28 de septiembre de 2012

La no compañera de piso

Está acabando mi tiempo en Coruña, me quedan unos pocos días en este piso antes de volver a casa, pero no quería irme sin dejar constancia en el blog de una cosa que pasó la semana pasada, que jamás me había pasado algo parecido, y que no acabamos de comprender del todo todavía.

Este piso tiene cinco habitaciones, y estamos ahora cuatro personas. Como el precio del piso baja para todos si se llenan todas las habitaciones, tanto la casera como los que están dentro estuvieron hablando con gente que venía a estudiar a Coruña por si querían alquilar una habitación.
A mediados de mes, quizás unos días después, una chica dijo que estaba interesada. Es conocida de vista de la chica con la que estamos viviendo, creo que es amiga de una amiga o algo así. Estaba pendiente de que la admitieran en un ciclo para saber si venirse a Coruña o no, y cuando la admitieron (eso parecía) “avisó” de que venía. Con eso me refiero a que le mandó un mensaje por whatsapp a esta chica diciendo “eey que mañana nos vemos!” por lo que supusimos que la habían cogido y que se venía.
Sin avisarnos la casera, a la mañana siguiente, mientras hacíamos de comer, entró un señor en el piso, cargando con cajas. Supusimos que era su padre, y tras él entró una chica (y alguien que parecía su abuelo). Nos saludó desde lejos, nos preguntó cuál era su habitación (¿?) y fueron metiendo cajas allí. Preguntamos si necesitaban ayuda, y nos dijeron que no. Entonces, cuando acabamos de comer, subimos a la terraza, como hacemos Iris y yo cuando ella come en el piso, y después de acabar de comer nos quedamos hablando allí. Al cabo del rato vino el chico con el que vivimos, y mientras hablábamos los tres subió ella, nos pidió fuego para fumar, y volvió a bajar (¿?).
Cuando dio la hora de que Iris se fuera a trabajar, llevamos los platos a la cocina, y tras nosotras, entró la chica que está viviendo aquí. Cerró la puerta y en voz baja nos dijo “que esta se va”.

Entonces descubrimos el sentido común y la inteligencia de la persona que supuestamente iba a venirse a vivir durante 9 meses: la tía alquiló la habitación sin venir a visitar el piso. Esta otra chica le describió cómo era, sin engañarla, para que no tuviera sorpresas (es viejo, cinco pisos sin ascensor, no tenemos nevera en al cocina, la habitación que le toca a ella tiene poco espacio para poner una mesa de estudio, etc.), y cuando llegó decidió que no le gustaba. Era muy viejo, sin ascensor, y su habitación no le gustaba. Y que se iba. Parece ser que estuvo buscando otro piso, y encontró algo por Monte Alto. Y que se iba, cuanto antes.
Iris se fue a trabajar, yo no me acuerdo qué hice por la tarde, y cuando volví, la tía ya no estaba. Se llevó todas sus cosas y nos dejó las llaves a la entrada.

Con las siguientes horas fuimos conociéndola un poco más, y alegrándonos de que se hubiera ido. La madre de una amiga de la chica con la que vivimos la llamó para cotillear (imagino xD) y le dijo que era mejor así. Que esta tía es muy pija, muy tonta, muy ombligo del mundo, y que solo nos iba a complicar la existencia. Parece ser que tiene una visión muy americana de la convivencia en pisos, y que va a hacer fiesta, a estudiar lo justo y limpiar poco. Quiere, como el año pasado, a alguien que le bese el culo y que trabaje por ella. Se dijo en algún momento la frase “quiere hacer fiestas en su habitación”, por ubicarse un poco xD
Y tenía razón, estamos todos de acuerdo en que mejor que se haya ido.

Dos días después, Iris llamó a la casera para preguntar por las facturas que tiene que pagar, y descubrió que no sabía que la otra se había ido. Es decir, la tía se largó y no se le ocurrió avisar a la casera de que no se quedaba en el piso. La casera pensaba que estábamos todos juntos.

Ahora mismo, no sé qué ha sido de ella. Según nos enteramos, se fue a pasar unos días al piso de otra amiga suya, hasta que la habitación del piso de Monte Alto quedase vacía. Porque parece ser que por encima llegó a plantearse la posibilidad de quedarse en este piso hasta que pudiera irse al otro, y pagarle a la casera por días, como si fuéramos una pensión.

En fin. Cosasa de pisos compartidos. Tras cuatro años, aún sigo viendo cosas extrañas, gente extraña, y me siguen pasando cosas que de otra manera jamás me hubieran pasado.

23 de septiembre de 2012

Cogiendo carrerilla


Los días pasan volando. Cuando llega la noche y pienso en lo que ha sido el día me doy cuenta de que parece que el día ha sido largo, pero que no he hecho casi nada. Pero en realidad no dejo de hacer cosas. Es por eso que tengo esa sensación de “no tengo nada que contar”, cuando en realidad sí tengo cosas que contar. Tuvimos durante unas horas una compañera de piso a la que le puedo reservar una entrada para ella sola, pasé la tarde en el acuario con la otra compañera de piso, me estoy riendo y pasándolo bomba con Iris como nunca, también podría hablar de su gato... pero sigo teniendo la sensación de que no tengo nada que contar porque no estoy haciendo nada.
Pero lo que sí no puedo parar de contar es que tengo ganas de ganchillar. Muero de ganas de volver a casa con mis lanas, agujas, imperdibles, patrones y todas esas cosas y volver a ponerme al 100% con ellas.
Estos días de estar parada me han llevado a invertir el tiempo de ganchillar en buscar nuevas ideas, en encauzar las futuras horas de trabajo. Durante todo el verano he tenido la sensación de “quiero ganchillar, pero no sé el qué”, y entonces hacía otro dinosaurio, o empezaba un conejo nuevo. Nada que no hubiera hecho antes.
He buscado inspiración (gracias eternas a Pinterest y a DeviantArt, por dejarme buscar y guardar material), y creo que la he encontrado. También gracias a Ebay por abrirme nuevos caminos con nuevo material, que está en camino ya. He encontrado tiendas de lana aparentemente muy buena muy barata (mezcla de algodón, soja y bambú suena genial, pero tengo que probarla antes), y de cosas que ya se irán desvelando así como vayan llegando. Cosas que me dan un nuevo acercamiento a los amigurumis, que me van a hacer cosas nuevas. Una pequeña tontería que me dan ganas de seguir innovando y mejorando.
Tengo varios proyectos marcados. El primero, terminar pronto con la manta de seta para poder pasar a otra. Estoy todavía intentando decidirme por cuál será, pero cada día me inclino más al símbolo de Batman. Tenía un antojo con un Dratini, pero me imagino una colcha de Batman y se me cae la baba. También estoy buscando la manera de hacerlo en pequeño para hacer cojines. Quería hacerlos más pequeños y más propensos a ser vendidos, porque soy realista, y como me niego a vender estas mantas por menos de 100€ (que en esta van 6 meses de trabajo y los que me quedan) sé que no las voy a vender rápido. Pero tengo el problema de que si vuelvo a hacer todos los cuadraditos, aunque sean más pequeños, igualmente los voy a tener que coser, rematar, etc. Así que estoy buscando alguna manera de simplificarlos. Pero haré algún cojín, también les tengo ganas.
Con el nuevo material que está por llegar quiero reinventar los conejitos y ositos pequeños que estaba haciendo. Quiero darles alguna utilidad además de ser muy monos, y como me quedan pocos, también quiero volver a hacerlos y volver a llenar la casa de osos. Nunca son demasiados osos.
Y el último proyecto va a servirme para crecer como mente imaginativa resolutiva de problemas. También para alejarme un poco de los peluches asépticos que estaba haciendo. Voy a meterme en la creación de personajes conocidos. Tengo una lista bastante amplia, y creo que sé cuál quiero hacer primero, pero no sé por dónde seguiré. A estas alturas de año no voy a decir que van con miras a la preparación de la mesa del ExpOtaku, pero es material que probablemente llegue a entonces y que vaya a funcionar muy bien. Antes de eso me avisaron de otro evento, relacionado con juegos y videojuegos para noviembre; tienen que informarme más sobre cómo va a funcionar, cuándo es exactamente y esas cosas, pero ya estoy en contacto con gente de asociaciones que va a ir y que está en contacto directo con los organizadores.

Me da rabia poder escribir solamente entradas de “quiero hacer, tengo proyectos”, pero solamente me traje un ovillo de lana para probar que terminé en un día, y un par de ovillos más para avanzar con la manta... que también terminé. Tuve que comprar dos ovillos más en un chino para estar ocupada con algo, pero como no tengo relleno estoy haciendo guantes. Hoy termino un par a rayas, y como me está sobrando una burrada de lana, imagino que haré alguna bufanda o algo así. No sé qué tal está la idea de hacer un ejército de guantes.

Lo malo de los proyectos en amigurumi es que llevan tiempo. No puedo poner en marcha dos proyectos en un día, porque es un proceso de creación lenta, y no hay horas suficientes para todo. Ahora que no tengo que ir a clase, y apenas voy a tener que estudiar, tengo mucho más tiempo libre, y no va a ser suficiente. Imagino que iré dedicándome un poco a cada uno, alternándolos, dándoles forma a la vez, y cuando se acerque el evento de noviembre le daré más caña al tercero. Será cosa de organizarse, e intentar no lamentarse mucho de tener solamente un mes para hacer honor a halloween :( Haré algo especial pero sencillo, para no dejarlo olvidado, aunque tenga las prioridades en otras cosas.

A ver cómo van saliendo estas cosas. Mientras, sacaré ratos para seguir con la remodelación de mi habitación a un pequeño rincón steampunk, que se está alargando más de lo que creía porque es más difícil de lo que creía. Ahora que vuelvo a casa volveré a meterme con ello. Probablemente haga como durante el verano: trabajar un poco en la habitación durante la mañana, comer, trabajar en lanas durante la tarde. La noche para frikear, editar fotos, blogs, DeviantArt y Pinterest.

A ver si traigo las aventuras que estoy pasando por Coruña estos días pronto :)

11 de septiembre de 2012

Primeros exámenes

Estos días se está pasando el tiempo volando. Me levanto temprano, me acuesto tarde, y parece que en el medio, todas esas horas que quedan... no son suficientes.
Hace más de una semana que estoy en Coruña, y ya hice los primeros-últimos exámenes, aunque ahora queda lo peor.

Los exámenes los empecé ya el 3 de septiembre, con Gramática II. Voy a diciembre. Si me aprueban es por un aprobado general, porque mi examen no está bien. No está bien porque no sabía ni cómo eran los exámenes, no lo estudié para lo que era, y no voy a llegar al 5. Ahora ya lo sé, y así como me den la nota iré a hacer la revisión para hablar con las profesoras para en diciembre aspirar a más de un 5 por lo menos. Espero que sea la única que me quede para entonces.
Desde entonces he tenido solamente dos exámenes más, aunque deberían ser 4. La Xunta decidió que era super importante hacer que el viernes 7 fuese festivo (celebran el inicio del curso con un festivo, Spain is different), y tenía dos exámenes, que me pasan para el 17. Me jode porque eran dos exámenes que tenía prácticamente listos, y me los atrasan 15 días. Y me jode algo más que al ser un lunes me quitan un fin de semana de relax por Coruña. Contaba con tres fines de semana para salir, para estar con la gente, o para estar en mi cama despierta sin preocuparme por los ruidos de la calle (tengo el piso en la zona de marcha xD), y me los reducen a 2 porque algún político estúpido dijo que era divertido hacer festivo ese día.
Los otros dos exámenes que hice, creo que bien. De uno suponía las preguntas (profesores vagos que repiten exámenes de junio a septiembre), y no me equivoqué. Ahora que haya estudiado la manera correcta de responderlas, que a mí lo de “comenta esta palabra” y que esa palabra sea un demostrativo me da miedo. Sobre todo cuando hicimos “prácticas” en clase y el profesor se dedicó a hablar de cualquier cosa menos de esa palabra.
El otro fue más o menos como lo esperaba, y ya tengo la nota. Un 5 raspadito, pero es una menos. Para haber ido a clase muy pocos días, para no haberme gustado la asignatura y haberla estudiado la noche antes, estoy contenta y no me voy a quejar.

Mañana tengo uno de los exámenes que más miedo me dan, y para el que llevo estudiando más tiempo. Me vuelvo a enfrentar a Semántica Léxica, sin mucha idea de qué me pueden preguntar. Y me enfrento por tercera vez, tras haber preparado el examen 5, y acojonarme a última hora en dos convocatorias. Desde que me presenté por última vez se jubiló el profesor que hacía los exámenes (en realidad se jubiló en la última convocatoria en la que me presenté) y ahora va hacerlo y corregirlo el vago que repite los exámenes de convocatoria en convocatoria. Lo que sé seguro es que el examen va a ser más corto, es decir, aunque sean igualmente 4 preguntas para desarrollar, van a ser preguntas menos generales, más específicas, y más cortas de escribir. El problema que tuve siempre con esos exámenes es que hacen unas preguntas tan generales que no sé qué quieren que cuente y nunca me doy cuenta de si me estoy dejando algo, al ser tan abiertas. A ver si con este, que además debe estar cansado de tener alumnos residuales en esta asignatura, se porta y pone un examen fácil, o entendible. Aún recuerdo la primera pregunta de uno de los exámenes que hice: “La semántica léxica”. Aha. Muy bien. La asignatura se llama así, y tenemos casi 100 hojas de apuntes. Qué le pongo? Todo?

Y luego iremos con las asignaturas de literatura. Estoy más confiada aunque a estas alturas todavía no me encontré un profesor que me hiciese una crítica constructiva (se limitan a decirme “es que te faltan cosas”), pero no me dicen qué cosas. Igualmente, confío en esos exámenes. Tengo ganas de aprobarlos, y de aprobarlos bien, no como Semántica, que si se pudiera aprobar con un 3 no iba a pedir un 5 xD

Y cuando acabe los exámenes me esperan 15 días de vacaciones en Coruña que quiero aprovechar bien. Llevo todo el verano encerrada en casa, madrugando para estudiar y sin hacer nada divertido, y aquí tengo gente a la que llamar. Vivo además en una zona buena de la ciudad, donde siempre hay cosas que hacer y sitios a los que ir, que se junta con que es fin de verano y están organizando cosas chulas. Empezando por unas jornadas de terror, que entre proyecciones de películas (no voy a ir, no soy tonta) y documentales (a lo mejor sí voy a alguno) van a hacer una zombie walk a la que quiero ir, pero de zombie. Ya surgieron también un par de conciertos a los que ir los sábados por la noche, tengo el acuario al lado de casa para ir a ver peces y focas, me pareció ver en google que estoy al lado del museo de arte contemporáneo, y más cosas. Entre ellas, tengo que llamar a un par de amigos con los que a finales de curso del año pasado tuvimos una conversación “es que yo no tengo modelos, es que yo no tengo fotógrafos” y hay que solucionar eso.
Espero no aburrirme.

Mientras, sobrevivo a los exámenes dándole a la cabeza. He diseñado un par de guantes de ganchillo que me gustaron mucho (aunque no puedo acabar el segundo porque a dos vueltas del final me quedé sin lana :__), y estoy juntando muchas ideas para hacer cuando vuelva a casa. Cuando llegue, espero que sea con un solo examen a la vista, y hace un tiempo que tenía esa sensación de “quiero ganchillar, pero no sé qué”, y para solucionarlo estoy juntando una cola de proyectos, de ideas, más que de amigurumis concretos, para hacer. Iris me enseñó a usar bien Ebay estos días, y tengo material en camino que creo que me va ayudar bastante. No a ganchillar, porque son “accesorios”, pero sí a querer hacer cosas para poder usar esos accesorios. Cuando estén hechos y los enseñe ya se me entenderá mejor :)
Además, estoy empezando a moverme para hacer cosas diferentes. No tengo trabajo, no tengo carrera todavía, pero no me voy a quedar quieta!
Quiero aprovechar, en fin, este invierno para aprender, para volver Enemy Dolls un poco más serio, para juntar material para resistir el verano (si en el Expotaku me masacraron, en el Mercado Medieval me remataron), que este año en dos eventos me desplumaron y aún ahora no junté tiempo para reponer; y seguir creciendo. Aunque lo lleve tiempo diciendo, quiero empezar a tener mi colección de patrones propios, dejar de usar tanto material de otra gente (aunque sea con licencias libres, quiero ser más independiente) y esas cosas. Quiero trabajar en el amigurumi, y creo que voy a tener tiempo para ello. Desde luego, tengo ganas.

Lo malo es que después de llegar a casa, después de acabar los exámenes, esas son todas las perspectivas que tengo. Al igual que mis compañeros. 3 que tienen todo aprobado quieren hacer el máster, otra que espera terminar en septiembre también pero después de eso... ninguno sabemos qué queremos hacer. Ninguno sabemos qué va a ser de nuestra vida. Nuestra carrera era cómoda: carrera->CAP->prácticas del CAP->oposiciones->enseñanza secundaria. Pero nos faltan los dos últimos nudos de la cadena. Las salidas de nuestra carrera no se pensaban. Era una progresión continua que no nos llevaba a tener problemas existenciales de “ahora qué hago con mi vida”, era todo más sencillo. Pero ahora ninguno sabemos nada. Los que más claro lo tienen son dos que tras hacer el máster van a seguir con el programa de doctorados, para quedarse en la universidad (aunque sea como becarios-esclavos 5 años), pero para los que eso no nos llama, estamos frente a un mundo cruel en el que no sabemos muy bien cómo colocarnos.
Yo tengo el apoyo del ganchillo. Me mantiene ocupada, sueño con un día poder vivir de eso (soñar es gratis), y voy sacándole dinero poco a poco. Puedo buscar trabajo mientras, mientras (soñar es gratis) no se convierta en algo rentable de ser un trabajo “de verdad”.

Pero un paso de cada vez. Primero, terminar los exámenes. Luego, sobrevivir a octubre. Y luego, a ver cómo se vive en el abismo.

9 de septiembre de 2012

La paja en el ojo ajeno

Hay gente que no sé si es que son muy hipócritas, tienen mucho morro, o no se dan cuenta de lo que hacen y lo que dicen. Gente que se queja sobre el comportamiento de otros, mientras se permite repetir ese comportamiento con una sonrisa, casi como si estuvieran orgullosos de él. No sé si lo hacen porque piensan que somos tontos y no nos vamos a dar cuenta, o porque deben pensar que como no se lo están haciendo a ellos tiene menos importancia. O porque como me callo y no entro en disputas estúpidas parece que importa menos. Lo que no quiero pensar es que directamente me toman por tonta y piensan que no me voy a dar cuenta.
Gente que por una casualidad, o lo que pudo ser una casualidad, montan un Cristo. Se sienten atacados en lo más propio de su orgullo, casi como si le hubiesen robado, ultrajado o traicionado, y montan un lío criminal. Se cruzan malas palabras, se rompen amistades, se mete a más gente en medio, hasta se buscan pruebas de haber sido “ultrajado” para demostrar que es una víctima, y que está todo premeditado. Que están en su contra. Se repite una idea: “madura, tía”.
Se les dice que demuestren ser mejores que quien les ha hecho eso. Que no se involucren, que no hay mayor desprecio que el no aprecio, y que la calidad de ambas está patente, y que salen ganando. Parece que se tranquilizan las cosas.
Y unas horas después, se cambian las tornas. Orgullosas, se muestran al mundo habiendo hecho poco más o menos lo que les habían hecho a ellas hacía un momento. Lo muestran contentas, orgullosas, mientras esta vez la “ultrajada” soy yo. Que no tenía nada que ver en un primer momento. Que hasta me puse de su parte. Y me quedo con los ojos abiertos, como tonta, viendo cómo nadie se da cuenta, cómo nadie ha dicho nada, pensando en si decir algo o no.

Hoy se ha celebrado el Retrocoruña. Es una especie de exposición con actividades sobre consolas, informática y juegos retro. Además de las actividades hay puestos de “artesanía” (lo pongo entre comillas porque hay gente que hace poco más o menos que lo que hago yo, y me cuesta muchísimo verme como artesana; es más, como mucho, soy tejedora, no artesana), que por lo que he visto en fotos eran poco variados: destaca el fieltro, y sobre todo, los hama beads. Aplicados o no, había hama beads por todas partes. No he podido ir, pero he visto algunas fotos; es posible que hubiese cosas que no enseñaron.
Hace unos días, dos grupos de “artesanas” de Coruña que iban a participar montaron un Cristo. Uno de los grupos, El Onigiri con Botas acusaba a Neko no Onigiri (...en fin) de haberles copiado la idea de un peluche de game boy con carita. Que no, que sí, que me copian, que qué morro tienen, que no te he copiado, madura tía e invéntate tus peluches, etc. Creo que no se acabó zanjando el problema porque dio el momento de ir al evento, pero se habían calmado las cosas a base de bloqueos en facebook y así.
Solamente viví esto viéndolo desde la parte del Onigiri con Botas, así que no sé realmente de dónde sacaron la idea ninguna de las dos, ni cómo se vivió desde el otro lado. Desde donde lo vi yo, la gente coincidía en que no les diesen argumentos para meterse con ellas, que demostrasen ser “mejores”, que la calidad de lo que hacían ellas se imponía a la calidad de las otras, y que montasen un puesto más rechamante para llevarse a la gente. Y dijeron que en el puesto estaban trabajando e iba a quedar muy bien.

No entré al trapo explícitamente entonces, aunque personalmente me decantaba por uno de los bandos, que resulta que luego me atacó a mí de la manera en la que supuestamente las habían atacado a ellas. No entré al trapo porque lo primero que pensé en el caso de que me hubiese visto involucrada en un problema así no hubiese actuado como ellas actuaron. Como dije, no hay mayor desprecio que el no aprecio. Cuando te hacen algo así (si es que realmente unas copiaron a las otras), salvo que te cojan fotos o reclamen cosas tuyas como suyas, y entonces convenga hacer algo de escarnio público para que la vergüenza ponga a cada uno en su lugar, yo pienso que hay que optar por otra postura. Hay que colocarse un escalón por encima. Demostrar que esa gente vale tan poco que no está jugando en tu liga, y que puede hacer lo que quiera, porque no llegará a ser como tú. Armando un Cristo solamente te igualas a esa persona, y das la opción a las comparaciones. No se puede optar a las comparaciones. Tienes que dejar claro que eres mejor, no solo como persona, sino también en cuanto a originalidad, trabajo y calidad, y situarte por encima. Que no se pueda dudar de ti. Es decir, hay que hacer oídos sordos y hacer lo que mejor sabes hacer para que la calidad hable por sí sola, e inconscientemente la gente vea que tú eres mejor, y como el otro es peor, cae de cajón que los otros te copian a ti. La gente saca conclusiones y actúa sin que le tengan que decir estas cosas.
Por lo tanto, yo no hubiese actuado así. ¿Que hacen los mismos peluches que yo? Invento otros mejores, o hago estos mejor, o les doy más publicidad.

Unas horas después de todo esto, vuelven los dos grupos de personas a casa. Descargan fotos, ellas y otra gente que también estuvo por allí. Cotilleo quién fue y cómo, y mi sorpresa cuando en el Onigiri con Botas me han cogido una de las ideas que más me costó hacer para montar la mesa en el Expotaku. Los corchos de tamaño pequeño para colgar los llaveros con chinchetas (o chinchetas-gancho en mi caso). Los expositores de llaveros y colgantes fue una de las cosas que más problemas me dio para inventar para montar nuestra mesa esta pasado Expotaku. Tengo un álbum en Pinterest con ejemplos de mesas en ferias (buenas y malas, para aprender y para evitar), 85 concretamente, y en ninguna usaron un corcho de expositor. Estuve pensando durante días cómo podíamos colgar de una manera cómoda y ligera los llaveros, y tras darle vueltas, acabé decidiéndome por los corchos. Para ambientarlos con los colores de la mesa, entre Iris y yo le pintamos los marcos con pintura, que acabó siendo verde.
Y mi sorpresa cuando en la mesa del Onigiri con botas tienen dos corchos a modo de expositores para colgantes. Y no solo eso, sino que también decidieron pintarle los marcos con un color acorde a la mesa.
No es una casualidad. No es que se haya generalizado el uso de corchos en estos dos o tres meses que van desde el Expotaku, y casualmente las dos que forman ese grupo estaban allí, y pasaron por mi mesa, y los vieron. No es casualidad.
Es decir, una gente que hacía tan solo horas estaban acusando y montando un pollo criminal porque pensaban que alguien les había copiado, cogen mi idea sin haberse molestado en preguntar. Si lo hubiesen hecho yo no estaría escribiendo aquí porque me suelo tomas las cosas a bien y a veces tiendo a ser demasiado buena con la gente; y aunque me hubiese molestado me hubiese callado por haber tenido el detalle de habérmelo contado. Me cuesta procesar que alguien que se queja de que le cogen ideas coge otras tan alegremente, sin darse cuenta (o haciendo que no nos damos cuenta) de que están haciendo exactamente lo mismo.

No voy a reclamarles nada. Como dije, creo que estoy un paso por delante. Yo monté la mesa del Expotaku de Enemy Dolls desde cero, y puedo volver a hacerlo. De hecho, cuando la estábamos planificando salieron ideas que no pudimos llevar a cabo porque llevaban más tiempo de preparación que pintar los marcos de unos corchos y no tendíamos a tiempo; pero son ideas que siguen estando latentes.
No voy a entrar al trapo. No voy a decir nada, no es mi estilo. En la próxima fecha en la que coincidamos, me limitaré a demostrar que estoy por encima, que aunque ahora me fastidie esta falta de honestidad (y que parece que me toman por tonta) no me importa. Porque cuando volvamos a coincidir mi mesa dejará claro que ellas llevan los corchos como nosotras, no que nosotras llevamos los corchos como ellas. Lo que hagamos a mano también está a otro nivel, es otra cosa diferente, y de momento no son ellas con las que me estoy “batiendo” en calidad ni originalidad.

Creo que en el fondo lo que me más me molesta es que parece que me tratan como tonta. Es decir, voy a ver las fotos del Retrocoruña (incluso más de una persona me invitó a ir, pero no pude porque estoy de exámenes, además de que vendí TODO en el mercado medieval y no tengo material para montar ni media mesa) y me voy a dar cuenta de que están usando los corchos que me vieron en el Expotaku. Saben de sobra que sé que acaban de meterse en líos con otras por un “robo de ideas”. Qué hace que esto sea diferente? Es una idea, y aunque no es una venta directa, ayuda a la venta, o ayuda a tu imagen, o es que simplemente, es una idea.

Como dije, no voy a entrar al trapo. Humildades a parte, no creo que haya punto de comparación entre ambas mesas, ni trabajos, ni nada. El tiempo y la constancia hablarán.
Como este es mi blog, no quiero escuchar nada al respecto del tema. Voy a cerrar los comentarios a propósito para que no se puedan dar más opiniones ni intentar defenderse. Dentro de mi postura entra no haber comentado nada de esto, me estoy traicionando solamente con haber nombrado el tema. Pero estoy cansada de parecer tonta de no decir nada, y me doy cuenta de todo.

3 de septiembre de 2012

Drácula, de Bram Stoker

Hoy, como plan de mañana de domingo, fui a la exposición de Drácula que lleva ya unos meses abierta en la Fundación Luis Seoane de Coruña.
Había quedado con una chica de Coruña, pero sus planes de fin de semana eran muy completos, según dijo, el sábado se le fue de las manos y le fue físicamente imposible llegar despierta al domingo. Tiene toda la pinta de que volveremos juntas, pero quería estar tranquilamente también por la exposición.
Lo primero, en Google está mal indicada la Fundación. La señala en una iglesia, que a esas horas, además, estaba llena de señoras yendo a misa y pocos vampiros podía haber ahí dentro. La Fundación queda bastante más abajo, y tras rodear 3 de sus 4 paredes y se llega a la 4ª, donde está la entrada.

Sin entrar en el contenido, la ambientación de la exposición está currada. Está en la segunda planta del edificio, y para llegar allí hay que subir unas escaleras, tapadas con unas cortinas negras. Se atraviesan las cortinas, y al terminar la escalera, lo primero que se ve es una estructura rectangular, blanca, con la silueta de un vampiro y manchas de sangre en rojo. Soy bastante impresionable, pero me parece un buen inicio de exposición xD
Dentro, hay un poco de todo. Primero, el mito del vampiro antes de Drácula, las fuentes de Drácula, ediciones modernas y no tan modernas del libro, cómo se fue formando visualmente la imagen que tenemos del Conde, películas en las que aparece el personaje, y esas cosas. Además, tienen una pantalla pequeña con una película o algo así cómico sobre vampiros, y en una sala oscura tipo cine una proyección más larga y creo que más seria sobre la figura del vampiro. Aprovechando la temática tienen un pasillito dedicado al vampiro en Galicia (que hay poquito, la verdad), y una sala con un Bestiario con una colección que creo que pertenece a la propia Fundación.
En cuanto a material, están bastante surtidos. Tienen un montón de volúmenes expuestos, sobre todo sobre las fuentes de Stoker para escribir Drácula, y bastantes postales, cartas y demás manuscritos de Stoker a sus amigos o de sus amigos a Stoker. Facsímiles, claro, pero igualmente interesantes. Incluso tienen el fácsimil de la tabla temporal y la línea cronológica que hizo Stoker para usar de guía al escribir la historia.
No lo esperaba, y tienen muchos pósters de películas e ilustraciones de cómics, y algunos gravados/acuarelas sobre vampiros muy chulos. También hay una serie de fotografías muy bonitas de Bella Lugosi como Drácula durante el rodaje. Ya como máximo, tienen una réplica del traje que le pusieron al personaje en la película Drácula de Bram Stoker. Y algo que, cosas de filóloga, o fanática, o todo junto, me puso los pelos de punta: una editio princeps de la obra.
Una editio princeps es una primera edición. Pero primera primerísima. No es la primera edición de una editorial, o la primera edición con un estidio preliminar o unas ilustraciones. Es el formato en el que salió por primera vez a la calle ese libro. Y Drácula es de 1897, si no me equivoco. Es decir, por encima de ser un libro histórico, como objeto en sí tiene como un porrón de años.

La editio princeps, la tabla cronológica y el traje están en un pequeño apartado. No es que sea una sala aparte, porque no está cerrada, pero la propia arquitectura del lugar la cierra un poco. En un lado de esa sala sale un pasillo estrecho, oscuro, que tras un par de recodos da a la sala oscura-de cine donde estaban proyectando lo que me pareció un documental sobre vampiros. Soy impresionable. A estas alturas, de estudio del mito vampírico, de disfrute de vampiros, y de haber visitado la exposición, tengo que admitir que no me acabé el libro. Lo empecé, pero llegó un momento en el que estaba tan acojonada de lo que me estaba imaginando que tuve que dejarlo. La sala de cine me estaba poniendo muy nerviosa. Sobre todo, porque cuando llegas de la claridad del resto del edificio y entras, es un agujero negro en el que solamente ves una pantalla. No sabes si hay gente, si no la hay, qué profundidad tiene la sala, y todo eso. Estaba esperando en que cualquier momento saliese alguien de entre las sombras y me agarrase.
Pero lo peor es al salir. No sé si lo habrán planeado así, pero si lo hicieron es un detalle muy grande. Cuando sales de la sala oscura te da la claridad de frente, y te quedas medio tonto por medio segundo. Entonces, a tu derecha, dentro de tu campo de visión, pero no del claro, entra el traje de Drácula. Que, por ese medio segundo en el que estás tonto, te da la sensación de que hay alguien, de que el puto Drácula está ahí. Dos veces entré en la sala, las dos veces salí acojonada, y las dos veces pensé que había alguien. Y en la segunda ya sabía lo que me iba a encontrar.

Para buscarle pegas, mi curiosidad de filóloga se quedó con ganas de saber un poquito más. Sobre todo, sobre la primera recepción de la obra (si gustó, cuántas reimpresiones hubo en cuántos años, si se vendió mucho o pasaron de ella los primeros años, etc.) y la genealogía de la obra, tanto de todos los Dráculas salidos a partir del primero (como las películas La novia de Drácula y así), como si aparecieron más vampiros y libros de vampiros a partir del de Stoker, o si siguiendo haciéndose los que estaban haciéndose antes de publicarse. Pero está compensado porque me llevo un par de títulos de estudios sobre vampiros además de tener más o menos claro qué edición quiero para mi biblioteca.
Y como estaba sola en la exposición, no es que solamente no llevase amigos, me harté a sacar fotos.

Photobucket
Texto de presentación de la exposición

Photobucket
La estructura blanca y roja que se ve al subir las escaleras, con la primera sala en la que está la exposición

Photobucket
Gravados de Goya en los que aperecen vampiros o seres que recuerdan a los vampiros

Photobucket
El decálogo del vampiro. Que queden las características bien claras.

Photobucket
Carteles de películas.

Photobucket
La sala con el traje, las fotografías de Bela Lugosi, y en la vitrina del centro, la editio princeps.

Photobucket
Ediciones modernas de Drácula.

Photobucket
La editio princeps de cerquita. Noes muy diferente a lo que puede ser una edición normal de ahora, pero a mí sobre todo me llama la atención que en la cubierta no lleva ni nombre de editorial, editor o aunque sea, impresor.

Photobucket
Ilustraciones sobre vampiros.

Photobucket
La entrada a la sala del bestiario.


Ahora voy a redactarlo todo un poco más bonito, a ver si le hago un hueco a esta exposición también en Canal Nostalgia :)


*Decálogo del vampiro:

1.No proyecta sombra ni se refleja en los espejos.
2.Tiene la fuerza de varios hombres.
3.Puede transformarse en lobo y en murciélago, reptar por las paredes, ve en la oscuridad y domina a las bestias y animales inferiores como las ratas y los insectos.
4.Es capaz de controlar las fuerzas de las tormentas y otros fenómenos naturales y de crear masas de niebla para ampararse en ellas.
5.Su aliento, pese a que es fétido, y su voz poseen poderes hipnóticos.
6.La luz del sol lo destruye. Solo puede salir de noche.
7.No soporta los ajos, ni en cabezas, ni en ristras ni en flor.
8.Le ahuyenta la cruz, el agua bendita y la hostia consagrada.
9.No puede ingerir alimentos. Únicamente se nutre con sangre que chupa de la yugular de sus víctimas.
10.Un vampiro no entra jamás en un lugar donde no ha sido invitado previamente.

1 de septiembre de 2012

Agenda de conciertos metal en Galicia

Hace bastante tiempo que tengo actualizada una agenda de conciertos interesantes en la barra izquierda del blog para no tener que escribir estas entradas a cada poco. Me ayuda a ordenar mentalmente los conciertos que están por venir, ver lo que pasaron, y tener tantas fechas, en general, ordenadas. Cuando van pasando las voy añadiendo a esta entrada, con links a crónicas, fotos, y todas esas cosas que me ayudan a vivir la música aunque no son música en sí.
Normalmente con eso me llega para tener todas las fechas pendientes en orden. Este otoño, al igual que el otoño pasado, hay tantas fechas que me compensar hacer una entrada larga.

Estamos ya dentro de septiembre, el noveno mes del año. Hasta ahora, desde diciembre del año pasado, donde tuve una aglomeración de conciertos de última hora, prácticamente no ha habido nada. He visto a Tarja en Santiago, he visto a Gritando en Silencio en Coruña, he vuelto a Santiago a ver a Simple Plan, y también tuvimos el Brincadeira. En el verano hubo un poco de suerte con los festivales y también estuvo muy bien montado el SonRías Baixas, aunque no pude ir. Y eso fue todo en la primera mitad de año, prácticamente un desierto.
Pero con la vuelta al cole esto cambia. Se han acumulado un montón de fechas alrededor de un mes, octubre, que aunque el año pasado también ocurrió algo parecido, no había sido tan exagerado.

Los conciertos van a empezar al terminar septiembre. El último fin de semana de septiembre, el 28 y el 28, va a hacerse el Music Way, los restos del Rock in Way, al que, tras la presentación del festival esta mañana, no voy a ir. Lo de este festival este año es algo entre un cachondeo general, y una mala suerte con manía persecutoria. En febrero, junto al resto de festivales, se adelantó que se iba a celebrar a mediados de julio, para coincidir con las fechas del Apóstol de Santiago. Pero se fue dejando, se fue dejando... dejamos de saber cosas de la organización, pasó el tiempo, el resto de festivales confirmaban cartel y ellos no decían nada. A 15 días más o menos de la fecha para la que estaba anunciado El País sacó una nota diciendo que el festival cambiaba de nombre y cambiaba de fecha. Ni siquiera nos mandaron una nota a todos los medios de comunicación, solamente hablaron con El País. La nueva fecha daba la última semana de septiembre, para la que también estaba el En Vivo, como el año pasado. Y tras eso, de nuevo silencio. Fue pasando el tiempo, de nuevo, llegaron los festivales de verano, se hicieron y se acabaron. Y a un mes de llegar a la segunda fecha, reactivan la actividad en las redes sociales, ahora sí nos mandan notas de prensa a todos (o por lo menos a mí me han llegado), confirman unos pocos grupos, ponen entradas a la venta las entradas (baratísimas), y yo me quedo indiferente. El cartel no me dice absolutamente nada. Un día Manic Street Preachers, otro The Hives, Heredeiros da Crus (que parece obligatorios tenerlos en el cartel) y el resto de nombres ni me suenan. Probé en Youtube y son sosos sin sal, así que ni me voy a molestar en pedir acreditaciones salvo que mi jefe me mande hacerlo (cosa que nunca hace). No me va a valer la pena ni pagar el tren.
Además, el 29 de septiembre hay un concierto en la Mardi Gras que está muy interesante. Gauntlet, banda de Sobrymusic (mueehehehe), viene presentando su nuevo disco, que dicen que es la leche aunque todavía no lo he escuchado, y de teloneros “residentes” cogieron a Strikeback. Quien se haya tragado mi crónica del Brincadeira le sonará el nombre, porque fueron unos de los grupos del domingo, con los que quedé sorprendida y encantada. Ya tengo plan para el último fin de semana de septiembre :)
Y entramos en octubre. Una semana más tarde del Music Way, en el primer fin de semana, se va a celebrar el festival Inmensa de Málaga por primera vez. Prácticamente todos los grupos de Sobrymusic van a tocar allí, junto a algunos más. Yo quería ir, y aunque cuando presentaron el cartel quería ir, ahora lo voy viendo más complicado. Fundamentalmente, quería ir por Angelus Apatrida, Vita Imana, Clockwork, V3ctors, Overdry y esperaba que pudieran añadir a Somas Cure o a Nami, aunque al final parece que se quedan fuera. Entre que es en Málaga, con las ganas que tengo de volver, y el cartel, me lo ponían en bandeja. Luego anunciaron que se va a hacer en una sala de 800 personas, y se juntó con que contaba con ir con gente no acostumbrada a este tipo de conciertos y que dentro de una sala podía ser algo agobiante, y lo fui dejando. Las ganas de ver a Vita Imana no se pasan, y los acabaré viendo en directo. También tengo que darles una segunda oportunidad a Angelus Apatrida, tras mi incapacidad para disfrutarlos en el Sonisphere del 2011, e imagino que poco a poco podré ver al resto de bandas.
Justamente, también ese fin de semana, están Angelus Apatrida tocando en Vigo, un día después que Málaga. Sobra decir que quería ir, pero creo que no tengo acompañante, tampoco manera de manejarme por Vigo, y aunque tengo la fecha apuntada en la agenda, dudo que pueda ir.
El jueves siguiente, el 11 es una fecha para no perderse. Manowar en Coruña, y con eso se dice todo. Una banda mítica que, aunque no me ponga a escucharla en casa, hay que ver en directo. Las entrada están carísimas, así que intentaré ir como prensa; si no me dan acreditaciones lo más probable es que no vaya.
Una semana más tarde, el 19, tengo cita moderna con los grupos modernos gafapastas. Unicornibot vuelven a tocar en Coruña, y tras lo bien que lo pasé la primera vez que los vi en directo, quiero repetir. En LeClub, además, sala a la que todavía no tuve oportunidad de ir. A la agenda de LeClub tenemos que estar atentos, que hay un par de grupos semiconfirmados que me pueden interesar, aunque todavía no sepa las fechas concretas.
De nuevo, apenas una semana más tarde, el siguiente jueves, un concierto al que voy a ir sí o sí. Arch Enemy, los grandes Arch Enemy, vienen a tocar a la Capitol. Qué haríamos nosotros sin la Capitol. Acabo de caer en que no sé qué teloneros traen, pero me da igual. A ver si a este se apunta Iris y nos repartimos el trabajo de la crónica, de manera que puedo entregarme más al concierto sin preocuparme por la cámara. Y cuando digo entregarme digo dejarme ir y olvidarme del mundo, y vivir el concierto como si tras las puertas del recinto no existiese nada más.
Sorpresa, tan solo dos días después vienen Extremoduro a tocar a Coruña. En un primer momento no dijeron dónde, pero yo ya suponía que sería en el Coliseo, porque ningún otro sitio de Coruña tiene tal aforo. De nuevo me pasa lo de Manowar: quiero verlos, pero no me puedo pagar todas las entradas. Además, a estos sí quiero hacerles fotos.
Salimos de octubre, y con una semana vacía de conciertos, el siguiente es de los raros raros. El 9 de noviembre, no sé cómo, Kreator y Morbid Angel van a tocar en un pueblo de Pontecesures, en Pontevedra. Como está en mitad de la nada están organizando viajes en autobús para ir, pero creo que tendré que pasar, de nuevo por no tener acompañante, y por ser una gran tirada desde donde voy a estar viviendo a esas alturas.
9 días más tarde, volvemos a la Capitol. Los míticos WASP sacaron disco hace unos meses y se nota que ahora hay que tocar para ganar dinero, porque llevan girando desde entonces. No es ninguna pega, al contrario, porque gracias a esto estamos pudiendo ver en directo grupos que jamás pensaríamos que veríamos. Además, parece que están en forma y que puede estar muy bien el concierto.
Durante unas semanas no hay nada más planificado, hasta la primera semana de diciembre. El mismo 1 de diciembre tendré que volver a la Capitol porque Cradle of Filth van a tocar. Es uno de esos grupos que potencialmente me pueden gustar mucho, pero no me acabo de poner a escucharlos. En directo es la mejor manera que tienen para convencerme, y entre eso y que son espectaculares, quiero ir a hacerles crónica. Además parece que hay un grupo de gente de Coruña que van a poder venir, así que por encima no estaré sola del todo. Tiene toda la pinta de que me puede pasar algo parecido que con In Flames: escucho hablar de ellos, escucho un par de canciones y no más, me encantan en directo y entonces me meto dentro de ellos de verdad.

Hasta ahora, eso es todo (y como si fuese poco). Aún queda un mes para que llegue octubre, y cada semana están confirmando más cosas, así que no es imposible que esta agenda aumente. Si puedo tener alguna queja de este otoño de conciertos, es que no estén más espaciados en el tiempo y tengamos que meternos la paliza durante un mes cuando podíamos disfrutarlos todo el año.
A medida que vayan llegando y pasando iré diciendo qué pasó con ellos, trayendo alguna foto y esas cosas de siempre :)