29 de noviembre de 2011

Fotos de La Fuga, tras las cámaras

Como ya dije en entradas anteriores, y como no he dejado de repetir desde el sábado, el viernes tuve la grandísima suerte de poder ir al concierto que dieron Tregua y La Fuga en Coruña. Digo suerte porque al principio no apostaba nada por este concierto, pero tras saber que parte de Sôber estarían en la sala, bueno o malo, me era obligado ir; posteriormente pude disfrutar de un conciertazo que me hubiera perdido.
Estoy encantada con (casi todos) los grupos. Sôber, ya conté en la entrada anterior, majísimos, y La Fuga en el escenario son peores que un huracán. Te agotan con dos canciones, pero todavía tienen para más, y más, y más, hasta llegar a las 2 horas. Y parece que no se cansan, en frustrante xD Me encantó el directo que tienen, la manera de manejar la gente, cómo suenan las canciones (en el disco no me convencían apenas), y en general, el concierto en general.
Estoy también encantada con la organización. No sabía si ponerlo en la crónica para The Drink Tim porque ya me estaba quedando algo larga, pero en trato, es de las mejores organizaciones que me han tocado. Solamente con decir mi nombre en la puerta se acordaban de que podía pasar, me dejaron pasar sin ningún problema, y una vez dentro, aunque no quería meterme en el apartado “reservado” para músicos y técnicos, me insistieron para que sacase las fotos más cómodas. Cómo iba a decirles que no iba a ser capaz de hacer un encuadre a tres centímetros del hombro de Jorge Escobedo y con el hermano caminando por detrás. Pero se agradece muchísimo el gran trato que me han dado, el estar atentos, el no tener ningún problema en dejarme pasar.
Con la sala no voy a decir que estoy encantada, porque no es un sitio para hacer conciertos. Y me da casi vergüenza ajena pensar que es el sitio más grande para dar conciertos que hay en Coruña (sin contar con el Coliseo, obviamente). Durante todo el concierto hubo un sonido malísimo, sobre todo en las voces, y los altavoces que teníamos al lado funcionaban a ratos. Pero sí estoy encantada con las luces. Son las mejores luces que me he encontrado en Coruña hasta ahora, y eso solamente es una discoteca. Ni el Playa, ni la Filomatic, ni siquiera la Mardi Gras, han tenido unas luces tan buenas. La Filomatic es que apenas tiene luces xD
No voy a jugar con la falsa modestia ni voy a mentir. Estoy contentísima con las fotos que me han salido. Sobre todo las luces lo permitieron, y los músicos posan bien, sin pasarse de posturitas. No me canso de mirarlas, y tengo tantas que no creo que vaya a parar de editarlas aquí, tengo juego para rato. Por primera vez en mi historia, lleno la tarjeta de 4gb de la cámara (330 fotos concretamente) y solamente tengo que desechar 40. Que las distancias fuesen cortas y usase todo el rato el objetivo que enfoca automáticamente ayudan mucho, claro. Además, a la hora de procesarlas en casa he conseguido cosas que hasta ahora no me habían salido nunca, el curso de fotografía me está ayudando muchísimo.
No sé, pero se han dado un montón de factores todos juntos que han hecho que esté orgullosísima de estas fotos, y si la exposición de Pentti Sammallahti me había deprimido, este concierto me ha devuelto las ganas de seguir sacando fotos en conciertos. Además, mi próximo concierto será también en esa sala, así que ya lo espero con ganas.
No voy a dar más rollos. Las fotos, empezando por las publicadas en The Drink Tim:

Photobucket

La elegida por el Jefe para la portada de la crónica, y estoy de acuerdo. Cuando sepa hacer cosas de máscaras y así la mejoraré porque no me gusta que tenga la cara tan oscura. Por el resto, me encanta.

Photobucket

Photobucket
Photobucket

A cosas así me refería con que posan bien. Vaya composición más chula, qué poses tan de directo pero sin ser demasiado forzadas.

Photobucket

Bernardini. Este chico queda bien hasta en las fotos desenfocadas (véase la entrada sobre las fotos del Rock in Way)

Photobucket

Y la parte tocando con Sôber.

Ahora las no publicadas, aunque algunas ya han caído por Facebook o por Flickr:

Photobucket

Esta foto me gustó directamente en el momento que miré por el visor de la cámara.

Photobucket

¿Cuántos grupos tienen estas poses elegantes? ¿Y un sombrero?

Photobucket
Photobucket

¿Queda bien, o no queda bien? Aún hay más de él, para enseñar xD

Photobucket

Jorge Escobedo; esta foto me la debía del Rock in Way, y aquí la tengo. Me encanta.

Photobucket

Este par de preciosidades se van a venir junto a Carlos en el Rock in Way a las paredes de mi habitación. A ver si volvemos a hablar de impresiones en el curso de fotografía (cómo hacer que los colores no cambien al imprimir, sobre todo) y ya me las llevo así como tenga un hueco a imprimir. Porque no aguanto más, las quiero impresas :~~

Como fueron 260 fotos las rescatadas, es obvio que me dejo muchas. La mayor parte provienen de ráfagas que saco por si acaso, pero realmente hay más que no me ha dado la paciencia para mirar, y que a lo mejor voy sacando poco a poco.
Mientras, la crónica ya está publicada en The Drink Tim, junto a más fotos que no me gustan tanto. También estoy muy contenta de la aceptación que ha tenido la crónica (más de 100 me gusta en Facebook, una página de Facebook de una tienda de Coruña muy relacionada con la música la compartió sin que yo le dijese nada, etc.).
Un concierto del que iba a pasar, y mira todas las alegrías que me ha dado. Además, Él ya la ha visto, aunque por ciertas razones no se puede ver que se la pasé.
Aún ahora miro las fotos y no me parecen mías... mi cámara no ha hecho un año, todo lo que he avanzado en tan poco tiempo... :)

28 de noviembre de 2011

Empacho finlandés

Con todo lo que pasó el viernes pasé completamente por algo en el blog lo que hice los dos días anteriores, como si fuese poco.
El miércoles tuvimos clase especial de fotografía. En vez de quedarnos en el aula haciendo lo de siempre, aprovechamos y fuimos a ver una exposición. Estaba en un museo que ni siquiera sabía que existía, pero que tendré en cuenta en un futuro porque tienen cosas interesantes (y cuando hacen inauguraciones dan pinchos gratis hasta reventar xD).
La exposición era de un fotógrafo finlandés, Pentti Sammallahti que es tan bueno, tan bueno, que no te dan ganas de sacar más fotos. No te inspira. Te deprime, de lo bueno que es. De que tú jamás llegarás siquiera a poder imitarle.
En fotografía soy más de hacer fotos de que de mirar fotos. A mí lo que me gusta es preparar una foto, sacarla, y luego editarla y trabajarla. Nunca he sabido gran cosa de fotógrafos, y la mayor parte de ellos me resultan bastante indiferentes. Que sí, que las fotos que hacen están chulas, pero no me producen nada. Pentti no. Y no es solamente porque yo lleve enamorada de Finlandia desde hace años y me encante la nieve, el contraste de lo blanco con lo negro... porque todos los del curso nos quedamos pasmados con él.
Como todos los fotógrafos que trabajaron desde 1960 más o menos (o por lo menos tenía fotos fechadas por esa época), trabaja con fotos analógicas y revela en casa (o casi todo en casa), por lo que las fotos son en blanco y negro. Tenía un par expuestas a color, pero eran de todas maneras unos colores apagados.
Tuvimos la suerte de contar con una guía muy buena, que nos dio muchas de las claves para acabar de entender esas fotos (aunque sin claves se disfruta igualmente, solamente hace falta ver las fotos para sentir cosas), además de ir acompañados por el profesor de fotografía, que nos dio pistas un poco más técnicas sobre las fotos.
Pentti hace sobre todo fotos de paisajes. Los paisajes son casi inmutables, son estáticos salvo viento u olas. Una foto de paisaje, jugando con esta inmutabilidad puede provocar diferentes sensaciones, desde calma a misterio. Pero no es así cómo lo hace este fotógrafo. Él coge los paisajes inmutables, quietos, de nieve o de agua, y los capta de manera que sabes que eso está quieto, que está en calma, pero siempre hay algo que se mueve. Hay algo, externo a ese paisaje, que lo cambia, que no forma parte de él y que hace se ve pequeño, pero en movimiento, dentro del resto de la totalidad eterna. Es un puntito de vida dentro de un momento eterno, en el que un segundo da paso al otro sin ninguna clase de cambios.
Éste es el motivo principal de sus fotos, luego hay más claves como los perros, que no le gusta fotografiar humanos, y otras pequeñas cosas, pero lo que realmente me sobrecogió de sus fotos, lo que me encantó, es la manera de romper con la quietud de paisajes inmensos en fotos pequeñas (algunas poco mayores de tamaño que las que imprimimos y ponemos en los álbumes) con pequeños detalles, y con una calidad y una definición impresionantes.
A ver qué fotos encuentro que hayamos visto que puedan hablar de esto. Las subo a blogger y no a photobucket para que al pinchar os salgan a tamaño grande.








Y estoy completa y absolutamente enamorada de esta foto:


Salí de la exposición deprimida. Jamás llegaré a hacer fotos la mitad de buenas que él, ¿para qué seguir intentándolo? No me duró mucho, luego llegó el concierto de La Fuga y saqué unas fotos de las que estoy orgullosísima, y quiero seguir haciéndolas, pero en serio que pasé dos días acomplejadísima. A ese tío el gobierno finlandés le dio una beca de 15 AÑOS para que viajase a donde quisiese a hacer las fotos que quisiese. ¿Quién va a superar eso?

Al día siguiente, tuvimos otro contacto con Finlandia. Turisas, tras aplazar más de 6 meses el concierto que iban a dar en mayo, por fin vinieron a tocar. Y en parte me gusta y en parte me da pena, pero no llegábamos a 200 personas en la sala para verlos. Me gusta porque estuvimos en completa confianza, no hubo problemas con nadie y estuvimos comodísimos, los fans que iban pintados y todo apoyando los codos en el escenario. Y me da pena porque a la organización seguro que no le salió rentable económicamente y no van a volver a traer a nadie xD Este 9 de diciembre traerán a Moonspell, y aunque es fin de semana, supongo que más o menos vendrá la misma cantidad de gente. Y espero que ése no sea el final de Warpig en Coruña, porque nos están montando unos conciertos en casa con los que nunca soñamos (Korpiklaani, Eluveitie, Paul Di’anno, Turisas, Moonspell).
Lo pasamos bomba en el concierto. Se tomaron la molestia de agrandar y darle altura a un escenario improvisado sobre la tarima de la discoteca que usamos como sala, y poner una pantalla gigante, aunque realmente no había mucha gente que estuviera tras ella para poder verla.
Entendí la música de Turisas por fin. No es tanto metal como montar fiesta. Que la base metal está siempre, pero me quejé cuando se rebajó la cantidad de metal en el último disco, y en directo, disculpando a Rasputin, fueron las canciones que más me gustaron. Se trata de fiesta, de saltar, de pasarlo bien. Tenemos el metal como excusa, y como metal suena bien, pero es que en directo te dan las ganas de saltar y de bailar.
Yo por lo menos lo pasé como una enana. Durante todo el concierto, pero destaco dos momentos grandísimos:
El primero, la oda a Estrella Galicia. El que canta (que vaya voz se saca en directo), Mathias Nygård, andaba bebiendo de un botellín de Estrella Galicia. Y entre canciones tuvo que decirlo: habían estado el verano haciendo gira por toda Europa, y habían probado cervezas asquerosas, muchas contaminadas por las cervezas multinacionales, pero que la Estrella Galicia estaba muy buena y se alegraba de haberla conocido. “Play local, drink local!”, seguido de una versión al violín de “alcohol, alcohol, hemos venido a emborracharnos y el concierto nos da igual”. Cantada en español y todo xD Además de repetir diferentes cosas en español a lo largo del concierto, como gran sorpresa.
Y el segundo momento, como ya lo esperaba, fue Rasputin. La primera canción que escuché de Turisas y a día de hoy sigue siendo de mis favoritas del grupo con diferencia. Cada vez que la escucho me acuerdo de mi padre, que él la escuchaba, pero en la versión original de Boney M y cuando vio a los vikingos tocándola se quedó todo ido xD Se montó la gorda en la sala. Se hizo un pogo de casi toda la sala, mientras a una tía la aupaban en hombros (estaba más alta que los músicos) y se sacó la camiseta, sin sujetador, a bailar las tres frente Turisas xD Yo tenía ganas de pogo, porque además no parecía que fueran a hacer daño, pero sabía que David me iba a agarrar y no me iba a dejar hacerme daño, así que me tuve que conformar con descubrir que Rasputin se puede bailar a ritmo de muiñeira también xD

A la “cola” del concierto nos encontramos con el chico-santo que nos llevó en coche al Sonisphere. Parece ser que vive ahí al lado, y que le daba cosa no bajar, pero ninguno de sus amigos iba a venir. Lo adoptamos sin ninguna clase de problema, tras compartir 6 horas de ida y otras 6 de vuelta ya somos amigos de toda la vida. Y con él pasamos el concierto, el previo al concierto y el cambio de equipo entre Northland y Turisas.

Por eso creo que estoy tan hecha polvo hoy, como incubando una gripe o algo. Lo pasé demasiado bien este fin de semana, desde la exposición de Sammallahti a cuando me etiquetaron en la foto que me sacó Carlos. Ahora es su turno de pasarlo bien, de relajarse y de dejar pasar a cuantos bichos aparecen por delante :__

26 de noviembre de 2011

Lo que iba a ser un concierto de La Fuga

Llevo todo el día escribiendo la crónica y trabajando en las fotos del concierto de ayer, así que tendréis que disculpar si hay más errores y desvaríos que de costumbre en esta entrada. Tampoco mi estado mental es de demasiada ayuda, pero no el causado por el cansancio de llevar trabajando todo el día, si no el causado por lo que pasó ayer por la noche. Pero iremos por partes, como siempre. Pero va, que no me lo puedo callar un párrafo más: he presenciado un concierto a menos de20 centímetros de Carlos Escobedo. Por eso tenéis que disculparme los desvaríos, todavía estoy atontada.

Ayer fui a hacer crónica y fotos de La Fuga y de Tregua. La Fuga creo que todos lo conocemos, y Tregua son un grupo de Coruña que hacen entre rock “estatal” que le llaman, y pop. Más pop que rock a mi manera de ver, pero ellos van de rock.
En principio, el concierto no me llamaba. La Fuga hace unos meses que se dividió en dos, y de ahí salió Rulo y la Contrabanda. Nunca me llamaron como grupo, y siempre había escuchado que Rulo era el alma de La Fuga, así que pensaba que para ir a ver a una Fuga cercenada, no me valía la pena. Además, Tregua sonaban demasiado flojos para mi gusto.
Pero hay que subir noticias a The Drink Tim, y si yo no subo las que conciernen a Coruña, nadie más lo va a hacer (o normalmente nadie más lo hace). Así que me puse un día a buscar noticias del concierto para subir. Por qué vienen, a dónde, cuándo, entradas y así. Y buscando información sobre las entradas, di por casualidad en la web de Tregua, en una noticia que decía “vendrán Sôber a tocar con nosotros a Coruña”. QUÉEEEEEE?
Tras pensar en un primer momento en que se habían sumado al cartel ya que la gira Superbia solamente paró en Galicia para el Rock in Way, luego me fui calmando y acepté que no venían a dar un concierto completo. Carlos produjo el disco que los de Tregua venían promocionando, y tiene una colaboración con ellos. Supuse que vendrían solamente a tocar esa canción y a pasar la noche de fiesta por Coruña.
Intenté comunicarme un par de veces con los de Tregua y solamente conseguí respuestas en plan “voy a hablarle como si fuera tonta” y algo condescendientes. Me dije que por mis cojones que entraba gratis al concierto, que ni un duro mío iba para esa gente. Y bueno, la lotería fue cuando me concedieron las acreditaciones para hacer fotos en el concierto.
Por cosas del partido, el concierto empezaría a las 23:00. Un cuarto de hora antes llegamos David y yo a la sala (mentira cochina, es una discoteca), y acaban de abrir las puertas, y la gente entraba a cuentagotas. Me dijo David, ya que él es alto, que había gente con las entradas impresas de Ticketmaster en casa, entradas que no son reales, que tienen un código y que los señores de la puerta tienen que comprobar uno por uno en la web.
Entramos lentamente, y después de que David pusiera nuestras chaquetas en el ropero y se pidiera algo para beber, jugando con la ventaja de importarme poco estar en las primeras filas, nos fuimos a izquierda del escenario, desde donde se entra y se sale del “backstage” (la zona vip de la discoteca). David llevaba la camiseta de Superbia para llamar poco la atención, y yo una camiseta que me deja el tatuaje a la vista. Éramos pancartas andantes xD
Cuando llegamos al donde queríamos ir, nos encontramos con que Carlos ya andaba por allí, y saludó a David por la cosa de la camiseta. Le dijo David “me dijeron que estarías por aquí, y me vine”, Carlos llamó al tío de Tregua y le enseñó a David, y el de Tregua, con su par de huevos cuadrados, lo mira con cara de hijoputa y le dice “nosotros también tocamos después”. Que te mueras, borde de mierda.
Media hora después de lo anunciado, Tregua empezaron a tocar. Para mí todas las canciones eran la misma. Todas me sonaron a exactamente lo mismo menos una lenta. Mientras, Carlos viendo el concierto a menos de 20 centímetros de mí, a veces tan cerca que chocábamos y yo sin acordarme de pensar. Está escrito en mi libreta de conciertos “joder, qué difícil es escribir con Carlos Escobedo tan cerca” xD
Yo estaba medio a mi aire, intentando concentrarme en Tregua con él tan cerca (y Jorge y Antonio entrando y saliendo, pasando por el lado también), cuando me agacho al bolso para coger la libreta y noto que me tocan en la espalda. Y cuando miro, pensando que sería David, veo a Carlos que me dice “¿y este tatuaje?”. No recuerdo mucho de lo que pasó después, salvo que me pidió que le diese dos besos y yo no sabía dónde meterme ni qué hacer. Dos besos y todos los que le daba xD
Me estuvo tocando el tatuaje, flipando un poco mientras yo no sé qué cara tendría, y siguió el concierto. Pasan un par de canciones, me voy agachando y cogiendo la libreta para ir apuntando cómo va, y cuando me ve escribiendo me pregunta “¿qué escribes?” le dije que una crónica, y le di una chapa de The Drink Tim. Me pone cara de “espera, espera”, coge su cartera, la abre, saca algo, y me lo da. Cuando lo noto en la mano, veo que es una púa, oscura, pero no sé qué pone. La guardo sin creerme que me la ha dado en mano, más en mano todavía que en el Rock in Way, y que por encima no era una cualquiera, si no que la tenía guardada en la cartera. Ya no sé ni cómo darle las gracias.
Menos atentos al concierto, pero rulando por allí, también estaban Jorge y Antonio. Al principio se paraban a saludar por la camiseta de David (vaya idea tuvo al ponérsela), pero al final también acabaron viéndome el tatuaje. Jorge me vino a saludar un par de veces, una de ellas me tocó la zona como probando a ver si se borraba (¿?), y la otra, con más confianzas, me apartó el pelo y todo para verlo bien.
Antonio es un poco más soso o tímido, o ambas cosas, y solamente se me paró para señalarme que él también tiene una Ô tatuada en la muñeca, con cara de “eh, que no eres la única”. Le mordía la mano entera xD
Durante el concierto de Tregua Carlos se volvió a poner a mi lado (estaba deambulando de un lado para otro, en un momento se lo encontró David en el baño xD), y me pidió sacarle una foto. Y cómo me voy a negar. Pero es que cerca de una hora después, cuando se me andaban ya bajando los calores, durante el concierto de La Fuga, se acercó con el baboso de Tregua y le dijo “sácale una foto”, y me sacó otra. Pero la noche había avanzado y decidió que era buena idea subirla a Facebook. Yo no sabía si morirme de la vergüenza, arrodillarme frente a él, o abrazarle o algo. Aún después de subir la foto, abrió lo de los comentarios y me dio el móvil para que comentase yo !!! Le dije que no podía comentar con su nombre, que quién era yo para comentar en su Facebook. Entonces se autocomentó xD
Lo malo: la subió a su perfil, no a la página. A su perfil, que está cerrado para los que no tiene aceptados como amigos y que tiene tan petado de amigos que no se le pueden enviar más peticiones. Así que no tengo acceso a ella, ni me acuerdo de qué comentó, ni sé qué habrá comentado la gente, si es que alguien comentó algo. Buscaré la manera de conseguirla xD

Como esperaba, subieron a tocar con Tregua, como última canción de su actuación. Pero además subieron Antonio y Jorge, con las guitarras. Y la canción sonó metal. No rock duro como en el disco, sonó metal de verdad. Metal de Umbilical, ni siquiera metal de Superbia. Una pasada. Tengo un montonazo de fotos de ellos tocando, por fin con autoenfoque y desde cerca. Pero como siempre, primero las fotos para Drink Tim, y luego ya las pondré por aquí.

El concierto de la Fuga fue mucho mejor de lo que esperaba, y también fue mucho más largo de lo que esperaba. Tuve la suerte inmensa de estar cerca de un técnico, y que ellos hacen cambio de instrumentos en determinadas canciones. Él estaba a mi lado, con los soportes para las guitarras, y con un setlist completito donde tenía anotado qué instrumentos iban en cada canción. Foto y media crónica resuelta xD Pero vi que tienen un setlist de 22 canciones. 2 horas completas de concierto. Y no es porque no tengan canciones animadas que te llevan a saltar; o aunque sea, a estar 2 horas de pie. Me llegaron a dar calambres en los pies de estar quieta, protegiendo la bolsa de la cámara y el bolso xD
Cuando acabaron una avalancha de tías se vinieron hacia nosotros, posiblemente para pedirle fotos y autógrafos a los de La Fuga, y hambrientos y cansados como estábamos, huimos más que irnos.
Paramos a cenar de camino a los taxis, y en nada estábamos en el piso. En nada, pero eran las 4 y pico de la mañana.

Y como no puedo ir a un sitio con más de 50 personas y cogerle tirria a alguien, lo tengo que decir: qué cantidad de putas aspirantes a groupie hay en Coruña. Cuánta cochina que se acerca a los músicos con escote y sonrisas muy amplias solamente para poder entrar en la zona reservada. Y como si ellos no supieran qué buscan y cómo jugar un rato con ellas xD Porque tras dejar pasar a unas casi 10 cochinas hacia la zona reservada, el segurata las puso a todas de patitas en la calle, a buscarse otro sitio para seguir viendo el concierto desde la zona de público.

Por cierto, believers, ¿qué ha hecho vuestro dios por vosotras? A mí me ha regalado una púa personal, dos besos y una noche que no voy a olvidar :D
Si cuando pienso que me ha dado todo lo que me podía dar (firmarme el Torcidos, las fotos y la breve charla del Rock in Way) vuelve a superarse y a hacerme feliz durante semanas con solamente el recuerdo de lo que pasó.


Edito: me han etiquetado en la foto que subió Carlos, así que puedo verla ya:
Photobucket

23 de noviembre de 2011

Melibea

Melibea es el motor que mueve la obra de La Celestina, pieza teatral atribuida a Fernando de Rojas escrita en el siglo XVI. Digo atribuida porque se duda en los círculos especialistas que el nombre que firma el manuscrito sea el nombre del autor real. Se le ha intentando dar nombre a este señor que ha firmado con el nombre de otra persona, y explicar el por qué pero, como en casi todo dentro de la Literatura y la Filología, no hay consenso.
Melibea es uno de los personajes protagonistas de la obra. Es una chica joven, de la que se enamora Calisto, y por la que se pone en marcha la obra. Calisto la ve un día, se enamora de ella, y la obra cuenta el proceso de “cortejo” y posterior amor secreto entre ambos, hasta que, trágicamente fallecen.
De Melibea podemos decir que es una chica un poco... parada. No tiene demasiadas luces, es inocente y crédula. Es desobediente y no tiene cuidado por su honor, dejando pasar a Calisto a su casa, a su habitación, y dormir con él cuando no eran más que amantes. Se deja llevar bastante por los acontecimientos (Calisto quiere ligar con ella, se deja ligar; Calisto quiere quedar con ella en el jardín, acepta quedar), y la única acción que emprende por propia voluntad es tirarse de un balcón y matarse.
Físicamente no se sabe realmente cómo es. No aparece descrita en las acotaciones, por lo que tenemos que fijarnos únicamente en las descripciones que hacen de ella los personajes. Por una parte, tenemos la de Calisto, la que describe como la mujer más bella y hermosa que haya visto nunca, siguiendo el ideal renacentista de piel clara y suave, grandes pechos y así. Pero por otro lado, tenemos la descripción de Elicia y Areúsa, un par de chicas de descuidada moral que viven con Celestina. Ellas la describen como una chica normalita tirando a fea, pero ¿pero lo dicen por envidia porque todos los hombres de la escena la están alabando, o es Calisto el que está cegado por el amor?

Y que tras escribir todo esto de memoria tenga suspensa Literatura V...

Pero yo no venía a hablar de esta Melibea. Vengo a hablar de otros Melibea. Unos Melibea que pensé extintos y que me han dado la alegría de la semana. No voy a decir que me han dado la alegría del mes porque aún quedan muchas cosas por pasar hasta que llegue diciembre, pero ha sido de las grandes alegrías.
Melibea son un grupo entre rock y metal de Madrid. Son parte de mi infancia musical, de cuando ya sabía cómo descargar música y qué era una maqueta. No recuerdo cómo los descubrí ni exactamente cuándo, pero sé que tenía la maqueta “A dos cubatas” descargada y la escuchaba bastante. Recuerdo que me daba pena que tuviera ese sonido de maqueta, porque el grupo era bueno. Recuerdo que me gustaban sobre todo las letras, que las veía bastante cuidadas (para lo que sabía de letras de aquella...).
Con el tiempo, no sé cómo, perdí la maqueta. Supongo que en algún formateo inesperado, en el que se perdió el resto. Pero ya no tuve manera de recuperarla, su página web no me funcionó nunca bien xD
El año pasado, o hace dos, no sé cómo, me acordé de ellos. Quise investigar un poco cómo les había ido, pero no encontré nada. Y con nada me refiero a que era como si no hubiesen existido. Como lo último que sabía de ellos era que tenían la maqueta, supuse que se habían disuelto sin más. Lo dejé estar, con pena.
Y mi sorpresa cuando hace unos días, buscando documentación para una noticia para DrinkTim, a un margen de la página que estoy comparando, me encuentro “nuevo disco de Melibea”.

QUÉEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE?



Pues sí. Melibea, que estaban ya casi relegados a una esquina de mi memoria, volvieron de golpe a mí. De casualidad, como me pasan todas estas cosas últimamente.
Resulta que sí existen. Y que suenan mejor que nunca. Pero nunca de los nuncas, por encima de muchísima gente con muchos más discos y productores y márketing. Además de poder ver el vídeo del nuevo disco (el segundo, sacaron uno mientras yo no miraba) tienen el disco en descarga completamente gratuita desde su web, www.melibea.es. También se puede comprar en formato físico (un pendrive) a un precio irrisorio.
Me aproveché un poquito de The Drink Tim y me puse en contacto con ellos, para promocionarlos un poco. Me contaron un poquito de su vida, y es normal que yo no los encontrase cuando los busqué, porque estaban en medio de un parón de un par de años.
Y aquí estoy, enganchada completamente al disco, amando casi todas las canciones, las guitarras, las voces, y lo majos que han sido al hablarme por Twitter cuando los nombré.
Por supuesto, ya que es gratis y suenan que te cagas, animo a todo el mundo a descargar el disco y a probarlos. Pero todo esto mejora cuando te enteras de que el disco está completamente autoproducido: ellos lo escribieron, lo tocaron, lo mezclaron, lo arreglaron y lo masterizaron. Pero por encima también han hecho ellos mismos la carátula del CD, y que ellos mismos se hicieron el videoclip.
Yo sigo alucinada, y disfrutando del disco como de pocos últimamente.


Me espera una semana musical. El jueves veré a Turisas en directo (tras atrasar el concierto de mayo, parece que pasó una eternidad desde entonces), el viernes a La Fuga y Tregua (con alguna sorpresa por el medio, crónica incluida), y el sábado, si nos da el atrape, nos acercamos por la Filomatic a ver un par de grupos locales.
Conciertos, conciertos eveywhere.

22 de noviembre de 2011

3 años

David


Con hoy se cumplen tres años de abrazos, de besos y de cariño.
Y aunque ya lo haya dicho mil veces, cada día que pasa, lo reafirmo todavía mucho más. Muchas gracias por estar ahí día tras día. Por estar para escucharme cuando las palabras me rebosan de la boca o hay que sacármelas una a una. Por intentar comprenderme o ayudarme cuando parece que el resto del mundo no entiende nada. Pero sobre todo, por apoyarme siempre e incondicionalmente. Porque no importa que me dé una venada y quiera adoptar una cobaya, que estará para ayudarme a conseguir lo necesario para ella. O que me dé por trabajar en una web de metal y haya que ir fines de semana (o a veces no tan fines de semana) a Santiago, o luchar por unas entradas; porque no iré sola. O que quiera plantar la carrera y Coruña, porque él estará ahí para recordarme por qué me vine a Coruña y no a otro sitio. O que por un curso de fotografía que estoy haciendo necesite algún modelo, que se prestará aunque no le gusten las cámaras.

Por estos tres años y muchos más.

21 de noviembre de 2011

Versatile Blog Award

En los casi tres años que llevo de blog, creo que éste es el primer premio que recibo. En el fotolog los premios los daban como churros (aunque en ojalá diesen los churros con tanta asiduidad). El premio me llega por doble parte, por Sand, en Palabra de Azahar y por Isa, desde El Rincón de una Flor Solitaria.

La primer parte del premio es agradecerlo, y ya que no las voy a cumplir todas, por lo menos hacer esta. Gracias a las dos por leerme, siendo unas de las pocas personas que hacen caso a lo que digo por aquí, y por pensar en este blog para dar el premio. No es tanto por el premio en sí como por el hecho de tenerme en cuenta. El blog no lo tengo tanto como para comunicarme con el mundo si no para desahogarme y a modo de reflexión personal, pero sin los comentarios que me dejáis, y sin saber que alguien lee y a alguien le importa lo que voy escribiendo, esto hubiera caído en el olvido hace tiempo.
Así que gracias a las dos por leerme, por comentar, y por pensar en mí para dar el premio.

La siguiente parte es decir 7 cosas de ti. Tras casi tres años de blog creo que pocas cosas quedan por decir, o por lo menos, cosas que no se sepan ya. Pero se va a intentar.

1.Soy mayor de edad. No lo parece, lo sé. Aparento 16 años, lo sé. Pero cumplí los 18 hace unos cuantos años, y aunque a veces me haga gracia lo de ir al supermercado con mi padre y me regalen un Huevo Kinder, también a veces deja de hacer gracia. Como cuando fui con Iris al sitio este de decoración y bricolaje del Corte Inglés y solamente a ella le ofrecieron la tarjeta de socio, como cuando quiero salir a algún a sitio un sábado y me piden el DNI en las puertas, o, lo que más jode de todo, cuando voy a un concierto con mi libreta y mi cámara y la gente, por aparentar 16 años, no me toma en serio.

2.Me muerdo las uñas desde que tengo dientes. Literalmente, según mi padre. No me arrepiento, no pienso dejar de hacerlo y me cabrea que alguien mencione el tema, o me diga que me saque los dedos de la boca.

3.La música mueve mi mundo, desde hace años. Empecé a escuchar música a los 13 años, porque en mi casa no se escucha prácticamente nada, y desde entonces la afición y pasión por ella solamente han ido creciendo. Me gusta sobre todo el metal, pero no me cierro a ningún estilo. Intento escuchar con variedad, aunque en unas épocas más que en otras.

4.No me gustan nada las agujas. No me dan miedo, me dan más bien grima. Siempre protesté de pequeña cuando me iban a poner vacunas, aunque nunca tuve problemas al pincharme con una aguja de coser. Cuando me hice el tatuaje en junio al principio le tenía miedo a la aguja, pero creo que la grima viene más por el hecho de estar vaciándome líquido dentro del cuerpo a la propia aguja. Además, la de tatuar es muy diferente a las de las vacunas xD

5.Desde pequeña hago manualidades, y me encanta. He probado la pintura en lienzo, madera, cerámica, barro, tela, vidrio y otros materiales (conchas, zapatos, etc.), he probado el barro y fimo, he probado las cuentas y una especie de pseudobisutería, y ahora me está dando por los tejidos. Llego ganchillando más de un año y me encanta. Además, me gustaría poder aprender a coser con máquina.

6.No me gusta mi carrera. 1º de carrera me gustó, pero a partir de 2º mi interés y mi descontento con los profesores empezó a subir hasta el nivel de que hoy voy por la Facultad por rutina. Si sigo con ella es porque me quedan meses para acabar, varios meses se sacrificio más y tendré un título que me valdrá para hacer cosas más útiles, y, con el tiempo, a mi manera. El problema en realidad no es mi carrera, porque las materias me gustan y me interesan, y cuando me tengo que poner a revolver por la biblioteca en busca de algo, disfruto. Mi problema son los profesores y su manera de impartir clase. Odio sentir que no se me está enseñando todo lo que debería porque a los profesores les da pereza aprender a enseñar, o por una mala programación. Si juntamos eso a que muchos pierden la mitad de la clase hablando de sus cosas, o con temas que no vienen a cuento... no me apetece levantarme de la cama la mitad de los días. Afortunadamente, este curso tengo dos profesoras (una de ellas becaria, ni tiene plaza ni nada) que son diferentes a esto, y sí me motivan.

7.Tengo un tatuaje, y aunque en un principio dije que me haría ese y ninguno más, creo que no lo voy a cumplir. El tatuaje siento que me lo hice por necesidad, es un símbolo que necesito sentir dentro de mí, y verlo a menudo, para ayudarme en esos días que no me apetece ni respirar, que, desgraciadamente, están siendo bastantes. Siendo así, dije que ese y no más, que no quiero que mi cuerpo sea un lienzo ni un puzzle de dibujos. Pero creo que me queda poco tiempo de uni-tatuada, porque me ha gustado tanto todo el proceso de tatuarse (desde elegir el diseño, a la máquina tatuándote, a luego ver cómo va curando y resultado) que ya tengo otros dos pensados. Posiblemente me los haga al tiempo, son diseños simples y puedo aprovechar el presupuesto, la aguja, y el tiempo de curación para matar dos pájaros de un tiro. Pero como es algo importante de lo que no querría arrepentirme, así que estoy dejando pasar el tiempo para 1)coger perspectiva sobre lo que ahora quiero, ver si realmente lo quiero o es algo que me parece bonito ahora pero con el tiempo se me olvida o le dejo de dar importancia y 2)ahorrar, que los tatuajes están caros.


Y para acabar, la tercera parte del premio es nominar a otra gente para que lo haga. Y ésta es la parte que me salto siempre. No me gusta obligar a la gente a hacer cosas, así que si alguien me lee (jaja) y quiere hacerlo por sí mismo, está invitado. Creo que he compensado la falta de nominados con los tremendos párrafos que acabo de soltar aquí arriba, me he explayado a gusto.

Mañana música, cómo no :)

20 de noviembre de 2011

Abstemia, y a partir de hoy, abstencionista

Porque se le llama así, ¿no? Abstencionista, quien no va a votar.
Tengo 21 años, y desde los 18 creo que he pasado ya por toda la clase de elecciones que puede haber. Municipales, autonómicas, y ahora, las generales. Sé que en las últimas generales no pude votar porque se hicieron a mediados de marzo, cumplía los 18 años 15 días después... y por dos semanas no pude hacerlo. Aún así, juraría que ya voté dos veces en municipales, y otra vez en otras elecciones que ni siquiera sabía para qué servían, ni me sonaban los nombres de las papeletas.
Me acuerdo de la primera vez que voté, casi me muero de la vergüenza. En mi pueblo tenemos un solo colegio electoral, una sola mesa, y todos nos conocemos. Y cuando iba a echar el voto, tras enseñar el DNI y esas cosas, una de las personas que estaban en la mesa dice “por cierto, esta es la primera vez que vota, acaba de cumplir los 18 años”. Y me aplaudieron, y yo quise que me tragase la tierra xD

Hasta ahora, he intentado votar siempre. Ejercicio de ser mayor de edad, y ganas de querer participar por primera vez tras 18 años de la gente elegir sin pedirme opinión. Unas veces lo hice más concienciada que otras, otras sabía muy bien qué quería votar... pero estas elecciones es todo muy diferente.
Tengo 21 años y ya he perdido la fe en la democracia, o por lo menos la democracia que hay ahora mismo en España. No es democracia. Es una alternancia bipartidista que nadie quiere, pero que siempre sale. Sabemos que el PSOE ha hecho muchas cosas mal en los últimos dos años, pero sabemos que el PP no lo va a arreglar, y que su estrategia electoral se basa en lo mal que lo han hecho los otros. Y sabemos que va a ganar el PP simplemente porque hasta ahora estuvo gobernando el PSOE.
Ya no es lo que dicen los mayores de que los políticos mienten siempre. Ahora sé que aunque nos prometan una carretera nueva no la van a hacer. Pero es que además están prometiendo carreteras por donde ni siquiera hay suelo en el que apoyarla. El PP tiene forrada la ciudad con carteles que dicen que con el empleo irá todo mejor (protección de las pensiones, por ejemplo). Pero señores, ¿cómo van a crearlo? ¿Como acaba de hacer Esperanza Aguirre, echando a cientos de personas? ¿En serio?
El PSOE también dice que va a salir de la crisis, va a mejorar todo votando a Rubalcaba. Pero tampoco dicen cómo. ¿Es un secreto, acaso?
Porque otra cosa que me da rabia hasta morir es que tanto Rajoy como Rubalcaba dicen tener la solución a la crisis. Si ambos la tienen, ¿por qué no la han puesto en marcha antes? Todos sabemos que Zapatero lleva mucho tiempo siendo una marioneta y no va a tener el mérito de nada. No quiero que el futuro presidente de un país sea una persona tan ruin como para esperar a llegar al poder para sacar el país adelante. Porque está demostrando que solamente le interesa él mismo y su poder, no el país del que está a cargo. Lo digo tanto por Rajoy, que no ha colaborado en absolutamente en nada en estos 8 años de gobierno del PSOE; o por Rubalcaba, que pudo ayudar a Zapatero a mandar estos dos últimos años a levantar el país y no lo hizo. Que todo se resuelve en que todo son mentiras, ninguno de ellos, ni ninguno de los partidos minoritarios tienen la solución a la crisis ni a ninguno de los problemas que tiene el país.

Todos sabemos, hoy y ayer, y toda esta campaña electoral, que ganará el PP y Rajoy será el presidente del país. Porque esto no es democracia, y aunque estoy viendo un miedo terrible en Twitter al PP, también hay esta sensación de que no puede hacerse nada para evitar que ganen. El PSOE lleva 8 años gobernando, ahora toca el relevo del PP, tengan propuestas o no, sepan gobernar o no.
Esto, señores, no es democracia. Y lo de hoy no es una jornada de electoral, es un circo que quiere hacer creer a todo el mundo de que realmente están eligiendo.
Llevo un mes pensando muy en serio a quién iba a votar. Como no me decidía, ni ninguno me convencía, hice encuestas por internet para valorar otras opciones, y aunque tuve resultados muy diferentes en cada una de ellas, nunca estuve de acuerdo con ellos. ¿Por qué? Porque actualmente, tal y como están las cosas, todos y cada uno de los políticos del país me dan asco. Es una farsa, esto es un circo y ellos son unos payasos. No quiero votar a alguien que ni siquiera me convence un mínimo. No veo que nadie lo vaya hacer mejor que el otro. Y me parece tristísimo votar “al menos peor”.
Pero es que por encima, estoy viendo que este sistema no funciona. Esto no es democracia, y ni siquiera está mandando una persona de este país, porque últimamente manda más Alemania o Bruselas que el propio presidente. Pero esto no es nuevo, porque al final del gobierno de Aznar estaba mandando EEUU en España. En Grecia e Italia, supuestas democracias también, ya ni siquiera manda un gobierno, acaban de poner a dirigir el país a economistas, a gente con lazos fuertes con los bancos. ¿Cuánto falta para que pase esto en España?

No quiero ser parte de este circo. No quiero participar en esta farsa. No quiero que me engañen como si fuera tonta y no quiero creerme que mi voto cuenta. No quiero legitimar el gobierno de quien sea, no mientras nos tomen por tontos.
Por eso no voy a votar. Soy una abstencionista activa, concienciada, y que lo ha pensado mucho. No quiero ser parte de esto, por lo menos no hasta que cambien las cosas y no me sienta tremendamente estafada.

Hizo ayer, 19 de noviembre, 9 años del hundimiento del Prestige. #nomeolvido de la incompetencia que tuvo el PP, que en ese momento gobernaba, con Rajoy como Ministro de Interior, para gestionar la ruta del barco mientras tenía problemas, y mucho menos, tras hundirse. Tenía de aquella 12 años, y hasta yo me di cuenta.
#nomeolvido de que hace ya más cuatro años de que estamos en crisis. Que el PSOE mantuvo hasta que fue demasiado tarde que no era una crisis, si no una “desaceleración del crecimiento” y no hizo nada para evitarla. Estábamos en crisis antes de empezar yo la carrera, en unos meses la acabo y seguimos en ella. Y no tengo la sensación de que se haya hecho nada para solucionarla.
#nomeolvido de que en las pasadas autonómicas Izquierda Unida pactó con el PP en Extremadura (¿puede ser en Extremadura? No me acuerdo exactamente de qué región era?) y les acabó dando a ellos el poder, frente al PSOE. ¿Estamos de coña?
#nomeolvido de la famosa frase “es gallego en el sentido más peyorativo de la palabra”, gracias a la líder de UPyD, Rosa Díez.
#nomeolvido de la incompetencia general del BNG para tomar decisiones más allá de hacer pintadas, absorber a los chavales para que les voten y organizar cualquier chorrada. Pero de mandar, saben poquito.
#nomeolvido de que no importa el partido ni el color, cientos de políticos “menores”, en alcaldías y autonomías están imputados por corrupción.

19 de noviembre de 2011

Diversificándome

Hace unos días, concretamente el fin de semana pasado, recibí un encargo de esos que todos queremos que nos hagan, pero a la vez parece que es demasiado grande. Me encargaron, para la noche del 24 de diciembre, 11 bufandas y accesorios de ganchillo. El encargo viene de mi padre, así que el “Will hook for yarn” (“tejo a cambio de lana”) se cumple al 100%, porque no cuento con que se me paguen las horas invertidas. Me consuelo que de todas maneras las hubiera invertido en amigurumis o un en un gorro para mí (que le tengo muchas ganas), así que tampoco iba a tener mucho beneficio. Y aprendo a tejer de una manera diferente.
De momento voy bien. Tengo ya dos bufandas terminadas, pero quizás lo más complicado viene a partir de ahora: hacer cada prenda diferente. Sé algunos puntos, sé cambiar de color y puedo variar los diseños, pero tampoco quería entregar 11 variantes del mismo patrón. Así que acudí al nunca bien apreciado Ravelry, que me diese patrones sencillos pero bonitos, y ahí tengo, cerca de unos 15 proyectos elegidos, para ir sacándolos poco a poco, eligiendo en función de la persona a la que van dedicados, o de mis posibilidades de lana en ese momento.
Mañana me pondré con unos guantes, para cambiar un poco el punto de estoy usando, el tamaño, la aguja y el estilo. Pero luego volveré a las bufandas, que creo que es lo que más voy a hacer.
Así que además de amigurumi, ahora me da por tejer cosas menos frikis, más típicas. También es un gustazo que sean prendas para vestir, porque tengo que invertir un poco más en lana y uso unas de mejor calidad, que son más suaves al tacto y cansan menos al tejer. Además de que el punto para las bufandas es más suelto que para el amigurumi porque no tiene que contener ningún relleno, y no hay que tirar ni mantener nada tenso. Estas dos bufandas que hice están tejidas con una aguja del nº9, que a veces me da la sensación de que es demasiado grande para mi mano, y cuando empiezo a tejer y no le tengo cogida la costumbre, se me resbala y se me cae de la mano xD Sabía que tenía las manos pequeñas (en su día intenté tocar una guitarra y no le llegaba bien a los trastes más agudos... xD).
Y si es bonito tejer un amigurumi, darlo por terminarlo, mirarlo bien y reconocer a un personaje o a un animal, es una sensación diferente pero también bonita dar por terminada una bufanda, ponérsela e ir corriendo a un espejo a ver cómo quedó.
De momento solamente tengo dos, cuando junte algunas más haré fotos a todo y las iré subiendo. Además, estamos mirando Iris y yo de abrir tienda en Artesanio para ir dando salida a todos los amigurumis que tenemos acumulados (sobre todo yo xD) y tengo que repetir muchas de las fotos que tengo, para poder subir algo bonito. Aprovechando que montaré de nuevo el cutre-estudio para sacarle fotos a las bufandas. Y si por algún extraño motivo alguna de mis compañeras de piso acepta posar con ellas mucho mejor xDD

Estoy pensando en cómo escribir la entrada para mañana. Será un poco menos de abuela y un poco más de vuelta a mi adolescencia más pesada, y como no, otra vez de música. Pero esta vez para bien, no envenenada como llevo toda la semana (probablemente incluya eso al final).
Después de eso, haré el premio que me ha dado Sandra en su blog Palabra de Azahar, y que tendré que cubrir, aunque sea solamente por la curiosidad que me da.
Hasta dentro de unas horas, si no me ataca mucho la pereza y dejo la entrada para dentro de un par de días. Pero os dejo un adelanto:

13 de noviembre de 2011

Volver a sonreír

A veces las palabras se las lleva el viento
El mismo que me arrastra cuando tengo miedo
El miedo de la gente que pasa apresurada
Intentando escapar de mentiras disfrazadas, disfrazadas

Detrás de tu sonrisa se esconden las penas
Que guardas en un saco por cuatro perras
Y vas clavando, y vas sembrando
Intentando escapar de mentiras disfrazadas, disfrazadas

Sientes los latidos al amanecer
De corazones de alquiler
Que se cuelan en tu piel
Cansado de luchar y de perder
Sin saber muy bien por qué
Te olvidaste de vencer

Sincero, como un adiós en la estación
Como tus besos de perdón
Como el llanto de un traidor
Hoy por fin te vi, volver a sonreír

Solo me alumbra el brillo de la luna en esta noche fría
Como el hielo que acompaña a mi whisky cada día
Ciego, de tanto mirar el pasado me quedaré ciego
Pensando y bebiendo, pisando los charcos de ayer, de ayer

Sientes los latidos al amanecer
De corazones de alquiler
Que se cuelan en tu piel
Cansado de luchar y de perder
Sin saber muy bien por qué
Te olvidaste de vencer

Sincero, como un adiós en la estación
Como los besos de perdón
Como el llanto de un traidor
Hoy por fin te vi, volver a sonreír


Voy a incumplir otra promesa de entrada. He decidido no adelantar acontecimientos y no decir quién se va a unir al conciertô del 25 de este mes, por lo menos no hasta que ellos, oficialmente, digan que van a estar. No creo que con todo lo que están trabajando estos días no vayan a anunciar el concierto y se dejen caer por sorpresa, aunque de todas maneras voy a comprar las entradas. No creo que se llene mucho la sala si al final no van a estar y siempre es una oportunidad más para sacar fotos.
Por otro lado, a este-grupo-que-nô-voy-a-decir esta sala se le queda muy, muy pequeña. No creo que hagan un viaje hasta Coruña para tocar sin anunciarse, pero anunciarse también implicaría petar la sala de gente, cuando en principio no es su concierto, si no el de otros dos grupos, con algo menos de suerte.
Aquí una canción y la pista más ôbvia de todas las que he ido dejando, de uno de los grupos que tocarán esa noche: Tregua. He estado escuchando cosas y... demasiado suave y pop para mí. Incluso para cuando me siento suave y no estoy con death ni nada así, me resultan, además de sosos y carentes de toda originalidad, demasiado lights. Es como si tuviesen el metal al alcance pero tuviesen la posibilidad de llegar a las radios, y eligiesen las radios. No voy a decir que no los juzgo porque sería mentira, pero allá ellos.

Y aquí el vídeo con la música (he tenido que copiar yo la letra porque no la encontraba en ningún sitio):

11 de noviembre de 2011

Destino, karma, o cualquier otra cosa

Esta semana he tenido una lección de karma, o ha sido cosa del destino, o cualquier cualquier otra fuerza cósmica que te hace tragarte tus palabras para darte una lección. Aún no me creo que me haya pasado esto, y no sé cómo voy a escapar, aunque mejor dicho, escapar no puedo: sobrevivir.
A quien me conozca un poco literariamente, seguro que le ha llamado la atención que, pese a estar acabando Hispánicas, nunca me leí el Quijote, y no tengo intenciones de hacerlo. Sostengo que Cervantes es un autor mediocre, muy, muy sobrevalorado, y el Quijote es un libro interesante, pero también está demasiado sobrevalorado. Una de las tardes más aliviadas y felices que tuve durante 2º de bachillerato fue cuando me di cuenta de que no me lo habían mandado leer ni durante la ESO ni durante el bachillerato, es decir, me había librado de él. Tuvimos que leer algunas Novelas ejemplares, y todas y cada una me parecieron un coñazo.
En 1º de carrera tenía que haberme leído el libro, pero haciendo un par de malabarismos conseguí aprobar, haciendo que me lo había leído, cuando no era así. Me había vuelto a librar, y como en la carrera no repetimos lecturas en las asignaturas obligatorias, esta vez parecía la definitiva (por lo menos hasta las oposiciones).

No me gusta Cervantes. Nunca lo ha hecho. Y que, siendo para mí mediocre, tanta gente lo adore tantísimo (hay hasta diccionarios únicamente de palabras que ha escrito Cervantes, o dicionarios del Quijote) hace que me repele aún más. Porque, dejando aparte que el tío era mala persona y un tío desagradable, que trabajaba para Hacienda embargando las cabras a los pobres campesinos que no podían pagarle al señor de turno, para mí, es un escritor mediocre. El ideal de hombre en la época que vive Cervantes era un señor que hacía de todo: era noble, sabía ir a la guerra, y además, tenía aptitudes literarias. Y como todavía no había autores especializados en ningún género, o por lo menos la mayoría de ellos, quien escribía letras, las escribía en todas las formas.
Cervantes, además del Quijote como novela, escribió teatro y poesía. Pero eso no lo cuentan en clase, porque es bastante malo en esos dos géneros. En teatro escribió entremeses, unas pequeñas piezas que se representaban entre actos de obras mayores, mientras cambiaban decorados y así. Son siempre obras cómicas y absurdas, que se aprovechan mucho de los equívocos y el humor absurdo o escatológico. Cervantes escribió unos cuantos de estos, y, bueno, siendo un género sencillo como es, digamos que no se luce demasiado.
Además, escribió poesía. Esta ni siquiera me la han dado a leer en clase, nos comentan que lo hizo y nada más. Si fuera bueno nos lo nombrarían siquiera con el resto de poetas, pero ni siquiera. Hay gente que prefiere obviar esta faceta suya. Supongo que alguna poesía suya habrá editada por ahí, pero no creo que sea fácil de encontrar más allá de internet.
Por el contrario, en su mismo contexto histórico, aunque un par de miles de kilómetros de separación, tenemos a Shakespeare. Miguel y Shakespeare murieron el mismo día del mismo año, viven los dos dentro del mismo ideal de hombre renacentista, con prácticamente la misma teoría estética. Y ahí tenemos a Romeo y Julieta, Hamlet, El rey Lear, Noche de Reyes, etc, etc. En clase también he dado poesía de Shakespeare, y gente de Filología Inglesa me dijo que lo dan junto a los grandes poetas de ese siglo. En cuanto a narrativa estoy más perdida, pero supongo que también ha hecho (esto es un blog informal y no voy a buscar bibliografía ni información para contrastar esto xD).
Hace unos años que digo que el 23 de abril es el día del libro porque se celebra que Cervantes no pudo volver a escribir ninguna basura más. La gente me riñe porque, incomprensiblemente, este tío es querido en el país, pero yo estoy convencida.

El curso pasado, alguna gente de mi clase cogió una asignatura, Cuestiones de Literatura del siglo XVI, que resultó ser un curso monográfico sobre Cervantes. Yo pasé de ella, me espantaba la idea simplemente de tener que leerme el Quijote, como para más pasar cuatro meses hablando solamente de él. Sin embargo, también cogieron Cuestiones de Literatura del siglo XVII, que iba sobre teatro, con Lope de Vega y más gente, y esa sí parecía interesante.
Este año se cambiaron los profesores que iban a dar estas asignaturas. Una de ellas quedaba sin docencia, nadie más quería hacerse cargo de ella, y la otra pasaba a otra profesora. Una profesora vieja conocida de este blog, donde más de una vez he alabado su capacidad para dar clase y su completa objetividad en cuanto al trato con los alumnos y el evitar favoritismos; no iba a coger esa asignatura ni loca. Esa profesora, al empezar septiembre, en los exámenes, se puso de baja para todo el cuatrimestre. Ya habían cambiado horarios de todos los profesores para poder dar esa asignatura, y nos mandaron mails desde los profesores diciéndonos que aunque estaba ofertada, no se iba a dar la asignatura.
Tres días antes de que acabase el período de matrícula, cuando yo me estaba peleando con los créditos y viendo que tendría que tragar y hacer Cuestiones de Semántica o alguna cosa rara así, nos llega otro mail diciendo que al final encontraron gente para esa asignatura y se va a dar. Miro el programa aprobado para el curso, veo que hay cosas de teatro y que puede estar bien, y me matriculo.
Por diferentes causas, no pude asistir a esa clase durante dos semanas (una vez no se sabía que se daba, otro día fue festivo, el siguiente esperé en clase pero no vino la profesora, y el siguiente no fui a clase porque nos había reventado la tubería y estaba esperando al fontanero xD), y este martes pasado, por fin, pude. Hablé con la profesora para ver qué tenía que hacer, y entre festivos y tal, solamente habían dado un día. Habían dejado un lote de fotocopias en reprografía e iban a hablar de ellas en clase, que me las leyese.
El primer capítulo se llamaba “Cervantes y la teoría literaria de su tiempo”. Es un capítulo de introducción, no tiene por qué ser sobre Cervantes, podía ser una panorámica de la estética de ese momento. Pero así como empecé a leer, vi que no era así. Los tres siguientes artículos iban más o menos sobre lo mismo.
A estas alturas, seguro que ya os imagináis en qué asignatura que no quería ni tocar me matriculé sin darme cuenta.

Tiene que ser el karma. También le debe caer bien Cervantes y no le gusta que ande diciendo que es un tío mediocre, que sus obras apestan y que todo lo que toca está sobrevalorado. Me ha colocado en un sitio donde voy a tener que, por lo menos, fingir que me gusta. Y tendré que leerme el Quijote, sacando tiempo de dónde pueda. Y posiblemente las Novelas ejemplares, para luego hacer un trabajo final de curso de unas 30 páginas sobre algún aspecto que esté más que tratado entre los “académicos”.
No voy a cambiar la matrícula porque estamos casi a mitad de noviembre y el resto de asignaturas optativas apestan todavía más. Tendré que tragar, y pensar que lo que aprenda aquí es camino andado luego en las oposiciones, que seguro que este señor también les gusta a ellos.

Mañana a ver si cuento por qué, a pesar de esto, ayer fue una de las tardes más felices desde... el 13 de septiembre o algo así. Por si alguien no estuvo leyendo mis momentos de crisis en Twitter, puede ir al registro de entradas del blog y ver qué pasó en septiembre para que estuviese tan feliz. Iba a dar la pista de que tiene que ver con la música, pero en mí, eso no es una pista, es una obviedad.
Saludôs, y hasta mañana :D

9 de noviembre de 2011

Excursión desafortunada

Necesito poner por escrito lo que me pasó el otro día de paso a la Torre a sacar fotos, porque si no tengo la sensación de que nunca me lo sacará de dentro y me hace sentir idiota xD
Para el curso de fotografía nos habían pedido que hiciéramos fotografías de paisajes. El tiempo no acompañó durante toda la semana, y el único momento que tuve libre sin lluvia ni amenaza de ella fue el lunes al salir de clase por la tarde. Ya era de noche, pero it’s something. Así que bajé de la Facultad, pasé por el piso, agarré cámara de fotos, trípode, y salí a la calle esperando no pasar mucho frío.
Primero, me equivoqué de línea. Quería bajar justo frente a la Torre, y sé que hay un bus que para ahí. Sin pararme a mirarlo, cogí el 4, convencida de que era ése (el 4 sirve para todo). Mi sorpresa cuando, dentro de Monte Alto, cercano a la Torre, pasa de largo de por donde creo que se mete, y da la vuelta, de vuelta para el centro. Cuando me bajo del bus más o menos reconozco las calles (Monte Alto es un laberinto y estuve muy pocas veces por allí), y voy caminando hasta llegar al paseo y ver el mar. Y mi sorpresa cuando estoy al lado de la Domus, al final del Orzán. Es decir, tengo una caminata de casi 10 minutos hasta la Torre, cuando contaba con quedar justo delante.
Aprovecho para sacar alguna foto de lo que hay al otro lado de la ría. Saco el trípode, lo extiendo, pongo la cámara, y me doy cuenta de que la barandilla del paseo (ésa que se suele llevar el mar pero en otras zonas del paseo) está en medio y medio de la foto. Intento subir el trípode a un banco, y más o menos mejora, pero mi trípode es un regalo de Nikon, y como los regalos no pueden ser de calidad, y tengo las posibilidades muy limitadas. Así que hago todo lo contrario: pliego parte del trípode y lo cuelo entre los agujeros de la barandilla. Y ahí saqué una serie de fotos con diferentes exposiciones para probar cómo quedaban. Pero el estar agachada, a una foto cada 10 segundos y que el objetivo mío “bueno” haya dejado de querer autoenfocar, me cansaron pronto. Saqué algunas que creía que podrían ser aprovechables, y cambié de localización.
Realmente no había frío, y me fui dando un paseo hasta cerca de la Torre. No llegué a dónde quería llegar, me quedé por encima del Aquario. Entonces fue cuando me cabreé. La cámara no enfocaba ni a las malas, a mano también me salían desenfocadas, y el trípode no me daba el ángulo que quería.
Veamos, la Torre está elevada (por eso es una torre y no un dibujo en el suelo). Yo quería hacer un contrapicado. Es decir, que la cámara enfoque hacia arriba. Primero, con la cámara ajustada al trípode éste no me da la opción de elevarla, solamente enfocar hacia al suelo. Si giro la cámara para darle la vuelta y poder elevarla, queda floja. Decido arriesgarme y la giro. Enfoco hacia arriba, enfoco el objetivo, le doy a la exposición unos 3’’ y... mientras está el obturador abierto y se está sacando la foto, veo cómo el trípode va cediendo y la cámara baja hasta estar enfocando recto.
Así varias veces. Desesperada, intenté mantener el trípode sujeto con la mano, pero el trípode está para evitar eso, y las fotos me salían movidas. Recogí todo y decidí irme a casa, no tenía mucho más que hacer si el trípode no colaboraba.
Y el último problema de la noche: dónde se coge el bus aquí? Si hubiera cogido el bus que tenía que coger sabría dónde me había dejado. Una vez fui en bus, y diría que hay una parada frente al instituto que hay enfrente. Pero no veía tal parada. Así que seguí caminando hasta encontrarme con alguna. Diez minutos más tarde, me encontré con una. Según el cartel, solo para allí la línea 3, por lo que tendría que hacer trasbordo en la Plaza de Pontevedra con algún otro bus (si el trípode no me diese problemas, quería ir a hacer lightpainting allí, pero visto el percal ni iba a intentarlo). Lo malo del 3 es que pasa cada media hora. La única cosa en la que tuve suerte: llegó a los 3 minutos.
Como pensaba, bajé en la Plaza de Pontevedra y caminé un nada para llegar al universitario. El 4 me deja una calle más cerca de mi piso, pero había que caminar más y no tiene tanta frecuencia. El universitario pasa cada 2 minutos en hora punta, cada 5-7, como mucho, en horas más relajadas. Estuve esperando ese tiempo, y algo más. Me moría de hambre. Seguía sin venir. Ahí al lado hay un Gadis. Fui a comprar algo para comer, y mientras, hacía algo de tiempo. Cuando volví a la parada, no había señales de ningún bus. Cuando me cansé de esperar pensé en ir a la parada del 4, que tiene contador.
Y así como doy dos pasos hacia la parada del 4, veo que el universitario se acerca.

Así que llegué al piso cansada, desanimada, harta y me sentía engañada por mi propio trípode. Mirando las fotos, solamente dos no me quedaron movidas o desenfocadas:

Photobucket
Photobucket


Que en sí son chulas, pero saber que me costaron todo ese trabajo y ni siquiera son lo que quería conseguir...

Internet en el piso y más cosas

Tras varios meses de “incomunicación” por fin tenemos internet en el piso. Ha costado meses y muchas inseguridades instalarlo (oferta por aquí, promoción por allá, luego nos dijeron que la casera no quería hacer la instalación, etc.), pero aquí está. Y aquí estoy, escribiendo con sueño pasadas las 12 de la noche porque no quiero que el blog esté parado muchos días (vale, sin internet también lo hacía, aunque lo publicaba a la mañana siguiente).
Hace unos días, el 31 concretamente, fui a un stand de R a pedir que nos diesen el alta. Entre festivos varios y demás, los ténicos empezaban a tener hueco hoy. Y así fue, y casi 20 minutos antes de la hora en la que dijeron que vendrían, timbraron. No debió pasar una hora, y ya me estaba diciendo el señor si podía probar si funcionaba. Y pese a mi pesimismo (jaja juego de palabras >.<), todo fue bien a la primera.
Así que preparaos, que mi presencia y la del amigurumi será mayor a partir de hoy.

En otro orden de cosas, y aprovecho para no hacer una entrada solamente con eso, mañana tendré la cuarta clase del curso de fotografía. Hasta ahora me atrevería a decir que no hemos aprendido nada. O por lo menos no da esa sensación. La primera clase la pasamos con la presentación e introducción, muy de andar por casa. La segunda (de la que ya no hablé) pasamos un rato hablando entre los grupos para ver qué hacíamos juntos, y el siguiente rato de clase nos puso un vídeo sobre un fotógrafo (Alberto García Alix). Y la tercera no sé qué iba a dar, pero acabamos hablando de algo completamente diferente. Mientras se llenaba el aula alguien le preguntó sobre el tamaño o el formato para imprimir en tienda, y de tema en tema, acabó enseñándonos por encima (enseñando, no diciendo cómo funciona o cómo hacerlo funcionar) el Camera Raw que trae el photoshop. Para mí fue un poco útil, además de ayudarme, por lo menos por ahora, acabar de dar el paso hacia el formato RAW, pero en realidad no nos enseñó nada. Estuvo jugando con el programa “y podemos hacer esto, y podemos hacer lo otro”, pero realmente no fue clase.
Y mañana toca la cuarta. Lo que será, además, el momento de presentar las fotografías del grupo. Y yo me río. En nuestro grupo se ha tomado a chiste, o eso parece. La semana pasada me enteré de que habían intercambiado un par de mails, pero no me habían llegado (alguna gente le tiene manía a mi letra, pero no contaba que de 6 personas no la entendiese nadie), y volvieron a apuntar el correo. Esto fue el miércoles, el viernes recibí el primero, con el mensaje más o menos, aunque más educado y tal de “a ver si nos ponemos a hacer algo, que se nos echa el tiempo encima; os paso las fotos que hice”. Hubo una respuesta el sábado, algo de “otros grupos hicieron grupos de facebook para votar las fotos y comentarlas, pero ya no nos da tiempo, os paso las mías”. Le contestó la misma persona que había mandado el primero diciendo que sí, que tenemos el tiempo justo y casi lo mejor era directamente mandarle todas las fotos y el miércoles antes de clase elegirlas. Y yo respondí diciendo que no tenía internet, que algunos mensajes no me habían llegado, y que mandaría las fotos así como las tuviese a mano. Y ahí estamos. De 6 personas han mandado aunque sea señales de vida tres, el resto ni sabe ni contesta.
Y las fotos enviadas son fotos con bandejas de desayunos. Que lo estaba viendo venir. Señores compañeros, si el profesor siquiera que le hiciéramos fotos a una bandeja con comida nos lo hubiera dicho así, no nos hubiese dado un texto con diferentes posibles lecturas para sacar nosotros nuestras ideas. Que el resto de la clase se va a reír de nosotros, pero no se ha querido hacer nada.

Además de hablar del Camera Raw en la clase pasada, el profesor nos encargó fotos de paisajes para llevar mañana. Con el tiempo que hizo toda esta semana, casi mejor podría haber mandado retrato o algo que se pudiera hacer dentro de casa. Durante toda la semana llovió, durante el fin de semana estuve encerrada trabajando en la crónica de Tálesien y en las fotos, y lunes y martes... bueno. El lunes hubo buen día, y quería salir a hacer fotos. El martes, hoy, no hubo manera.
Y el lunes me dieron las ganas de salir a hacer fotos, y aunque cuando salí de clase (las 6 y media de la tarde) ya era de noche, cogí el trípode, la cámara, y me fui a la zona de la Torre.
Podría haberme quedado en casa, porque desde que puse el pie en la calle se fueron sucediendo una serie de despropósitos que me fastidiaron el día. Pero esto lo contaré mañana, porque es tarde, mañana tengo que madrugar, y eso, junto a las fotos, me dan la excusa perfecta para otra entrada.

5 de noviembre de 2011

Sally, más fotos

Llevo un tiempo soltando tochazos sin distraer un poco con fotos. Muchas no es que estuviese haciendo, la verdad, salvo algunas para los amigurumis. Debería haber sacado a lo largo de esta semana fotos para el curso de fotografía, pero nos dijo que hiciésemos paisajes, y con las trombas que están cayendo, saldrá él de casa a sacar fotos, pero yo no. Además, lo del trabajo en grupo parece que no acaba de salir adelante, cada uno está yendo por libre, los mails no llegan a casi nadie, nadie aporta ideas, etc.
Pero en la anterior clase de fotografía estuvo el profesor enseñando qué es el Camera Raw del Photoshop, porque solamente 3 personas sabíamos lo que era (yo entre ellas, sé lo que es pero no sé manejarlo), y me picó el gusanillo. Pero como hasta ahora no sabía manejarlo y no es que esté sobrada de espacio en el disco duro, fui borrando todos los archivos raw que sacaba, quedándome solo con los jpeg. Necesitaba raws nuevos, y ahí estaba la cobaya...
Hice un montaje parecido al que uso para los amigurumis: cartulina de fondo, flexo de luz blanca, y cámara. Pero esta vez necesité un cebo para convencerla. Se portó muy bien y no me destrozó la cartulina, que es con lo que contaba. Pero creo que no le gustó demasiado que la pusiera en la mesa en vez de en la cama (ya la cámara no le gusta demasiado) y luego no dejaba que la cogiese. La pobre en la cama no resbala porque está blandito, pero en la mesa no se agarraba a nada, y el cebo se le escapaba corriendo.
Pero estoy contenta con el resultado. Y con el partido que le he sacado al plugin al procesar las fotos. Como siempre, saqué 100 fotos y valieron 5, así que aprovecho y pongo algunas atrasadas:

Photobucket
Photobucket
Photobucket

Y ahora las del otro día, las del montaje de la cartulina. Misma cámara, casi mismos parámetros, pero un tratamiento de las fotos muy diferente... y se nota en la calidad:

Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Con la boquita abierta w-w

Y mi favorita de tooodos los tiempos:
Photobucket


Y un vídeo que le hice mientras le sacaba fotos:



Hay que rebajar un poco la tensión que se respira en este blog últimamente. Mi primera parte de la “venganza” ya la tengo en marcha, pero creo que esto será algo que se alargue en el tiempo. Así que no será algo de un día, serán cosas a lo largo de días, semanas, meses...

Recuerden, recuerden...

Hola, bella dama. Bonita noche, ¿verdad? Perdone mi intromisión. Quizás deseaba pasear. O sólo disfrutar de la vista. No importa. Es hora de que tengamos una charla. Ahh… olvidaba que no nos han presentado. No tengo nombre, llámeme “V”. “Sra Justicia… aquí V”, “V, aquí la señora Justicia”. “Hola, señora Justicia”. “Buenas noches, V”. Ya está, ya nos conocemos. Soy admirador suyo desde hace tiempo. Oh, sé lo que piensa… “El pobre chico está loco por mí…” Lo siento, madame. No es así en absoluto. La admiraba… aunque a distancia. La miraba desde la calle cuando era chico. Le decía a mi padre: “¿Quién es esa dama?”. Y me contestaba, “es la señora Justicia”. Y le decía, “¿No es bonita?”. No es algo físico, sé que no es de esas. No, la amaba como persona. Como ideal. Eso fue hace mucho. Ahora hay alguien más. “¿Qué? ¡V! ¿Me has traicionado por una ramera vanidosa de labios pintados y sonrisa incitante?” ¿Yo? ¡Disiento! ¡Fue tu infidelidad la que me echó en sus brazos! ¡Ah-ha! Te sorprendí, ¿eh? Pensabas que no sabía lo tuyo. Pues lo sé. ¡Lo sé todo! No me sorprendió. Siempre te gustaron los uniformes. “¿Uniformes? No sé de qué me hablas. Tú siempre fuiste el único, V…” ¡Mentirosa! ¡Zorra! ¡Ramera! ¿Niegas que te lanzaste a sus brazos y a sus botas? ¿Te comió la lengua el gato? Eso parece. Te has mostrado por fin. Ya no eres mi justicia, ahora eres su justicia. Te acostaste con otro. ¡Dos pueden jugar a ese juego! “Sniff, ¿quién es ella, V? ¿Cómo se llama?” Se llama Anarquía. ¡Y me ha enseñado más que tú como mujer! Me ha enseñado que la Justicia es inútil sin Libertad. Es honesta. No hace promesas ni las rompe como tú, Jezabel. Me preguntaba por qué no me mirabas a los ojos. Ahora lo sé. Adiós, querida. Me entristecería por nuestra separación, pero ya no eres la mujer que amaba. Aquí tienes un regalo final. Las llamas de la Libertad, que hermosas. Ahh, mi preciosa, Anarquía… “Hasta ahora no conocía tu belleza”.



Photobucket



“Recuerden, recuerden, el 5 de noviembre. Conspiración, pólvora y traición. No veo la demora y siempre es la hora para evocarla sin dilación.”

Harry Potter y el Cáliz de Fuego

No es la primera vez que leo Harry Potter y el cáliz de fuego, de JK Rowling. Ni la segunda, ni la tercera. Y no me canso del libro, ni de los personajes, que, con cada libro, me gustan todavía más. Hace más de 10 años que cayeron a la vez en mis manos Harry Potter y la piedra filosofal y Harry Potter y la cámara de los secretos. No me dieron mucha confianza porque la portada no me gustaba demasiado, y el título tampoco me llamaba. Pero tras dos capítulos del primero de los libros mi opinión cambió por completo, y disfruté de la historia hasta los últimos momentos de la última película, que salió hace unos meses.
De películas y libros hablaré más adelante y con más fundamento, sobre todo porque estoy cursando una asignatura en la que es esto lo que hacemos: leer fragmento, ver escena, comentar. Tras varios meses y haberme tragado diferentes artículos o manuales supongo que seré capaz de explicar de una manera un poco más clara y convencida que los libros tienen unas posibilidades narrativas y las películas otras; no son ni mejores ni peores, pero son diferentes. Así que de momento no voy a entrar en el tema libros-películas.
El caso es que este verano, entre las lecturas por placer que me mandé hacer, se coló, sin ninguna razón más que “me apetece volver a leerlo” este libro. Sin tocar ninguno de los tres anteriores, y sin seguir con el resto a partir de ahora. Simplemente quería volver a tener contacto con Howgarts otra vez. Y lo he disfrutado en las casi 600 páginas que dura el libro.

Sinopsis
A estas alturas de expansión del mundo Harry Potter, me atrevería a decir que todos sabemos quién es el Niño que Sobrevivió. Sin explayarme en quién es él, solamente diré que Harry se encuentra en su 4º años en Howgarts, donde se celebra por primera vez en muchos años el Torneo de los Tres Magos. Este torneo junta a tres de las escuelas de magia más importantes del mundo (Howgarts, Beauxbautons y Durmstrang), que competirán, a través de un campeón de cada casa, en un torneo que pondrá a prueba la valentía, el ingenio y el valor de cada colegio. El campeón que representa a cada colegio es elegido por el Cáliz de fuego (he ahí el título del libro), y una vez elegido, no puede echarse atrás.
Pero algo falla, y en vez de salir tres nombres del Cáliz, salen cuatro. El cuarto nombre, el que designa al cuarto campeón sin colegio, es Harry Potter.
El curso aparece marcado por la presencia de las tres pruebas del Torneo, y la preparación para éstas que tiene que llevar a cabo Harry. Pero el libro no se limita a eso, porque además del Torneo de los tres magos el libro entra en los mundiales de Quidditch, incluso antes de que empiece el curso; nos presenta a nuevos personajes como Rita Skeeter, Bartemious Crouch, Ludo Bagman, Cho Chang, Ojoloco Moody, y más, que tendrán importancia a lo largo de todo el libro.

Valoración
Harry Potter es magia. Y con esto no me refiero a la magia que hacen dentro de Hogwarts, si no esa sensación que tienes cuando estás leyendo de realmente pertenecer a Hogwarts, a conocer a los personajes, a vivir con ellos lo que estás leyendo. Realmente estás dentro del castillo, con los fantasmas, Peeves, los profesores y el monstruo del lago. Es algo que no se ha podido transmitir en las películas y que creo que hace que nos gusten tanto estos libros. Rowling sabe incluir al lector dentro de la historia, a sentirse arropado. Recuerdo estar leyendo cuando Harry va con el huevo del dragón al lavabo de los prefectos y se encuentra con Myrtle la Llorona. Cómo va abriendo los grifos, cómo la piscina de llena de pompas... sientes el calor y la calidez de un baño caliente, con el cuarto de baño lleno de vapor.
Leer a Harry Potter es más que leer las aventuras de un chico que, en el fondo, se libra de todas por los pelos y por casualidad. Es sentirte dentro de su mundo, es conocer a los personajes de los cuadros (aunque no es de este libro, ¡quién no se acuerda de Sir Cadogan!), los pasillos del castillo, los profesores y los terrenos del colegio. Lo que hacen Harry y los personajes principales también es interesante, pero en el fondo es una excusa para conseguir entrar en ese mundo que Rowling recreó a lo largo de 7 libros.
Harry nos va haciendo una visita guiada, desde los ojos de un casi extraño, como los lectores, al interior de ese mundo. Desde el primer libro y el descubrimiento del callejón Diagon hasta al punto en el que hace dos días me dijeron en Twitter “probé con finite incantatem pero no funciona”. En este cuarto libro de la serie conocemos mejor a los dragones, a los gigantes, a qué pasa cuando mezclas especies (los excregutos), pero también re-conocemos a las sirenas sin seguir la tradición a la que estamos acostumbrados. Ya tenemos la edad suficiente para conocer las maldiciones imperdonables, qué son los mortífagos, qué es la marca tenebrosa y a aceptar que Voldemort volverá.
Además, ahora que sabemos cómo acaba la historia, tanto la de este libro como la de los 7 libros, podemos disfrutar de las pequeñas pistas que fue dejando Rowling sobre el futuro de la saga. La más importante que se me ocurre ahora sería el cementerio en el que aparece Harry tras tocar la Copa. En los últimos libros volverá a ese sitio, y en los siguientes libros verá que ese cementerio en concreto es más importante de lo que en este libro intuimos.
Hay muchas maneras de decir qué significa Harry Potter. Mi visión es ésta: es adentrarse dentro de un mundo de magia que Rowling ha creado a partir de una tradición posterior muy bien documentada junto algo de imaginación personal. Para mí, es un mundo mágico que encanta por la mezcla de modernidad con la tradición brujeril más clásica: las varitas, las chimeneas, las lechuzas mensajeras, los bailes, los fantasmas, los dragones, los castillos, los bosques misteriosos... que se juntan con cuadros que hablan, con cartas vociferadoras, los cotilleos, el mundo muggle y lo raros que son para los magos, con sus coches y teléfonos y televisiones. Para mí, Harry Potter es un mundo de ilusión mezclado con el mundo en el que vivimos ahora. La existencia de Hogwarts no niega la existencia de un mundo muggle, que es quizás lo más encantador de todos. Estoy segura de que hay una pared en King’s Cross desgastada de que la gente se choque contra ella “por si acaso”.
Hay otra gente que dice que Harry Potter es una historia de aventuras. Que a Harry se le plantean una serie de peligros a los que tiene que prepararse y que somos testigos de sus avances y de su proceso de aprendizaje. Otra gente sostiene que Harry Potter es una historia sobre la amistad y la importancia de los amigos; otra incluso dice que Harry Potter es la lucha del bien con el mal. Yo creo que es un poco de todo eso, pero insertado en ese mundo mágico que nos atrapa. No conozco a nadie que haya leído los libros y no le hayan gustado. Quizás las películas no te gusten, puede que no te llame la temática para leer los libros, pero una vez han conocido a los fantasmas del castillo, a los cuadros, a las contraseñas, a las salas comunes... no conozco a nadie que tras internarse en ese mundo mágico no le haya gustado. Ni niños ni adultos.
Hacía años que no cogía ninguno de sus libros, quizás desde que acabé de leer el último que salió. Pero es que tras todo este tiempo, me sigue gustando como me gustó el primer día.

Valoración
9 de 10

4 de noviembre de 2011

Fe de erratas

Hace unos días escribí, entre enfurecida y un mal día (lo que no quiere decir que aún apoye todas y cada una de las palabras que puse) una entrada rabiosa, poco documentada, dirigida a dos personas, aunque a una más que a otra. Han pasado los días, he visto el resultado de ese “trabajo” del que hablaba, y tengo que admitir que me he equivocado.
Escribí basada en suposiciones. Intuía que con mucha seguridad alguien había hecho un trabajo que quería hacer yo, pero no sabía exactamente quién. Quise tirar de la buena fe de mis “amigos” y supuse que una persona, esa “pedazo de attention whore” lo había hecho sin preguntar.
Bueno, hoy podría volver a repetir la entrada cambiándole un par de cosas, porque ella no ha tenido nada que ver. Ha sido uno de esos “amigos”, alguien que estaba avisado de que yo quería ese trabajo, quien, con toda la cara del mundo, lo ha hecho. Es una de esas personas que puse en la otra entrada cuando me refería a “Que he hecho que gente haga sacrificios para poder vivir yo esa experiencia y vas de lista y te la agencias tú”. Bueno, parece que no se habían hecho tantos sacrificios.
Como se puede intuir por las mayúsculas de Twitter al enterarme (hablé de él como “mono del carallo”) me enfadé mucho. Y es cierto. Pero pasadas las horas, examinado su trabajo, estoy entre desconcertada, traicionada, decepcionada y esa sensación de ver a un niño tonto hacer algo que no puede y decirle “ay, pobriño”.
Entonces, digo públicamente que me equivoqué en esa entrada pasada, especialmente en el párrafo que empieza con “Así que tú, puta inútil”, y termina con “Porque de donde no hay no se puede sacar, y en el fondo tienes que sufrirte a ti misma todos los días”. El parrafito que le sigue lo mantengo.

Me siento traicionada. Sé que mi actitud de no dejar que nadie más hiciese ese trabajo es una actitud egoísta, pero me parece también mucho más egoísta saber que yo quería hacerlo, que es importante para mí, y a las putas y a las callando, él lo haya hecho. Es más, preguntó si alguien más lo iba a hacer, se le respondió “se lo estamos dejando a Anxo”, y lo hizo sin decir nada. Y porque a veces me siento una acosadora y parece que tengo cuatro ojos y me entero de todo y estaba preparada para lo que vi hoy, porque me hubiera caído completamente de sorpresa.
Cuando sabía que alguien lo había hecho pero no exactamente quién, pensé que si lo hacía él, por lo menos lo haría bien. Pero ésa es la parte que me tiene desconcertada: lo mal que lo ha hecho. No hablemos de la parte gráfica del trabajo, que ya sabía que iba a dejar mucho que desear (esa parte gráfica son mis borradores, lo que hago y descarto porque me daría vergüenza ajena enseñar), si no de la parte escrita. Es una persona que considero que sabe mucho más que yo, que tiene mucho más rodaje que yo, y que podría escribirlo mucho mejor que yo, aunque nuestras opiniones sean diferentes (que lo son, y mucho). Pero lo que me ha chocado es que no solamente la parte gráfica ha ido como el CULO, si no que la redacción se podría corresponder a la de un niño de 2º de ESO.
Y me duele porque sé que es una persona universitaria. Una persona con título enfocado a la enseñanza, y que supongo que en un futuro querrá dedicarse a dar clase. Me decepciona tantísimo como persona que es, como futuro profesional, y como producto de la Universidad española que alguien de su nivel de estudios redacte de esa manera que creo que no puedo explicarlo. Por eso no monto en cólera como la semana pasada. Este desconcierto de que alguien que haya acabado una carrera no sepa usar el punto y coma, de que tenga una sintaxis de risa, de que no sepa redactar nada con sentido más allá de dos subordinadas consecutivas... y sobre todo, que al repasar lo que ha escrito no se dé cuenta de que tiene frases-párrafo que no tienen ninguna clase de sentido, o no sepa corregirlas.
No estoy de acuerdo en la mayor parte de las cosas que ha dicho en su trabajo, pero estoy tan desconcertada por cómo lo ha dicho que no sé qué concepción voy a tener de él en el futuro. Antes lo respetaba como una persona que sabía más que yo, alguien de quien aprender. Pero es que se me acaba de caer el “mito” y acabo de perder un montón de fe en la humanidad, así, en cinco minutos.
Sabía que era una persona con pocas aptitudes sociales, que a veces tiene comportamientos completamente inexplicables, más propios de un niño de 12 años que de alguien de su edad. Pero pensaba que dentro de su cabeza las cosas funcionaban de otra manera. No quiero repetirme demasiado, pero tengo que volver al “los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo” de Wittgenstein. Le dimos muchas vueltas a esta frase en Filosofía de 1º de bachillerato, tantas que no recuerdo todas las conclusiones. Pero la básica es que, más allá de lo que no puedes pensar, para ti, no existe. Una persona que no tenga ninguna clase de lenguaje (organizado o no) sobre un ámbito concreto, ese ámbito no existirá para él, tendrá su conocimiento, su mente y su mundo, cercados. Yo le doy otra vuelta y creo que quien no tenga un lenguaje organizado, siempre tendrá su mundo cercado. Alguien que no es capaz de enlazar tres frases, dos conceptos, u organizarlos de manera clara, no puede tener las cosas en paz dentro de su cabeza, algo falla. Por eso le doy tanta importancia al lenguaje y a todo lo que tiene que ver con él: dice mucho de cómo somos, de cómo pensamos, de nuestras capacidades. Y en el fondo hacer un trabajo del estilo que hizo él no es difícil sin tener tantos errores y problemas.
Pero pasan las horas, y tras pensar en todo lo que sé de él, casi me extraña que no haya caído en esto antes. El desconcierto y la decepción están dando paso a ganas de venganza, de revancha. La más clara la tendré dentro de unos meses, cuando se vuelva a presentar la oportunidad de hacer ese trabajo, y yo lo vaya a hacer. Porque esto no es una sola oportunidad en la vida, si no que, si sale todo bien y no hay ninguna desgracia por el medio, será algo que se pueda repetir. Y ahí estaré. Y el mayor zasca será hacerlo mejor, sin necesitar aprender de él. Pero hay muchas más cosas que puedo hacer en estos meses que quedan por el medio. Ya iré pensando poco a poco, pero es que estoy volviendo a la rabia, a las ganas de morder y de gritar por la ventana.
Me da muchísima pena ver que una persona demuestra ser algo completamente diferente a como pensaba que era. Pero también me duele haber perdido esta figura de referencia, el haber hecho el “kill your idols” de esta manera. El sentir que quería aprender de alguien que en el fondo, nunca tuvo nada que enseñar.

La entrada de mañana va a ser un poco más alegre.