22 de noviembre de 2011

3 años

David


Con hoy se cumplen tres años de abrazos, de besos y de cariño.
Y aunque ya lo haya dicho mil veces, cada día que pasa, lo reafirmo todavía mucho más. Muchas gracias por estar ahí día tras día. Por estar para escucharme cuando las palabras me rebosan de la boca o hay que sacármelas una a una. Por intentar comprenderme o ayudarme cuando parece que el resto del mundo no entiende nada. Pero sobre todo, por apoyarme siempre e incondicionalmente. Porque no importa que me dé una venada y quiera adoptar una cobaya, que estará para ayudarme a conseguir lo necesario para ella. O que me dé por trabajar en una web de metal y haya que ir fines de semana (o a veces no tan fines de semana) a Santiago, o luchar por unas entradas; porque no iré sola. O que quiera plantar la carrera y Coruña, porque él estará ahí para recordarme por qué me vine a Coruña y no a otro sitio. O que por un curso de fotografía que estoy haciendo necesite algún modelo, que se prestará aunque no le gusten las cámaras.

Por estos tres años y muchos más.

No hay comentarios: