30 de julio de 2010

Espinho vol. I

Photobucket
Acercándonos a Vigo, los primeros carteles en la autopista anunciando Portugal

Photobucket
Estádio do Dragão, en Porto, ya dentro de Portugal.

Photobucket
Photobucket
Puestas de Sol en Espinho. Estábamos muchos haciendo fotos, y la verdad es que era preciosa.

Photobucket
Primera línea de playa en Espinho. Las casas más pequeñas y más antiguas, las pocas que no están convertidas en bares y restaurantes xD

Photobucket
Típica iglesia portuguesa con sus azulejos. Ésta es especial porque tiene una cruz de luces de neón en lo alto. En la foto no se aprecia, pero es azul brillante xD

Photobucket
Ya por la noche, el casino con sus luces, y al fondo, los apartamentos donde estoy alojada.



Mañana toca el mercado medieval más grande de la Península Ibérica, mucho sol y mucho caminar.
:)

28 de julio de 2010

Mi primer “accidente” de coche.

Antes de empezar a contar nada, y vistas las reacciones de estos días, no ha pasado nada. Estamos todos perfectamente, y el coche ni va a necesitar arreglo. Cuento esto por la pura anécdota y porque no tengo casi nada más que contar. Si tuviera un verano ajetreado hasta lo pasaría por alto.
Empezamos.

Ayer martes volví a subir con la autoescuela a Coruña, a hacer más prácticas. Salimos un poco más tarde de lo habitual porque llevábamos de paso a una chica a hacer el examen teórico, y como lo tenía tarde, no había prisa.
Como es también cosa normal, los alumnos fuimos conduciendo. A mí me tocó de vuelta, así que las más novatas lo llevaron de ida. Con esta autoescuela no cogemos la autopista para llegar (aunque yo creo que pasar por un par de peajes con la autoescuela no está de más), sino que vamos por la carretera general. Esta vez una de las chicas lo llevó hasta la carretera del polígono de Carballo, y allí cambiamos los turnos.
Poco después de pasar una de las grandes rotondas que hay para el polígono, paramos en un arcén enorme en una carretera que estaba vacía, y se cambiaron el sitio del conductor. Le tocó a la chica que iba al examen teórico. Ya había hecho un par de prácticas por el pueblo, así que ya estaba lista para carretera. Se sienta, ajusta asiento, espejos, y la profesora le va diciendo cómo arrancar poco a poco.
Unos metros un poco más adelante, una carretera secundaria se incorporaba a la grande de dónde veníamos, también aparentemente vacía, y tan estrecha que ni reparamos en ella. La chica enciende el motor, baja el freno de mano, y va levantando un poco el embrague, tal y como le va diciendo la profesora. De repente, por la carretera esta secundaria aparece un Audi que te cagas, invade nuestro arcén para incorporarse en el sentido contrario en el que veníamos nosotros de una manera que si la hacemos en un examen el examinador grita y salta del coche en marcha, y a cámara lenta, vemos cómo los dos coches, prácticamente parados, avanzan lentamente el uno hacia el otro. Por un momento, parece que nos libramos por unos centímetros, pero de repente el Audi se mueve unos centímetros hacia adelante y escuchamos un pequeño “clonc” en nuestro faro derecho.

Photobucket



Del coche sale una tía de unos 40 con pintas de “pija quiero, pero no puedo”, arrepintada, con taconazos y con andares de “ya te vale no haberme visto”. Cuando vio que era un coche de autoescuela con cinco tías dentro, se le cambió la cara a “soy amable”. Pidió perdón, dijo que iba “distraída, es culpa mía”, y que a ser posible no diéramos parte al seguro, que le pasásemos la factura y ella pagaba el arreglo del coche (jajajajajaja). Le dijo la profesora que posiblemente ni hubiera que dar parte al seguro, pero que dentro íbamos cinco personas, y con que una notase solo molestias por el coche, iríamos al médico. Como la Seguridad Social no cubre los gastos médicos por accidentes de tráfico, se le pasa la factura al seguro, por lo que hay que darle parte.
Nuestra profesora cubrió el parte del “accidente”, y mientras todas estábamos bien y la chica que tenía que conducir (que por encima de ser su primera vez, iba a examen) temblaba, volvimos a arrancar. A la media hora o así llegamos al sitio en el que hacen los exámenes teóricos y nosotras seguimos hacia Coruña, para dar vueltas todo el día.
Cuando miré la parte supuestamente accidentada del coche no había más que un rascazo, que creo que ya estaba ahí, y el cristal del faro se había hundido un poco. No probamos si funcionaba esa luz, pero a simple vista el coche no tiene nada.
Los pasajeros estamos perfectamente. Las dos chicas que iban conmigo detrás solo estuvieron nerviosas durante un rato, la profesora se quejaba de que le tiraba el cuello, pero que ya era de antes. Yo no llegué a notar nada, si tal durante los cinco minutos siguientes tenía tenso un hombro, pero como nos asábamos de calor estaba sentada de una manera rara en el coche para evitar tocarme a mí misma, así que será de la postura. Aún así, no volví a notar nada. Únicamente la chica que conducía, que cuando vio venir al otro coche se agarró al volante y en el momento que chocamos tenía la espalda muy rígida y le estuvo doliendo todo el día, pero no quiso ir al médico, sino que esperó a llegar a casa.
Yo me río por la tontería, la verdad. Tendría que haber sido cómico grabarlo desde fuera y luego verlo. Los coches se acercan, los pasajeros ponen cara de susto, los coches frenan, se libran del coche, y cuando estaba todo ganado, “clonc”.
Podríamos haber aprovechado para aprender a rellenar un parte del seguro (con la L seguro que lo necesitamos alguna que otra vez xD), aunque nadie dijo nada.


Mañana supongo que volveré a actualizar, que me voy a Portugal de vacaciones! A ver si es cierto que hay Wifi en el sitio donde nos vamos a hospedar los días que estemos fuera y cuento alguna que otra cosa… ahora tengo que buscar mi tarjeta de memoria para mi cámara, que el monstruo invisible me la tiene secuestrada, cuando yo a su vez tengo secuestrada la de David.
Hasta mañana!

21 de julio de 2010

Todavía soy una niña, vol. II

Hace unos meses publicaba esta entrada, Todavía soy una niña, en la que decía que había ido al Eroski y la cajera me regaló un huevo kínder, “se lo damos a todos los niños”.
Esta semana, al lado de donde está el Eroski de aquel día, abrieron un Gadis del tamaño de una nave industrial. Fui con mi padre los dos por primera vez para ver qué tal estaba, dimos unas vueltas, no encontrábamos las aceitunas (estaban escondidas las jodías), y al salir, la cajera me regaló un vaso tipo Baticao porque “así la nena se puede hacer los colacaos”.
Así que pasan los meses, cambiamos de cajeras y de supermercados, pero sigo igual. Con 20 ya cumplidos me siguen regalando como si tuviera 12. No sé si sentirme halagada, es demasiado pronto para empezar a descontarme años xD

Photobucket



Cada vez queda menos para el Mercado Medieval. Ya se nota la actividad en el pueblo, sales a la calle y hay siempre gente subiendo y bajando, electricistas, carpinteros, y gente mañosa en general montando los puestos propios del pueblo, colgando las banderas, repartiendo los pendones que vamos a colgar de las casas y todo lo que se pueda hacer para acabar cuanto antes y, cuando lleguen el resto de puestos, tengan vía libre para montar lo suyo.
Antes de las fiestas del Carmen ya habían puesto algunas banderas, pero todo lo nuevo que hay en el pueblo crea el ambiente de inmediatez de la gran fiesta del pueblo, que este año va a celebrar su décima edición. El programa oficial de actividades no cambia demasiado, pero cada mercado, como ha sido siempre, es diferente. Siempre hay un personaje o algo que llama la atención y que da ese toque de novedad. Un año fue la cetrería, los halcones volando por el pueblo, y los cabrones de los cuidadores que nos los echaban encima cuando nos despistábamos, otro fue el tiovivo manual de madera para los niños, hace dos años un tío con un gato dentro de un barril (iba dándole golpes al barril mientras hacía, con un aparato en la boca, que un gato de peluche se quejaba como si le estuvieron dando a uno de verdad), hace un poco más un tío con una pitón enorme…
Este año no se sabe qué será. Lo único bueno adelantado es que ciertas personas que preferiría no haber conocido están oficialmente repudiadas de mi casa, y este año no vendrán; que David se va a venir temprano, y que dan buen tiempo ^^
El resto bueno del mercado lo iremos viendo poco a poco. Este año empieza antes que nunca, el mismo viernes a la tarde, y acabará el domingo por la noche, hasta que el cuerpo aguante.

Photobucket
La foto que pude sacar, se empieza a notar el ambiente!



Y esta entrada se hace corta. No tengo muchas cosas que contar, y las pocas que tendría no me apetece contarlas. Ya estoy de nuevo con la autoescuela perdiendo medio día en Coruña, y poco más.
Las fiestas se acercan, la semana en Portugal de vacaciones se acerca también, y agosto y sus horas de estudio también…

A ver cuándo saco inspiración para hacer alguna otra entrada más currada, que estoy espesa este verano…

17 de julio de 2010

Iguana Tango en Corcubión

Sorprendida me hayo con estos chicos.
Han tocado muy bien durante, si no cuento mal, más de hora y media, y consiguieron mantener a una plaza que en un principio sería neutral tirando hacia escéptica (yo era muy escéptica) caliente durante todo el tiempo.
La verdad, no puedo comentar mucho y de “calidad” sobre el concierto de esta noche, sobre todo porque no los conozco, no tengo una base sobre la que opinar. Más allá de las cuatro canciones que pasan por la radio y conocemos todos (creo que tocaron más de 4 canciones que me sabía, y no sabía que eran todas suyas).
Un sonido increíblemente limpio, sin nunca clase de problema relevante durante todo el concierto, una coordinación y buen rollo entre el grupo todo el rato… y el reto de mantenernos atentos y divertidos. Yo creo que cubrieron e incluso superaron todas las expectativas.
Desde el punto de vista de ser la más escéptica de todos, o casi (bajé por que “ya que están aquí, bajo” y “en mi casa se escucha igual, no voy a dormir de todas maneras”), el concierto me acabó encantando. Acabé cantando como el resto las canciones que me sabía o que nos enseñaron (estribillos que nos mandaban repetir y así), y aplaudiendo y pidiendo otra para acabar.
Nos tocaron hasta una canción de Metallica. Hacia la mitad del concierto tuvieron un problema con la guitarra principal, que no se solucionó enseguida. Para no cortar el concierto, el vocalista siguió de charla, intentando improvisar sobre el setlist para darle tiempo a los que estaban intentando arreglar la guitarra, y no se les ocurrió otra cosa que empezar con Enter Sandman (solamente la base instrumental, no nos la iban a regalar entera xD), “esto es como si estuviéramos en el local de ensayo”. Entonces ya arreglaron la guitarra y siguieron con el concierto como si nada hubiera pasado.
Lo pasé bien, muy bien, con este concierto. No esperaba gran cosa, esperaba quizás unos chavales acostumbrados a llenar plazas de toros de adolescentes histéricas que quieren tirarles las bragas, y se encontraron con unas fiestas patronales. Sin embargo, la comunicación con el público, animándonos a gritar y a dar palmas, a cantar con ellos y así, nunca faltó. Si estaban decepcionados con el poco público o por el contrario les gustó, ya no lo sé. Al bajo se le veía contento, no paró de saltar de un lado a otro del escenario, y por lo menos se les veía cómodos. No estaban estirados u ofendidos porque no nos supiéramos el setlist o porque no fuéramos más de 150 viéndolos, por lo menos.
Le cantamos el feliz cumpleaños al batería. Dijeron que hoy cumplía 18 años, no quiero saber la cantidad de años que el pobre hombre sigue cumpliendo 18 en casa concierto xD
Y para acabar, “esta va porque nos apetece” nos hicieron un pequeño mix de blues que incluía una de Bob Dylan que conozco pero que no me sale el título, y otras varias que no sé tampoco ni título ni procedencia, pero que estoy cansada de escuchar en los conciertos de blues. No sé qué tiene el pueblo, o cualquier cosa que tocan los Cromáticos (esta vez yo no toqué nada, no me puedo incluir), que siempre acaban saliendo cosas relacionadas con el blues.
Con esta última parte, justo después del único bis previsto, Te perdí, fue cuando, extrañamente, más nos animamos. La gente saltando, bailando, cantando… como no había pasado en el resto de la noche.

Tengo varias fotos del concierto, la enorme mayoría borrosas o movidas, como siempre. Aunque puedo rescatar un par de ellas:

Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket




Y ahora estoy sentada en mi cama mientras la orquesta vuelve a tocar las narices, son las 3 y media de la mañana, y hasta que acabe no voy a poder dormir. Contenta por el concierto, y esperando a que llegue mañana para seguir con la racha musical (mañana vienen The Phantom Keys) y a tener internet para empezar a descargar cosas de Iguana Tango.
Sí, como ya me pasó con otros tantos grupos, me convencieron, y voy a incluirlos en las listas de reproducción porque valen la pena.
Cómo me alegra de que sean de estos grupos que cuando los ves en directo cambie tu opinión sobre ellos. Puntazo la intro de Enter Sandman, el blues “porque nos apetece” y todo lo que intentaron que lo pasáramos bien.

15 de julio de 2010

Empiezan las fiestas

Este fin de semana se celebran unas de las fiestas patronales de mi pueblo. Nuestro patrón de verdad es San Marcos, pero como somos un pueblo pesquero, el Carmen siempre son unas fiestas importantes. San Marcos, además, cae en abril, y como llueve siempre, se aprovechan en julio las fiestas del Carmen para hacer fiesta de verdad.
Normalmente paso de esta clase de fiestas. Las orquestas no me gustan, y últimamente están consiguiendo que las odie (gracias sobre todo a sus grandes finales intentando hacer “rock”, cagándola con Ska-p, Rosendo, Los Suaves, y algunos atreviéndose con Rammstein cuando ni siquiera saben cantar en inglés; también me jode que siempre mezclen alguna de Mago de Oz xD). Además de la música y los gritos de la gente alrededor borrachos, cuando no consiguen subirse al escenario y destrozar alguna canción, los altavoces de las orquestas están orientados hacia mi casa. Así que hasta que acabe la orquesta, allá por la 3, 4 ó 5 de la mañana, cuando les apetezca, no hay quien duerma, vea la tele, escuche música (siempre escuchas de fondo el estruendo) o haga cualquier cosa. Salir a la calle a mirar para ellos tampoco me atrae, irme de botellón al monte tampoco.
Muchos años las únicas actividades en las fiestas son las misas y las orquestas, así que muy interesantes no son. Como mucho, en el Carmen se hace la procesión por mar, pero hace años que no me despierto a tiempo para ir siquiera a verlos volver al muelle.

Pero este año parece que va a ser un poco diferente (gracias a Dios). La comisión habitual de fiestas del Carmen no sé por qué este año no hizo nada, y a última hora parece ser que el concello y algunos de los Cromáticos (la asociación de la que llevo hablando unas semanas, Universidade Cromática das Virtudes; “los cromáticos” como nos llama la gente) organizaron dos días de fiestas que parecen bastante decentes.
Mañana, viernes, tendremos una orquesta (creo) y un concierto de Iguana Tango. De dónde los sacaron, si tienen el caché tan bajo que podemos permitírnoslo, o vienen a cambio de una mariscada, no lo sé. Iguana Tango viene a dar un concierto delante de mi casa, gratis y en la plaza (doy por supuesto). Además, claro, las bombas de palenque a las pocas horas de la mañana para despertar a todos, la misa y así.
El sábado está más interesante. Por la mañana bombas, concierto de una banda de música y blablá, y sesión vermú con una orquesta que tocará también por la noche. A media tarde hay una actuación de un mago que puede estar bien, y por la noche, lo interesante. Habrá un concierto de Los Chavales, grupo de poprock tipo años 70 (o así me lo presentaron) que no he escuchado nunca, y luego The Phantom Keys, que me suena muchísimo el nombre, posiblemente de estar harta de recibir los programas para la Fábrica de Chocolate. No están mal, nada mal, rock garage y un rollo así muy… tirao. O eso parece. Además, todos los cromáticos juntos de fiesta, gente, en la plaza y gratis.
Para acabar y para no dejarme dormir, después de los conciertos pondrán un DJ para los que resistan hasta que salga el sol (espero que no tanto).


Mientras tanto, ya fui un par de veces con la autoescuela a Coruña a hacer prácticas. Puto coñazo, puto coñazo inútil. Estoy llegando a odiar los coches, y tengo claro que así como apruebe, hasta que tenga que desplazarme por trabajo y no me quede otra, no voy a coger otro coche. Nunca más, me niego. Es horrible, es una tensión constante, cara, e inútil.
La monitora dice que tengo que ir a examen YA, a ser posible antes de agosto, pero sigue sin decirme una fecha clara. Hay otra chica que va a venir a examen conmigo, pero no sabemos todavía cuándo. Se dice de que va a haber una fecha extraordinaria en agosto, pero no se sabe bien… no sé qué.
Que sea lo que el examinador quiera, como siempre.

Brandy

Photobucket



Hace unos días David me dijo que su perra, Brandy, acababa de cumplir 5 años :) Lo que significa que ya lleva dos años con él.
Brandy es una perra adoptada, un cruce entre schnauzer mediano con pastor alemán, y creemos que algo más. Físicamente es casi un pastor alemán con el color y el tamaño de un schnauzer mediano.

Photobucket



Yo la conocí un fin de semana del febrero de 2009 (en plenos exámenes) que se había escapado. Creo recordar que la madre de David la sacó a pasear, se encontró con otro perro, se liaron las correas y el dueño del otro perro, en un alarde de inteligencia, desabrochó la primera correa que vio, que resultó ser la del arnés de Brandy.
La perra tenía mucho miedo cuando la adoptaron, desconfía muchísimo de las personas, incluso de las que conoce. Con el tiempo y muchos mimos va cogiendo confianza de nuevo, pero cuando llegó de la protectora era un manojo de nervios que se apartaba y agachaba las orejas cuando te acercabas a acariciarla. Cuando vio que un desconocido se acercaba tanto a ella, entró en pánico, y así que se vio libre, echó a correr sin mirar para dónde. La madre de David no está para correr detrás de la perra, así que fue a llamar a David y Mr. Parásito, que de aquella vivía de ellos, para que fueran a buscarla.
Se esperaba que pasasen el fin de semana en Coruña conmigo en mi piso, pero al tener que ir a buscarla no podían venir. Así que me fui con ellos, creo que estaba Iris y se vino también.

Photobucket
Photobucket



Pasamos el fin de semana buscándola por las casas en las que vive David, pero era complicado. No podíamos gritar, porque se asustaba. No podíamos correr, porque se asustaba. Llegamos a verla un par de veces, pero al llamarla volvió a escapar. Y por encima, estábamos Iris y yo, totalmente desconocidas.
Creo que fue el domingo por la noche, cuando una amiga y vecina de David llamó al timbre diciendo que la tenía. Ella volvía a casa del trabajo cuando se encontró a la perra vagando, y llamándola poco a poco consiguió que se acercase, y la cogió en brazos y nos la trajo.

Photobucket



A los días siguientes dejaba que yo la acariciase, pero cuando acercaba la mano agachaba las orejas y cerraba los ojos, como si tuviera miedo de que le fuese a pegar, en vez de acariciar.
Recuerdo el susto y la alegría del día que me dio su primer beso, o cuando conseguimos entre Velga y yo que se subiese a la cama con nosotras. Ahora solamente pide permiso con carita de pena para subir, y a veces, cuando me hago la indignada con ella sube igualmente. Ya me da tantos besos que va lamiendo, lamiendo, y me llega a veces al codo; y cuando paso un tiempo sin hacerle caso me da golpes con la cabeza para llamar mi atención e intenta lamerme las manos.
El primer día que la vimos contenta de verdad fue cuando, no sé por qué, Velga (novia de aquellas de Mr. Parásito) estaba con ella en el salón cuando se puso a ladrar y a “correr”: se sienta, encorva la espalda, y da vueltas sobre sí misma mientras encoge las orejas. Vino a la habitación asustada porque pensaba que le pasaba algo raro a la perra xD Ahora a la madre de David le ladra muchas veces, siempre para que le haga caso, y a veces se pone en modo conejo cuando nos quedamos la perra y yo solas en la habitación.

Photobucket



Detrás de todo esto, aún le queda mucho por avanzar y miedos que perder. Especialmente a los sonidos fuertes. En carnavales con los petardos suda del miedo (por la lengua, sí, le cuelgan gotas gordas de sudor), las bombas, gritos inesperados, cosas que se caen, y palmadas (como cuando intento matar un mosquito en el aire xD).
Aún así, su actitud en estos dos años ha cambiado muchísimo. Es una perra totalmente diferente, mucho más feliz y confiada. Hasta el otro día tirada en la cama hasta se dejó manosear para sacarle fotos. Normalmente era ver una cámara, o que alguien se la quedaba mirando, y se levantaba de dónde estaba y se iba a otro sitio, normalmente detrás de una silla o algún sitio escondido.

Photobucket
Photobucket
Aquí una foto con el símbolo de los Brujah xD

13 de julio de 2010

Rectificando decepciones en Wasteland

Hace unos meses publicaba la entrada “De decepciones y de sueños”, en el que ponía a parir al grupo In this moment por el fracaso que fue su segundo disco, The Dream. Mi sorpresa hoy, cuando de casualidad entré en la sección de “recomendaciones” de Lastfm y vi que habían sacado disco (parece ser que hoy 11, aunque comentarios en youtube dicen que tienen “ganas de ir a por el disco este 13”.
Enseguida, como no podía ser de otra manera, me puse a buscarlo por Google. Varios resultados, y probando varios links, al rato ya lo tenía bajado.

Photobucket



Voy por la 9ª canción del disco, The last cowboy, y tengo que decir que se han ganado mi respeto de nuevo. Se acabaron las tonterías de Call me, de las baladas azucaradas, y Brink ha vuelto con sus mejores gritos (ni comparación con el primer disco, todo lo que ha aprendido). Una mención aparte, aunque bastante grande, se lo lleva la parte musical. Brutal, contundente, grave, más heavy que nunca. Dan ganas de subirle el volumen a los cascos para notar los bombos y el bajo vibrar dentro del pecho. Es fuerte, es enérgico, grave… más fuerte que nunca.
(Acabo de llegar a la 10ª canción, World in flames, sí es una balada).


El disco vuelve al punto que abandonaron tras Beautiful Tragedy y a partir de ahí se endurece. Retoma la fuerza que parecía tener en un principio la banda, pero que se desinfló con el segundo disco. Podemos olvidarnos de The Dream, A Star-Crossed Wasteland es algo totalmente diferente. Brink sigue mezclando las voces guturales (ya lo dije pero lo vuelvo a repetir, sus mejores guturales) con las melódicas, y se nota que ha mejorado en ambas.
El disco empieza con el nuevo single, Gun Show, y sigue con 10 canciones muy diferenciadas entre sí, variadas y creo que puede haber para todos los gustos. La canción The Promise tiene una colaboración con una voz masculina (no sé quién es) que hace que se te pongan los pelos de punta. Una de las sorpresas que me llevé con este disco, y de las gratas, es la música. Es más fuerte que nunca, está ya formada como la de un grupo con experiencia. No es una música tímida o vacilante de un grupo que edita su primer disco (como le noté en Beautiful Tragedy), sino que viene pisando segura, vibrando y dando ganas de saltar. Tienen nuevo bajista (según wikipedia) y se nota su aportación, junto a la base de la batería, que le dan toda esa fuerza que eché en falta en The Dream.




Frente a este cambio radical de actitud frente al segundo disco, solo tengo otra cosa que darle las gracias a In this moment por estas 10 nuevas canciones, poco más de 40 minutos seguidos de metal; sin intervalos ni trangalladas como en el anterior disco. Metal de verdad, dejándose de rabbit holes y baladas con videoclips a las orillas del mar.
Los vestidos de Brink están dejando de ser ridículos para convertirse parte de ella. Hoy me enteré que va por los 30 y algo años, así que supongo que sabe lo que hace, y si los mantiene 3 años después de salir el primer disco, será por algo. Siguen sin pegando con la música, pero supongo que si se los cambiase ahora, protestaríamos.


Gracias por este regreso tan inesperado y tan contundente.

Photobucket

8 de julio de 2010

Mis fantasmas, vuelven

He vuelto a meterme de cabeza entre mis fantasmas, los que más me acosan últimamente (por lo menos una vez acabado el curso). He vuelto a matricularme en una autoescuela (o bueno, en realidad, renovar).
Es una diferente a la que tenía antes (por supuesto), y de momento la mujer parece maja. Le preocupó que me vaya a caducar el teórico (GRACIAS PRIMERA AUTOESCUELA POR ADVERTIRME QUE TENÍA QUE HACERLO EN DETERMINADO TIEMPO, por cierto) y ya me hizo un hueco para la primera práctica. En realidad la primera práctica es mañana, pero como fui esta tarde, fue imposible. No sube todos los días a Coruña, sino dos o tres a la semana, y ya tengo plaza en el coche para el próximo martes. Dolor: saldremos a las 8 de la mañana, y no sé cuándo volveremos.
El tema del carnet y de la autoescuela me deprime cada vez más. Cada vez que hablo de él con alguien me siento inútil y negada. Que haya pasado tanto tiempo desde que empecé hasta ahora me pesa. Estoy cansada, estoy harta. Nunca me gustaron los coches, durante las primeras prácticas estaba cogiéndole el gustillo y… ahora no es que no me gusten, es que estoy cerca de odiarlos. Además, cada vez que hablo del tema me acuerdo de todo lo que me dolieron los suspensos, y lo incomprendida que me sentí cuando la gente no entendía por qué me ponía tan triste. No estoy acostumbrada a fracasar, y de hacerlo de una manera tan estúpida (el primero) o gracias a la actitud del profesor de "tengo que ayudarle porque ella solita no puede, pobre" (el segundo) me hace sentir muy muy mal. Y cuando intento explicarlo, la gente me mira como si fuera tonta o estuviese buscando excusas y justificaciones para haber suspendido. Y eso me hunde más todavía.
Que me digan que en un futuro me será útil o casi imprescindible me da igual. Es como cuando a un niño pequeño le dices que entenderá algo cuando sea mayor: se la sopla. Lo que es a día de hoy, el carnet no me sirve de absolutamente nada. No me interesa, no me urge, ni me gusta. Solo me amarga. Y cuando me libre de él, solo conseguiré un cacho de plástico con una L pintada en blanco que no me va a servir de nada. No puedo coger el coche familiar, ni tengo otro que me pueda servir para ir a... ningún sitio. En mi casa está todo a dos pasos, no necesito ir más allá, y para Coruña no voy a llevar coche ninguno porque me compensa coger un autobús.
Volver a hacer prácticas solo me resulta molesto. Volver a madrugar, pasar el día encerrada en un coche dando vueltas a la ciudad y volver a casa cerca de las 4 de la tarde, sin hambre ya. Y así otro día y otro. Pero cuando pienso en el examen me pongo negativa de nuevo, como cuando me subí al coche en el segundo examen. Recuerdo lo enfadada que estaba con la examinadora, lo despreciada que me sentí (despreciada a lo mejor no es la palabra… pero desde luego no me sentí respetada)… y eso, vuelvo a ponerme negativa, pienso que voy a ponerme nerviosa, la voy a cagar, voy a volver a suspender y solo conseguiré odiar los coches todavía más.
Y como no apruebe en esta renovación, tengo que volver a sacar el teórico. Perfecto.

Lo dicho, vuelvo a estar deprimida. Me siento inútil, impotente, y gracias a mi antiguo profesor, estúpida. Ahora a ver qué hago el martes en la práctica, desde el último examen (última semana de enero) no cojo un coche.
Lo de hoy fue desagradable. Tener que ir obligada pero no obligada a volver a empezar con la tortura, mientras con una sonrisa decía que sí, que antes de octubre (cuando me caduca el teórico) soy capaz de aprobar.
Y una mierda.

6 de julio de 2010

Vuelvo a dar señales de vida!

Después de muuuchos días desaparecida, estoy otra vez tranquila en mi casa, donde puedo ponerme a escribir xD
En estos días de tanto silencio en el blog he encontrado piso, me dio tiempo a llevar la mesa y la silla para mi nueva habitación, me vine a mi casa, y volví a ir a Coruña a pasar el fin de semana de su cumpleaños con David.

Ya el martes 29 acabé de recoger todo lo que quedaba en mi habitación gracias a las cajas que nos dieron en los supermercados xD Cuando llegó mi padre con el coche lo primero que cargamos fue la mesa (sin desmontar, qué grandes ideas tenemos xD) en el coche junto a la estantería (ésta sí la desmontamos), y las llevamos al piso nuevo. Ese piso va a estar habitado por la dueña durante el verano, así que poco más podemos dejar en el piso. Con lo bien que me vendría no tener que andar subiendo y bajando sábanas y la almohada, que no pesa pero ocupa una caja para ella entera.
Para subirlas al piso nuevo… decir que fue una Odisea fue quedarse corto. Por la mañana fui a pagarle la fianza a la chica y ya me dio las llaves para que fuera a dejar las cosas cuando quisiera, y en último caso, en septiembre entrase por mí misma sin depender de que ya hubieran llegado el resto. Mi sorpresa cuando llegamos al portal, con el coche en una calle de sentido único aparcados delante de un garaje-taller en segunda fila, y la puerta no abre. Pruebo yo, prueba mi padre, y la puerta no abre.
Casualidades de la vida, nada más decidir que me quedaba con ese piso me encontré con una amiga de David que conozco desde prácticamente que llegué a Coruña, y descubrimos que a partir de septiembre viviremos en el mismo edificio xD Le timbré y le pedí ayuda; su madre bajaba en ese momento por las escaleras y ya nos abrió la puerta. Luego vino ella, que en dos segundos abrió el portal, aunque nosotros seguíamos sin conseguirlo.
Pasamos la mesa para dentro del portal, e intentamos meterla dentro del ascensor. No cabía. Bueno, en realidad sí cabía, pero es un ascensor antiguo con unas puertas que se abren hacia dentro y no cerraban ni de broma. Así que a subir la mesa a pulso por las escaleras. Gracias a Dios que no estoy en un piso alto (nada de 13º, como estuve en 1º) y llegamos pronto. La estantería sí cupo en el ascensor.
Luego cargamos las cajas con normalidad en el coche. David (que se quedó en el piso a esperarnos mientras dejábamos las otras cosas en el otro piso) y mi padre, mientras yo acababa de barrer mi habitación, que estaba de polvo hasta arriba. Acabé de barrer todo, revisé que no me quedase nada y bajé, dejando las llaves por dentro. No miré atrás, estaba más preocupada de que el ascensor no se fuese con las cajas que acababa de poner dentro y sin mí. Acabamos de cargar las mochilas que quedaban, me despedí de David y ya me vine con mi padre a casa.
El 2 fue el cumpleaños de David, y como caía en viernes, pedí permiso para subir a Coruña durante el fin de semana. Así que apenas subí las maletas a mi habitación (que aún me queda mucho por ordenar xD) y ya estaba de nuevo en Coruña.
Llegué el viernes por la tarde-noche, pero teníamos pensado salir (no celebrar a lo grande ni nada, solo una excusa para salir) el sábado. Y lista de mí, me había dejado las botas o calzado decente para salir. Falda de tul, camiseta chula, y las all star a cuadrados blancos y negros (que era lo que llevaba puesto) no pegaban. Así que aproveché que estamos de rebajas y que el lunes quería ir a verlas, y me acerqué por el Marypaz nuevo de Cuatro Caminos y me cogí unas cuñas-sandalias. No las he medido todavía, pero son altísimas, creo que rondan los 10cm de altura. No sé en qué estaba pensando xD Ahora que ya las tengo, hay que practicar y rezar por los esguinces. Y ya no tengo que preocuparme más por perder el vale que me dieron cuando fui a cambiar hace unos meses unas zapatillas que me hacían daño.
El sábado salimos justo a tiempo para escuchar el himno en el partido España-Paraguay cuando entrábamos en el Sham. Hacía mucho que no veía un partido de fútbol en un bar, y mucho más que no veía un partido de fútbol que no me interesase para nada xD
Ya tienen las nuevas camisetas del Sham, y te dan una por cada 6 copas que consumas (en una misma noche, no son acumulables xD); así que David, pese a ser su cumpleaños, se alió con una amiga, y con 3 cubatas cada uno me consiguieron una. Estoy encantada con ella ^^

Photobucket
(me va un poco grande, como todos esperábamos xD)



La noche acabó antes de lo que esperábamos porque nos entró el cansancio cerca de las 3 de la mañana en el Pániko (que iba a ser entrar y salir xD) y dejamos a las dos amigas de David que nos acompañaban y nosotros nos fuimos para casa.
El domingo lo pasamos de vagancia total. Comimos una merluza en salsa verde que David hizo (dice que no le costó nada hacerla, pero tardó muchísimo :S) riquísima, y poco más. Vinieron un par de amigas a dar una pequeña visita y poco más.
El lunes aprovechamos las rebajas, nos fuimos al Espacio Coruña en busca de un par de prendas concretas que llevo buscando tiempo, y hubo suerte a medias. Las tiendas siguen con la moda del country y la casa de la pradera, y odio llevar flores pintadas en la ropa, no digamos vestir de colores claros xD Sin embargo, encontré los leggins de imitación de cuero que llevaba meses buscando, los pantalones pitillo negros rajados (no son los mismos que buscaba en un principio, pero me basta), la botellita de Claire’s de la colección de Alicia en el País de las Maravillas para Iris, y aprovechando, me cogí una camiseta del Sombrerero.
Los leggins los encontré también en Blanco, pero no me entraron. La talla S no me pasaba por los pies, la M no me subía de la mitad de los muslos, y aunque la L subía, me apretaba tanto que me agobiaba. Señores que tallan en Blanco, quería decirles que llevo una talla pequeña, hasta hay vestidos de Inditex que me va grande la talla S; en pantalones suelo llevar una talla M. ¿Qué clase de mujer va a entrar en unos leggins como esos? A mí es que directamente no me pasaban los pies en la talla S… ¿hay realmente gente que cabe ahí dentro?
Aprovechamos que estábamos ahí para comer en un buffet libre de pastas y cosas italianas (fundamentalmente pastas, también tienen unas pocas ensaladas y pizzas). “Muerde la pasta”, creo que se llama. Yo comí una ensalada, dos cachitos de lasaña, un canelón (es que lo hacían todo tan pequeño xD) y algo más que no recuerdo. Me olvidé de coger en el último viaje los espaguetis carbonara, que tenían una pinta de muerte. De postre helado de chocolate y nata y un bol de nata que creí que era vainilla, pero era nata xD
Qué bueno estaba todo xD Y por un precio más o menos razonable.

Por la tarde me cogí un bus y aquí estoy, en mi casa. Esperando a que mi padre me dé el dinero para hacer matrícula en la nueva autoescuela (al final tengo que volver a cogerla aquí…) y esperando noticias de la UCV, que estamos planeando muchas cosas. Sobre todo fiestas para nosotros y alguna que otra para el pueblo. Cuando vayan saliendo más cosas iré informando, haciendo publicidad y así xD

De momento, relax por unos días, hasta que me ponga a escribir en serio otra vez, que tengo ganas. Tengo ideas, ahora solo tengo que encontrar cómo desarrollarlas, lo más difícil.

2 de julio de 2010

:**

Photobucket