16 de septiembre de 2011

Inesperados In Flames

No puedo intentar adelantar acontecimientos en una entrada de blog porque, lo que me dice la experiencia de todos estos años, es que la mayor parte de las veces que digo que va a pasar algo, acaba siendo algo totalmente diferente. Para tarotista no sirvo.
Primero preparo una entrada que dice que bueno, no tenía muchas cosas que contar, pero como me iba al Rock in Way, seguro que algo tenía que decir. Y me encuentro con Sôber. Y luego la publico diciendo que me quedan unos días de ganchillar y tal, y me dan una noticia que me cambia por completo el resto de la semana.
Me dieron acreditaciones para un concierto de In Flames como día y medio antes de que se produjese.
Llevaba meses esperando ese concierto. Me enteré de él en mayo o algo así, y aunque nunca me fijé en In Flames, son un grupo importante, esto es Galicia y no se va a repetir. Era una oportunidad histórica de verlos.
Empecé a preparar el camino para unas acreditaciones seguras, pero me dijeron que el tema estaba complicado, luego vi que se iba a celebrar un miércoles, cuando esa misma mañana tenía uno de los exámenes pesados de septiembre, y dije que pasaba de ir. Acababa de ir a Santiago al Rock in Way, y si no hubiera ido, a los dos días hubiera tirado para Oviedo para ver a Sôber y poco después a Breed77, así que apunté la fecha en el calendario pero estaba un poco como curiosidad.
Y a la mañana anterior a hacerse el concierto, resulta que la promotora que los trae a Santiago me acepta las acreditaciones y de nuevo me dan pase de redacción. Mi reacción fue la de siempre: bloqueo, sudores, y querer preparar mil cosas a la vez mientras me olvido de otras tantas. Una de las dos más remarcables de las que me olvidé esta vez fue, una, avisar en el blog, y la otra, mirar si traían teloneros. Que ole por mí.
Así como lo supe empecé a preparar el concierto de In Flames en cuanto a sonido, costumbres, setlists, canciones y tal todavía sin acabar un poco de creérmelo. Cuando pude, llamé a David, y cuando pudimos, nos buscamos alojamiento en Santiago (la pensión a la que solemos ir durante el Rock in Way nos clavó con el precio del fin de semana, vamos a pasar un tiempo sin volver) y dejamos todo listo antes de la noche. En un principio, como In Flames no nos llamaba mucho a ninguno de los dos, dijimos que él no tenía que entrar en la sala, que iría yo y que él quedaría por Santiago. Pero le picó el gusanillo, sobre todo el de los teloneros (descubrió él que eran Noctiferia, yo ni idea), y acabó entrando conmigo. No se arrepintió, adelanto.

Entonces lo de “me quedan unos días de ganchillar y algo de tranquilidad” se acaba de ir al garete. Ahora mismo, tengo, de trabajo atrasado, rematar con la crónica del Rock in Way para enviarla cuanto antes y ponerme con la crónica de In Flames para que también esté pronto (mi primera gran oportunidad para lucirme, tanto en la cámara como en la redacción). Además, tengo un pedido de amigurumi que tengo que acabar YA, y aunque no cuento con que me lleve mucho, tengo que acabarlo cuanto antes, y ya sabemos cómo son las cosas con prisa y los imprevistos.
Me estoy muriendo de las ganas de subir las fotos del Rock in Way, y ahora que las tengo, las de Noctiferia y las de In Flames también, pero esperaré a que estén en The Drink Tim para ponerlas por aquí o por Facebook (vale, no lo pude resistir con esas dos de Sôber... xD). Entonces llevaremos una racha bastante cómoda de posts fotográficos xD

Tengo todavía que contar el mareo que me dieron en el Rock in Way con la acreditación, como si yo no estuviese trabajando igualmente, y no se esperasen unos resultados de mí... Estoy todavía cabreada con ellos, al igual que todavía sigo atontada con los de Sôber. Sin embargo, dándose las mismas situaciones en la Capitol con In Flames, la reacción de la organización y de los seguratas ha sido completamente diferente. Sin contar que en la Capitol todo suena mil veces mejor, se ve mil veces mejor, se siente como una masa, no como tú en un concierto, y ahora puedo descubrirlo, salen las fotos mil veces mejor. Por si alguien que me lee ha intentado sacar fotos en un concierto, solamente diré que la mayor parte de las fotos de In Flames están sacadas a una ISO 2500, f/5.3 y 1/200 o a incluso 1/320. Algo nunca visto y con lo que todavía estoy flipando. Sin flash, claro (hasta ahora mi experiencia con las cámaras me dice que odio el flash).

Inciso: a mi lado había una chica con una réflex (no pude ver modelo, la cinta decía que eran Canon pero nada más) sacando fotos todo el concierto (debía tener unos 1000gb de capacidad en la tarjeta de memoria xD) a modo automático y con flash. El flash lo sé porque se veía, y el modo automático porque se le veía en la pantalla cómo se le cambiaban los valores ellos solos. Una vez intenté usar el automático durante un concierto, y digo sin prepotencia que no sirve. Espero que por lo menos lo haya pasado bien intentándolo y que se atreva pronto a cambiar los ajustes a mano, o por lo menos si le gustan los conciertos. Yo me pregunto si previsualizó en algún momento alguna de las fotos que debía estar sacando, porque por más que lo pienso no me tiene sentido.

Así que aquí os dejo esta entrada “escribo muchas cosas pero realmente no digo nada”, a la espera de poder sacar un hueco, acabar las crónicas y dejarlas enviadas. Entonces volveré a hablar de mis cosas habituales, qué me pasó con Rayuela, además de resumen del Rock in Way, el concierto de In Flames sin tantos formalismos y lo que me vaya pasando estos días. Además, tengo que subir fotos de mi púa de Carlos, y de mi libreta de conciertos, que me la firmaron todos. Ahora voy bien acompañada a los conciertos :D

Pero como In Flames aún tienen algún concierto en Madrid por hacer cuando yo publique esto, añado: quien pueda ir, que vaya. Yo fui sin ilusionarme por todas las críticas que escucho sobre ellos, pero el directo es el directo y acabé saltando como el resto de la sala (llenaron la Capitol, unas 800 personas, decían). Si ya los conoces o no, si vas sin prejuicios y pasar una tarde-noche de metal, ve.

1 comentario:

La Petite Poupée dijo...

Jajjajajaaja espero las crónicas, las espero xDDDD

Un besazo^^