30 de marzo de 2011

Las filloas :(

Hace unas semanas, cuando hice aquellas filloas, se me ocurrió una cosa loca, loca. También por aquellos días estaba buscando un medio interesado en fotos y crónicas de conciertos, y lo mezclé todo.
Ya había renunciado a ir al concierto de Megadeth y Slayer en Coruña (que fue ayer), por el precio de las entradas fundamentalmente. Pero tenía la loca idea de si encontraba en pocos días un medio que me colase como prensa, a lo mejor podía presenciarlo, aunque fuese a través de la cámara de fotos.
Y mientras olía la cocina y el resto de mí a filloas, pensé que si conseguía entrar como prensa, iba a volver a hacerlas y le iba a llevar unas cuantas a Dave Mustaine.
No pensé en hacerlo en serio, por supuesto (todavía no entré como prensa a ningún concierto serio -Pignoise y la cena que no compartieron conmigo no cuentan- pero no creo que pudiera acceder a él), pero unas risas aún me eché pensando en eso.
Y nada, al final, ni filloas, ni Mustaine, ni concierto. Sin embargo, ya estoy colaborando oficialmente con un “medio” sobre música, que esperan de mí fotos y crónicas :) Sí! The Drink Tim al final me quiso, ya estoy en la lista oficial de colaboradores (se puede cotillear aquí: http://thedrinktim.es/index.php/staff), y mi crónica sobre Hamlet también está puesta ya: http://thedrinktim.es/index.php/cronicas/3132
Las fotos dejan mucho que desear, hacía tiempo que no sacaba tantas y salían casi todas como el culo. Hice lo que pude para estar dentro de las vallas, en un ángulo raro raro y con la compacta. De casi 80 fotos ya se ve, aprovechables apenas 6.

Y por el resto, aquí estoy. En Coruña, 30 de marzo de 2011, y estoy entera. No estoy afónica, no tengo fotos para subir, no me duelen ni los pies, ni los brazos, ni el cuello :( y todo mi muro de Facebook lleno de comentarios sobre lo grandísimo que fue el concierto.
Ya es tarde, pero me arrepiento de no haber ido.

28 de marzo de 2011

La aventura de Hamlet

Bastantes horas después, y creo que más o menos repuesta de sueño y cansancio, estoy de vuelta.
Para los que les gusten los resúmenes: conciertazo y un grupo más en mis listas de reproducción. Por buenos músicos y por majos.

Creo que le voy cogiendo el truco a la Capitol. No se llena inmediatamente, la gente va llegando con cuentagotas, por lo que salvo que quieras estar delante de todo en el centro, no tienes que hacer cola. Y así lo hicimos.
Cogimos el tren de las 7 de la tarde para Santiago. Llegamos poco después de las 7 y media a Santiago (ay, si pusieran un tren que conectara mi casa con Coruña… cómo cambiarían los viajes a casa…), y fuimos directos a dejar la mochila a la pensión, la misma que cogimos para el concierto de Sôber. Por precio, comodidad, situación a menos de 5 minutos caminando de la Capitol y la atención, repetimos sin dudarlo. Es más, no probamos ningún otro sitio. Si alguien llega aquí: Pensión Rodríguez. La calle no la sé, pero está un poco más debajo de la Capitol.
Nos dieron la misma habitación que cuando fuimos por Sôber, y aún tuvimos tiempo para perder antes de ir a la sala. Fuimos a hacer cola cerca de las 9 y 10 cuando las puertas supuestamente se abrirían a las 9 y media. Se retrasaron un poquito y nos dejaron pasar cerca de las 10. Y como twitteé por última vez antes de quedarme sin cobertura dentro de la sala, éramos tan pocos los que entramos de primeros que apenas dábamos para cubrir la primera fila. Luego, como también pasó con Sôber y por lo que me cuentan, pasa siempre, se acaba llenando poco a poco, de gente que llega después.
Contábamos con cerca de una horita de ruido del gordo con Infernoise, pero nuestra sorpresa cuando se apagan las luces y quien sale al escenario es Hamlet. Desde el primer momento nos demostraron que venían a dar mucha caña, y que les gusta estar encima de un escenario para que la gente se ponga a saltar y a cantar.
Subieron un vídeo de los primeros momentos del concierto que ilustra mejor esto que acabo de decir:

Primeros segundos en off de El mejor amigo de nadie, sale el grupo medio corriendo a escenario, y enlazan el directo con el playback para no parar en casi hora y media.
Tengo ya la crónica enviada a The Drink Tim, así que cuando esté subido (si es que no hice un desastre T.T) ya pondré enlace para ver algo un poco más extenso de lo que pueda escribir aquí.
Hay que tener en cuenta que es un grupo que hace dos semanas no hubiera pensando en escuchar, y que si no fuese porque tenía que ir a hacerles la crónica ni me hubiera enterado del concierto, pero estoy encantada con ellos. No me sentí aludida cuando dieron las gracias por el apoyo estos… 12 años (¿?) que llevan tocando, y apenas pude seguir las letras, pero lo pasé como una enana dentro del concierto. Además de preocuparme porque las fotos saliesen bien, y un poco avergonzada cuando Molly (cantante) se acercaba a nuestra zona y no estaba tan emocionada como el resto, pero fue genial.
Me sorprendió la cantidad de energía que puede llevar a tener ese hombre, que después de hora y media saltando y gritando a la vez sin parecer fatigado, aún le dio por subirse a los bafles, o tirarse al suelo para levantarse de un salto.
Contábamos con Infernoise, que no vinieron (en las entradas solamente ponía Hamlet, pero juraría que en el resguardo de comprarlas por tick tack ticket ponía los dos grupos…), y sin teloneros se nos hizo un poco corto el concierto. Aún así, acabamos agotados.
Al acabar el concierto fuimos al baño, no esperamos a que saliesen ni nada, y fuimos a por comida al mismo sitio al que fuimos tras el concierto de Sôber. Somos animales de costumbres, y ojalá en la Facultad me diesen comida tan rica. David iba con la idea de un bocadillo de milanesa, pero a la señora se le habían acabado. Así que pidió una hamburguesa repleta. No completa, sino repleta: dos hamburguesas, queso, lechuga, tomate, cebolla, beicon, huevo y creo que me dejo algo. Probé un par de mordiscos de la hamburguesa y POR DIOS, QUÉ BUENA ESTABA. Ojalá pudiera comer yo así a diario y no lo que me encuentro como menú del día… xD
Y sin muchas vueltas más, y porque estábamos empezando a caer derrotados, volvimos a la pensión. Tampoco teníamos pensado salir por Santiago, aunque ya no había cuerpo.
No tardamos demasiado en ir a dormir. Vimos los vídeos que grabé del concierto para confirmar que eran totalmente ruido y quedamos dormidos en seguida (ya eran también cerca de las 2 de la mañana, hasta el sitio de la comida hay un paseo).

Al día siguiente, como no sabíamos qué trenes había, nos levantamos poco antes de tener que dejar la habitación libre, recogimos todo, y fuimos para la estación. El siguiente tren salía en poco más de hora y media. Al coger los billetes le dijimos al señor que a ser posible que los dos asientos estuvieran juntos, pero nos dijo que él no podía saber si lo iban a estar, ni tampoco controlarlo. Totalmente aleatorio. Cuando nos los dio, vimos que David estaba en el vagón 1 y yo en el 3. Viva Renfe.
Aunque aún teníamos tiempo de sobra para desayunar, inocentes de nosotros, lo hicimos en la cafetería de la estación. Sabíamos que algo más caro que en otra cafetería iba a ser, pero que no solamente sería caro, sino que el servicio sería tan malo, no lo imaginábamos. Poco más de las 12 y media del mediodía, pedimos una oferta de desayuno, y una choni con unos aros por pendientes en los que podrían columpiarse loros nos dice que ya pasó la hora de los desayunos, que se cobran aparte. En ningún sitio a la vista delimitaba horarios para ese servicio, así que no nos podría decir que ese servicio había acabado (según David, que estudia Servicios). Igualmente, pedimos por separado. Yo cogí un zumo natural (solamente lo tomo cuando estoy fuera de casa xD) y David café y bollería. La bollería porque la hacen en un sitio fuera de la cafetería, pero el esto… el café sabía a quemado, y tras tres bolsitas de azúcar, seguía amargo. Yo juraría que el zumo de naranja estaba rebajado con agua. Por él me cobraron 2,25€, la naranja de supermercado más cara de la Historia.
Salimos a esperar al tren durante un ratito, y tuvimos suerte porque empezó a llover pocos segundos antes de entrar en el tren. Yo me fui a mi asiento sola, sin música (iba a ir con David, para qué voy a cargar con el Ipod) y sin charla, Tras intentar twittear mis penas, me quedé sin cobertura por el resto del viaje. Intenté jugar a un tetris que tengo en el móvil, y no creo que haya nada peor que jugar al tetris en una pantalla táctil.
En mi vagón entraron, poco después de mí, un padre con dos niñas de unos 6-8 años que debió pasarles lo mismos que a David y a mí, porque los asientos que les habían asignado no estaban juntos. Y con el tren lleno, pasaron casi medio viaje buscando dos o tres asientos juntos para no tener que dejar a nadie solo.
Íbamos en el tren caro, que además de tener los asientos numerados, se supone que es más rápido y apenas hace paradas. Creo que tarda 30 minutos frente a los 40 del tren normal. Pues sin previo aviso, nos quedamos parados unos momentos en algunos sitios del recorrido. Al llegar a la estación de Coruña nos avisaron por megafonía de que habíamos parado por obras en las vías. Es decir, nos cobraron casi 2€ más que en el billete normal (con carnet joven creo que fueron 3€ de ida) para llegar en el mismo tiempo y separarnos a cada uno en una punta del tren. Y luego la señora de megafonía dice “Gracias por escoger Renfe”. Oh, si tuviera una alternativa no te hubiera escogido, zorra.

Y sin mucho más, llegamos a Coruña. Únicos daños visibles, además del cansancio, fue el ya mítico dolor en los codos de estar apoyada y saltando contra las vallas. No afonía, no más dolor de pies que el que las zapatillas que llevaba me suelen dejar. Bastante bien.
Y después de comer me puse con la crónica para The Drink Tim. La di por acabada cerca de las 12 de la noche, así que fueron casi 6 horas de revisar, aumentar, quitar, y re-redactar. Personalmente estoy contenta con el resultado, aunque por no conocer bien al grupo no es la mejor que he hecho, o eso creo. Lo que sí me decepcionaron fueron las fotos, que a la hora de sacarlas creí que iban quedando bien, sin estar demasiado movidas, pero al pasarlas al ordenador… de unas 70 que saqué, apenas conseguí salvar 10. Se nota la calidad de las fotos… de estar haciéndolas con una réflex a una compacta, cambia… A ver si tengo suerte con ellos y la compacta se queda para cosas más caseras :)

El resto del fin de semana normal. Cuando llegué al piso lo primero que hice fue ir a saludar a Sally, que se había quedado solita con varios kilos de comida a su disposición durante apenas 12 horas, pero se alegró de tener compañía una vez que se hubo desperezado (hay que ver lo vaga que puede llegar a ser…).
Y mañana otra vez clase. Y en un par de días, Megadeth y Slayer vienen a Coruña. Ya no tengo muchas esperanzas de poder ir, aunque me pregunto quién programa un concierto así a martes.

Cualquier cosa que pase con la crónica, con mis próximos conciertos… avisaré =)

24 de marzo de 2011

Enemy Dolls

Llevaba meses pensando en un blog sobre amigurumi. Tengo éste, pero además de las entradas con fotos de las cosas que voy haciendo, no siento que peguen otras cosas. Quería tener un sitio en el que poder poner tonterías que vaya encontrando, lo que voy haciendo y consiguiendo explayándome en contar cómo fue, y quién sabe, en un futuro, si tengo que deshacerme de ellos (voy a tener que hacerlo, mi habitación y el tener que montarla y desmontarla cada curso me condicionan mucho) un sitio donde poder hacerlo.
Tengo cosas en mente para hacer con el blog. Me gustaría poner patrones que voy adaptando o descubriendo, tengo un montón de fotos de lo que tengo hecho esperando para subir (en realidad, apenas la mitad de las fotos son visibles, el resto tengo que repetirlas porque están mal hechas), compartir trucos, otras páginas… También me gustaría empezar a intentar hacer cosas simples con fieltro, incluso algo de voodoo, en cuanto sepa cómo conseguir los materiales jabones y velas… lo de siempre: tengo muchas ideas, aunque luego a lo mejor no cuajan todas.
En principio, el blog ya está en marcha. Tiene un par de cosas subidas y tengo unas cuantas entradas que se irán publicando solas, mientras no encuentro un hueco para volver a hacer las fotos y enseñarlas.

Solamente quería avisar (spam, spam, spam) de que está funcionando ya, tras unas semanas de retoques en oculto.


www.enemydolls.blogspot.com

22 de marzo de 2011

100factcsaboutme

Culo veo y culo quiero. Todo el mundo lo está haciendo en Twitter y yo no iba a ser menos. Como cada cosa que publico en Twitter me llega al muro de Facebook, y ni me apetece borrar los 100 ni petar a la gente, lo tiene que sufrir el blog.
Que no se haga muy largo ni muy obvio todo. Hay alguna confesión escondida por ahí a modo de sorpresa como aliciente.


1.Me llamo Laura pero por ese nombre en Internet no se me suele encontrar
2.Tengo 20 años (en unos días 21) pero no los aparento.
3.Nací y crecí en uno de los Ayuntamientos más pequeños de la provincia de Coruña, pero estoy viviendo en la ciudad temporalmente
4.Estudio 3º Filología Hispánica.
5.Entré a la carrera a ciegas, y 15 días antes de decidirme a entrar no sabía ni lo que era la filología
6.Ahora, 3 años después, sigo sin encontrarle utilidad a la filología.
7.Dentro de la carrera me he dado cuenta de que mi “vocación” dentro de los estudios filológicos, como mucho, sería la Literatura Comparada.
8.En España no se puede estudiar Literatura Comparada, lo más parecido es un máster en la UAB. Fuera no sé, no nos enseñan a buscar estudios fuera de España y estoy perdida.
9.Tengo novio, se llama David.
10.Junto a Iris, es la persona que más tiempo lleva a mi lado.
11.Lo conocí cuando yo tenía 13 años y desde el primer momento se ha vuelto imprescindible para mí.
12.Si él no hubiese entrado en mi vida, ahora la mía sería muy muy diferente. Posiblemente una de la que no estaría demasiado orgullosa de llevar.
13.Me vine a estudiar a Coruña en parte por estar con él. Aunque solo éramos amigos de aquella, yo tenía bastante claro lo que quería.
14..Tengo una cobaya, se llama Sally.
15.Desde que la conozco me encantan las cobayas, me parecen unos animales muy curiosos y especiales.
16.Sally actualmente es una parte muy importante de mi vida, no sé cómo sería yo ahora si no estuviese ella.
17.No soy una nazi de la ortografía, pero hay cosas que me niego a permitir.
18.Odio sistemáticamente a todos los laístas. También a los leístas. Y muchísimo más a los no-pertenecientes a una zona laísta pero lo hacen porque lo ven en la televisión.
19.También odio sistemáticamente a los que dicen “ves” como imperativo del verbo “ir”. Y a los que usan el subjuntivo como imperfecto del infinitivo (“quedemos ayer” en vez de “quedamos ayer”).
20.En la carrera no me han dado ni una sola clase de ortografía. Tampoco de gramática básica, pese a que posiblemente me gane la vida explicándola.
21.Odio a Chomsky desde que tengo que estudiar su visión de la gramática y sintaxis.
22.Soy una persona bastante agresiva y rencorosa.
23.Puedo enfadarme con facilidad y tardar horas en pasárseme, pero va por épocas.
24.No me suelo arrepentir de lo que hago.
25.He apartado gente de mi lado que era bastante íntima sin ningún problema, y no me causó pena, ni remordimientos ni me siento arrepentida.
26.Pienso mucho más de lo que hago, le doy muchas vueltas a las cosas.
27.No me cuesta demasiado decidirme, o me decido en el momento o poco después.
28.Hay más gente que me da asco que gente que me cae bien.
29.Una vez que le cojo manía a alguien, o decido que me cae mal, es muy difícil hacerme cambiar de opinión.
30.Diferencio entre “gente” y “personas”. Gente hay mucha, personas cada vez conozco menos.
31.No hay gente que me dé más rabia que los que piden sin ofrecer nada a cambio. Sobre todo los que no piensan devolver nunca nada a cambio.
32.Mi respeto hay que ganárselo, no viene de fábrica.
33.Me canso pronto de las cosas.
34.Siempre tengo ganas de hacer algo nuevo, hago más planes de los que puedo cumplir.
35.Amo ir de camping y todos los años planearé una escapada hasta que consiga hacerla realidad.
36.Soy de monte y me gusta serlo.
37.Nadie sabe mi orientación sexual. Ni siquiera yo, es algo que nunca me he planteado ni pienso planteármelo en breve.
38.Soy una persona que puede tener mucha paciencia o muy poca. A veces voy directamente a explotar, sin paciencia.
39.Puedo llegar a ser bastante borde y ponerme muy gilipollas.
40.Soy muy cabezona y tozuda.
41.Me muerdo las uñas desde que tengo dientes. No es por vicio, me da grima tocar cosas con las uñas. Me da por épocas, pero normalmente lo que más grima me da es el metal.
42.Uno de mis pocos vicios es dormir. La pereza es otro.
43.La música es otro. Siempre voy acompañada de música, o lo intento.
44.Una de las mejores compras que hice en cuanto a música es mi Ipod Suffle de 2º generación. Aunque es de aluminio y a veces me da grima tocarlo, es una de las cosas que tengo que más aprecio.
45.Mi primer disco original fue el primero de t.A.t.u. Todavía me gustan, no voy a negarlo.
46.Luego le siguieron, años después, Cowboys from hell (Pantera) y The number of the beast (Iron Maiden).
47.Llevo escuchando metal desde los 14 años.
48.Descubrí el metal gracias a Green Day. Era la época del American Idiot, aparecieron en la portada de la RockZone, por curiosidad la compré y se abrió el mundo a mí gracias a sus samplers.
49.Mi canción favorita por muchas cosas diferentes es Nemesis, de Arch Enemy. Nunca la digo cuando me preguntan porque está en un nivel diferente al resto de canciones.
50.Le sigue Lejos, de Sôber.
51.Cumplí uno de mis sueños al poder ver a Sôber en directo el octubre de 2010.
52.Un año pedí por Reyes 10 discos de música diferentes, bajo la condición de que fuesen descargados, no los quería originales.
53.El disco que más he escuchado a lo largo de mi vida es American Idiot de Green Day, y no me canso. Si tengo la oportunidad, haré un trabajo para la universidad basándome en ese disco.
54.No me gusta el cine en general, las películas no me suelen llamar.
55.Sin embargo, soy fan y adicta de las series.
56.Cada vez que empiezo a hablar de series tengo que decir “ved Dollhouse”, una de mis favoritas.
57.Tanto series como películas, siempre que puedo, las veo en versión original. El doblaje es algo parecido a una mutilación.
58.Entre mis series favoritas están Dollhouse, Lost, Dexter, Heroes y True Blood.
59.La HBO se ha ganado que diga que soy fan suya.
60.Me gustaría poder estudiar las series desde un punto de vista literario, como la nueva novela, desde la perspectiva de la Literatura Comparada.
61.Me gustaría aprender a hacer guiones y ver cómo se construye una serie desde 0.
62.No he encontrado una serie española que me haya gustado, aparte de Aquí no hay quien viva en sus primeras temporadas.
63.Odio a Tenshi y todo lo que tiene a su alrededor por contagio sobre todas las cosas.
64.Puedo llegar a perdonar, pero no a olvidar.
65.Puedo perdonar una vez, pero no lo hago dos. Una vez es culpa tuya, dos veces la culpa es mía.
66.No tengo reparos en mandar a tomar viento fresco a gente que me engaña o que no merece mi confianza. Lo he hecho, no es palabrería.
67.Normalmente visto todo de negro. No es por nada en especial, simplemente me acostumbré a que fuese así y ahora no me veo vistiendo de otra manera.
68.Cuando apenas había visto mundo, hace muchos años, llegué a considerarme gótica. Nada más lejos de la realidad, pronto me di cuenta de que poco teníamos que ver yo y esa gente.
69.Tampoco es algo que me preocupe, pero si alguien quiere ponerme etiquetas, “metalera” llega.
70.No tengo pierçings ni tatuajes, sobre todo porque le tengo pánico a las agujas.
71.Aunque en los últimos meses, después de mucho pensarlo, en situaciones muy diferentes, con estados de ánimo diferentes y considerando todas las consecuencias, he dedicido tatuarme.
72.Lo pasaré mal, pero merecerá la pena llevar eso grabado en la piel.
73.He elegido el símbolo de Sôber y en principio me lo haré en el omóplato izquierdo, aunque no está completamente decidido. Tampoco sé fecha.
74.La idea surgió después del concierto de octubre y ha seguido ahí presente desde aquella. Sôber han sido muchísimo para mí, han estado presentes en los momentos más importantes de mi vida, y quiero llevarlos puestos para siempre.
75.No bebo y no fumo. Nada de nada.
76.Mi madre murió cuando yo era muy pequeña, todavía no sé por qué.
77.Mi padre es el gran hombre de mi vida, junto con David.
78.Aunque me gustan las manualidades, tiendo a ser torpe y últimamente tengo un pulso como para robar panderetas.
79.Nadie me ha enseñado nada de ganchillo o amigurumi. Lo que sé lo aprendí de tutoriales y a base de hacer y deshacer y romper ovillos enteros.
80.Hacer amigurumi es un logro personal, siempre pensé que no era capaz de ser autodidacta.
81.He tenido una relación a distancia y no quiero volver a intentarlo. Dolieron demasiado los 900km que había por el medio aunque en unos meses fuesen a acabarse. No llegué a irme nunca, pero estaba decidida.
82.No sé cuántas veces he querido de verdad. Siempre ha sido de una manera diferente. Lo que siento ahora es la primera vez que lo siento, es totalmente diferente a los otros chicos con los que estuve, igual que ellos fueron diferentes a los anteriores.
83.Aunque haya sonado así, no soy ninguna ligona. Se tiende más a verme como a una niña pequeña que como a una chica.
84.Solamente he tenido 3 novios en mi vida, y el primero me da vergüenza ajena, aunque mientras estuve con él lo disfruté.
85.No sé por qué me dejó mi primer novio. Después de hilar muchos cabos, llegué a la conclusión de que no quería serme infiel y me dejó para poderse liar con otra chica que luego no se lió con él.
86.Mi primer novio no me dejó a la cara. Le dio el recado a un amigo y él me lo mandó por sms. Era de noche, y lo que pensé cuando lo leí fue “deja de tocarme las narices, ya pensaré mañana”, puse el móvil en silencio y me puse a dormir. No tuve pesadillas ni nada.
87.Soy cotilla. Pero cotilla con maldad. No me interesa conocer la vida de la gente si no se avergüenzan de ella.
88.A veces puedo llegar a ser cruel con la gente, aunque a la cara luego siempre sea más amable y no diga lo que pienso.
89.No entiendo las matemáticas. Dejé de entenderlas en 3º de ESO, las aprobé en 4º porque me esforcé aunque suspendí a lo grande durante todo el curso.
90.Realmente, no me gusta mi carrera. Dejó de gustarme a mediados de 2º.
91.Sufro de ansiedad desde hace 4 años. Mañana es mi primera consulta con el psicólogo.
92.No me gustan los cambios, sobre todo si se me promete que es para mejor y no resulta serlo. El progreso sin mejoras no tiene sentido.
93.Si se me llega a conocer bien se puede adivinar mi tendencia política, pero nunca la he admitido en voz alta.
94.Si lo dijese, estoy segura de que alguna gente me dejaría de ver con los mismos ojos y alguno quizás dejaría de caerle bien.
95.Uno de mis sueños es irme a vivir a Finlandia y dar clases de español allí.
96.Otro de mis futuros posibles es dar clase en un instituto y tener una casa con huerta, un burro y un perro grande, tipo San Bernardo.
97.Si me faltase David ahora, no sé qué haría con mi vida.
98.Llevo bastantes años estudiando inglés y creo que me desenvuelvo bastante bien, pero siempre que me he encontrado con alguien y tuve que hablarlo, me quedé bloqueada. La gente pregunta cosas muy difíciles.
99.No soy celosa, soy posesiva. Lo mío no se toca.
100.Lo de Anxo Cunningham viene de hace muchos años. Anxo viene porque estaba buscando un Nick para un foro, y después de hacer una lista con muchos, fue el que más me gustó (“Ángel” en gallego). Cunningham viene de mis días siguiendo a un grupo de música que hoy no creo que vaya a confesar. Uno del grupo se apellidaba Cunningham y me gustó el apellido. Ya tenía identidad separada de la real para publicar cosas en Internet sin tener miedo a que me identificasen por la calle.

21 de marzo de 2011

Diario 36

Vuelvo a tener días malos. Después de unos días tranquilos y de unas semanas sin faltar a clase y portándome bien, vuelvo a tener esa desgana y ese “no me importa no hacer nada”.
Por primera vez en casi tres meses, llevo más de 24 horas sin necesitar la valeriana, y en vez de estar feliz por eso, estoy como atontada, pasando de todo, por... falta de motivación. La última semana volví a sentir en clase eso de “para hacer esto me quedaba durmiendo”, y asignaturas a las que les tenía ilusión y ganas ya están dejando de gustarme, y llevamos unas tres semanas de cuatrimestre nada más.

Me consuela saber que por fin conseguí tener cita con el psicólogo de la universidad. Lo principal es la ansiedad, el poder comer y el poder dormir como una persona normal tienen que volver. Estoy cansada de tener miedo a tener miedo, y entrar en un círculo vicioso del que parece que sola no soy capaz de salir. Quiero también que me convenza de que debo ir a clase, esforzarme un poco en estirar mis horarios sin acabar con ganas de tirarlo todo por la ventana, literalmente. Pero lo primero es la ansiedad, quiero volver a ser normal.

Por el resto, encontré por fin algo que me hace ilusión y de lo que tengo ganas. Estoy cerquita de empezar a colaborar con The drink tim. Me falta superar la prueba de comentar un concierto este fin de semana y que les guste. De ahí, a empezar a aprender por mí misma. La cosa está un poco complicada y le tengo algo de miedo, sobre todo porque hasta ahora solamente he comentado conciertos de grupos que me gustan y conozco muy bien (salvo Pignoise e Iguana Tango, pero que me sonaban de la radio y conocía algunas canciones). Este fin de semana, a la espera de recibir “instrucciones” creo que me voy a escapar a Santiago a ver a Hamlet e Infernoise. Infernoise no me suenan de nada (pero por los vídeos de directos de youtube van a valer la pena) y Hamlet es de estos grupos que te gustan, que sabes que existen, pero realmente no has escuchado nunca en serio.
Este fin de semana también tocan O'funk'illo y Def con Dos en Coruña, entonces no sé a cuál iré, pero por lo pronto me estoy preparando para Hamlet (solo faltaría pillarme en bragas mi primer concierto). Y de paso paso un par de días con la réflex por Santiago, que le tengo ganas.

Y aún así, que llevo una semana (desde que empecé a tratar con ellos, qué majos :D) medio en las nubes, contenta por fin, hoy me desperté pasando de todo. Planteándome si esto no va a ser como el resto de las cosas, que al principio genial, pero luego me cansan muy pronto. Pensándolo objetivamente y sacándome de mí misma pienso que ir a conciertos, sacar fotos y comentar los conciertos lo llevo haciendo desde hace varios años y me encanta, no hay razón para que me deje de gustar ahora. Pero hoy estoy totalmente apática, me da todo igual.

Bueno, a ver qué tal van estos días. A ver si se me mejora el ánimo en lo que queda de día, o cuando llegue al piso y me ponga con el amigurumi otra vez se me pasa.

18 de marzo de 2011

Receta de las filloa

Las filloas son un postre típico en Galicia de Carnavales. Son dulces, y se pueden comer con lo que se quiera. Mi hermano las toma solas con azúcar, yo les echo nata, y acabo de ver fotos en internet con fruta dentro, mermelada… lo que se pueda ocurrir. Van a estar buenísimas de todas maneras.
Hay mil maneras diferentes de hacer las filloas. Desde en vez de azúcar echarles sal y usarlas como acompañamiento (quedarían como crepes), a, en vez de agua, echarles sangre y hacer filloas de sangre (suena muy gore pero así se hace y así se come, del cerdo no se tira nada xD).

Mi fuente principal es 1080 recetas de cocina, de Simone Ortega. En mi casa siempre las hicimos por esa receta porque no heredamos ninguna, o nos dimos cuenta de que la teníamos, antes de empezar a hacerlas.

Ingredientes:

Photobucket


1 - 6 huevos
3 - 6 cucharadas de harina
4 - 4 cucharadas de azúcar
5 - 1 vaso de agua
2 - 1 vaso de leche (sustituir por sangre si se desea)
6 - Una pizca de sal
7 - Tocino/manteca
Una vez mezclado todo debe quedar con una textura líquida, dice el libro que como la de las natillas. Si queda espesa, echar más leche, y si queda más líquida, echar harina.

Herramientas:
Un bol para batir los huevos
Un bol para mezclarlo todo
Varillas
Cucharón (tipo para servir sopa)
Una sartén
Tenedor
Plato para ir separándolas una vez hechas.


Preparación:
En un bol mezclar el azúcar, la harina y la sal. Se hace un hueco en el medio, como un volcán. Se baten los huevos aparte y luego se le echa en el centro de ese agujero. Se mezcla todo bien, mientras se añade la leche y el agua poco a poco.

Photobucket
Photobucket
Aquí todavía tiene grumos, no se me asusten



Cuando no queden grumos, se pone una sartén a calentar. Se engrasa el fondo de la sartén con el tocino pinchado en un tenedor. Cuando esté caliente, se echa masa suficiente en la superficie de la sartén como para poder extenderla por el fondo, pero que quede fino. Se extiende girando la sartén para que la masa corra por toda la superficie y se vaya estirando. Es normal que queden agujeros, sobre todo en las primeras que se hacen.
Cuando empiece a separarse la filloa del borde de la sartén, se agarra por una esquina y se le da la vuelta. Cuando esté también hecha por el otro lado, se aparta al plato que pondremos al lado de la sartén (son finas, como para andar paseándolas colgando por la cocina). Se engrasa la sartén de nuevo y se repite.

Photobucket
Se engrasa la sartén...

Photobucket
Se echa la masa

Photobucket
Y se extiende bien (al fondo ya algunas hechas)



Truco: esto no lo dice el libro, pero lo hace mi padre: entre filloa y filloa que va al plato, espolvorear un poco de azúcar. El calor de las filloas que vayas poniendo encima van a derretirlo y formar una especie de jugo dulce, que, aunque estén frías y de hace dos días, va a hacer que sigan jugosas.

Photobucket



¿Y cómo se comen rellenas si son planas?
Se enrollan y se comen enrolladas. En el mismo plato en el que están puestas, se le echa azúcar, la nata (yo le doy una línea de nata de la de bote en el centro y enrollo haciendo que quede justo en el centro), mermelada... lo que se quiera.

Que aproveche :)

16 de marzo de 2011

Francisco Pillado Mayor

Hace ya dos meses que estoy trabajando en la biblioteca de mi Facultad. Aún hoy, sigo pensando que en realidad mi trabajo es “hacer lo que me manden”, que para eso soy becaria. Hasta ahora, lo que más hice y hago es recolocar los libros devueltos, etiquetar las nuevas entradas, bajar los menos usados al depósito, y lo más horrible y aburrido: reordenar estanterías.
Parece mentira que seamos universitarios. Parece mentira que estemos socialmente aceptados como adultos (alguno todavía no lo es), y que vayamos a una biblioteca. No hay día en el que me toque subir libros y no encuentre alguno mal colocado. Pero mal colocado a propósito. Por ejemplo, hay una sala bastante escondida, la de microfilmes, donde se guardan los libros de Historia y Filosofía (a falta de Facultades propias en Coruña, nos mandan a Filología todos esos libros). Si no sabes que está ahí, no entras. Es decir, tienes que ir a la planta -1, meterte en una sala anexa a la derecha de todo y encontrar las escaleras que suben a esa sala detrás de una estantería. Yo no la conocía hasta que tuve que ir a subir un par de libros que habían devuelto. Pues reordenando esa sala se encontraron hace unas semanas tres libros de Lingüística general y de literatura inglesa (creo), que son de la planta +1. No llegaron de casualidad, hay gente que los esconde a propósito.
O sin ser tan a propósito, la gente no se fija o es tonta. ¿Desde cuándo Fernando de Rojas, autor de la Celestina, es un autor hispanoamericano para ir en la estantería de Literatura Hispanoamericana? ¿O desde cuándo Rubén Darío va con los autores españoles? No es tan difícil, solamente hay que fijarse en la etiqueta de cada libro, que para eso paso mañanas y mañanas etiquetando libros: L6t (España) no es lo mismo que L6At (Hispanoamérica).
Eso sin contar la gente que va a buscar un libro, revuelve el estante en el que está ese libro, también quizás los que están cerca, deja todo, no solamente fuera del orden que marcan las etiquetas, sino libros tumbados, alguno debajo de otro, otros al fondo de la estantería… y se quedan tan panchos. El martes aún tuve que desmontar un estante ENTERO para poder volver a ponerlo porque los libros se habían retorcido y solamente quitando todo y volviendo a ponerlo se podría solucionar.

En un trabajo de esos estaba yo hoy. Tenemos un fondo “privado” dentro de la bibloteca, el fondo Francisco Pillado Mayor, un editor e investigador teatral de Coruña. Tenemos su biblioteca, o parte de ella, en una sala aparte dentro de la biblioteca. Son todo obras de teatro, la mayor parte más que breves (Luces de bohemia de Valle-Inclán es uno de los tomos más gordos que tenemos, junto a antologías de autores o manuales de teatro), algunas incluso son recortes de periódicos. Y es raro ver un libro actual, son todos bastante antiguos. Claro, para cuando te mandan leer un libro de teatro en clase, lo más probable es que allí lo encuentres, aunque no esté en la biblioteca “principal”. Pero tiene una numeración diferente, complicada (en vez de L6t es 860-2-nombre de autor-titulo para teatro español, 820-2-autor-título para gallego, por ejemplo) y evitamos ir siempre que es posible. Pero parece que esa gente que arrasa con todo lo pasa bomba. No hace un mes tuve que ir y ordenarlo todo. Y hoy tuve que volver a empezar, porque fueron a buscar noséqué esta semana y no había manera de encontrarlo.
El caso es que estaba ordenando la primera estantería de teatro español, iba por la B, cuando me fijo que en mitad de todos los libros de Benavente que tenemos, uno se llamaba Historia de una escalera, como el de Buero Vallejo (desde que leí La fundación, un ídolo para mí). Lo saqué de la estantería por curiosidad, y me doy cuenta de que en la cubierta pone que es de Buero Vallejo, aunque la etiqueta marque otra cosa. Y cuando voy a mirarle dentro, donde tiene apuntada a mano la verdadera referencia (la cubierta puede estar mal, aunque sería raro), me encuentro con una dedicatoria escrita a mano. Le tuve que sacar una foto:


Photobucket


Una dedicatoria escrita a mano, personalizada, de Buero Vallejo. Claro, saqué de móvil y con la poca batería que me quedaba tuve que sacarle una foto.

En el fondo soy una sentimental y una friki de los libros.


PD: Bajé el libro y efectivamente, estaba mal etiquetado. Ya debe estar corregido y probablemente mañana lo vuelva a subir, ésta vez para el hueco que le corresponde.

10 de marzo de 2011

La decepción del Sony Ericsson x10 mini pro

Parece un telefonazo. No se escuchan más que alabanzas. Que si es genial, pequeño, fácil, Android, etc. Ya.

Hace una semana me escapé de Vodafone (contrato) a Yoigo (contrato). Con la Tarifa del 8 en The Phone House me regalaban el x10 mini pro, por Yoigo me costaba 20€ (ahora creo que está a 50). La portabilidad fue de maravilla, y el trato en tienda también. Yoigo me envió a lo largo del proceso de portabilidad varios sms informándome de cómo iban las cosas. Y tal como me habían dicho, el 7 de marzo a las 6 de la mañana me cortaron la línea y pasé a ser de Yoigo. Fui a The Phone House a por la tarjeta y a por el móvil y todo perfecto. La sorpresa vino al llegar a casa.
Viene de serie con la versión 1.6 de Android. Lleva tiempo disponible la 2.1 y fui a actualizarlo porque la 1.6 es sentirse con Windows 95 otra vez: hay muchas cosas chulas pero casi ninguna compatible. Sorpresa, Yoigo todavía no ofrece la actualización. Les pregunté vía Twitter. "No está disponible todavía por problemas técnicos, pero esperamos tenerla lo antes posible".

Supuestamente solo tengo que tener paciencia, pero buscando en foros la gente que está esperando lleva desde enero recibiendo la misma respuesta que yo.

Antes de entrar con las cosas más malas, las cosas buenas:
·Por fuera es bonito
·Es pequeño, cabe perfectamente en un bolsillo y sobra sitio
·No es demasiado ligero, tiene el peso suficiente como para notarlo

Y ahora... cosas que joden el móvil.
Mientras no llega la actualización, que no sé si se soluciona, no hay carpetas de organización de sms. Enviados y recibidos en el mismo sitio. Nombre de a quién envías tú los sms como si fuese él quién lo envió. No hay diferenciación, se mezclan. No hay opciones para modificarlo, es así y no se puede cambiar. En vez de tener los mensajes que recibes y los que mandas separados para saber quién dijo qué, están todos juntos. Como si fuese una conversación del Msn. Y no estoy segura porque solamente llevo con el móvil desde el lunes y más de la mitad del tiempo estuve intentando arreglar otras mierdas que estaban mal, pero me da que cuando mandas un sms a una persona te aparece, tal cual conversación, los mensajes anteriores.
Solamente puedes tener guardados 4 sms. En la vista dentro de la opción de mensajes solamente tienes 4 sms. Acabo de probar a borrar uno a ver si de desplegaba una lista con los que había recibido anteriormente (los 20 que guardo en Sim porque son como un tesoro y dos que me llegaron de Yoigo al completar la portabilidad) y... sorpresa de nuevo!! Ahora solo puedo ver tres mensajes!! DÓNDE COJONES ESTÁ EL RESTO?????
No hay un menú con opciones para configurarlo. Es así y ahí te jodas con el desorden. El listo que haya decidido hacerlo así aún seguro que le dice a sus hijos que ordenen sus habitaciones. Hipócrita.
Acabo de buscar en google a ver si alguien protestaba, y solamente encontré (con prisas y sin pasar de la primera página) un chico que decía que no le gustaba. La solución ofrecida por otro chico era descargarse una aplicación que sí te ordena las cosas. No contemplo la posibilidad de esa aplicación porque seguro que no es compatible con la versión de Android que tengo, como todo.

Las alarmas de despertador. Son mucho más básicas que la que tuve en el Siemens A55, en blanco y negro hace casi 10 años. No puedes ni siquiera consultar cada cuánto tiempo suena, y mucho menos elegirlo. Eliges el día, la hora, los días que suena (para dejarla activada de lunes a viernes y que el fin de semana no te suene, por ejemplo), el tono y ya. Cuando suena empieza con un volumen bajo de la canción que hayas elegido hasta llegar a atronar. Espero que dentro de los ajustes se pueda cambiar el volumen máximo (de momento no lo he visto), pero es un tono demasiado alto. Y me jode muchísimo que no se pueda elegir cada cuánto tiempo suena. Viene para que suene cada 10 minutos, pero si yo siempre dejo que suene tres veces antes de levantarme para ir a clase, mejor que suene esas 3 veces en 5 minutos que 3 veces en media hora. La diferencia de sueño es importante. Pero nada. Qué más da. Bájate alguna aplicación, seguro que las hay y ya lo arreglas.
Si tengo que hacerme el móvil a mano desde la organización de los mensajes, no sé por qué me dan el móvil con cosas dentro. Dame el aparato vacío, y yo misma elegiré desde la aplicación de Android, cuando funcione y quiera descargar cosas, por supuesto (porque todavía no conseguí descargar nada) lo que quiero y lo que no. No me lo des con cosas, ya se las pondré. Antes que hacerlo mal, no lo hagas.
Oh, ahora llega la parte del “manual”. Me encanta el manual. No hay manual en sí. Es un móvil que viene sin manual de instrucciones. Te trae una pequeña guía de usuario para tontos que si fuera suave por lo menos serviría para limpiarse el culo con ella. Trae una versión digital dentro del móvil y también puedes acceder a la misma mierda de información en internet. Y si está mal escrito en un lado, te lo encuentras mal en los tres. Alegría. Es un manual en plan “cómo ver música: pica en la pantalla en el icono de la nota musical; si quieres que empiece a reproducirse, pica en el play, si quieres que pare, pica en el stop”. Muchas gracias, pero creo que hasta ahí llego. Sin embargo, cosas más importantes y menos intuitivas no explica. Apáñatelas. Bájate una aplicación para la que no es compatible tu SO y sed amigas.
Por ejemplo, quería revisar la configuración de mi cuenta de Google porque el Market no iba y quería comprobar que estaba bien puesta. La guía dice “vaya a la guía de configuración”. No hay tal guía. Busqué manualmente, busqué en el administrador de aplicaciones, busqué por el propio buscador del teléfono... y esa guía de configuración no existe. Y ahora qué? El manual, para limpiarse el culo.
Me di cuenta más tarde, de que el teclado qwerty deslizable que tiene no tiene ñ. Tampoco tildes. Rebuscando, si mantienes la tecla n pulsada no sé cuánto, o las vocales, aparecen diferentes opciones de carácter en la que puedes seleccionarlo. Entonces para qué me das un teclado qwerty si voy a tener que seguir manteniendo pulsadas teclas como cuando los móviles solo tenían teclado numérico? Se supone que es para ir más rápido, pero escribir una ñ me lleva el tiempo que tecleo otras 5 letras. Y no, no hay aplicaciones que añadan botones a los teclados qwerty. Ya querían.
Y otra cosa que me tocó la moral bastante. Si los mensajes eran un caos, oh, no entréis en el reproductor de música. Puedes escuchar las canciones por orden alfabético, puedes escuchar las canciones por orden alfabético pero solamente de un autor (pero por ejemplo, para este móvil “turisas” no es el mismo autor que “Turisas”; tengo que cambiarle los datos manualmente a las canciones desde el ordenador y volver a pasarlas porque no hay manera sino de escucharlas). Ni rastro de la separación en carpetas que hice en la tarjeta de memoria. Tengo un disco recopilatorio de diferentes grupos, no puedo escucharlos juntos porque me los separa por autores o me mezcla esas canciones con las de otros grupos, en orden alfabético. Oh, sí, seguro que hay aplicaciones chulísimas que me solucionan el problema y me dejan escuchar la música ordenada como yo quiero. QUE SE METAN LAS APLIACIONES POR EL CULO. Y me repito porque estoy enfada y este blog es mío y me da igual: Si tengo que hacerme el móvil a mano desde la organización de los mensajes, no sé por qué me dan el móvil con cosas dentro. Dame el aparato vacío, y yo misma elegiré desde la aplicación de Android, cuando funcione y quiera descargar cosas, por supuesto (porque todavía no conseguí descargar nada) lo que quiero y lo que no. No me lo des con cosas, ya se las pondré. Antes que hacerlo mal, no lo hagas.
Otra cosa que he echado muchísimo de menos, y probablemente de la que se derivan todos estos problemas que estoy teniendo es una guía de inicio. Los Smartphones están poniéndose de moda, y no todos hemos tenido uno delante antes, y mucho menos hemos trabajado con él. Los primeros momentos que tuve delante el móvil no sabía qué hacer con él. Tengo que ligar el android a una cuenta google, pero antes debo hacer algo más? Hay que sincronizar algo? Hay que poner el teléfono a punto? Qué cosas debería descargar? Nadie dice nada de eso. Las instrucciones son las mismas con el Siemens A55: ponga la Sim, ponga la batería, encienda el móvil. El caso es que el Siemens A55 no hace falta configurarlo ni hacerle nada. Como mucho cambiarle la fecha y la hora.
Y otra cosa que me jode porque es llenarme la casa de trastos inútiles es la tarjeta de memoria. El móvil trae de regalo una tarjeta de memoria microsd de 2gb. Sin adaptador. Y como hay tantos aparatos en casa que lleven microsd, si quiero subirle la capacidad (dicen que admite hasta 16gb) me queda una preciosa tarjeta minúscula que no puedo usar en la cámara, en la wii, en la otra cámara, o como cosa para guardar cosas y verlas en el ordenador. Gracias Sony Ericcson por llenarme la casa de basura, no bastaban las tres bolsilas de plástico vacías que venían dentro de la caja.




Y bueno, hasta aquí mi desahogo de hoy. Que a mí no me importa si el móvil tiene tal o cual posibilidad, yo quiero llamar y mandar mensajes fundamentalmente. Ordenador ya tengo. Quiero tener mis mensajes y mis llamadas organizados, como mínimo. Si luego lee mp3, perfecto (pero de una manera ordenada y como quiero yo).
Pero sobre y todo y antes de nada, es un móvil. Ésas son las cosas básicas que debe tener un móvil, y éste no las cumple.

9 de marzo de 2011

Mis carnavales.

Tras unos días festivos, estoy de vuelta en el piso con mi portátil para hacer un resumen de lo que fueron los carnavales.

Empezamos preciosos el fin de semana. Por las cosas que se organizan para Noitenova esta edición hay un cursillo de fotografía centrada en el tratamiento digital. Es la segunda parte del cursillo que se hizo en la anterior, hace unos meses, más centrado en cómo sacar una fotografía, encuadre y la propia cámara. Me apunté porque el chico que imparte los cursos (un tío que controla un montón xD) dijo que intentaría hacer la segunda parte, centrada en el manejo de Photoshop y la edición de la foto. Lo básico de Photoshop lo sé, llevo manejándolo desde 4º de ESO sin hacer más que una pequeña introducción en el instituto, a base de probar y probar y muchos tutoriales. Pero desde que tengo la réflex veo que me quedo corta. No sé revelar bien los RAW, la mayor parte de las cosas que quiero corregir no sé cómo hacerlo, tengo mil dudas a la hora de “cerrar” la corrección de una foto y, sobre todo, con el objetivo tan limitado que tengo, si voy a meterme en conciertos, cómo hacer desaparecer el ruido. Con una diafragma que solo abre hasta 5.6 (a veces hasta 5; no sé cómo, al aire libre en modo automático llegó a abrir hasta 4) en un concierto voy a necesitar una ISO bastante baja, y no quiero que se me estropeen las fotos solamente por el ruido.
El curso empezó la semana pasada. Semana que bajé a casa para poder quedarme este fin de semana en Coruña, así que tuve que faltar. Este viernes fuimos David y yo al curso. Se imparte en el Fórum, en la biblioteca. Es decir, ordenadores públicos. Es decir, una elección incoherente de solamente poder instalar en ellos (no sé si nos dejan instalar, la verdad) programas de software libre y gratuitos, sobre un sistema operativo tan privativo como es Windows Xp. Por lo tanto, así como llegamos, ya se nos dijo que íbamos a empezar ese día a manejar el Gimp. Se ve que los días anteriores habían estado hablando otra vez de composición de imágenes.
Ehm. Gimp no es lo mismo que Photoshop. El que imparte el curso intentó arreglarlo diciendo “es casi lo mismo, cambian de sitio unas pocas cosas, pero es casi lo mismo; solamente, cuando manejemos muchas capas, veremos que se puede colgar el programa o ir más lento, pero no es tan diferente”. Juro que puse la cara del “Mentira…” de Cuanto Cabrón. No es lo mismo. Y odio Gimp. Levo años odiándolo. No lo entiendo. No me gusta. No le encuentro sentido, me resulta incómodo, estúpido y por momentos idiota. Lo odio. Quería que me enseñase a manejar el photoshop, no un programa al que le he declarado la guerra tras intentar manejarlo diferentes veces en momentos muy diferentes y el resultado ser desesperación siempre.
El trabajo del día fue colorear a base de selecciones y capas nuevas una foto en blanco y negro. Lo mismo que mi primera clase de Photoshop 7.5 pero dándole más vueltas para crear capas nuevas.
Y yo me pregunto hasta dónde llegaremos con el tratamiento de fotos. No creo que lleguemos a la reducción de ruido, por ejemplo, o si habrá algún programa decente que sea libre para hacerlo. Lo dudo. Nos quedan 3 sesiones, a lo mejor llegamos a las curvas o a experimentar los filtros. No sé, tengo ya pocas esperanzas. Salí bastante cabreada, la verdad.

Al día siguiente, sábado, ya carnavales, salimos. Me traje el disfraz de troglodita que me hicieron para la comparsa cuando tendría unos 13 años o así, y se desmoronó la teoría de que paré de crecer a los 12. Unos pocos centímetros sí crecí, o no recordaba la falda tan corta.
No fue una noche agradable. No voy a mentir, y tal y como estoy ahora, me importa bastante poco quien pueda llegar a leer esto. Fue una noche tirando a aburrida, aguantando a gente que no tendría que aguantar. A gente que, si dependiese de mí, desterraría del planeta y si resulta que en el espacio no hay oxígeno, se siente, hubieras evolucionado a unas súperbranquias o algo. Sobre todo gente que creí que no tendría que soportar pero que se acabaron acoplando bastante antes de lo que se esperaba.
Fuimos primero a un bar/pub que hay al lado de uno de mis locales favoritos. La cara del “mentira…” de Cuanto Cabrón sería la misma, pero diciendo “Tan cerca…”. Tras estar sentados un rato por allí fuimos hasta el Orzán. Todo esto con muchos borrachos alrededor observando lo cortas que me iban las faldas. Por primera vez en mucho tiempo me sentí acosada por ojos, es una sensación rara. Pensar “pero mira cuánta zorra disfrazada de X sexy, ¿por qué me miras a mí?” y no callarse porque la gente tiende a sentirse ofendida. Sobre todo las que van de loquesea sexy. Que no lo pongo en otra entrada porque se juntan muchas para un solo día, pero el nombre de ese disfraz está mal. No vas de Caperucita sexy. Vas de puta vestida de Caperucita. Pero ése es otro tema.
Fuimos hasta el Orzán y cenamos en un sitio raro pegado al Hangar (cuándo crío en la entrada del Hangar –siguiendo con los meses-, mother of God). Resulta que estaba toda la comida buena, y nos dieron las 3. Las dos chicas con las que íbamos se fueron derrotadas a sus casas y David y yo habíamos quedado en llamar a otra chica para encontrarnos. Llamamos y no contestó. Así que volvimos al local este de mis favoritos, que habíamos estado al lado hacía un rato, a esperar a ver si luego cogía. Ahí pasó lo único divertido de la noche.
David se fue a cenar fuera, y yo agarré una banqueta y le esperé dentro, con los abrigos y el bolso. En esos dos minutos en los que me quedé sola, me intentaron entrar dos tíos diferentes. Hace mucho, mucho, que no me intentaba entrar un tío, para más, dos. El primero supongo que podría haber visto un perchero e intentar entrarle igual. El mítico borracho que no se tiene en pie y piensa que porque haya una chica sola ya ha ligado. Y luego, otro que solamente iba contentillo y más que entrarme hizo algo raro. Él iba cantando algo que estaba sonando, no me acuerdo qué era, se acercó, me tendió la mano como para chocarla, y cuando se la di (aprendí que así se van antes, no tienen nada por lo que quedarse a protestar) me la agarró y me dio un beso en ella.
Y todo esto, David en la puerta, que es totalmente de cristal, y no vio nada. Se dio la vuelta justo cuando el último se iba yendo y vio cómo yo me reía. No se enteró de nada hasta que se lo conté.
Momentos después intentaban partirle la cara al borracho que intentó entrarme de primero. Lo echaron porque le iban a dar la gran paliza xD No sé qué le habrá hecho al tío que le quería arrear, pero le tenía ganas.
Y como la otra chica con la que habíamos quedado seguía sin contestar, nos fuimos para el piso.

El día siguiente, domingo, por la mañana, me llegó un mensaje “En unas horas serás de Yoigo”. Me tocaba ir a recoger el nuevo móvil y la nueva tarjeta. Iría el lunes por la mañana. Fuimos a casa de David a comer y pasamos el día de vagancia. Como si fuese un milagro, quiso ver Brokeback Mountain. Llevo insistiéndole en que tiene que verla desde antes de que me viciase a ver series y películas… y nunca quería. Y ese día dijo que quería verla. Y yo le dije que iba a llorar como una tonta.
Se me hizo raro volver a ver la película después de tantos años. Podría pasarme una entrada entera hablando de ella, así que a lo mejor toca para otro momento. No lloré tanto como hubiera llorado si estuviera sola, pero cuando [spoiler] Ennis va a hablar con los padres de Jack y le dicen que siempre hablaba de él, aunque últimamente hablaba de otro tío; y sobre todo cuando sube a su habitación y se encuentra las camisas [/spoiler] todavía no puedo aguantarme. Esa película todavía me puede. No quiero recordar la llorera de la segunda vez que la vi en el cine; la primera vez no porque me pilló por sorpresa y no sabía muy bien cómo reaccionar y estuve en shock cerca de tres días (y esto que Heath todavía vivía).
Ni que decir que la noche del domingo al lunes la soñé enterita con la película. No tanto con los personajes como con la interpretación y análisis de la película en sí, como historia. Estoy desarrollando una especie de obsesión con la literatura comparada que me da miedo.
Tras ver la película hicimos filloas, que ya pondré por aquí las fotos y la receta cuando tenga un poco de tiempo.
El lunes por la mañana, mientras David quedaba haciendo la comida, yo bajé a Coruña. Iba a tiro fijo a los chinos a los que les compraba la lana (en pasado, estoy empezando a cobrar por la biblioteca y voy a empezar a comprar lana de verdad xD) a por unas alas de ángel negras que les había visto hacía unas semanas, para salir esa noche. No les quedaban. Tenían blancas en muchos tamaños y unas rojas, pero nada de negro. Fui a otros, solo blancas. Fui a otros, solo blancas. Y tras recorrerme todos los chinos que quedan cerca de mi piso, por eso de “por si acaso” me pasé por unos a los que no voy nunca porque quedan un poco a desmano. Sí tenían en negro. No tan grandes como me hubieran gustado, pero estaban en buenas condiciones para ser plumas. Además, encontré una imitación de collar de pinchos con pulsera a juego que me llevé porque realmente estaban chulas.
Fui a The Phone House a por mi móvil. Esperé una cola interminable y me dieron mi móvil. Sin problemas, sin cosas raras. Sospechoso. El móvil (Sony Ericssion Xperia X10 Mini Pro) precioso, y para ser táctil, nos llevamos bien.
Inocente, inocente.
Empecé a escribir esta entrada hace un buen rato para no matar gente o acabar chillando como una loca. El móvil no tiene puto sentido. No funcionan cosas que deberían funcionar, no tiene manual de instrucciones, tiene una “guía del usuario” que me remite a cosas que el móvil no tiene; el market de android, para bajarme aplicaciones está idiota y no colabora, gmail se porta como el culo… nada tiene sentido. Básicamente, cuando entro a internet por el navegador, el móvil a veces se queda pillado. Otras veces funciona bien. Pero lo malo viene cuando intento acceder al Market. Intento entrar desde el móvil con la propia aplicación de Market y me da error en el servidor. A nadie más en todo Internet le pasa esto, y lo más parecido que encontré está preguntado por HOYGANs y por canis a los que nadie hizo caso.
Lo básico de Android para sacarle rendimiento es el Market, para conseguir aplicaciones. No me pienso quedar solamente con lo que trae el teléfono, quiero un lector de Open Office y de pdf, un reproductor de música decente, y mientras tenga internet gratis me hablaron de una especie de spotify que estaría genial. Y más cosas.
Parece que no tiene solución, o por lo menos no ninguna que las otras 8 personas a las que consulté (las que tienen el mismo móvil solo dicen “oh, pues qué raro”) tampoco se la encuentran. Así que mañana a cargar con la caja y todo lo del móvil en la mochila de clase para pasarme por The Phone House al salir. Bien, chachi, cómodo.

Mis niveles de mala hostia bajaron por fin. Llevo toda la tarde deseándole morir a la gente, llegué a intentar leerme el mini manual que trae el móvil y acabé tirándolo a la otra punta de la sala, resoplando. También apagué el móvil para que no me diese más la lata y lo dejé en la otra esquina del sofá. Entre eso y un amigurumi que estoy empezando a hacer me calmaron un poco. Porque ahora me toca contar la noche del lunes. Y hacerlo cabreada no estaría bien.

El lunes de noche volvimos a salir. Convencimos a Iris de que se viniese, y nos juntamos unos cuantos. Primera parada, Sham, por supuesto. Agobio de gente total. Yo con las alas que compré por la mañana. Golpes por un lado, borrachos por el otro. Yo aplastada contra una pared sin poder moverme porque entonces me arrancaban las alas. Después de aguantar casi una hora, decidimos salir a algún sitio a cenar. Y yo con las botas militares cutres, que todavía no las tengo muy dominadas, ya me dolían los pies. Con las alas tampoco e llevé una chaqueta, y pese a las 3 camisetas que llevaba por debajo, me iba muriendo de frío. Dijeron de ir a comer algo (estábamos sin cenar) al Flann O’Brien, que tengo muchas ganas de probarlo. No sé cómo los, planes se cambiaron sin que me diese cuenta, para acabar en un bajo en una zona del Orzán que no conozco, que es todo barra, para servirte la comida y acabar en la calle. Mientras esperábamos a la comida, un borracho le bababa la oreja a un par de tías que por la manera en la que hablaban, dejan que le babes lo que quieras a cambio de 40€.
Si como por las noches, desde hace mucho tiempo, me pongo ansiosa. De pensarlo me pongo ansiosa. Cuando salgo, como mucho, me tomo una ración de patatas, que no me pesan y pronto me olvido de que las comí. Pues en la mierda esa de sitio tienen hamburguesas de avestruz, pero no tienen patatas. Tuve que acabar comiéndome un perrito bañado en kétchup. ODIO EL KETCHUP. Es algo que va mano a mano con el Gimp. Pues la señora no se quedó contenta con embadurnarlo por arriba, sino que todo el pan era una piscina de kétchup. Me dijo David que probablemente hubiera mojado la salchicha en un bote y luego la hubiera metido en el pan. Resultado: sabor odioso a tomate raro en la boca toda noche, una clavada por un pan frío y una salchicha de mierda untada en mierda, y la camiseta llena de kétchup. Si ya me había enfadado porque me cambiaran sin avisar un sitio como el Flann O’Brien por ese tugurio grasiento, la mala hostia seguía creciendo.
Luego, no sé por qué, nos metieron por unas calles estrechísimas que después de varios días de carnaval intenso olían a alcohol que tiraban para atrás, llenas de gente cantando y con música altísima, gente que daba empujones y se enganchaba en las alas… para ir a mear a un bar. A ver. A ver. Si tienes ganas de mear no me lleves por cuatro calles llenas de gente gritando, te conformas con algún pub, que el tiempo de espera delante de la puerta y el que pasamos buscando el sitio iba a ser el mismo o menor; o te metes entre dos coches y te bajas las medias, no hay que ser tan fina.
Luego, fuimos a la calle principal del Orzán. Tuve suerte que no me habló ningún pesado, porque a esas alturas le hubiera arreado o le hubiera insultado gravemente a cualquiera. Me dolía la espalda, los pies, la cabeza empezaba también, y me moría de frío. Pesados, a mí.
Se cogieron un par de bocadillos más en un sitio que no tenían patatas pero tenían cañas de chocolate (una vez me tuve que aguantar con el perrito rebozado en mierda), y sospechosamente, nos quedamos de pie en la puerta del Vintage. Hasta ahí podríamos llegar. No, música mierda y gente bailando, puesta, borracha, sudada, tirándome de las alas, no. Solo podría haber sido peor el Grietax. O el Egeo quizás, que la mayor parte son modernillos y gente que se cree alternativa; y la música no es mala, pero por separado. No sé quién le dijo al chimpacé encargado de poner la música que queda agradable y bonito mezclar The White Stripes con Korn y dejar las canciones a la mitad, por ejemplo.
Mi cabreo no podía ser mayor. Dije que en el Vintage no me dejan entrar por no tener 21 años (la excusa se me acabará pronto :__) y se me quedó cara de asco todo el rato. Iris dijo de irse, David dijo de irse, y obviamente no me negué. Quería irme desde hacía mucho tiempo.
Llegué al piso enfadada, me fui a dormir un poco más relajada, pero todavía enfadada.

Y esta tarde quería hacer amigurumi y actualizar el blog con una entrada que no fuese kilométrica, pero la mala leche que me entró con el cabrón del móvil ya ni una cosa ni la otra.

Así que como se puede ver, los carnavales en general una mierda. Hubieran sido probablemente mejores si hubiera bajado a casa, por lo menos no hubiera pasado frío. Hubiera ganchillado un rato y estaría tranquila.
Salva este fin de semana los ratos tranquila que tuve con David. La aventura de las filloas, la película y los comentarios post-película y esos momentos en los que estuvimos solos. Sin móvil, sin frío, sin golpes, sin borrachos.
No sé si es que me hago mayor, pero cada vez me gusta menos salir. Y con esta van 6 páginas de Word. Disculpas tan kilométricas como esta entrada.

3 de marzo de 2011

Página 2

Hace unos días descubrí este programa, que emiten por la 2 los domingos a las 6 de la tarde.


Página 2 es el ejemplo que se puede hablar de libros sin aburrir a nadie, y hacerlo de una manera ágil, documentada y amena. Un magazín divulgativo y trepidante de media hora donde diversas secciones se suceden una tras otra. Reportajes de actualidad, las novedades editoriales más interesantes, entrevistas con escritores punteros, la lista de los más vendidos, las dudas de nuestros espectadores a las que intentaremos dar respuesta, los microrelatos que conformarán nuestro concurso, las webs más interesantes vinculadas con el mundo del libro, y hasta para hablar todas las semanas de cine y literatura con Desirée de fez.


Ese párrafo resume bastante bien lo que es el programa: libros, libros y libros, pero de una manera amena, divertida, dinámica y sencilla. Hablan sobre literatura de ficción y no ficción, cine y literatura (ay, mi amada literatura comparada), literatura infantil, los más vendidos... también hacen entrevistas interesantes a escritores más o menos conocidos, y cada semana tienen un reportaje temático sobre algo relacionado con los libros. Y todo esto sin resultar pesado o aburrido. Secciones cortitas, claras, sin más información que la necesaria. También todo enmarcado en unos planos bonitos, en una tipografía agradable, y rodado en escenarios preciosos.
Me encanta la sección de cine, donde compara un libro y la película hecha a partir de ese libro. Sin hacer valoraciones de “pues esto está mal hecho, esto no me gusta cómo les ha quedado”. Me gusta que no juzguen, que simplemente te expongan cosas más o menos objetivas y que tú decidas si verlo o si directamente pasas. Me gusta cómo en un programa con un tono tan serio, en el mismo programa en el que entrevistaron al creador de Astérix y Obélix por el 50 aniversario de los personajes analizaron la película de Amanecer y el libro. Todo con la misma seriedad, el mismo trato.
Me gusta también que dediquen parte de los programas a la literatura infantil, que es la gran olvidada. Personalmente no me interesa esa sección ahora mismo, pero le doy valor a que se haga.

También estoy muy atenta a las recomendaciones de libros que hacen. He abierto un cuadro más en la barra lateral del blog (a este paso va a ser más larga que las propias entradas) para apuntar los libros que van recomendando y que me entran ganas de leer. Creo que cuando acabe con Diego Ameixeiras (me muero por releer Dime algo sucio xD) necesito algo de literaturas extranjeras. Leer algo traducido. La estantería de L9t que tenemos en la biblioteca (Textos de literaturas en “otras” lenguas -que no sean español, gallego, inglés, francés, italiano y griego y latín) me tienta, pero los libros que van recomendando tienen muy buena pinta.
De momento voy viendo los programas en la página de RTVE http://www.rtve.es/television/pagina2/anteriores/ Estoy viendo uno por día (gracias a Dios el reproductor funciona bien!!! no se cuelga, no se reinicia, carga rápido... :D), y no me cansa.

Muy recomendado. A los que lean, a los que escriban y a todo el mundo en general.

1 de marzo de 2011

Próximos conciertos. Metal en Coruña

Desde hace unas semanas al bajar en el autobús de la facultad me da por pensar “la gente está loca”. No es por los conductores, que a ellos ya estoy acostumbrada, sino por una serie de carteles de próximos conciertos que va a haber en Coruña y que en un principio creí que era broma... demasiado bueno para ser verdad.

Hace un mes o algo así dijeron que Slayer y Megadeath venían a tocar a Coruña. Juntitos. La sorpresa fue casi tan grande como cuando dijeron que Slipknot iban a tocar en Santiago. En este caso no fue porque me encanten los grupos y jamás esperase verlos tocar a un paso de mi casa, sino porque son dos de los grandes, muy grandes, y esta gente, cuando pasan por España, que no es siempre, solamente van a Madrid y Barcelona. A veces Bilbao, si hay suerte. Nunca Coruña.
Pero ahí están los carteles y ahí están las entradas, que alguna gente ya tiene en su casa.
Yo no creo que vaya porque creo que es demasiado fuerte para mí. Los admiro y sé que soy estúpida por no ir a ver a dos de los grandes grandísimos, pero creo que me supera.
Por si a alguien le interesa, dejo todos los datos que tengo sobre el concierto (a los dos días estará ahí el Salón del Manga, miedo tengo al olor a alcohol xD):

29/03/2011
Coliseum, A Coruña (ve abajo “cómo llegar”)
Apertura de puertas a las 20:00
Entradas: 35€ foso/42€ grada
Ya a la venta en www.servinova.com o en la taquilla de la Plaza de Ourense


Semanas después, vi la noticia de que también se había confirmado un concierto en Coruña de otros grandes, grandes, grandes: Motorhead y Judas Priest, y de regalo, Saxon. Teniendo en cuenta que el año pasado el concello de Ferrol nos prometió hacer el concierto del grupo que la gente más votase, y al salir Motorhead se echaron para atrás... tenemos la espinita clavada, y Lemmy ganas de percebes.

29/07/2011
Coliseum, A Coruña (también pasan por Madrid, Barcelona y Bilbao) (ve abajo “cómo llegar”)
Hora: 18:00 (???)
Entrada: 53€ más gastos de distribución (no sé si habilitarán la grada, no he leído nada)
Ya a la venta en www.ticketmaster.es


Y ahora, por último, los de Warpig Agency acaban de anunciar un concierto de Turisas, presentando el nuevo disco, en la Ola Green. Siguen con la estela del concierto de Eluveitie y Korpiklaani de hace unos meses. A ver si esta vez no me pongo enferma y puedo ir. Porque querer, QUIERO ir.
Hasta ahora, tengo muy pocos datos sobre el concierto (no hará media hora que me enteré):

21/05/2011
Sala Ola Green, A Coruña (ve abajo “cómo llegar”)
Hora: 21:00
Y no sé nada sobre las entradas. Supongo que estarán a la venta en los sitios dónde estuvieron las de Eluveitie, pero realmente no sé nada.



CÓMO LLEGAR
Coliseum:
La estación de tren y la estación de buses en Coruña están muy cerca, prácticamente solo hay que cruzar la carretera.

Desde la estación de tren:
Coger el bus E o 24 en la parada de Alfonso Molina. Esperar 2 paradas más (“Alfonso Molina, Coliseo”, dicen los buses). Bajas del autobús, te metes por debajo de los árboles, y caminas todo recto al lado del aparcamiento del Carrefour. El edificio blanco que hay al fondo es el Coliseum.

Desde la estación de autobuses:
Sal por la parte de arriba de la estación de autobuses. Cruza la carretera y luego cruza el puente verde que va sobre la autopista. Ahí abajo está la parada del bus E y 24. Las indicaciones son las mismas que las de la estación de tren.

Para llegar a la Green todavía no lo tengo muy claro, porque no la he visitado todavía, pero sé por dónde queda. Lo mejor es coger el E en la dirección opuesta (desde la estación de tren tienes que cruzar el puente, desde la de buses no, y al lado de la caseta roja de Información coger el E), y bajarse en la última parada en la Plaza de Pontevedra (en realidad es Juan Flórez 11 o algo así). Salir de la Plaza de Pontevedra hacia Riazor, y caminando a lo largo del paseo hacia el Millenium, creo que por ahí está. Sé que una vez busqué la sala en Google Maps, pero está mal situada. Preguntaré dónde está exactamente y ya pondré mapa.


Editaré esta entrada en unas horas, cuando esté en mi ordenador, con Photoshop y demás programas que la Universiadad no tiene, para poder añadir mapas para poder llegar (dentro de unas entradas explicaré por qué lo hago xD), aunque no es complicado.

Mientras, me voy a seguir poniendo listas de reproducción en Youtube de Turisas y demás vikingadas :D