que cerró el museo. Iris se hartó a sacar fotos, pero yo me cansé pronto. Total, le pediré sus fotos, o algunas, cuando las pase al ordenador, y mi cámara no daba para nada más que manchas borrosas.

Tengo el álbum de fotos en mi Facebook, estoy escribiendo desde la Facultad y no tengo las fotos para subirlas a Photobucket xD Tampoco sé enlazar el álbum a la entrada.... xD

Al día siguiente, el viernes, tuve mi primer día de curso. Empecé fuerte, de 8 y media de la mañana hasta las 2 y media (aunque nos dejaron salir antes por eso de que era solo presentación). Nada más salir, me fui a que me recogieran Iria, David y otra chica más. Fuimos a las Fragas del Eume, preciosas también. Comimos allí y luego nos raptaron durante un ratito a David y a mí para que practicase Iria un poco con las fotos. Entre el corte, la vergüenza y el no llevar nada preparado (ni siquiera fuimos a donde se quería ir en un primer momento, nos “equivocamos” de camino xD) acabamos sacándonos fotos en grupo con el temporizador y el trípode, mientras el perro de Iria molestaba a parejas que habían ido a enrollarse allá xD
Cuando empezaba a faltar la luz recogimos y nos fuimos para casa, agotados ya. Estoy esperando con impaciencia a las fotos, tengo curiosidad por ellas xD

Este fin de semana fue tranquilito. Como ya dije, no hubo concierto de Ska-p al final, y no-celebramos el cumpleaños de Iria. Pasamos un rato en su piso, y luego salimos en medio de un temporal que luego veríamos en las noticias que era de alerta naranja. Ahora a cualquier cosa se le llama alerta naranja, cuando yo era pequeña estaba lloviendo y hacía algo de viento. Y sí, llovía y hacía viento, pero nada más.
El domingo ese viento tiraba más a un ventarrón y llovía ya bastante, y David y yo nos quedamos en el piso bajo una manta viendo a la Familia Adams en la Sexta, y luego Me llamo Earl, que ya estoy bajando para verla entera xD

Y poco más. Es lunes, estoy en el descanso para la comida porque por la tarde tengo clases otra vez, y creo que poco a poco voy estando menos perdida con las optativas que tengo que coger y voy configurando mi horario. Sigo pensando que este año mejor voy a cargarme de optativas y el próximo año tener más tiempo libre, pero no sé si es una buena idea. Si tengo que hacer en total 12 optativas, no sé si será mejor hacer 6 este año y 6 el siguiente o hacer este curso 10 y el próximo solo 2. De momento voy asistiendo a las presentaciones y primeras tomas de contacto con los profesores, pero de momento creo que voy a hacer 10 y 2 xD
Y a todo esto, todavía tengo que matricularme.
Por cierto, Sintaxis está aprobada. 50% de asignaturas presentadas en Septiembre, y el 100% aprobadas. No está nada mal.


Hasta dentro de no mucho tiempo, creo. Tengo fotos y vídeos nuevos de Sally, probablemente la próxima entrada vaya sobre cobayas xD

2 de octubre de 2010

Octubre, ¿qué te pasa?

Hace unos 7 años escuché por primera vez una canción de Ska-p. Fue El niño soldado, me acuerdo muy bien. Me la grabó un compañero de clase junto a más canciones, que apenas recuerdo. Poco después le pedí que me grabase entero el disco de Que corra la voz y que lo escuché casi tanto como el American Idiot. Hice mi primera toma de contacto, más o menos verdadera, con lo que era la música más allá de las radios y las televisiones. Ska-p, con 14 años, me enamoraron como ningún otro grupo lo había hecho hasta entonces. Eran para mí la gran revolución del momento, el descubrir que hay mucha música “escondida” que no conocía, que me podía encantar y que estaba a solo un paso de mí.
Meses más tarde, cuando ya conocía un poco más de música “escondida” y empezaba a inquietarme por disfrutar la música de un modo diferente, pensé que sería brutal poder ir a un concierto suyo. Escucharlos desde la radio que tenía al lado de mi cama ya no me llegaba: quería estar delante de ellos, recibir hostias como panes entre la gente, saltar, gritar… y notar las ondas sonoras que estaban tocando en ese momento me golpeasen físicamente.
Al poco de empezar el 2005 me llevé una de las grandes decepciones del año. Ska-p se separaban “indefinidamente”. Me pareció un eufemismo para decir que se separaban para siempre, que no había más Ska-p para nada. Me quedé sin concierto y sin más discos. Me tuve que conformar con ir conociendo poco a poco los discos que ya habían sacado, a medida que los iba consiguiendo.
Quién me iba a decir que volverían unos pocos años después. No me creí la noticia de la reconciliación y del nuevo disco. Los recibí con alegría, pese a que había pasado bastante tiempo y mi época Ska-p estaba muy fría; el melodic death me pegó muy fuerte. Recibí el nuevo disco con los brazos abiertos y con buenas críticas, pese a lo que se decía por ahí.
Y grandísima la sorpresa, cuando hace unos meses, Lastfm me recomendó un evento: “Ska-p en A Coruña”. Me puse a saltar de la alegría, avisé a todas las personas que les podía interesar en un momento, y empezamos a hacer planes. El concierto sería en octubre, así que ya tendría piso en Coruña, dónde dormir, dónde comer al día siguiente, y manera de ir al Coliseo.
Pasaron los meses, y para octubre se sumaron los conciertos de Placebo, Sôber y Eluveitie. Qué gran mes iba a ser octubre, cuántos concierto, cuánta fiesta.
Pero a medida que se iba acercando octubre y publicaban los precios de las entradas, algo empezó a comerme por dentro. La entrada anticipada de Ska-p y de Eluveitie son 20€, y aunque Placebo eran gratis y Sôber están pagadas desde hace meses, el desplazamiento a Santiago y Lugo, además de pasar la noche y comer allí, sería caro. Demasiado caro para el presupuesto que tengo cada mes.
Y aquí estoy. Sábado 2 de octubre, a las 9 de la noche, sentada en el sofá. Elegí mal. Entre Ska-p en Coruña y Placebo en el San Froilán de Lugo, elegí Placebo. Y Placebo lo cancelaron hace poco, no me dio tiempo a corregir. Así que ni uno ni otro.
Y mi yo de hace seis años se me está revolviendo por dentro. Que se merece ir al concierto por todas las horas que pasó tirada en cama escuchando Que corra la voz, soñando con ir al concierto, justamente a lo que estoy renunciando voluntariamente ahora.
Y total, para que Placebo hayan cancelado toda la gira hace un par de días.