30 de abril de 2012

Postavería

Ya tengo el ordenador conmigo. Y por los pelos, porque podría pasar tranquilamente otra semana sin él, además de haber perdido todo lo que tenía dentro.
Recordemos: hace dos semanas se me rompió el conector del ordenador, por lo que no recibía electricidad para cargar. Lo llevé a la tienda a donde lo compré (suponía que el señor no iba a arreglarlo, pero es amigo de mi padre y es a quien le llevamos todos los problemas informáticos), donde me dijo dónde estaba el fallo, y que lo enviaba a un taller donde lo arreglarían, y en una semana debería estar listo.
Pasé la semana en Coruña ayudándome del móvil y la radio (los 40 principales, tortura autoinducida) para ir tirando. Al final, entre unas cosas y otras, los días pasaron rápido, y el viernes por la tarde volvimos a la tienda. Lo había recibido el jueves y no le había dado tiempo a probarlo, así que delante de mí lo abrió y lo encendimos.
El conector estaba arreglado, incluso arreglaron la clavija. Cargaba perfectamente, pero cuando encendimos el ordenador, cuando se ponía a cargar el sistema operativo se reiniciaba. Empezamos a probarlo en modo a prueba de fallos y tal y daba error al cargar el sistema operativo. Se habían cargado (¿CÓMO, JODER?) algunos archivos de arranque y por eso no iba. Con un disco de reparación se puso a hacerle un análisis. Después de dos horas el señor tenía que cerrar la tienda y nosotros que irnos. Dejó el ordenador funcionando hasta el día siguiente (dijo que se pasó luego por la noche para comprobar que había acabado de comprobar los errores), y volvimos por la mañana.
El cd había acabado de pasar, había encontrado un montón de errores, y supuestamente los había reparado. Pero al volver a encender empezaba a cargar el sistema operativo, y tras empezar a cargarlo aparecía el cursor, se quedaba la pantalla en negro y no tiraba para adelante.
Si le volvía a dejar el ordenador tendría que esperar hasta el domingo, o lunes para volver a tenerlo. Y estaba cansada de tanto viaje. Teniendo electricidad y el ordenador cargado, yo tenía en casa un Live Cd de Ubuntu con el que recuperar los datos, para luego poder prenderle fuego al sistema, formatear y volver a empezar sin errores.
Así fue. El señor me dejó uno live cd que ya tenía él, y un disco duro externo para guardar los datos. Con el alivio de tener a salvo las fotos y los negativos, los trabajos de clase, y los textos con los que hablaba con ilusión hace unas entradas, me puse a formatearlo. Con la ayuda de mi hermano, formateamos. Para ser la primera vez no lo hice mal, solamente tuvimos un problema de idioma (tengo el ordenador medio en inglés y medio en español xD) y algo en los permisos de administración del equipo, pero nada con lo que pueda convivir.
Después de perder la tarde volviendo a poner a funcionar el ordenador, de conseguir los programas, de instalarlos, de crackear el Photoshop, de esperar casi la hora entera que llevó volver a pasar los datos, me puse a descargar música (salvo cuatro discos de rarezas decidí no salvar nada, tengo que volver a conseguirla toda). Aunque por todo este tema no le he dado importancia, por fin tengo mi primer cd original y físico de Hora Zulu, como “pago” a la crónica que les hice en marzo. Quise probarlo, y cuando lo pongo, no se escucha. Bajo y reinstalo los drivers, que me decían que no había que reparar nada, porque funcionaban bien. En la barra del sonido de la barra de tareas, cuando hay algún sonido reproduciéndose, hay una pequeña animación. Y había animación. Le di vueltas, comprobé de todas maneras que no hubiera error en el sonido. Entonces Iris me dijo “y probaste que se escuche con cascos?”.
Y con cascos iba.
Me desconectaron los altavoces.
Los voy a matar.

Es decir, les envió el ordenador con un problema en el conector. Tenían que cambiarlo por otro nuevo. Para eso tienen que desmontar el portátil, porque está todo integrado. Vale. Entonces, le cambian la clavija, lo encienden para comprobar que le llega electricidad (para qué tendrá un led al lado del conector para indicar que recibe corriente...), le hacen algo que de alguna manera se carga un montonazo de archivos de arranque del sistema operativo, cosa que ya es difícil, y aún me desconectan o dejan desconectados los altavoces.
Aah, por cierto, y me cobran 50€ por cargarse el ordenador. Así, con la cara dura cual muro.

No tengo palabras para describir la rabia que siento. Las ganas que tengo de ir y montar un pollo (y yo no soy de montar pollos, soy más de protestar por lo bajo, si tal alguna reclamación y ya está), y lo haría, si no fuese porque el taller ese está por Vilagarcía (a unos 80km al sur, o algo más, y no tengo manera de llegar). No sé cómo expresar toda la rabia, enfado e impotencia que siento. Porque podría haberlo perdido todo, doy gracias a saber lo que es un live cd y por haber salvado los datos, porque alguien que no sepa lo que es, y que no tenga mucha idea de informática podría haberlo perdido todo. Todo porque una panda de inútiles que hacen mal su trabajo tocaron donde no tenían que tocar, o tocaron mal, sin cuidado, y se lo cargaron.

Fui a hablar con el señor de la tienda, y ya no llevé el ordenador para que no hubiese opción a dejárselo allí. Le conté lo que le pasaba, que al final hubo que formatear, y que los altavoces estaban desconectados. Él también hace arreglos de hardware, y cuando tenga tiempo (otro puente, vacaciones), se lo llevaré a que me conecte los altavoces.
Mientras, en silencio, o conectada a los cascos, con lo poco que me gustan. Y dando gracias, muchas gracias, por haber salvado los datos. También estoy pensando la manera de montarles el pollo, aunque sea por teléfono. Desde la tienda dijo que les iba a llamar y a decirles lo que le había pasado al ordenador, pero yo quiero montarles un pollo, y que alguien les diga claramente que NO es un trabajo bien hecho, que no se vayan tranquilos a dormir, porque NO son buenos en su trabajo.

Cuando le dejé el ordenador aquel viernes, para que lo arreglasen, le dije a mi padre que estaba rezando para no perder datos y no tener que formatear. Y me decía él que no había por qué, el problema era mecánico y no afectaba a los datos. Ja. Si es que lo sabía.

Con el ordenador en casa, pese a estas complicaciones, vendré pronto a contar más cosas. Y como vuelvo a tener los patrones para ganchillar, me pondré a ultimar las cosas para el Expotaku. Fotos próximamente, espero :)

2 comentarios:

La Petite Poupée dijo...

Si es que lo que no te pase... En fin, ánimo con ello ^^

Besos :)

Ximo dijo...

De chapuzas esta el mundo lleno. Menos mal que conoces lo que es un Live CD, porque si no...

1 saludo :)