28 de junio de 2011

Ô

Photobucket

"Cuando te canses de perder, quiero que sepas que siempre estaré a tu lado, cual espina dentro de tu piel".


Por y para noches como ésta me lo he hecho. Esos versos parecen hechos para mí, aunque cuando decidí llevar la Ô para siempre conmigo no pensé en ellos. Pero ahora, cuando lo necesito, vienen a mí. Recordándome que siempre han estado ahí, y que lo están. Que no importa todo lo malos que sean los finales de curso, siempre habrá una canción que me intente consolar por la noche, o un concierto para planear que me arrancará una sonrisa.
Y eso es lo importante.

No sabría cómo pagar todas estas horas de consuelo y compañía.

27 de junio de 2011

#waitingends

Recovering the top stories of this evening in Salem, Oregon, both pro and anti-vampires appliers rally in the anticipation of the states on coming ratification vote on the vampire rights amendment. Polls show that the measure is gaining support in recent months although nearly 20% of the country remains undecided.

-Is that help to decide, America? Do not turn off the camera! You’ve seen how quickly I can kill.
Ladies and gentleman, my name is Russell Edgington, and I’ve been a vampire for nearly 3,000 years. Now, American Vampire League wishes to perpetrate the notion that we are just like you, and, I suppose in a few small ways we are: we’re narcissists, we only care on getting what we want, no matter what’s the cost, just like you. Global warming, perpetual war, toxic wastes, child labor, torture, genocide… that’s a small price to pay for your SUV, your flat screen TVs, your blood diamonds, your designed jeans, your absurd mansions! Futile symbols of permanence to kill your quivering, spineless souls.
But no. In the end, we are nothing like you. We are immortal. Because we drink the true blood, blood that is living, organic and human. And that is the truth the AVL wishes to conceal from you. Because let’s face it, eating people is a tough sell these days, so let’s put on their friendly faces to pass their beloved VRA, but make no mistake: mine is the true face of vampires!

Why would we seek equal rights? You are not our equals.

We wanna eat you. After we eat your children.


http://youtu.be/wiCTUbwWfCY

También se acabó la beca

Estamos en días de acabar cosas. Primero las clases, luego los compañeros de piso, y ahora la beca de la biblioteca. Tras seis meses (en realidad fueron 5, pero medio enero y medio junio) de libros para arriba, libros para abajo, se ha acabado todo.
Meses de estar concentrada, de contar libros, de empujar carros (que a veces pesaban el doble que yo), tejuelar libros, recolocar los devueltos y guiar gente por la biblioteca, que se han parecido en el día a día interminables (trabajar justo antes de la hora de comer ayudaba), pero que en total, me parece que fue muy poco tiempo.
He hecho casi de todo. Importante para mi formación, creo que sobre todo la experiencia de estar dentro de una biblioteca (tenía bajo mi responsabilidad 90.000 volúmenes, se dice pronto) y ver lo importante que es el orden y lo difícil que es mantenerlo; y el contacto directo con toda clase de libros. Por mis manos en estos 5 meses han pasado desde Emma de Jane Austen, hasta una edición facsímil de un recetario medieval. Eso sin contar el día que tuvimos que trasladar tooodos los diccionarios, o todas las horas cogiendo libros de Filosofía o Historia para enviarlos a otras facultades. Y todas las horas viendo películas y rebobinando los VHS (y apenas conseguí comprobar la mitad de todos los que tienen).

Quería pasar por esta experiencia, y no me arrepiento en absoluto. Sí me arrepentía cuando a las 2 de la tarde me empezaban a sonar las tripas y me quedaba media hora para poder ir a comer, pero ahora eso no importa. Lo he pasado genial hablando con las chicas de allí mientras sellaba libros, poniendo podres a los profesores. Me han tratado genial desde el primer momento, y aunque mis paranoias gracias a mis excompañeros de piso me llevasen a pensar que era un desastre y que todo lo hacía mal, resulta que no. Están contentísimas con haberme tenido por allí, con cómo he hecho las cosas y que me pase a saludar (llevando café y galletas a ser posible) cuando quiera xD

Me alegra mucho que hace un año a estas alturas me enterase de que existía esta beca, y empeñarme en hacerla. Que yo quería trabajar, aunque fuese poco tiempo, en una biblioteca, y tenía que hacerlo sí o sí. Y me alegra sobre todo haberlo conseguido, y que fuese como me esperaba, y que lo haya disfrutado (con cosas así me doy cuenta de todo lo friki que puedo llegar a ser xD).

Ahora ya puedo echar currículums a morir en librerías xD

Tengo muchas despedidas y cosas que van surgiendo en estos días, pero tampoco tengo tiempo de escribirlo todo :S Poco a poco iré actualizando. No me olvido de que tengo que hablar sobre Atavist todavía, y mañana cierro la devolución de Superbia, así que también contaré mis impresiones sobre la mierda de la Fnac en unos días.

25 de junio de 2011

Gracias

Hoy quería escribir una entrada en el blog dando las gracias a ciertas personas.
Se acaba el curso y hago recuento de cosas que pasaron de hace dos años para aquí, y siento la necesidad de escribir. Han pasado muchos meses desde que tuve que alquilar este piso con esta gente que no conocía de nada, y han pasado muchas cosas.
En primer lugar, tenía que darle las gracias a Lc y a Jv, dos de mis compañeros de piso del año pasado. Gracias por echarme tan vilmente el año pasado de ese sitio que consideraban su piso; tanto que se sintieron en el derecho de echarme. Sin ese gesto tan egoísta nunca hubiera caído en este piso, y este curso hubiese sido un desastre completo. Gracias por hacerme apreciar la gente con la que he vivido este año, porque sin vosotros dos, jamás podría haber llegado a apreciar tan bien una sonrisa, un agradecimiento, o un gesto amable, aunque fuese una tontería. Sin haberme ignorado y subestimado durante cerca de 7 meses (los otros dos todavía no habíais decidido qué juicio hacíais de mí, dónde me encasillabais) no hubiera apreciado tantísimo estos últimos 9.
Gracias por obligarme a separarme de un piso que pensé que era perfecto para llegar a otro que no será tan bonito y no tendrá muebles en los pasillos para colocar velitas, pero es mil veces mejor. No tiene persianas, no tiene calefacción, ni suelos de madera, pero dentro viven personas. Añadido viene que está en una zona rodeada de gente, más cerca de las paradas de bus de lo que hubiera imaginado, a 3 minutos de tres supermercados diferentes, viviendo al lado de mis amigos. No está en un barrio fantasma virtualmente cerca de una parada de autobús, y que sea de construcción más nueva no implica que sea más cómodo.
Tengo que darles las gracias también por ser tan ruines que se acabaron descubriendo a sí mismos. Ahí también tengo que darle las gracias a Jb, el otro compañero de piso, que pese a que no estaba todo el rato en el piso, estuvo el tiempo suficiente para dejarme ver que las personas de verdad seguían existiendo. Esas que son sinceras, no hipócritas, no falsas, que hablan a la cara, que toleran que otra gente piense o actúe de otra manera diferente a la suya. Personas que no se ven a sí mismos como el centro del mundo y de la verdad y rechazan a todos los que no hacen las cosas de la misma manera que ellos. Gracias por ser el punto de apoyo que me faltaba (pese a que jamás lo buscaste) para mantener la cordura y no perder la esperanza en las personas. Por enseñar que hay gente que no se siente superior por estudiar carreras más “elevadas” que letras. Gracias a Lc y Jb por demonizar también a Jb (a pesar de que tengo la espinita clavada de no haberle podido decir que a él también lo queríais echar, pero como se iba, no creísteis necesario explicarle toda la mala persona que era), y con ese gesto demostrarme que no era yo la que fallaba, erais vosotros.
Y por último, gracias también por agobiarme durante todo ese tiempo, por no dejarme estar a gusto en un piso en el que yo también vivía, para así mantener la ansiedad lo suficientemente alta como para que, tras lo que la reactivó, no se fuese. Sin esos meses de sentirme echada de mi propia casa, no hubiese explotado hace casi medio año y jamás hubiese acudido a un psicólogo para que me pusiera la cabeza en orden. No sé si decir que ahora soy más feliz, pero estoy camino de superar la ansiedad. Veo que es un camino más fácil de lo que pensaba, y que voy a recorrerlo hasta el final.

Si no me hubierais echado del piso a última hora y por la puerta de atrás (recordemos que me enteré de que MI habitación ya estaba alquilada cuando se lo dijisteis al casero, porque no había coraje para hablar conmigo a la cara) no hubiese llegado a este piso. No hubiese conocido a mis nuevos compañeros de piso, y ahora mismo no estaría escribiendo esto porque me da demasiada pena que se acabe este curso.
Este año ha sido completamente diferente al año pasado. Anímicamente quizás he estado peor, con el rollo de la ansiedad y los bajones, pero la convivencia ha sido de 10. He vivido con personas, no con humanos que solamente se centraban en ser perfectos y rodearse únicamente de la perfección (lo que ellos consideran perfección). He vivido con personas tolerantes, con sentido del humor, que cuando no han entendido una postura en una conversación se han interesado por acercarse a ella para llegar a entenderla. He vivido con personas que cuando me veían acojonada por los recuerdos tan recientes que tenía de Lc y Jv me han obligado a jugar a la Wii con ellos. Personas que pese a conocerse de antes, me han metido en sus conversaciones a propósito, para no dejarme al margen. Personas a las que no se les caen los anillos por fregar un plato mío si alguna vez se me olvida.
Personas que no solamente no pusieron cara de asco cuando les dije que quería a la cobaya, sino que me propusieron ponerla en el salón y empezaron a planificar una jaula enorme para construirla entre todos y que fuese la cobaya con la mejor jaula del mundo.
Personas con las que me he tirado en el sofá a llorarles mis penas. Personas a las que les conté sin miedo todo lo que siento con la ansiedad y que estaba a punto de mandarlo todo a tomar por culo, y han concluido con un “tía, tienes que dejar el Death metal y pasarte al Ska”.
Por favor, personas con las que he discutido cuál es el mejor disco de Slipknot.
Personas que estuvieron en el Verea de hace 3 años, y personas que estuvieron en el concierto de Slipknot de hace dos. Y con las que acabaré coincidiendo dentro de algunos años en Ortigueira, en el Derrame Rock, otro Verea, Rock in Cambre, conciertos en Coruña, etc.

El 30 de este mes se acaba el contrato que hicimos hace 10 meses. Me quedo con el piso, el resto se van, pero no porque lo hayan querido así. Uno acabó de estudiar en Coruña, se va a Ferrol y tuvo que coger allí un piso. Y ella se va por un malentendido tan estúpido como pensar que yo también quería irme del piso, y hablar con el novio y amigos de irse juntos para no tener que volver a buscar compañeros. El otro no me ha dado razones, pero tampoco he tenido problemas con él, aunque no fuese la persona más agradable del mundo, se ha portado muy bien en general.
Ya hay anuncios repartidos por la ciudad de que busco piso, también por internet. Ya me ha llamado gente para ocupar sus habitaciones, y supongo que el lunes vendrán a verlas. Sabemos que nos separamos, y ahora que quedamos aquí solamente ella y yo, hablamos como si no nos quedase tiempo para estar juntas. Hace meses pensaba “no te emociones, son compañeros de piso, no amigos”, pero casi se ha convertido en una amiga. Llevamos días hablando las dos en el salón horas y horas como si lo fuéramos, y me ha confesado que este año ha estado mucho más a gusto de lo que esperaba y que le da pena irse. Que está dudando mucho de si fallarle un poco a los amigos y quedarse, pero que sabe que una vez prometido, no puede echarse atrás.

Gracias sobre todo a Dv y Rq, por incluirme durante tantos meses que tuve miedo. Gracias por todas esas tardes perdidas jugando a Wii. Gracias por no poner malas caras cuando venía David y tratarlo como uno más, al igual que yo con vuestros novios. Gracias por hacer que este curso no fuese un completo desastre. Gracias a Dv por intentar que le perdiese el miedo a los fogones. Gracias a Rq por compartir mis opiniones de los profesores y poder ponerlos podre con alguien. Gracias a los dos por todas las horas de charlas, más o menos trascendentales, por hacer que este año las horas de clase no fuesen más placenteras que las libres.
Gracias por devolverme la confianza en mí misma. Por haberme hecho pasar de ser un flan inseguro que tenía miedo de que la echasen al segundo mes a saber que el problema que tuve el año pasado no fue por mí y que no tengo por qué tener miedo.
Gracias por este curso, por estos 10 meses.

Ahora solo espero poder llenar todas las habitaciones cuanto antes, y con la mejor gente que pueda. Pero este año está gravado, y sé que pase lo que pase, voy a echarlos de menos.

23 de junio de 2011

No-San Juan

Acabo de salir a la calle. El ambiente es diferente al de otro día cualquiera, hay algo que lo hace distinto. La gente va por la calle casi normal, están los atascos de siempre… pero hay algo diferente.
De repente, te das cuenta de que hay un montón de gente cargando con cajas. Con carros llenos de bolsas. Otra que lleva bolsas con pescado (¿a estas horas?). Otros cargados de bebida. Todos de chándal, o ropa de playa. De repente, pasan unos chavales robando un contenedor, que va lleno de madera. Todo el mundo camina hacia abajo, los buses que pasan cerca de las playas están llenos. Las carreteras que van hacia el mar están atascada, las que van de vuelta vacías.

Es San Juan en Coruña.

La gran fiesta de la ciudad (aunque los políticos parece que no la celebran, porque sigue sin ser festivo), tanto que hay muchísima gente que viene de fuera solamente para pasar esta noche en la playa. La noche más corta del año, que miles de personas pasan en blanco alrededor de hogueras, bebiendo queimada e intentando hacer haciendo brasas para cenar. En cada calle los vecinos y amigos montan sus parrillas con su churrasco y sus sardinas. En cada bar se ponen brasas a la puerta para hacer carne. Las calles llenas durante toda la noche. En las playas se montan jam-sessions de percusión, batukadas. O uno se lleva música y pone banda sonora a la noche.
En Urgencias se desbordan a coser gente y curar quemaduras.

Es la gran noche de la ciudad.

Y yo estoy escribiendo esto porque mañana, otro político o casi, de esta gente que no disfruta ni deja disfrutar, me va a hacer madrugar para ir a hacer un examen.

Mientras estudio e intento dormir, y cierro las ventanas para que el olor a sardinas no entre al piso, os odiaré a todos y cada uno de vosotros. A todos y cada uno.

21 de junio de 2011

Sigma 28-200 f/3.8-5.6

Ése es el nombre en chino. En realidad quiere decir “mi nuevo objetivo”. Hablé de él de pasada en otra entrada, y ahora quiero explayarme. Quería hablar hoy de otro tema, pero creo que puede no haberse terminado y alargarse un poco más, así que cuando acabe (o tenga pintas de acabar) ya lo diré.

Photobucket


Me crucé con este objetivo de casualidad en el subforo de mercadillo del foro de Nikonistas. Realmente no estaba buscando objetivo, me limitaba a soñar con uno que tuviese un diafragma más potente que el que tengo yo para poder tener más comodidad y facilidad en las fotos para conciertos, pero viendo que ninguno de los objetivos que abriesen más de 5.6 bajaba de los 500€, no tenía intención de comprarme uno, por lo menos a corto plazo. Por los temas de los mercadillos no estaban tan caros (son de segunda mano), pero aún así seguían sin adecuarse a un precio de estudiante.
Y un día, cotilleando a ver si había cosas nuevas, me encontré con el chico que vendía muchas cosas que ya no usaba, sobre todo flashes y baterías viejas. Entre esas cosas, estaba este objetivo. Me atrevería a decir que tiene tantos años como yo o casi, porque es viejo, viejo, pero me servía. El precio es el más barato que se me puede ocurrir para un objetivo. Más baratos (o incluso del mismo precio) es que les falla algo. Me lo pensé un par de días, y se lo pedí.

Lo peor que tiene, y que le baja mucho el precio y la demanda, es que es un objetivo tan viejo que todos los controles tienen que ser manuales, todavía no tiene motor interno. En este objetivo no puedo sacar fotos ni en modo de prioridad; ni tiene autoenfoque, lo más jodido de todo. Si lo hubiese comprado en tienda, o por más precio, el autoenfoque sería imperdonable, pero de segunda mano y para poder aprender con un segundo objetivo me llega. Además, va siendo hora de que coja soltura al enfocar a mano.

Photobucket



Media semana después, ya lo tenía en casa. Es más grande de lo que esperaba, tiene un diámetro de 72mm frente a los 52 del objetivo que me vino con la cámara y pesa un quintal. Además, el chico me lo puso con un filtro UV y un parasol. Por fin tengo parasol xD

Photobucket
Comparación de los dos objetivos y el parasol. De largo son más o menos iguales, pero el ancho de la lente cambia bastante; están los dos en la misma dirección.


El primer susto al montarlo fue que la cámara me dio el temido error de "no hay objetivo". Es decir "el objetivo está mal y no lo pillo". Después de dos minutos tirándome de los pelos me di cuenta que el modo estaba puesto en automático, y el objetivo al ser manual, obviamente no iba. Lo pasé a modo M. Lo pilla. Segundo susto mortal: me cambia la velocidad de obturación, pero el diafragma no reacciona. Está cerrado en 22 y de ahí no abre. Tras volver a tirarme de los pelos y buscar por google sin ninguna clase de resultado, me doy cuenta de que el diafragma también es manual y lo controlo girando en el propio objetivo. Lo abro del todo, la cámara me lo reconoce y me lo mueve ella si quiero con los botones. Desde aquella, solamente me lo controla con los botones, no tengo que girar nada (y si giro protesta xD). Saco las primeras fotos, veo que no hay manera de enfocar nada que esté a menos de 2 metros de distancia (lógico por una parte) y me siento contenta.

Ya lo he probado en distancias largas, pero soy torpe y no sirvió de nada. Resulta, y yo no me había fijado hasta entonces aunque cae de cajón, que hay que enfocar el visor. Los que no llevan gafas lo enfocan de una manera, y los que las llevamos tenemos que enfocarlo de otra manera. No me di cuenta de ese detalle porque hasta ahora porque mi otro objetivo tiene autoenfoque, así que él solo sabe si está enfocado o no, y dispara. Con el autoenfoque tengo que fiarme de lo que veo porque el objetivo no me ayuda. Y el visor es fácil de enfocar, tan fácil como enfocar con un objetivo automático a un punto y regular hasta que veas nítido.
Esto me lo dijo Iris la mañana que me llegó el objetivo a casa. La siguiente vez que me acordé estaba en la Facultad sacándole fotos a las flores. En un principio parecían enfocadas, pero cuando llegué al piso y pasé las fotos al ordenador, vi que se distinguía que eran flores, pero estaban borrosas. La única foto que se salvó fue la de las rosas que colgué el otro día, que debió escurrírseme la mano a la hora de enfocar y no salió como tenía que salir, sino bien xD

Photobucket
Photobucket



Otro detalle, es que éste es un teleobjetivo. Es decir, tiene un zoom que te cagas para poder pillar cosas que están lejos. Para los conciertos está bien, me permite sacar fotos de más cerca (del 85 del otro objetivo al 200 de este xD), pero de habitual soy más de detalles. La foto de la rosa la saqué a unos cuatro metros del rosal, con el zoom casi a tope. No está mal, pero no está pensado para sacarle fotos a las flores xD

De momento me gusta, y mucho. Ahora tengo que hacerme (con) una mochila para poder llevar los dos objetivos. La que me venía con la cámara solamente me deja llevar una, y creo que hasta que controle bien este objetivo iré cargando con el automático por si no me revuelvo con él, tener manera de arreglarlo. Estuve mirando posts de bricolaje para cámaras, ingenioso y barato, y aunque puede salirme una funda normal por el mismo precio que los materiales base, en unos de los posts ponía “lo bueno de estas cosas es que no parece que haya una cámara cara dentro; parece una nevera de playa, una mochila de acampada, otra cosa que no sea una funda que anuncia que dentro hay una cámara dentro, y eso aleja bastante a los amigos de lo ajeno”. Creo que encontré la manera de montarme una mochila para cuerpo + dos objetivos + tarjetas de memoria + chaquetas con materiales del Decathlon, si lo hago lo postearé.

Photobucket


Al hacer las fotos para ponerlas en el post, me di cuenta de que cada vez soy más quisquillosa con la iluminación. Me fastidia muchísimo que haya zonas completamente negras en las fotos, y que haya salido a contraluz la última foto. También estoy pensando cómo montarme una caja de luz para empezar a hacer fotos decentes; sobre todo por los amigurumis. Estoy también buscando últimamente mucha información sobre iluminación, para evitar sombras, reflejar correctamente la luz natural, etc. Pero será cosa de tiempo. La caja de luz quiero hacérmela durante el verano (solo necesito una caja, tela blanca, cartulina blanca, dos o tres flexos, tijeras y pegamento; alabemos al Marineda con su Ikea), la mochila tendrá que estar lista para el Sonisphere. Iré poniendo cosas en cuanto las vaya haciendo, que tengo mucho mono de crear con las manos.

Photobucket

17 de junio de 2011

Cosas, cosas… - Diario 37

Soy un poco bipolar a veces con el blog. Tan pronto me pongo a escribir todos los días como me olvido de actualizar durante una semana, casi. Pero es que mis días han sido fragmentos de cosas que tampoco daban para una entrada. A ver qué sale hoy.
Lo primero, estoy en plena época de exámenes pero no lo siento así. No me siento en exámenes, no me he sentado todavía en serio a estudiar durante horas. Lo intenté, pero me estoy saturando muy rápido y aguanto máximo unas 3 horas. Con trabajos sí puedo ponerme tiempo y tiempo, pero los trabajos no aprueban exámenes.
De momento, estoy muy descontenta conmigo. Por lo que veo, o hago un milagro en septiembre o creo que el próximo año no me toca beca. Desde aquí dar las gracias a esas personas inexistentes que están en la universidad informándonos de cómo hacer las cosas, de cómo contar créditos, matricularte y cosas interesantes sobre beca por toda la información que no nos llega. Este año, como se puede ver en las entradas de octubre, me matriculé a lo loco en un montón de asignaturas para el próximo año tener pocas y poder centrarme bien en las que me queden. Pues bien, tiempo después de hacer la matrícula, escucho de casualidad que las becas se conceden de un año para otro teniendo en cuenta el porcentaje de créditos aprobados de los matriculados. Hay un número mínimo de créditos en los que tienes que matricularte, y de ahí hay un 80% (no sé exactamente, es lo que escuché, pero me parece mucho) que tienes que aprobar para que te den beca el año siguiente. Perfecto, lo llego a saber y hago más posible llegar a ese 80%.
Entre otras cosas, hoy he entregado mi primer trabajo encuadernado. Me siento universitaria de verdad xD La famosa unidad didáctica que me lleva volviendo loca una semana, tenía que entregarla hoy. Entre un gran interlineado y márgenes un poco generosos, al final ocupó unas 40 páginas. Una vez repasado, listo para entregar, le veo mil fallos que supliré con las siguientes que haga, pero mal no creo que esté. Me basé en dos hechas para esta misma asignatura otros años y calificadas con sobresaliente, así que tampoco tengo un mal referente.
En una unidad didáctica, el profesor explica exactamente cómo va a impartir un tema en un curso. Yo escogí el Romanticismo en 4º de ESO, por ejemplo. Una chica de mi clase quería coger Literatura Medieval para 3º de ESO. Se explica para qué curso va a darse (me llamó la atención mucho que haya que explicar qué curso en qué instituto y qué clase de alumnos están en ese curso; la de cosas que habrán escrito sobre nosotros nuestros profesores… xD), cómo, qué actividades y con qué finalidad se hacen.
Yo quise ser un poco original, y rechacé hacer los míticos ejercicios de leer texto, responder sobre el texto. Quise basarme mucho en conocer características, leer texto, inferir las características a partir del texto. No me vale de mucho que los críos me sepan decir de corrillo los personajes del Don Juan de Zorrilla si no conocen los temas básicos del Romanticismo, por ejemplo. Una vez afianzadas esas bases ya sí profundicé un poco en personajes, libros, argumentos y así. Como actividades de evaluación, también quité el examen (hay que hacer uno por ley al final de trimestre, pero me parece una burrada un examen únicamente sobre este tema) y puse dos: la primera, creación literaria. Partiendo de los temas, escenarios, personajes, etc. que se dieron en clase, el alumno tiene que crear un texto literario que reúna todo lo que pueda. Cuánto más y mejor explicado, mejor nota. La segunda era común, en clase: proyectar en una pantalla diferentes obras románticas o con características románticas y que fuesen diciendo los elementos románticos que tenían. Puse cuadros de la época (Goya, Delacroix y Friedrich), música de la época (Beethoven, Mozart y Wagner) y cine (La novia cadáver, Casanova, Piratas del Caribe xDD y Nosferatu). Ala, lectores míos, para dejar de hacer aburridos los comentarios: enumerad las características del Romanticismo que encontréis en las películas. Muahahaa.
Luego vi que en realidad no era tan original, uno de los trabajos tenía una actividad evaluable también de creación literaria que me chafó un poco, pero bueno… yo estoy contenta con mi trabajo. Que mis horas me llevó.

Tengo un objetivo nuevo para la cámara. Ya contaré más sobre él cuando lo explore un poco más, pero de momento, excepto mis torpezas varias, parece que nos llevamos bien. Ya que tenía que entregar el trabajo me subí la cámara y lo estuve probando sacando fotos. De unas 100 que saqué creo que solamente es aprovechable esta (enlazada desde Flickr, a ver cómo sale):

Rosa rosae rosas


En cuanto al tatuaje, parece que va curando bien. Tengo que acercarme la próxima semana o la siguiente al estudio a que me miren si tengo que repasar algo, pero de momento no me pica (salvo cuando pienso “mira, no me pica”, que entonces empieza a picar xD) y puedo tenerlo sin crema durante unas horas, como para dormir, sin que me tire, lo sienta seco o se cuartee. Creo que por fin acabé de pelar y poco más.

Y por último, el Sonisphere. Los que lanzaron la idea estuvieron esta semana fuera y entonces no se movió nada, pero confío que este fin de semana empecemos a hacer listas de quiénes somos, qué llevamos, y empezar a mirar de alquilar un minibús entre 15 o 20 personas, presupuestos y tal. Va a salir infinitamente más barato que ir cada uno por su lado en avión =D Y no lo puedo decir muy alto, pero pedíacreditacionesparaelSonisphere. Yo lo dejo caer, pero sabiendo la historia viva del metal que voy a tener a pocos metros, me puedo morir por el camino. Iron Maiden, Twisted Sister (los niños gallegos de mi generación nos criamos con la versión de Heredeiros de We’re not gonna take it), Apocalyptica, Miles Kenedy (bueno, y Slash también xD), Angela Gossow con los Amott, etc. etc. Que el Sonisphere de España no será gran cosa comparado con el Inglaterra, pero es mucha gente muy importante junta de todas maneras.

Lo del gato lo contaré cuando esté resuelto xD Porque me puede llevar otra página y tampoco es para saturar esto de letras.

10 de junio de 2011

Tatu, días 7, 8 y primera revisión

Creo que se van a ir acabando las novedades respecto a mi tatuaje. Pasaron ya los primeros días de locura y empieza a estabilizarse, estar prácticamente curado. Hoy fui a la primera revisión, y aunque parece ser que todavía tengo que mudar parte de la piel (yo no me veo en el espejo xD) parece que va bien.

El picor que dije que tuve durante el día 6 se pasó por primera vez cuando, la tarde siguiente, fui a lavarme el tatuaje. Cuando me saqué el papel film después de pasar el día en clase vi que estaba lleno de cositas negras, de estar cambiando la piel. Pero la caída masiva fue cuando le pasé el agua por encima. Negro, negro, no paraban de salir cachitos de piel negros. Me dio grima tocarme por primera vez desde el segundo día. Pero así como me lo limpié bien, le pasé el jabón y lo sequé bien, me dejó de picar. Incluso, poéticamente, puedo decir que la piel me agradeció la limpieza con sensación de frescor.
Lo dejé al aire durante un rato y cuando me volví a poner el film para ir a dormir volvió a picarme. A ninguno de los dos nos gusta el film, creo.

A partir de ese momento, se perdió el relieve. Ya se ve que no es negro como recién hecho, y no está tan artificial pegado a la piel, empieza a suavizarse el efecto. No me duele nada de nada ya, aunque me sigue picando de vez en cuando. Sobre todo cuando no estoy concentrada en alguna cosa, así que no sé cuánto de psicológico y provocado hay en el picor.

Hoy hizo una semana de haberme tatuado. Aprovechando mi primera mañana libre de clases o exámenes (martes últimas clases, miércoles primer examen) fuimos hasta donde nos los hicieron para que nos los revisasen. Nos miraron, y las dos vamos bastante bien, aunque quizás necesitaremos algún repaso.
Iris al tener las rayas tan finas perdió un par de detalles (nada comparado con lo que esperaban que se iba a borrar), y yo parece ser que tengo zonas más claritas, que habría que repasar.

Tengo ganas de volver a sentir la máquina contra la espalda. Engancha. Ahora entiendo lo de “cuando te haces uno, ya quieres otro”. Lo que no quiero es tener que volver a líos de papel film, sobre todo.

Porque mi piel está llevando bien el tatuaje. Teniendo en cuenta que tengo las defensas bajas (sospecho que las tengo bajas) pensé que la fase de curación sería más larga o más complicada, pero va a buen ritmo. La piel está llevando bien el tatuaje. Lo que no está llevando bien es el espaladrapo. Ya es quitármelo y al poco ponerse toda la zona con la que estaba en contacto roja. Y a veces estoy segura de que lo que me pica no es el tatuaje, es también la zona por la que se pega el papel film. Voy variando los tamaños de papel, para que no siempre coincida el espaladrapo en el mismo sitio, pero nada. Todavía no tuve ninguna roncha, por suerte, pero me las estoy viendo venir.


Por cierto y cambiando totalmente de tema, y porque ya que estoy escribiendo no voy a hacer una entrada solamente para eso: hay bastantes posibilidades de que me vaya a Getafe el próximo mes al Sonisphere. Yo lo dejo caer, pero creo que se puede intuir lo que se me sube por el estómago si se tiene en cuenta que, aparte de Apocalyptica o Iron Maiden, voy a poder ver a Gojira seguidos de Sôber, seguidos de Arch Enemy. Como le decía hoy a Iris, no es el concierto de mis sueños porque nunca pensé que se llegase a hacer, y no pude soñarlo. No se puede sustituir por un concierto en una sala, más cercano y no masificado, pero aún así se me ponen los pelos de punta con la sola posibilidad de escuchar Dead eyes see no future en directo. Nemesis sé que no la voy a escuchar, empezará, me dará un pa’llá y a lo mejor son capaces de reanimarme antes de que acabe la canción.

Éstas y otras cosas tengo que contar, pero ya haré una entrada a su tiempo explayándome más, cuando haya más cosas concretadas.

Hasta entonces, a soñar con espaldas no plastificadas, y a rezar con pases de prensa para festivales itinerantes. Por favor, rezad mucho por los pases xD

7 de junio de 2011

Tatu, día 6

De nuevo, me acordé que tenía que escribir esto cuando estaba en modo zombie de camino para cama, y lo dejé para después. Y eso que hoy hay cosas que contar.

He entrado en la temida fase de picor. Y me mintieron. Me lo pintaron como un picor fuerte, como este que te da y saltas para rascarte (la cobaya lo hace mucho xD), pero es apenas un cosquilleo constante. Muy constante, estoy ahora, cerca de las 4 de la tarde, cumpliendo las 24 horas de picor. No sé si habrá parado en algún momento además de cuando me lo lavo, no lo recuerdo. Supongo que si tuviera el tatuaje en otro sitio más accesible que la espalda sería más difícil de llevar porque sería más fácil ir a rascarse inconscientemente, pero lo llevo bien. Cuando me canso de sentirlo me pongo la mano encima del papel film (sí, ya sé que podría quitármelo, pero prefiero sentirme plastificada a pringar toda la ropa de crema) y se pasa durante un momento.

La otra novedad es que se me está empezando a caer la piel. Y es una cochinada xD Me limpio el tatuaje y se salen cachitos negros, suaves y flexibles, de algo negro. Los más grandes parecen cachos de esponja. No duele, pero al pasarle la mano por encima, el tatuaje está rugoso. Me da grima xD
Ayer por la tarde empezaron a caérseme cachitos pequeños, pero ya al limpiarlo hoy por la mañana empezaron a salir algunos grandes. Creo que tengo para rato, no es que la zona pintada sea pequeña o fina, y creo que empieza de los bordes hacia afuera...

Y otra cosa. Me estoy cansando de tener que andar pendiente de las horas para poder limpiarme el tatuaje. Estoy cansada de acabar empapada de codo a cadera cada vez que me lo limpio, de mojarme los pantalones porque ya lo hago sin camiseta xD Estoy cansada de despertarme y sentirme plastificada.
Quiero que se acabe la curación ya :____ o que haga tanto calor que pueda dormir con los brazos al aire y no tener que ponerme el film... :(

6 de junio de 2011

Parte de mi infancia musical

A veces exagero un poco cuando digo que pasé de escuchar Miliki a escuchar Slipknot. Más o menos fue así, porque el cambio fue radical, pero hay algunos matices. Y me acabo de acordar de esto porque he visto que uno de los grupos de mi infancia musical, Simple Plan, están a dos semanas de sacar nuevo disco.
Cuando empecé a escuchar música por mí misma, a eso de los 13-14 años, no era realmente consciente de lo que estaba haciendo. Hasta que la descubrí, no sabía que había música a mayores de la que sonaba por la radio, ni mucho menos de las diferencias, sutiles o no, que había en ella. Yo escuché Green Day mezclado con Ska-p y con System of a down sin ser consciente del lío que estaba montando. Me puse a escuchar simplemente la música que me gustaba sin discriminar estilos, ideologías, prejuicios sobre el género, etc. simplemente porque no sabía nada sobre todo eso. En mi “infancia musical” destacan unos pocos grupos, entre ellos Ska-p, Green Day y Simple Plan. Para no contradecir la entrada anterior y las posteriores aclaro que Sôber y el boom metal estaba todavía a unos cuantos meses de llegar. Escuché algo de Wir sind helden o Julie, pero ya era más mayor y no fue esa clase de escuchar, de poner el disco hasta que se raya.
Además de estos grupos, estuve muy influenciada también por el canal Viva y la MTV Alemana, que eran los canales de música que me llegaban a casa. Hoy en día doy gracias a que Los 40 fuesen de pago xD Conocí a muchos grupos gracias la MTV, que poco tiene que ver la con la española, o por lo menos rondando el 2004.

No recuerdo cómo llegaron a mi casa, pero sé que un día estábamos tanto Iris como yo enganchadas a Simple Plan. Eran un grupo del que nos gustaba la música y que nos hacía reír. Además, eran guapos. Lo tenían todo. Ahora que lo pienso, no sé si los descubrimos al ver Los feos también mojan, o vimos la película porque Simple Plan hicieron la banda sonora. Años más tarde, viendo Lost, me reencontré con Dj Qualls, y viendo la ficha técnica de la serie también me he reencontrado con Eliza Durskhu, aunque no la reconocí en su momento (ved Dollhouse, herejes).
Tuvimos un enganche bastante fuerte a Simple Plan. Acababan de sacar segundo CD y teníamos dos discos llenos de material que hasta el momento no habíamos conocido para nosotras. Recuerdo estar pasando el fin de semana en su casa, tirada en mi colchón en el suelo, y poner el CD y cantarlo entero entre las dos. No éramos como las niñas que siguen a Justin Bieber ahora, pero seríamos más o menos el equivalente del momento, aunque con los pies más en el suelo que muchas otras. Nunca llegué a discutir sobre si ellos eran los más guapos o los mejores, ni me ponía nicks diciendo que los amaba. Pero sí pasé horas y horas buscando fotos (y gifs) sobre ellos.

Fueron mis primeros experimentos fuera de clase con el inglés, y aún recuerdo las risas leyendo entre Iris y yo la letra de My Alien y partiéndonos vivas. Sé que llegué a saberme hasta los coros del segundo disco, y aún están colados en las listas de mis canciones (sobre todo en las de baladas, Perfect es una canción que marca una vez que la disfrutas).


Y pasaron los años, y ahora, 7 años más tarde, siendo bastante consciente de qué es la música y cómo, y sabiendo infinitamente más que cuando tenía 14 años, Simple Plan vuelven a mí. Vuelven sacando nuevo CD, como la última vez (el Simple Plan, que escuché cuatro o cinco veces y lo dejé aparcado porque no me gustó), pero con impresiones muy diferentes.
El primer CD suyo es de cachondeo. Y si no lo es, lo parece. Es un disco para escuchar las letras y reírte, con música divertida, movida y juvenil. Los vídeos también iban por ese camino. El segundo CD fue un poco más serio, pero sin acabar de romper con la jovialidad del primero; junta canciones como Perfect world o Untitled, bastante serias, con I’m just a kid (banda sonora de Los feos también mojan) o Crazy, más para fiesta. El tercer disco fue totalmente serio, con unos arreglos de música electrónica que no me gustaron nada. Además, apareció Pierre con el pelo a lo emo (de aquellas, hoy diríamos a lo Justin Bieber) y acabaron de perderme credibilidad. Me gustaron un par de canciones que sobrevivieron unos meses en mi mp3, sobre todo por nostalgia, pero acabaron desapareciendo.
Y ahora, estoy escuchando lo que creo que es el primer single del cuarto disco, Jet lag. No quiero adelantarme demasiado porque la canción puede ser una excepción dentro del disco y volver a las canciones con base electrónica y el tono serio, pero creo que eso lo han corregido. La canción vuelve a ser movida, de un tema más o menos trivial (por las primeras escuchas diría que una relación a distancia) y alegre. Pierre vuelve a tener el pelo normal aunque se ha tatuado el brazo entero, y me alegra muchísimo ver que los 5 siguen ahí, que no han cambiado a nadie (EH, NOWAYOUT!!). O los 6, como diría la listilla de hace 7 años (de dónde saqué el apellido Cunningham? Jajaja)
Y la cosa que hace que al acabar de publicar la entrada sobre el tatuaje me vuelva a poner a escribir: la canción de Jet Lag la sacaron con dos colaboraciones. Una de ellas es una versión con un cacho de la letra en francés, y la cantan con una chica que se llama Marie-Mai o algo así. La segunda colaboración es de la canción completamente en inglés, y la sacaron con alguien que se podría decir que entró (negativamente) en mi infancia musicial: Natasha Bedingfield, más conocida a mis 14 años por “la pesada”.
Lo que recuerdo de Natasha Bedingfield es que estaba a cada 10 minutos en la MTV Alemana. Que la chica no canta mal, pero es una sosa. Recuerdo que hubo una época que empezaron a poner un vídeo suyo, y cada tarde tenía que verlo cerca de unas 4 ó 5 veces. No sé cómo se llamaba el vídeo, la recuerdo caminando con un vestido blanco por un jardín con muchos tonos de verde, y poco más. Una canción sosa, ni movida ni lenta, ni medio tiempo, un pop muy descafeinado. Y eso a cada poco. Le acabé llamando “la pesada” y cambiando de canal cada vez que empezaba el vídeo.
Y ahora me aparece junto a Simple Plan. Sigue cantando en el mismo estilo, y de cara no ha cambiado (o eso creo), pero me ha sorprendido demasiado verla ahí, después de tantos años sin haberla escuchado nada, ya me había olvidado de ella.

Y seré muy metalera y estaré pasando una época muy death melódico, y me habré hecho un tatuaje del gran grupo de metal español actualmente (y quien me diga lo contrario le doy con el portátil en la cara, en activo hay muy poquitos que les puedan disputar el puesto y no parten con ventaja), pero el 22 de junio por la mañana voy a empezar a buscar por Google para ver si puedo descargarme el disco para poder volver a conectar con mi infancia musical.

She can take me to the place that she calls home,
in a spaceship that will someday be my own
Please take me to your leader
Tell her I will surrender
I will surrender

She has two arms to hold me
Four legs to wrap around me
She's not your typical girlfriend
She's my alien
My alien

Tatu, día 4

Día perfecto. Podría resumirlo más o menos así. Pero tengo que ampliar algo, o la entrada se me queda corta.
Ya no me duele cuando lo toco, ni cuando me lo tocan. La prueba fue que David, colocándome el papel film por encima para salir a la calle y no pringar la ropa me pasó la mano por encima y ni me di cuenta. Tampoco recuerdo que me doliese después de haberlo tocado, ni él ni yo, que cuando lo lavé por la mañana le pasé la mano bastante fuerte. No fue frotar, pero sí quitar el jabón pronto porque tenía frío.
Ni ayer ni hoy, al secarlo, vi restos negros en el papel, así que no sé si es que definitivamente dejé de ser un calamar echando tinta. El relieve también está desapareciendo, o por lo menos no está tan marcado como los dos primeros días.
Iris me contó que el suyo está empezando a echar la costra, pero también es más fino que el mío (ella tiene una partitura, es mil veces más fino que el mío xD), así que yo tardaré todavía unos días en empezar a tenerla yo.
Y como siempre, me ando dejando las cosas por sitios y luego no puedo acceder a ellas para recuperarlas. Pasé el día en casa de David, y para hacerme las curas me llevé la crema. Pues estoy de vuelta en el piso, pero la crema se ha quedado en su baño. Así que esta noche, por lista (porque estaba mirando el tubo y pensando “tengo que cogerla no se me vaya a olvidar”) no voy a poder limpiarlo. Todavía no está toda absorbida o desaparecida, y voy a taparla con film para dormir, para no limpiarla contra las sábanas. Ya quedé con David para mañana, para que me dé la crema antes de entrar los dos a clase xD
Y tras saber que no tenía la crema a mano, mi Ô me está protestando, como si tuviera vida propia y supiese que esta noche no va a tener agüita tibia. Desde el momento en el que miré en la mochila y vi que el tubo de crema no estaba, siendo un hormigueo o ligero picor en la zona general de la espalda. Sé que es porque no tengo la crema a mano y si me pica no me podré echar más, pero ahí sigue.
Y para acabar, una foto que me sacó David el otro mía mientras me lo curaba. No encontraba la tarjeta de memoria y era porque todavía estaba dentro dela cámara.

Photobucket

Foto en el baño. Por cierto, la cortina de nuestra ducha tiene el mismo dibujo que la carpeta que usé durante 1º de ESO.
Hay que tener en cuenta que tengo el brazo estirado, no es un rectángulo, está en una zona muy eslástica xD

5 de junio de 2011

Tatu, días 2 y 3

Ayer me di cuenta demasiado tarde de que no había hecho entrada-diario sobre el tatuaje. Con “demasiado tarde” me refiero a que caminaba ya cual zombie hacia cama, cambiando el chip de “despierta” a “camina hasta llegar a cama –no hace falta que lleves los ojos abiertos- y luego a dormir”.
Tampoco hubo nada que vaya a llevar mucho tiempo explicar, así que lo puedo juntar con los dos días.
El segundo día fue normal. Pasé el día entero esperando la fase picores, pero no llegó. Ya no sentí el brazo tonto en ningún momento, aunque sí al estirar la piel de la zona lo notaba tirante. Me asusté/preocupé un poco (exagerando, era más sorpresa que otra cosa) cuando, haciendo el lavado de media tarde, noté como una costrita en algunos de los bordes del dibujo. Hablando con Iris, quedamos en que no es más que tinta saliendo, no era la costa que se supone que sale a partir de la segunda semana, y con la que el tatuaje empieza estar curado del todo. Tampoco era costra de herida, así que no tenía que preocuparme.
Pasé gran parte de la tarde con él al aire, con la crema y nada más.
Al pasarle la mano a última hora, para hacerle el lavado de antes de dormir, me di cuenta de que cuando lo toco no me duele, pero pasado un rato sí. Sigue un poco mazada la zona.
Y hoy, día 3. Seguí esperando con miedo la fase picores, pero solo hubo un par de amagos de picor que aparecieron ahí como podrían haber aparecido en una pierna. Pasé el día de paseo con Iris por el Marineda, y aprovechamos para llevar los tatuajes al aire. Hay gente que confunde “no lo pongas al sol” con “que no le dé la luz”, así que evitando salirnos de las zonas de sombra, y tapándome la espalda cuando teníamos que cruzar por el sol pasé el día luciendo espalda.
Me lo acabo de lavar para antes de irme a dormir, y ya no había pintitas negras en el papel, aunque todavía me duele la zona después de tocarlo.

Vamos a ir a revisión de tatuaje a finales de la próxima semana, dijo Iris. Queremos hacer algo bonito para ir, pero cuando haya algo serio pensado lo diré xD

Me voy a dormir YA. Fue un día intenso de un lado para otro en el centro comercial, y como no fue suficiente, luego Ikea, necesito cama. A esperar a que acabe de secar bien la zona, crema cicatrizante/hidratante, papel film, pijama y almohada.


Por cierto, en el blog de Pixelín ya está colgado el reportaje del Expotaku :D Dos semanas después, se ha hecho público un pedacito de la entrevista que me hicieron. Colgaré el vídeo en el blog de Enemy Dolls, si alguien no puede esperar a que mañana esté adjunto en una entrada allí, puede ir a www.pixelinphotoblog.blogspot.com y no haber consumido los 72 minutos de megavideo, porque el reportaje dura 50 xD

3 de junio de 2011

Tatu, día 1

Debería estar haciendo trabajos de clase. En cambio, decido que voy a hacer una especie de diario (a ver si luego soy capaz de cumplir día a día) sobre el tatuaje y lo que me va doliendo/sintiendo. Espero que esta entrada sea la más larga de todas, significaría que los próximos días no tengo problemas con él y no tengo mucho más que decir. No creo que esto vaya a durar mucho, supongo que en tres o cuatro días deja de hacer cosas raras y empieza a ser una herida normal.

No llevó demasiado tiempo hacerlo. Tampoco estuve tan nerviosa como pensé que estaría, o como estuve antes de subirme al bus que me dejaba en la zona. Me llevó más o menos el tiempo de comerme un chupachups. Con calma, por supuesto, porque estaba atendiendo más a lo que pasaba en mi espalda que lo que pasaba delante de mí, pero más o menos fue ése el tiempo: tienen chupas en el sitio de tatuar, entre para entretener y para tener algo que morder cuando duele xD Cogí uno y lo desenvolví cuando estaba haciendo la marca de dónde iría el tatuaje, y cuando acabó y me levanté para mirarme en un espejo aproveché para tirar el palo.
Lo primero que me hizo fue sacar una especie de calcamonía para marcar en la piel dónde iría, y los límites. No va tatuando sin una guía, ni pinta con bolígrafo. En un papel que supongo que será especial calcó el modelo que le había llevado yo, me lo pegó a la espalda, le pasó un líquido que hizo que se me pegase el papel a la piel, y al sacarlo, estaba la marca ya pintada.
Luego me mandó sentarme en una silla a horcajadas, dándole la espalda, y apoyar el brazo en el respaldo para tener la zona lo más quieta posible.
Luego, pasó a perfilar el dibujo. No fueron más de 15 minutos, aunque me olvidé de mirar el reloj (bastante tuve con acordarme de que tenía que avisar a David de que íbamos a empezar xD). No me dolió. La sensación era como de una vibración de algo pequeño, una vibración fuerte, sí. Me estaba tatuando cerca del hombro y me temblaba hasta el codo. Noté pinchazos sueltos, pero como los pinchazos de una aguja de una vacuna, nada fuera de lo normal.
Al acabar de perfilar, cambió de aguja (supongo que por una un poco más gruesa, no las miré, la verdad; aunque las de Iris las miré y no vi diferencia entre ellas) y se puso a rellenar. Sí sentí algo más, pero salvo segundos contados no fue dolor. Me molestaba más la presión que hacía él con las manos para estirar la piel que la propia máquina. Sobre todo por la zona de arriba, más cercana al hombro, o la parte de abajo a la izquierda, también más cerca de un hueso, fue cuando más sentí. Era eso, como un pinchazo gigante y que vibra mucho, pero no gran cosa. Se movía de sitio bastante rápido, así que el dolor no duró más de 30 segundos de cada vez. De vez en cuando pasaba por un sitio más sensible que otro, pero no creo que llegase a pasar nunca de los 30 segundos seguidos. Hubo incluso momentos en que noté que me estaba tatuando porque escuchaba el sonido de la máquina, pero de verdad que me puse a pensar un par de veces “qué estará mirando que no me pone todavía la máquina…” cuando noto que la levanta: sí la tenía puesta. No exagero xD Fueron dos, tres veces máximo, pero llegó a pasar.
Acabamos rápido. Como decía, el tiempo de comer un chupa. Quizás ni una hora, o poco menos. Comparado con las dos horas intensivas que tuvo Iris ayer, me siento afortunada xD
Me dijo los cuidados básicos, y que en cuatro o cinco días nos pasásemos por allí para ver cómo nos iba cicatrizando, y nos mandó para casa.
Entonces fue cuando empezó a doler. Empezó por la sensación de “todavía no siento nada, pero seguro que si muevo el brazo me duele”, y para cuando estábamos en el piso ya lo notaba mazado.
Preelaboré (como dice David xD) la comida y mientras él se ponía a freír las patatas (preelaborarlas es cortarlas xD) me fui a limpiarlo. Le quité el papel film que lo cubría, y se tiene que lavar con las manos, no valen esponjas. Era como tener un moratón enorme y sensible, si quitamos la impresión de sacar el papel que lo tapaba y descubrir que hay rastro de sangre xD Al poner la mano encima era sentir la zona muy mazada, como cuando se tiene un moratón, pero duele bastante más xD Intentando limpiar todo bien y sin tardar ni cargar mucho, le pasé agua, un poco de jabón, le volví a pasar agua, lo sequé bien con un papel (vale, como estaba chorreando agua literalmente le puse antes encima una toalla xD) y le eché la pomada para “quemaduras y escoceduras” que me dijeron. Preferí que estuviese al aire, y me fui para el salón. Me dijo David “no se apoyes en el sofá”, pero como seguía con la sensación de “no me duele, pero si lo toco seguro que me duele” tampoco tenía pensado hacerlo.
Estando el salón un par de veces a David se le escapó una mano y me la pasó por encima, y no noté dolor. Un par de horas después tuve que subir a clase, y como todavía no le puede dar el sol directamente (que no es lo mismo que le dé el sol a que el tatuaje no vea la luz, que hay gente que lo confunde xD), además de para no ir luciendo crema blanca por la espalda, me quería poner una chaqueta. Me lo volví a limpiar porque la crema ya estaba bastante absorbida, y al pasarme la mano por encima noté que ya no estaba tan sensible.
Sin embargo, cuando le pasé el papel por encima para limpiarlo, me fijé en que salía bastante más negro que la anterior vez. Empiezo a perder tinta xD Lo limpié de tinta todo lo que pude, lo sequé bien, y le volví a echar la pomada. Por encima le puse un papel film de nuevo y la chaqueta por encima.

No volví a sentir nada hasta bajar de la Facultad en el bus. Cogí unos libros de texto de la ESO para hacer un trabajo, y los fui cargando en el brazo izquierdo. Eso, junto a la vibración del autobús, y andar chocando contra el asiento del bus, hizo que me diesen unos pinchazos por la zona. No sé si los sentí de verdad o los creó mi imaginación, pero fueron como unos cuatro pinchazos profundos pero cortos, por la zona tatuada. Además de eso no sentí nada más.
Y ahora, por la noche, llevo un rato sintiendo a veces un hormigueo muy suave, a veces algún pinchacito suelto (pero sospecho que éstos son porque el espaladrapo que sujeta el papel film me tira), pero nada más. Dicen que en uno o dos días empezará a picarme, pero todavía no siento nada. A ver si tengo suerte xD
Lo acabo de lavar y parece que más tinta no soltó. La gravedad se puso graciosa e hizo que toda la crema se deslizase a la parte de abajo, pringándome partes que no tenían que pringarse, pero no manché ninguna chaqueta ni nada de momento, creo. Lo que más grima me da hasta ahora es pasarle la mano por encima y notarlo en relieve. Porque está en relieve, la parte tatuada está hinchada, pero el resto no. Acabo de comprobar que el dolor de mazadura no está solo en la parte pintada, sino también alrededor.

Y otra cosa que no tiene que ver, pero si mi maldad no lo suelta, no me quedo tranquila. La zona de tatuar de ese estudio está dividida como en dos partes, para poder estar trabajando dos tatuadores a la vez. Están separadas por un cristal, que creo que ni está unido al techo. Supongo que si lo pides o lo ven necesario, pondrán un biombo para tapar, pero en principio ves todo lo que está pasando al otro lado. Si es que la máquina que te está clavando una aguja te permite pensar en otras cosas. Cuando fue Iris ayer a tatuarse, había al otro lado una chica haciéndose algo (pequeño, no llegamos a ver qué era) en las costillas.
Hoy había un grupo de 4 chicas de unos 20 y pocos, haciéndose, suponemos, el mismo tatuaje todas. En el tiempo que me hicieron el mío apenas dio para tatuar a una o dos, creo. Yo estaba de espaldas y no podía ver mucho, pero cuando me di la vuelta estaban todas en la misma posición que cuando entramos. También es cierto que cuando me empezó a tatuar a mí el otro chico estaba todavía preparando la zona para luego trabajar allí, por lo que entraron después, pero también mientras esperábamos a estar listas para empezar conmigo vi el diseño que tenían ellas y creo que solamente el acento circunflejo que tengo tiene más tinta y ocupa más espacio que lo suyo.
Pues bien. Yo miré apenas un segundo, o dos, y lo único que vi fue a una chica con un brazo extendido sobre una camilla (supongo que para tatuar en la muñeca) mientras con el otro se agarraba a otra chica, como si se la fuesen a llorar. Iris dijo que a la chavala esa le caían lagrimones. Mientras yo le decía a mi tatuador que me dolían más las manos de él estirándome la piel que la propia máquina.
Ésa era mi maldad hablando.

Buenas noches, estoy agotada :D Me duele toda la espalda en general de estar erguida todo el rato para no rozar contra nada, además de la tensión de la mañana, y no puedo aguantar despierta mucho más. Mañana más cosas sobre tintas que manchan sábanas (lo estoy viendo…) y espaldas que empiezan a picar.

1 de junio de 2011

Ô

Estoy a cerca de 24 horas de llevar conmigo para siempre la Ô. No tengo miedo como pensé que tendría, o como tenía cuando me hicieron la prueba de la alergia. No estoy nerviosa, no pienso que me va a doler; y si me duele me da igual.
Tengo ganas, tengo expectación por hacerlo. Estoy emocionada, casi tanto o más que cuando fui a cerrar la cita para hacérmelo. No me da corrido el tiempo, por mí me pueden empezar a pintar ya.
No estoy pensando en si me va a doler, en las semanas se curas y picores que me esperan, y hasta ahora ni se me había ocurrido que voy a sangrar. Quiero hacérmelo, y estoy más segura de que lo quiero hacer que cuando Iris empezó a decirme “o lo haces ahora o durante el verano ya no lo haces”. Ahí sí tenía miedo, pensaba en muchas cosas, y sobre todo la aguja me daba miedo. Ahora ya no.

He pensado mucho en por qué quiero tanto este tatuaje. Sabía que lo quería, mucho, pero no sabía por qué, qué razones tenía inconscientemente para desearlo tanto. Es cierto que la idea se me vino justo después del concierto de Sôber en octubre, con la emoción. Pero no me pasó como normalmente me pasa: estoy unos días emocionada con una idea, y luego llega otra cosa que me acapara la atención y me olvido de ella. Pasaron muchas cosas, pasó el tiempo, pero esas ganas seguían ahí como cuando estábamos en el TNT con ellos rondando por el pub.
Y ahora solo tengo ganas de tenerlo ya hecho. De mirarme en el espejo gra y verlos ahí para siempre, en mi espalda. Con papel film o sin él, ya tendrá tiempo de curar, eso no es importante.

Tras tiempo de pensar en por qué quiero hacérmelo, creo que he llegado a varias razones fundamentales, pero que en el fondo acaban siendo una sola. Las diré solamente una vez, y aquí, donde cualquiera, si tiene el interés suficiente, podrá leerlo. Si alguien me pregunta después de publicar esto, lo más probable es que le responda “no me acuerdo, iba muy borracha”. Creo que hay gente que debería aprender a no preguntar qué significan los tatuajes; son por cosas tan personales que no lo vas a entender.

La primera razón es que gracias a Sôber entré en el metal. Y mi yo de hoy en día (y de estos años pasados, y espero que futuros) no se puede entender sin el metal. O por lo menos no se puede entender bien. Es cierto que ya escuchaba algo de metal antes de conocerlos, pero nunca había encontrado un grupo que me motivase tanto y del que nunca me cansase. Mucho menos, un grupo que me gustase tanto que me llevase a buscar otros grupos parecidos. Había escuchado un poco de Slipknot, de System of a down, de Ska-p, pero nunca había sentido nada parecido.
La segunda es que no me cansan nunca. Puedo tener una tarde entera un solo disco sonando, que no me cansaré de él. Nunca me ha pasado con ninguna otra cosa. Siempre me acababa cansando, acababa cambiando de disco, de color, de fotos, de compañías, de sitio... nunca aguanté algo que durase mucho tiempo; salvo ellos.
La tercera,la descubrí cuando me ponía a escucharlos sin cambiar canciones o de disco durante horas. La escribí, creo que en el fotolog, hace mucho. Era algo de “porque no sé si tu música me ha enseñado a pensar como tú, o es que pensamos igual”. Conecto totalmente con las letras. Los llevo escuchando tanto tiempo que realmente no sé si el tempus fugit que veo que predomina en muchas de sus letras ya lo tenía asimilado de antes, o lo asimilé a base de escucharlas. Por ejemplo, hay más cosas.
La tercera, es Lejos. Punto.
La cuarta, quinta y sexta y muchas más, no sé si cuentan como una sola. Porque en el fondo son muchas. Sôber sonaban en mi habitación la primera vez que me dijeron “te quiero”. Sôber estuvieron a mi lado muchas noches en las que solo necesitaba una voz cálida a mi lado; y ahí estuvieron ellos. Sôber me acompañaron muchas horas de soledad, cuando quería desaparecer o estar en cualquier otro sitio. Sôber rompieron siempre el silencio que me oprimía. Las veces que no tenía ganas ni de respirar, los elegí a ellos para empezar a remontar. Sus canciones siempre estuvieron en mis listas de “musicoterapia”, siempre fueron imprescindibles para cambiar mi estado de ánimo.
Y la razón definitiva por la que me lancé a hacerme el tatuaje es porque cuando más los necesitaba, cuando estaba a punto de renunciar a la carrera y a mi vida en Coruña, cuando creí que todo lo que tenía estructurado para mi futuro se venía abajo, cuando no quería hacer nada con mi vida, mi futuro ni mi presente, me ayudaron a levantarme. No con su música, esta vez en persona. Fue una coincidencia o no, pero cuando más bajo llegué a estar, ellos se encargaron de levantarme:
Tras meses de soportar con resignación una ansiedad que no me dejaba a veces ni dormir, me decido a no volver a resignarme y a empezar una lucha que me da mucho miedo, pero que quiero llevar a cabo. Fui a ver al psicólogo por primera vez, hundida, muy hundida. Él mismo me vio jodida, y me dijo que para empezar a luchar tenía primero que recuperar la ilusión. Que hiciese cosas que me gustasen, que me motivasen. Y se anuncia la salida de Superbia. Tras una pequeña sonrisa, por primera vez durante meses, vi un futuro al que no le tenía miedo. Una anticipación positiva, una “luz”. Días después nos dejaron escuchar por primera vez Fantasma, luego Umbilical. Cada día de espera, cada día de levantarse y pensar “a lo mejor hoy vuelven a poner una canción”, o pensar que cada día faltaba menos para el nuevo disco, para volver a ser el grupo que realmente yo no llegué a conocer, porque me sumergí en ellos después de haber anunciado su parón, me daban ganas de levantarme de cama y hacer cosas. Volver a ser como era antes.
Ellos, inocentemente, me libraron de acabar de caer en una depresión. Me dieron motivos para volver a sonreír, para esperar con ganas algo. Los días que pasé escuchando las nuevas canciones, o esperando a que cargase el vídeo de Tic Tac de la página de MSN no pensé en que la ansiedad atacaba de nuevo, en que mi carrera es una mierda. Solo quería volver a pulsar el play.

Sôber siempre me han dado un pedacito de esperanza, cuando lo necesitaba o cuando no. Siempre han estado ahí para confortarme, para cantarme al oído, para acompañarme cuando me sentía sola. Pero también han estado para celebrar, para saltar por mi habitación, para llevar a dar un paseo, para celebrar que se acaban las clases y empiezan tres meses de rascarse la barriga.

Y aunque se me pueda decir (que ya me lo han dicho) “pero a lo mejor cuando tengas 40 años no te gustan... te vas a hacer el tatuaje igual?”: aunque en un futuro no me gusten, me desligue del metal, o me pase cualquier cosa... será el recordatorio de todos esos momentos en los que estuvieron conmigo. O el recordatorio de que siempre puede haber algo que te levante cuando lo necesitas.

Y porqueque considero que son tan importantes para mí que voy a hacer el sacrificio de ponerme bajo una aguja durante el tiempo que sea necesario. Y no solo no me importa hacerlo, sino que quiero que llegue ya.

Photobucket