4 de abril de 2012

Vacaciones y 22

Photobucket

El tiempo pasa volando. Parece que fue hace un par de días cuando me vine a casa a pasar una semana relajada de vacaciones, y ya va casi una semana.
Están siendo unos días tranquilos, de no tener mucha más responsabilidades que las que da la cobaya (y bastante guerra está dando, le encanta que haya gente pendiente de ella), colaborar a la hora de hacer la comida y respirar. Mañana incluso hay reencuentro con el blues y con la filosofía, tras tanto tiempo.
No puedo evitar el tema mucho más: sí, ayer fue mi cumpleaños. Cumplo 22, aunque mentalmente sigo pensando en los 20 (cuando no en los 18). Y es que el tiempo desde los 18 hasta aquí ha volado, y cuando casi no me había acostumbrado a los 21, cambio de cifra. No fue un día demasiado especial, ni hice nada especial, pero sí lo pasé bien. Fue un día normal de estar en casa tranquila, con mi familia y mi cobaya, y era todo lo que quería. No pudimos conseguir tarta, pero se me ha prometido para el sábado (y la reclamaré). El día anterior me dieron un buen paseo en moto, con la cámara de fotos, y con eso creo que fue suficiente para mí. No estoy acostumbrada a salir ni tengo demasiadas ganas. Siendo sincera, tampoco, a parte de un par de personas, sabría a quién llamar. Ni es mi estilo. Tranquilidad es lo que quería, y tranquilidad es lo que tuve.
Y dice Iris que me va a regalar una capibara.
Llevo varios años escondiendo mi fecha de cumpleaños de las redes sociales para no llamar la atención, pero este año pasé de todo y la puse correcta. Y el resultado no fue cómo esperaba. Esperaba un montón de felicitaciones de gente que no me importa con tonterías, pero en realidad mucha gente ha aprovechado el día y el recordatorio para preocuparse por mí (y gente que no cotillea, lo hacen porque le sale así), para ponerme una sonrisa, o como el caso de un músico que cada día me cae mejor, aunque creo que hasta dentro de un tiempo no podré verlo en directo de nuevo y de mi excompañera de piso, regalarme un de canciones que me han encantado.
Así que el día fue todo lo que quise que fuera. Bueno, hubiera estado bien que la cobaya se hubiese portado un poco mejor por la noche, pero hoy está buena, así que no me voy a quejar mucho.

Por el resto de las vacaciones, no sé si hay algo que destacar en concreto. Un día cogió mi padre la moto y fuimos hasta una playa que a mí me suena de haberme llevado antes, y con la cámara de fotos aún lo estuve pasando bien un rato. Pasamos más tiempo encima de la moto que en la playa, pero no hay mejor sitio en el que pensar que de paquete en una moto a 90km/h con el traqueteo y la carretera. Cada vez creo que lo disfruto más xD
Como tampoco he hecho nada importante o diferente, no voy a extenderme más. Llevo una época de mucho texto sin nada de fotos, así que aprovecho para poner algunas de la excursión de ese día. Mañana tengo reencuentro con el blues, y no podrá faltar la cámara, así que es posible que pronto traiga más; porque lo que son conciertos… hasta mayo creo que no tendremos ninguno interesante.
De todas maneras, no son mis mejores fotos. Hacía tiempo que no cogía la cámara para hacer paisajes y así y la tuve durante todo el rato un poco desconfigurada. Lo corregí un poco al revelar las imágenes, pero podrían haber estado mejor.

Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket


PD: Edito con el dibujo que me hizo Isa al poco de pasar las 12 de la noche xDDD Me encanta!

1 comentario:

La Petite Poupée dijo...

Que viva el paint del MSN, leche xDDD Y las fotos muy chulas, me encantaron todas cuando las vi :)

Besos^^