31 de agosto de 2011

Blogger off

Como todos los principios de septiembre, mañana (espero y rezo porque sea mañana y no pasado) me mudaré a Coruña. Allí, tras una tarde de desempaquetar, ordenar mi nueva habitación (este año además, cargarla de pósters :D), y terminar todas las cosas que tenga pendientes por hacer, empezaré a estudiar.
O eso debería hacer, porque ganas de estudiar, las mínimas. Pero es que no tengo ni ganas de aprobar, lo que me lleva a una motivación bajo cero. Viendo los horarios de este año y esas cosas, creo que voy a tener todavía menos motivación para despertarme por las mañanas. A ver cómo me las apaño para no mandarlos a todos a tomar por culo antes de que acabe el curso.

Pero lo que yo realmente venía a decir es que me voy a un piso nuevo, en una zona nueva, y que no tenemos contratado internet. Este año no cuento con líneas abiertas (como en 2º) o con un compañero de piso un poco cracker (como en 3º), así que este año me toca reventarlas la mí. Mientras aprendo, mientras consigo hacerlo y no tengo una línea abierta, estaré desconectada. Es posible que me lleve unas horas, o unos días, o es posible que cuando empiece los exámenes (el primero que voy a hacer creo que es el 8) pase por el aula de ordenadores de la Facultad y pida socorro desde allí.
Dejaría alguna entrada programada, pero más allá de una que tengo pensada, no sé qué podría decir, así que a lo mejor los primeros de septiembre emulan un poco a los primeros de agosto y esto parece un desierto durante unos días.

Espero volver pronto y que los primeros días sin internet, ni sean muchos, ni se hagan largos. Vosotros tenéis Twitter y esos sitios para divertiros, yo tengo… ah, nada, bo, tengo mis lanas.

Buenos exámenes de septiembre, para esos alumnos en extinción que todavía los tenemos.

30 de agosto de 2011

El club de los muertos

Photobucket


Me he acabado El club de los muertos, de Charlaine Harris. Como dije, este libro me duró poquito, poquito xD Me ha encantado como lo hicieron los otros dos, y no me atrevo a decir que fue el que más, pero sí me gustó más que Vivir y morir en Dallas, y ahí está con Muerto hasta el anochecer.

Sinopsis
Seguimos en Bom Temps, en el mundo de Sookie Stackhouse. Sookie y Bill siguen juntos, aunque éste se está comportando de una manera un poco extraña últimamente. Le dice que tiene que irse de viaje, y le pide que proteja el proyecto en el que ha estado trabajando. Pero pasan los días, y Bill no vuelve. Eric le confiesa a Sookie que están casi seguros de que ha sido secuestrado, y le pide su ayuda (cómo no) para ir a rescatarlo. Y así conocemos a personajes como Alcide, Russel Edginton, Talbot, Debbie y más seres sobrenaturales, con sus impulsos poco humanos.

Valoración
Como adelantaba antes, me ha encantado. Alcide me gusta más que en la serie, además de que nos los presenta en más profundidad. Eric va cogiendo más forma, teniendo ese punto entre cruel y adorable que… bueno, sin palabras. Sookie, al contrario que en la serie, parece que empieza a saber comportarse, o por lo menos ya no dice tantas tonterías. Lejos de Bom Temps, se pierde un poco el contacto con otros personajes habituales, pero en cambio, conocer a la salvaje de Debbie, tener el primer contacto con Russel Edginton (que estoy segura que no será el último, como hemos visto en la serie xD) y demás personajes, hace que no se echen de menos. Y sobre todo, con lo rápido que se lee el libro y lo pronto que se vuelve a Bom Temps.
En comparación con la serie, la trama es más larga. Hay escenas que se omiten en la serie (el vampiro Bubba, uno de los grandes detalles de los libros que no encajaban de ninguna manera en la serie xD), como la vuelta a Bom Temps o la charla entre Bill, Eric y Sookie cuando por fin se reúnen los tres. No está bien ni está mal, porque el final es completamente diferente al de la serie, y me gustan ambos. Quiero empezar pronto Muerto para el mundo, porque lo habitual en la serie es acabar una temporada con el principio del siguiente libro, pero creo que aquí no va a ocurrir. Lo que hace todavía más grande la escena de la serie en la que Russel entra en directo en un telediario.

Dentro de dos semanas (si no hay algún imprevisto y dejan una semana en blanco, que suele ocurrir T.T) se acaba la temporada (llantos hasta el próximo junio), y podré empezar con él. Cuando lo devore, volveré a contar qué tal. Pero promete muchíiiiisimo. Sobre todo para las fans de Eric como yo. Vampiros vikingos, roar.

Valoración
8 de 10.

28 de agosto de 2011

Búsquedas al blog (vol.II)

Me estoy acostumbrando a hacer primeras y segundas partes de entradas. Pero prometí que haría esta segunda, y quedan cosas extrañas que publicar, así que aquí voy, sin dar mucho más la brasa.
Solamente apunto que cada vez me queda menos para volver a Coruña, y me muero de ganas. Me apetece un poco menos estudiar, que es lo que tengo que hacer cuando llegue, pero es el precio a pagar.

La segunda parte de la lista:

No faltaria una silla para sentarse cinco
___¿Qué?
No fui a clases y tenia un examen
No puedo dormir del picor tatuaje
"Odio a chomsky"
___No estás solo, no te preocupes.
Perno niñas de 10
___Espero que no se equivocara al escribir y estuviese buscando algo sobre el derecho de pernada, no sobre porno. Porque me viene a buscar la policía a casa.
Porque se le ponen las orejas muy calientes a mi cobaya a la noche
____A mi hermano de pequeño también le pasaba.
Profesor autoescuela toca pedales mala fe
Primera vez por su culo blanco
____Otro enfermo, van como 6.
Publicar un libro en circulo de lectores
____Vas jodido xD
Puke rainbows traducir
que dice la rae sobre letras del abcedario que ya no estaran como ch, ll y
Que hacer si te caduca el examen teorico del coche y el practico todavia no se a aprobado
Que juego tiene el DRAE con la gramatica
____Es solamente por chinchar, ya sabes…
Rae tildación diacrítica reforma
____Este lo he puesto en la lista por lo de “tildación”.
Ramstein amigurumi
____Y este porque me ha dado una idea xD
Reparar encimera quemada
Selectividad risas
Se me pudre el zocalo del salon que une la pared con el baño porque
____No soy experta pero… ¿puede ser que tu baño tenga alguna fuga?
Significado de la palabra asin
Soy carlos y quiro ver con una de las niñas que posas para animarme a contratar
Soy una niña de 14 años que quiere una camara réflex
Soy spotify
Soñar con un cobayo blanco
Texto oficial con la palabra asín
____No lo hay xD
Todos nos cogemos a la misma chica.com
tuenti.es zorras linares
¿a que circulo de lectores es una mierda?
____Sep.


Tengo otra entrada fotográfica prácticamente lista. Pero no os preocupéis, pronto volveré a los tochos influmables sobre cosas que me comen la cabeza y que probablemente no interesen a demasiada gente. Aunque antes tengo que contaros qué me pareció El club de los muertos, que ayer me lo liquidé sin mucho esfuerzo.

27 de agosto de 2011

Búsquedas al blog (vol.I)

Hace más de tres años que tengo el blog. En marzo hizo tres años, y con la entrada anterior se cumplieron las 300 entradas. 300 entradas de fotos, de cotilleos, literatura, música, algo de manualidades, y sobre todo, mi vida. Se ha hecho corto y con mucho gusto este camino, y creo que va a durar bastante más. De momento, tengo cosas que contar, fotos que publicar, y, bueno, días por sobrevivir.
Hace bastante tiempo, creo que hace más de un año, descubrí las estadísticas de Google Analytics, que, por cierto, son ilegales en Alemania xD Estas estadísticas te dicen las páginas del blog más visitadas, de dónde vienen las visitas, cuánto tiempo están dentro y… qué buscaron en Google para acceder al blog. Tengo una lista bastante amplia, confeccionada a lo largo de los meses, sobre las palabras y expresiones más curiosas con las que la gente llegó a mi blog.
Y para celebrar las 300 entradas de Dissarey, la lista (en varias entregas):

5 diferencias entre la garcilaso y el lazarillo de tormes
____Sería más fácil señalar las semejanzas y sacar conclusiones...
an da lamierda santiago

alon del mnga galicia 2011
____Escribiendo así, me extraña que haya encontrado algo
Bacalao con brona
Borracheras gitanas

Calzoncillos sonisphere 2011
____¿Alguien los perdió y estaba buscándolos en Google?
Chico quiere polla
____Y con esta búsqueda se llega a mi blog, yo también estoy a cuadros.
Cine tube de una chica que consquista a su profesor de autoescuela
Cobaya blanco
Cobaya dormir
Cobayas cabreadas
Coche autoescuela me lo cargue
Coger mas+creditos+para+la+beca
Con que camara se puede pintar luz fotografía
Como es el culo de las cobayas
Como hacer cesta para moños tejida a crochet
Como hacer una cara de una oveja
Como se dice en gallego cobaya
Como sobar los brazos para deshacer las amigdalas
____¿Alguien le encuentra sentido?
Como tapar un hueco con una baldosa haciendo una especie de cajón
Cosas que debo hacer cuando estoy en la biblioteca
Concierto en el que le arrancaron la cabeza a una paloma con la boca
Cuando se come filloas en españa
Culo con pelos blancos
____Otra búsqueda incomprensible.
Culo ,nmenso blanco
Cuando caduca el examen teórico de conducir aun me falta el practico
Cuentos de accidentes de coches
Dando dinero se dejan sobar
Debajo de las costillas tengo sensacion de vibracion
____Pedos, amigo mío.
Donde esta el culo de las cobayas
____Donde tienen el culo el resto de los animales xD
En españa se dice asin
El tatu se me ha quedado en relieve
Es incomodo llevar corset?
____Incómodo es quedarse corto xD Pero los corsets no se llevan porque sean cómodos.
Escribe una carta a un amigo tuyo contandole como has pasado las vacaciones
____Uno que esperaba que le hiciera los deberes
Fotos de chicas subidas por novios celosos zona coruña
____Inquietante búsqueda, van 3.
Fotos de las iguanas acabando de salir del huevo
Gay coruña parque santa margarita
Guionistas gran hermano
Iba en bus y senti una vibracion
Judas priest coruña plaza de orense
Katattoomba opiniones
____(Es el sitio donde me hice el tatuaje) Recomendado 100%!!
Las cobayas obedecen ordenes
____Si no hay soborno alimenticio por el medio, es un poco complicado
Letra del principio de la cancion de superbia
Lo mejor para estirar la cara
Los carnavales son una mierda
Magdalenas caseras con forma de magdalenas
Me he propuesto aprender el arte del ganchillo
Me obligaron a hacer el examen del coche sin estar preparado
Microclases sobre separacion de silabas
____Se dan en Primaria, seguro que el hijo de algún vecino o familiar sabe decirte cómo se hace
Msn canis

¡Mañana los siguientes, unos 30 más!

26 de agosto de 2011

Volviendo a la literatura

Me quedan dos capítulos para acabar El club de los muertos. Estoy enganchada a los libros, y no sé si arrepentirme de mi intención de no adelantar a la serie (sobre todo porque esta temporada todavía no acabó y no puedo empezar el siguiente). Se me hacen cortísimos a pesar de las casi 250-300 páginas que tiene cada uno, y de saber ya lo que va a pasar. Me estoy enamorando más de los personajes que ya me gustaban, estoy descubriendo detalles de la historia, partes recortadas en la serie y muchas cosas más que hacen que todavía me gusten más.
Ayer, antes de cerrar el libro y ponerme a dormir, puse algo en twitter sobre lo que quiero profundizar ahora. “Me faltan dos capítulos para acabar El club de los muertos. La televisión me está devolviendo la ilusión que me quitó la carrera. Irónico.

Leo desde que sé leer. Soy habitual de libros y bibliotecas desde que me enseñaron a leer en clase. Recuerdo que desde que dimos las primeras letras, todas las noches, mi padre o mi madre se sentaban un rato conmigo en cama y leíamos entre los dos algún cuento. Fui creciendo, empecé a leerlos yo sola, y cuando era un poco más mayor ya no me acompañaron o eligieron los libros que me llevaba a la cama. Desde que aprendí las primeras letras hasta los 18 años, nunca faltó un libro (a veces dos) antes de dormir, y los días que faltó se hicieron extraños.
Además, empecé a escribir también muy temprano. Para concursos y cosas del colegio… recuerdo que mi primer premio en un concurso literario fue cuando tenía 7 años. A los 12 empecé a escribir todos las noches en serio. Primero escribía durante una hora (no me importaba lo que fuese, mientras supiese expresarme o continuar una historia; recuerdo que compuse una historia y me propuse cada día darle un cambio radical a la actitud de los personajes, para aprender a describir tanto sentimientos positivos, como negativos, como ansiosos, como relajados), y luego me ponía a leer durante casi otra antes de ponerme a dormir.
Desde muy pequeña estuve en contacto con la literatura. Desde muy pequeña formó parte de mi vida diaria, y siempre la amé. Nunca había disfrutado tanto con otra cosa como con la literatura y un buen libro. Recuerdo cuando estaba empezando a leer los libros de Harry Potter (iban todavía publicando por el 3º) y le intentaba explicar a mi padre la sensación de estar enganchada a un libro, de no comer, no dormir, no hacer nada, todo por seguir leyendo. Más tarde tuve esa urgencia pero por escribir, y más de una noche me desperté a las 3 de la mañana y tuve que coger una libreta y volcarlo todo para poder volver a dormir.
Después llegó la música y descubrí que había otra cosa que me hacía disfrutar como la literatura.

Cuando acabé bachillerato y tuve que elegir una carrera, ninguna me llamaba la atención. En realidad, eso es ser benévola: todas me daban un poco de asco. Incluso Filología Hispánica, carrera en la que acabé. Si elegí esa sobre los ciclos que más me llamaban fue, sobre todo, por poder estudiar Literatura. Nunca había pensado en estudiarla en serio, pero dentro de lo que me ofrecían los otros estudios, era lo que más me interesaba. Las salidas laborales (profesora, sobre todo) no me llamaban en absoluto, pero cuando acabase la carrera ya me preocuparía por eso.
Hoy, tres años más tarde, se ha dado todo la vuelta.

Cuando entré en la carrera lo hice con buena voluntad. Me cogí mis libros, además de los libros de clase, y durante unos meses mantuve la costumbre de leer todas las noches. Además, seguí escribiendo. Luego, llegó el momento de leer los libros obligatorios de clase, y descubrir que los odiaba. Intenté leerme el Cid, juro que lo intenté. Intenté leerme una antología de 500 páginas sobre poesía medieval y renacentista. Y llegó el momento de descubrir que la literatura previa a la segunda mitad del siglo XVIII (antes del Romanticismo, diciéndolo claro xD) no es para mí. Me aburre, salvo Quevedo.
Entonces, no era capaz de leerme los libros obligatorios de clase. Pero una obligación moral no me permitía leer otros libros que me gustasen más, teniendo libros obligatorios pendientes. Dejé de leer, por lo tanto.
A partir de… febrero, del primer curso, no leí nada. Durante el verano leería un par de cosas apenas. Durante todo 2º no recuerdo haber leído algo más que teatro. Tenía la asignatura de Comentario de texto teatral, que me gustó bastante, y los libros de teatro me los leí, al igual que los fragmentos de Comentario de texto narrativo, pero porque eran piezas pequeñas. Si me los leía de una tirada, como mucho en dos días, era capaz de leer. Pero no más de tres días, o ya dejaban de interesarme. Por placer, en 2º, leí Réquiem por un campesino español (Ramón J Sender), que me encantó, pero también me lo leí de una tirada.
Hasta mayo de 3º, seguí en esa línea. Pero ni siquiera leí teatro, ni poesía. Para los exámenes finales releí la Celestina, intenté mil veces pasar de la segunda página del Libro de buen amor (Arcipreste de Hita), leí Cárcel de amor (Diego de San Pedro, y, bueno, solo el principio y el final) y la poesía completa de Jorge Manrique. Todo para hacer un examen que me suspendieron cuando estaba bien. Intenté leer los libros para Hispanoamericana, y empecé por María (Jorge Isaacs). Oh, horror, fatal error. Un cuarto de libro y lo dejé porque tanta cursilada me hacía vomitar arcoíris.
Entonces me di cuenta de que la literatura ya no me llamaba. Estaba cansada de leer cosas que no me gustaban, siempre la misma clase de literatura. Me dije que la carrera ya estaba estropeada, y que por lo menos, iba a intentar recuperar la ilusión por la literatura. Uno o dos años más, y tendría mi título. Mientras, iba a disfrutar de ella.
Entonces, volví a leer poco a poco. Intenté diferentes libros, pero los acabé abandonando al poco tiempo. Véase en la barra lateral, Vespera (de Anselm Audley, un libro que llevo años esperando), Drácula (Bram Stoker) y una antología de relatos cortos sobre vampiras. Y True Blood me ha devuelto las ganas de leer.
Me enganché a la serie cuando David todavía tenía parásitos en su casa, es decir, cuando estaba en 1º de carrera. Creo que estaban emitiendo la 2ª temporada, y me puse pronto al día. Entonces, cada semana durante el verano, llega el lunes y descargo el episodio. Y un día, paseando por El baúl de los recuerdos, una de las tiendas donde puedo pasar horas y horas deambulando, me encontré el primer libro de los 10 que forman la saga (están haciendo la serie por el 4º). Lo compré, y cuando llegó el verano, lo devoré. Compré los siguientes, y los estoy devorando poco a poco.
La carrera me había quitado las ganas de leer, de buscar libros, de engancharme a los libros. Pero gracias a True Blood, o a Charlaine Harris o a Alan Ball (no lo sé muy bien; aunque sí sé que Aleksander Skargard tiene buena parte de la culpa), vuelvo a leer todas las noches. Esta noche posiblemente acabe El Club de los muertos, y me tengo-autoprohibido leer el siguiente antes de que acabe la temporada (digamos un mes más o menos, van por el 8, serán 12 o 13 capítulos, a uno por semana), pero ya estoy pensando en qué otra cosa leer mientras no puedo meterme con Muerto para el mundo. David por mi cumpleaños me regaló uno de los tomo-tochos de The Walking Dead. En este caso, me prohibí ver la serie antes de leerme el libro, y con la segunda temporada al caer, creo que puede ser hora de ponerme con él.

Vampiros y zombies, una manera de disfrutar que mis profesores no llegarán nunca a entender. Y de lo que me voy a aprovechar para en un futuro, ser doctora en literatura comparada. Lo dejo caer.

A lo mejor pasado mañana hay otra entrada sobre vampiros y Charlaine Harris, porque creo que de esta noche no pasa. Ya veremos con qué me meto después.

25 de agosto de 2011

7 días

En 7 días estaré deshaciendo las cajas en Coruña.
En 7 días volveré a tener mi habitación.
En 7 días volveremos a ser la cobaya y yo.
En 7 días volveré a despertar a mi aire, comeré a mi aire, dormiré a mi aire.
En 7 días volveré a tener mi tranquilidad.
En 7 días tendré mis compañeras de piso, con mis responsabilidades de verdad.
En 7 días volveré a tenerlo a mi lado, a 20 minutos de autobús y no casi tres horas. En 7 días volverá a darme de comer, de cenar, me volverá a dar mimos, charla y cariño hasta que se harte de mí.
En 7 días volveré a descubrir una zona nueva de la ciudad, con sus sorpresas y sus “mecagoenlaputa”.
En 7 días volveré a la Facultad, a la biblioteca, a las fotocopiadoras… a la desilusión, a la falta de interés por las asignaturas, a los bajones de ánimo, a las pocas ganas de levantarse por las mañanas.

Pero en 7 días retomaré mi vida donde la dejé el 28 de junio. A seguir adelante, aunque me vaya a costar.

22 de agosto de 2011

Vivir y morir en Dallas



Photobucket


Sigo leyendo los libros de Charlaine Harris. Tras Muerto hasta el Anochecer, hace unos días que terminé Vivir y morir en Dallas. Era más o menos lo que esperaba, aunque guarda algunas sorpresas para los que vimos la serie antes que leer los libros, que no voy a desvelar.

Sinosis
Es la segunda parte de Muerto hasta el anochecer, así que reciclamos tramas, personajes y ambientes. Sookie y Bill están juntos y enamorados, sin ningún problema entre ellos. Los vampiros se enteraron de que Sookie puede leer el pensamiento y solicitan de vez en cuando sus servicios. En esta ocasión, tienen que viajar a Dallas, donde dos vampiros han sido secuestrados por la Hermandad del Sol, una iglesia que sostiene que “Jesucristo es el único que puede resucitar”. Los vampiros sospechan que van a hacerles “ver amanecer” a los secuestrados (es decir, exponerlos a la luz del sol para que mueran), y quieren que Sookie les ayude, sobre todo para confirmar quién los secuestró y dónde están.
Por otro lado, una ménade se ha acercado hasta Bom Temps, y exige su tributo. No contenta con el primero recibido, sigue vagando por los bosques de alrededor del pueblo esperando a que los seres sobrenaturales que viven cerca cumplan sus deseos.
Y hasta aquí puedo leer.

Valoración
Para los que vimos la serie, este libro no da demasiadas novedades. De nuevo está contado desde la primera persona de Sookie, por lo que la historia se ciñe a lo que ella vive. Los personajes secundarios de la serie son apenas anecdóticos. En este sentido, me gusta más la serie, no hay que aguantar a Sookie todo el rato, hay más tramas. En este libro, estoy también más contenta con lo que escribieron los guionistas que con lo que escribió Charlaine Harris (y lo digo como si fuera poco sacarse toda esa trama de la manga); que, para mí, le saca poco rendimiento a la historia de la ménade. En la serie se lucen más, le dan más protagonismo que en el libro. Sin embargo, no estoy diciendo que el libro me aburriese, aunque no me enganchó tanto como en el primero.
Me ha gustado, sí. Los personajes nuevos, los nombres que van apareciendo, incluso darle un poco más de importancia a personajes que hasta ahora apenas se nombraron (sobre todo Tara), van abriendo nuevas puertas que en el siguiente libro estoy empezando a disfrutar.
Y una cosa que llevábamos cuatro temporadas esperando en la serie, se disfruta desde mucho antes en los libros: Eric. El vampiro vikingo rubio alto arf arf es mucho más descarado, menos respetuoso con la “propiedad” de Bill que en la serie, y podemos disfrutar de él gracias a los pensamientos más oscuros de Sookie desde tempranito. Hay un par de escenas que no tienen ningún desperdicio.

De momento, me he animado con el 3º, El club de los muertos. Y va bajando a buen ritmo, así que pronto quizás tenga otra entrada literaria sobre vampiros rubios altos arf arf. Lo que sí, voy a esperar a que la serie vaya avanzando para leer los libros; estoy cansada de decepcionarme al leer antes que ver, y de momento ver y luego leer no me ha dado malas experiencias, así que, con mucho, mucho dolor (tengo en casa hasta el 5º libro, lo que significa esperar a septiembre de 2012 para que acabe la 5ª temporada) intentaré no adelantarme a la serie.

Valoración
7 de 10.

21 de agosto de 2011

Brincadeira Festival

Este fin de semana pasado hice la que espero que sea mi última excursión este verano. Dentro del período del vcurso, a mediados de septiembre tengo planeada otra panzada de kilómetros. Pero todo a su tiempo, quedan muchos detalles por limar todavía :D
David y yo nos escapamos el fin de semana del 11 a Ordes (A Coruña) a estar en el Brincadeira. Un festival de música como no había estado antes, que combina a partes casi iguales ska, rock y metal con house. Ningún grupo que me volviese loca iba a tocar, pero a lo largo del fin de semana (de jueves a sábado, casi amanecer del domingo) iban a aparecer varios grupos que quería ver en directo. Más en concreto, Boikot, Obús, Rosendo (aunque ya lo vi hace varios años), Habeas Corpus, Skarallaos, Dios ke te crew, Ruxe Ruxe, Trashtucada, Kästoma… y los míticos Europe y Locomía.

La fiesta empezaba el jueves cerca de las 6 de la tarde. Cogí un bus a las 11 y pico de la mañana en mi casa, cerca de la 1 llegué a Coruña, y enlacé, ya con David, en otro autobús a Ordes. La zona de acampada había abierto esa misma mañana, pero ya había mucha gente acampada. Alguna tan preparada que se llevaron toldos, mesas, camping-gas y platos para poder cocinar como en casa. Qué envidia, y nosotros cargando con los sacos, y como lujo, las esterillas.
Como mi tienda está próxima a jubilarse, pesa medio quintal y es demasiado grande para solamente dos, David compró hace un par de semanas una de las quechua. Para dos personas, la mítica 2’’, pero un poco más grande y con ventilación extra (me gusta tener la tienda ventilada sin tener que dejar pasar todos los mosquitos, manías que tengo xD).

Photobucket
Photobucket


La ubicación, tanto de la zona de acampada, como de la zona de conciertos y su alrededor, perfecta, preciosa. Aprovecharon que el pueblo estaba lindando literalmente con el monte para hacer un paseo bajo los carballos (robles) y el río que baja por allí. Mesas de merienda, bancos al lado del río, puentes, hierba para tumbarse al lado del río, caminitos para caminar por el monte, y hasta una caseta con patos. A la derecha del río estaba la zona de acampada, en pleno monte, y a la izquierda, subiendo un poco, en una tremenda explanada, la zona de conciertos.
Tras “montar” la tienda y comer, fuimos a dar una vuelta por allí.

Photobucket
Photobucket


Mi hermano, dos o tres días antes de que empezase el festival, decidió ir con un amigo. Ellos fueron por su cuenta, pasando por Santiago en vez de por Coruña (Ordes está a casi medio camino), y llegaron cuando quisieron, con su tienda, con su comida, y montaron cuando llegaron, donde encontraron hueco. Estábamos viendo a Skarallaos, creo, cuando me llamó por teléfono. Habían llegado, tenían la tienda en la segunda subida al camping, por el toldo blanco para arriba. Nosotros estábamos a la derecha del camino, ellos a la izquierda, a la misma altura. Vecinos sin planearlo.

El festival contaba con 2 escenarios, pero el primer día solamente se usó uno. El otro todavía estaban montándolo. En realidad eran tres, el escenario pequeño (bajo una carpa de circo), el escenario grande (el típico escenario de concierto) y una zona de Djs que era un murciélago con la boca abierta, y ahí dentro estaba el Dj con la mesa, altavoces y luces.
El primer día, en el escenario pequeño, fue a medias entre el ska y el metal. Los cuatro primeros grupos que tocaron fueron los ganadores del concurso de maquetas, y la mayor parte de ellos tocaban ska o metal. Luego vinieron A cona yeyé y Zootropa, que si no recuerdo mal, también tiraban para el metal. Trashtucada fueron la fiesta que imaginé que serían, y acabamos tan agotados de su particular mezcla entre ska y metal (a esta gente hay que escucharla, pero sobre todo hay que vivirla) que nos fuimos a dormir.
En el camping la fiesta ya había empezado. Gritos, gente hablando, gente subiendo, bajando, y música de fondo, además de la que venía de la zona de conciertos. Me dormí con Narco de fondo (superad eso xD), me desperté en un par de canciones de Dios ke te Crew, y así como salió el sol, con una música a tope, que venía del camping. Se ve que hay gente que no necesita dormir, y como música en directo de 5 de la tarde a 5 de la mañana le parece poco, se trajo sus altavoces para continuar con la fiesta. Acabé por despertar del todo, no de muy buen humor por el descanso-no-descansado cerca de las 11 de la mañana.
Decidimos que los baños puestos por la organización podrían ser radiactivos, y estando tan cerca del pueblo, casi podíamos ir a desayunar caliente a un bar y aprovecharnos de su agua corriente y baños limpios de esta mañana.
Así lo hicimos, pero hubo más gente que pensó como nosotros, y el baño ya no tenía papel y no quedaban cosas sólidas para desayunar :__

Comimos con tranquilidad unos bocatas junto a mi hermano y su amigo, y tras dormir una siesta mientras los conciertos empezaban abajo (era necesaria tras la noche de sueño incómodo e interrumpido que habíamos tenido todos) fuimos a dar una vuelta. Llegamos a la mitad de la actuación de Familia Caamagno, un grupo con el que lo pasábamos bomba que hacen rock clásico italogalaico. Muy mafiosos y muy coñeros. Luego fui a hablar con ellos, las camisetas me habían encantado y quería saber cómo poder conseguirlas. Me fui sin ellas por falta de stock, pero nos mantenemos en contacto.

Photobucket
Photobucket
Un tractor abonador regando la zona de conciertos para que se levantase la menor cantidad de polvo possible, APRENDE LAST TOUR.


Les siguieron, en el escenario pequeño, Primitive, que, como suena, son muy brutos. Creo que fue el grupo más extremo que tocó en el fin de semana, gritos, gritos, distorsión. O eso parecía desde fuera, porque estábamos esperando a que empezasen Obús.
Qué decir que no se pueda suponer. Están en su gira de 30 aniversario, y demuestran que siguen teniendo toda la energía que tenían al principio (supongo que no menguaron, más energía que esa desmonta escenarios). Lo pasamos en grande pese a no conocer casi nada del repertorio, y, al contrario que me pasó durante todo el fin de semana en el Sonisphere, no se me hizo corto. No sé cuánto tiempo tocaron ni cuántas canciones, pero no se me hizo ni corto ni largo.

Photobucket
Photobucket


Antes de salir Rosendo a escenario, le tocaba el turno a un grupo extranjero del que no había escuchado hablar antes, The Grit. Ni siquiera busqué qué tocaban antes de salir de casa, me fié a ciegas. Hablando con una amiga de mi hermano, que es de Ordes y que conocía al grupo me los describió (después de intentar sacarle las palabras con una pala, demasiado alcohol para ejecutar la selección mental de palabras) como “algo parecido a The All-American Rejects”. Pensé que eran un pop-rock juvenil y tipo Mtv y me parecía raro que estuviesen rodeados de otra música tan diferente.
Cuando salieron a escenario y vimos el contrabajo… supe que de pop-rock nada. Hacían un punk-rock más cercano al punk que al rock y con toques de psychobilly, gracias a la ayuda del contrabajo.
Lo pasamos como enanos. Ellos dijeron que era la primera vez que estaban en España, pero se defendieron muy bien, con sus intentos de español y con el público en general. Nos encantaron, acabamos medio bailando pese a no conocer las canciones, riéndonos con ellos, y deseando escuchar más al llegar a casa. Y recomiendo a todo el mundo que los escuche, a mí me encantaron.

Photobucket
Photobucket
Photobucket


Tras acabar The Grit fuimos caminando hacia adelante poco a poco, porque minutos después subiría Rosendo al escenario. Rosendo fue mi primer concierto, cuando tendría unos 12 años (tengo la entrada demasiado rota como para distinguir el año), y en estos… 9 años no ha cambiado nada. Toca quieto, camina a pasitos, canta quieto, dice “gracias” al acabar la canción, un “buenas noches” de rigor poco antes de acabar, y se acabó el concierto. Vimos parte de la actuación desde la segunda o tercera fila, hasta que una pareja de unos cincuenta años puesta de asaberqué me agobió de estar todo el rato dándome golpes y metiéndome los pelos en los ojos, y David y yo nos fuimos para atrás.
En todo ese tiempo nos habíamos perdido a Canteca de Macao y a Benito Kamelas. Cuando acabó Rosendo nos volvimos a reunir con mi hermano y con su amigo, y fuimos a cenar. Fuera del recinto de conciertos se habían instalado bastantes puestos con plancha, haciendo bocatas de chorizo, churrasco, y demás cosas ricas. Comieron un bocata pequeño cada uno, y al entrar de nuevo en el recinto, compartieron una pizza (tenían una pinta…).
Según lo programado, era el turno de El Vez, un grupo mexicano que tampoco me sonaban de nada y que no investigué. Si los hubiera investigado me hubiera dado cuenta al momento de que la chica enfundada en un corset de cuero, con culotte y un látigo no pertenecía a El Vez. Genitorturers les cambiaron el turno, y se adelantaron a lo que habíamos planeado. Industrial Metal en directo, uno de los pequeños placeres inesperados. Por las caras, solamente nos gustó la música a David y a mí, pero la chica creo que les gustó a todos. Cuando en las pantallas gigantes a los lados del escenario enfocaban al público mostraban a un surtido grupo de babosos mirándole el culo a la señora aquella de parecía que poco a poco iba quitándose la ropa.
Acabaron, para dejar paso, esta vez sí, a El Vez. Cambio de tercio radical, muy radical. Salen primero a escenario tres señores, vestidos de negro elegante, como cualquier músico que va a tocar a una boda. Guitarra, bajo y batería. Salen tras ellos dos chicas/señoras de unos 40 años, vestidas con una camiseta de tiras negra, unos shorts negros, y una torera de… lentejuelas doradas y bien brillantes. Se pone cada una en un lado del escenario, frente a un micrófono, y bailan hortera. Empiezan a tocar, se escuchan los instrumentos, se escuchan a ellas haciendo los coros, y se escucha una voz masculina que no está en el escenario. Poco después sale él. Y Dios nos pille confesados.
El chico/señor salió vestido con un traje/mono de pantalón de campana al estilo Elvis Presley, con cremallera en la parte delantera y cuellos grandes, a juego con las toreras de las coristas. Tremendo es poco. Fueron el punto hortera que había prometido la organización, al viernes. Tocaron versiones de canciones cambiándolas a lo hortera, con ritmos horteras y demás desastres xD Cuando se nos pasó la novedad y la sorpresa nos agotamos de sueño, y de nuevo, David y yo fuimos a dormir antes que mi hermano.
Llegamos a la tienda, y yo poco más recuerdo. Sé que había un montón de ruido de fondo, pero no me importaba. Caí redonda como suponía que pasaría, y hasta el día siguiente a las 10 de la mañana no hubo manera de despertarme. Ruxe Ruxe tocaban a las 4 de la mañana (semejante locura planificar su concierto a esas horas…), y aunque tenía ganas de volver a verlos, no nos dio el cuerpo. También tocaban a esa hora más o menos The Lords of Altamont, unos de los cabezas de cartel, pero no me enteré ni de unos ni de otros. Apenas fui consciente de la nueva rave que se montó en el camping a altas horas de la madrugada (dormir está sobrevalorado), tal era mi estado.
El plan del día siguiente era el mismo. Desayunar en un bar, lavarse por encima, mear a gusto, desayunar caliente, y luego tendríamos que buscarnos la comida. Se me antojó un bocadillo de tortilla de patatas, pero en Ordes eso no existe. Buscamos en varios bares, y ya cansados de buscar, cogimos otros bocatas (yo uno de pollo completo, que además incluía jamón y queso –siempre los pido sin queso porque no me gusta). Volvimos al camping, nos tiramos a la bartola, comimos otra vez juntos, dormimos otra siesta, y luego tiramos para los conciertos. Pero esta vez, en vez de perdernos dos grupos, nos perdimos como cuatro. No soy incombustible xD
Además, fuimos en busca de hielo. Los supermercados del pueblo estaban esquilmados, y un gracioso le dijo a mi hermano y a su amigo que en la gasolinera tenían hielo, y estaba “a un paso”. Puto gracioso, estaba a más de 5km, y digo más porque nos cansamos de caminar, habiendo dejado muy atrás el cartel de salida del pueblo, y sin llegar a ver la gasolinera, le suplicamos a un señor en un bar que nos diese una bolsa de hielo.
Subimos prácticamente para ver a Boikot a las 9 de la noche. David y yo entrábamos en el recinto cuando ponían las luces en marcha y se anunciaba el principio del concierto con una sirena. Mi hermano y su amigo, en plan suicida, se habían colocado en las primeras filas. Querían recibir codazos y restos de pogo, o eso parecía. Parece ser que se libraron de los pogos (había dos a su alrededor) por los pelos.
Con Boikot lo pasamos genial. No sabía que tenían ese toque ska que llevaron durante todo el concierto (los conocía sobre todo por Stop Censura, canción que jamás llegué a pensar que escucharía en directo, y por sorpresa, la tocaron), pero fue muy bien recibido. No se montaron pogos a nuestro alrededor, pero la gente, algo desfasada, a veces se tropieza y te empuja. Flipé cuando vi a un tío bailando a lo loco, dando vueltas sobre una sola pierna mientras daba saltos… y era capaz de liarse un porro mientras. Como si estuviera respirando, como si tu no tuviera que tener el equilibrio en otro mundo ya, se lo lía mientras baila y el meneo que se está metiendo no le afecta.
Cuando acabaron Boikot nos sentamos, agotados pese a casi no haber hecho nada en todo el día, a escuchar a Burning. No había escuchado nada tampoco de ellos, y fueron todo lo contrario a lo que esperaba. Me veía venir un grupo del estilo de Obús, Rosendo… la gente de esas edad. Me encontré con un hard rock tranquilote, con gorgoritos y cosas muy poéticas. No me quedé dormida porque era temprano, pero me aburrieron y se me hicieron un tanto largos.
Cuando iban acabando, se notaba que algo iba a pasar allí dentro. Había gente por todos lados, muchísima gente, mucha bastante emocionada. Y es que tras ellos iban a tocar Europe, sí , los de The Final Countdown. Los míticos Europe, que venían a tocar al lado de nuestra casa. Nos levantamos con algo de antelación, y nos fuimos colando entre la gente hasta llegar a una zona un tanto cercana, pero no aprotujada.
Y empezaron Europe. No me gustaron. Por decirlo de una manera clara. Aburridos, lentos, me cansé de ellos a las dos canciones. Tenía mucha fe en ese concierto, tenía ganas de ver a un grupo tan mítico, quería saltar y disfrutar del concierto. Pero a las dos canciones me empezó a entrar sueño, coincidió con que tocaron Carrie, un medio tiempo (todos eran medios tiempos!) y luego otra balada, y me adormecieron. Hacia el final del concierto, que se hizo interminable, me quedé dormida de pie, unos dos segundos. En un concierto, quedarse dormida. De pie, entre gente que se estaba metiendo pastillas, cuando el grupo se supone que toca algo parecido al heavy metal clásico. Me puso de mala leche. Estoy cansada de ilusionarme por conciertos y que resulten una mierda. Véase Sonisphere. Estoy cansada de esperar mucho de grupos míticos y que a las tres canciones esté deseando que se larguen del escenario porque me aburro por mucho interés que le ponga.
No fui la única con cara de aburrimiento entre el público, no es que sea repelente. Pocos saltaban, y los que tenía delante se estaban metiendo pastillas, así que creo que no cuentan.
Tras un concierto que se hizo eterno, tocaron The Final Countdown (la canción con más ritmo de todo el concierto, con diferencia) y se acabó. Se acabó el aguantar de pie, el esperar a que acabase, el aguantar a los flipaos que tenía delante. Si el concierto de Europe hubiera salido como esperaba, era el momento de agarrarle la mano a David, y salir corriendo para la carpa pequeña, porque Habeas Corpus iban a ser los siguientes. El escenario grande lo iban a heredar Locomía. Pero no tenía ganas de tirar de nadie, nos quedamos allí esperando, mientras gente con abanicos más grandes que yo corrían a las primeras filas. Escuchamos las cuatro o cinco primeras canciones, y, al igual que con El Vez, nos fuimos a dormir.
Caí dormida, a pesar del cabreo, apenas en segundos. Y como la noche anterior, no fui consciente de lo que pasaba a mi alrededor (bueno, sí, sabía que había ruido, pero me la resbalaba todo) hasta la mañana del día siguiente. Despertamos bajo la lluvia. Galicia, nunca cambia. Cuando te olvidas de que el tiempo te puede chafar unos planes, viene para recordarte que nadie está a salvo. Recogimos la tienda a casi la primera aunque estaba húmeda, ayudamos a mi hermano a recoger la suya (nos llevó algo más de tiempo xD) y partimos para el autobús.
Tras esperar un poco, cogimos el bus que va hacia Coruña cerca de las 12 y media, con lo que llegamos poco antes de la 1 y media a Coruña, y a las 2 David y yo estábamos comiendo cerca de su casa. No había ganas ni tiempo de cocinar, y fuimos a probar una pizzería que tiene cerca de casa para ver cómo estaba aquello. Una pizzería que no tiene pizza barbacoa, tiene pizza de lacón con grelos, de queso de Arzúa con jamón serrano, de pulpo á feira, y demás experimentos así. Pedimos una “especial” que tenía, entre otras cosas que seguro que me olvido, tomate, mozarella, champiñones, huevo, pimientos, aceitunas, algo de carne, etc. Y todo en cantidades ingentes, y cuando digo ingentes me refiero a dos o tres huevos en toda la pizza, a hacer los ingredientes montañita encima de la masa. Yo no tenía hambre, pero David, que te come un brazo si es necesario, con cuatro trozos (y no era extensa, solamente intensa) se dio por vencido.
Dormimos una pequeña siesta que necesitaba mucho en su casa, y a las 6 media cogí el bus para venirme a casa. Lo primero que hice al llegar a casa fue saludar a Sally, y lo segundo fue meterme en la ducha, ojalá pudiera haberlo hecho con la ropa puesta, de lo sucia que estaba. Sobre todo de polvo en el ambiente, me sentía pegajosa y mugrienta.
Y casi como nueva. Caer rendida en cama cuando me fui a dormir, pero sin más secuelas físicas que cansancio.

En el momento, con la decepción de Europe, no estaba muy segura de si quería ir. Pero ahora, una semana más tarde, pensar que por 25€ hay tres días de música casi 24h (depende de dónde pongas la tienda, cerca de la rave o un poco más lejos), con esa clase de estilos, y con el buen ambiente que hubo en todo momento, no estoy tan segura. Será cosa de estar atentos al cartel del próximo año.

Siento tener tan pocas fotos, pero sin acreditaciones mucho más no pude hacer. En ese sentido estoy MUY disgustada con la organización, la manera en la que pasaron de nosotros. Con una acreditación hubiera sacado miles de fotos y tendría una crónica o comentario del festival un poco más currado, sobre todo gracias a los focos de verdad que tenían en los dos escenarios (no como en las “salas” de Coruña, que dan vergüenza ajena). Pero supongo que para otro año será, o eso espero. Yo solamente digo que es imposible crecer como profesional, como amateur o como web si la gente no colabora. Que no nos hagan caso para un evento como es un Sonisphere lo puedo entender (me cuesta un poco más luego leer las mierdas que se llegaron a escribir sobre los conciertos), pero un festival como es el Brincadeira, con grupos tan cercanos que al acabar el concierto te puedes ir de cañas con ellos, me cuesta entender qué pierden ellos al no darme una tarjetita que ponga "foto" (como algunas había). Supongo que con el tiempo iré conociendo un poco mejor a las promotoras y llegar a entender (espero que sobre todo a entender) los motivos que tienen para no dar esa pequeña libertad.

15 de agosto de 2011

Las fotos de mis vacaciones II

Llevo un verano demasiado desconectada del blog. La verdad es que no he parado, así que me pongo a poner las fotos que me quedan del viaje a Portugal, y luego intento retomar la vida normal del blog. Por adelantar, digo que acabo de pasar el fin de semana en Ordes, en el Festival Brincadeira, viendo, entre otra gente, a Boikot, Obús, Rosendo o Europe. Tengo pocas fotos pero muchas cosas que contar, así las próximas semanas irán sobre eso.
Mientras, más fotos de Portugal.

En la entrada anterior puse fotos de Albufeira. Pero ese pueblo nunca duerme, y me faltaban las fotos de Albufeira por la noche:

Albufeira
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
De esta última foto tengo también de día, buscad en la entrada anterior, ahí debe estar.


Otro día nos acercamos hasta Lagos. Comí una costilla a la brasa que me dio pena que mi estómago tuviese fondo, y dimos una vuelta por el pueblo. Los lagos deben estar en algún lado del pueblo, pero no llegamos a encontrarlos.

Lagos
Photobucket
Photobucket
Photobucket
La calle estrechita donde comimos.

Photobucket
Photobucket



Otro día nos acercamos hasta Tavira. Un sitio que parecía igual al resto pero del que acabamos huyendo. Tavira está dividida en “Tavira pueblo” y “lugar cerca de la isla de Tavira donde coger el ferri”. Fuimos primero hasta el lugar donde se coge el ferri atravesando unas salinas interminables, y tras dar vueltas y vueltas con el coche, darnos cuenta de que no había aparcamientos ni bajo las piedras (además de ser todos de pago) nos fuimos al pueblo a comer.
En el pueblo tampoco encontramos ningún aparcamiento que no fuese de pago. Esto no sería un problema si no fuese porque todas las calles están mal adoquinadas, los aparcamientos incómodos y mal señalados, y porque no fuimos capaces de pagar el parking. Tras dar muchas vueltas, intentar meter la moneda por la única ranura que tenía la máquina (y que para mí era demasiado estrecha para monedas), ir a diferentes parquímetros y tener el mismo resultado, mi hermano consiguió (tras más de media hora investigando y espiando a los que iban a pagar) colar una moneda y tener aparcamiento para dos horas.
Quisimos caminar por el pueblo, pero no había mucho que ver. Eran todas calles estrechas y algo lúgubres, y muertos de hambre, tampoco veíamos ningún sitio para comer.
En la parte más cercana al río/ría había un restaurante que no tenía mala pinta, y nos sentamos a comer. El camarero que nos atiende nos dice que están un poco retrasados y la comida tardará más o menos media hora. No hay ninguna clase de problema, y a la media hora justa nos llega la comida.
Comemos, no lo más rico del mundo, pero comemos. Acabamos de comer, y no pasa nada. La terraza/comedor se va vaciando muy poco a poco. Los camareros no dan abasto a recoger mesas y atender a la gente, sin embargo, las mesas siguen sin recoger y la gente sin atender. Las mesas nuevas que llegan, se van al rato, sin ser atendidas. Los camareros casi corren de un lado a otro, ocupadísimos, pero sin avanzar trabajo. Tras media hora (de reloj) nos empezamos a mosquear. Pedimos la cuenta. Que sí, ahora mismo. Pasan 10 minutos y los camareros siguen ocupadísimos y las pocas mesas que quedan, sin atender.
Tras 45 minutos de haber acabado de comer, y tras varios detalles por parte de los camareros tipo llamarles para pedirles la cuenta y esquivar la vista, mi padre explota, se levanta, va hacia uno y le dice “o me traes la cuenta ahora o me marcho sin pagar”. A los 30 segundos la cuenta, ya hecha de antes, está en la mesa.
A nuestro lado, una mesa con unos 12 españoles que llegaron antes que nosotros, se levantan sin pagar, directamente.
Y nosotros cogemos el coche y nos volvemos a Albufeira, en Tavira no nos quedan muchas ganas de estar.

Sin embargo, las fotos son bonitas, o eso creo.

Tavira
Photobucket
Photobucket
Las Salinas


Y como un viaje a Portugal no es un viaje decente sin hacer parada en Espinho, tuvimos que ir un día. Pasamos la noche en Esmoriz, pero fuimos a cenar a Espinho (hay 3km entre los dos pueblos, más o menos). Llegamos al atardecer, ya de camino a España, y recordé por qué amo tanto a Espinho.
Aprovechamos para pasar la tarde en Santa Maria da Feira y luego subir. En estas fechas están en plena Viagem Medieval, el mercado medieval más grande de la península. No tengo ninguna foto decente del Viagem, así que no puedo poner nada. Aprovecharé las entradas fotográficas para poner las del mercado medieval de Corcubión de este año para suplir esas xD
En Espinho hicimos concurso de fotos mi padre y yo: a ver quién sacaba la mejor foto de la puesta de sol (yo con una réflex Nikon D5000 y mi padre con mi compacta Pentax). No hay ganador porque nunca llegamos a comparar las fotos xD

Espinho
Photobucket



Al día siguiente arrancamos para casa definitivamente. Paramos en Valença a comer, como de costumbre, y llegamos a casa cerca de las 8 de la tarde, con tranquilidad.
Y el próximo año, me temo que iremos directamente a Espinho. El Algarve es bonito, pero en el norte dan mejor de comer (la mitad del viaje es para comer xD), no hay tanto alemán, y la tirada de kilómetros es menor. Pero para eso quedan muchos meses, ya se verá el próximo verano.

4 de agosto de 2011

Las fotos de mis vacaciones (I)

Hace apenas unas horas que he llegado a casa después de una semana en el Algarve (Portugal) y ya estoy dando la brasa.
Antes, para torturar a la gente con las fotos de las vacaciones, había que reunir a toda la familia, pasar los álbumes de fotos, pesados y grandes. Luego solamente hacía falta un cable y se ponía en la tele.

Ahora me sufrís a través del blog.

Aún me faltan dos días por procesar, la Viagem Medieval de Santa María da Feira (el mercado medieval más grandes de la Península), Espinho (LOVE Espinho) y las dos que saqué hoy en Valença de camino.
No me dejéis de leer por esto, prometo traer nuevos tochos pronto.

El primer día de vacaciones lo pasamos en el coche. De Coruña al Algarve fueron 9 horas de coche, casi sin parar. Salimos de casa a las 6 de la mañana y llegamos a comer a las 3 (españolas) al apartamento donde pasamos la semana. Por la tarde fuimos de turisteo a otear playas e las que pasar la semana, pero la que encontramos antes fue Falésia, con la peor entrada del mundo. Y me dejé la cámara en el hotel.
Al día siguiente, fuimos al Cabo de San Vicente, la punta más oeste de la Península. Y una de las más impresionantes. Comimos en Sagres, tiramos para el cabo, y de vuelta a Albufeira (punto de referencia, teníamos el apartamento a unos 10km de allí) paramos en Portimão.

Sagres
Photobucket
Dentro del Puerto, un pequeño astillero.

Cabo de San Vicente
Photobucket
Vista al norte

Photobucket
Vista al este

Photobucket
Detalle del acantilado al este

Photobucket
Hacia el sur, un poco más atrás del faro. Mención especial a quien decidió constuir ahí una pared.

Photobucket
Olitas

Photobucket
Photobucket
Photobucket
GavioLOL

Portimão

Photobucket
Photobucket
Y por ahí hay que bajar par air a la playa

Photobucket


Otro día nos acercamos hasta Faro. Sentimientos encontrados. En la parte vieja, donde tienen las casa antiguas, están empezando todavía a restaurar las ruinas, y muchas de ellas están simplemente abandonadas. Da la sensación de “sería muy bonito si… pero está todo hecho un Cristo”. Por el resto, no se diferencia en mucho del resto de pueblos del sur, así que tampoco hay queja.

Faro

Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
¿El oeste americano, o el sur de Portugal?

Photobucket
Esto tiene pinta de ser o haber sido un monasterio. No tenía placa ni nada fuera (cosa rara, me voy encontrando placas por todos lados) que dijera qué era.

Photobucket
Y una puerta de un edificio que me pareció bonita, tampoco sé qué clase de edificio era.


Y las últimas fotos que tengo procesadas son de Albufeira. Lugar turístico alemán e inglés por excelencia, si quieres practicar cualquiera de los dos idiomas no hay que irse tan lejos, con bajar a Albufeira puedes hacer una inmersión lingüística completa. Como el resto del Algarve, playa, sol, calor, casitas blancas. Y una fiesta como no vi en el resto de Portugal así como cae el sol, y hasta que vuelve a salir. Y unas escaleras mecánicas que bajan hasta la playa.

Albufeira

Photobucket
Photobucket
Parasailing

Photobucket
Las escaleras mecánicas, solamente un tramo. Son dos en total.

Photobucket
Photobucket
Cataplanas, comida típica del sur.

Photobucket
Photobucket
Photobucket



Y hasta aquí por hoy. Hacía tiempo que no hacía una entrada fotográfica como esta, pero creo que aún quedan fotos por procesar, subir a Facebook (creo que estoy poniendo más aquí que allí), y luego poner aquí. Estoy pensando que hay algunas que subí a Flickr que no van a estar en Facebook por ser algo más elaboradas, y que también puedo dejar caer por aquí. A ver qué pasa.
Espero que os hayan gustado las fotos ^^