24 de abril de 2012

Averiada


Supongo que tenía que pasar tarde o temprano xD Mi ordenador ha tenido un fallo de hardware y está en la tienda (o a estas alturas debería estar) arreglándose.
Es la cosa más rara y menos probable que creo que le podía pasar. Pero ahí estoy, desde el jueves, sin ordenador ni tele y no vivo en una caverna porque de suerte encontré los cascos del móvil y puedo poner la radio. Si llevaba el curso casi aislada del mundo, conectada solamente por internet, ahora el aislamiento es total.
No sé cómo, parece ser que el conector que va de la clavija del cargador al ordenador, se rompió dentro de esta clavija. Estaba tirada en cama viendo una serie, se acabó y moví el ordenador a la mesa de estudio para ponerme a ganchillar un rato, y al cabo del rato, me doy cuenta de que la clavija se soltó. No suele pasar, pero al moverlo a veces pasa. Mi sorpresa cuando el ordenador me da batería baja, voy a conectarlo, y la clavija le va como floja. No engancha y baila dentro del agujero. Apagué el ordenador, y mirando la clavija, le vi como un tubito de metal que parecía que estaba mal puesto. Luego el señor de la tienda me dijo que ese tubito no tenía que estar ahí, que era parte del ordenador.
Esto fue el jueves, estamos a martes y parece que el tiempo ha corrido muy lento xD Se lo quedó para mandarlo a arreglar durante esta semana, en principio en dos días lo tienen listo, y el viernes tengo que volver a buscarlo. Ya la dije que tengo que hacer y entregar trabajos, y alguno lo tengo a la mitad, que me corre prisa. Dijo que en principio no es difícil de hacer, es desmontar el ordenador y soldarle un conector nuevo, que, para joder como en todos los portátiles, está integrado en la placa base.
El miedo, el grandísimo miedo que tengo ahora es que toquen los datos. Es un problema de hardware, no deberían tocarle nada por ahí, pero a saber qué pasa. Como me borren o me toquen los datos me muero y luego los mato. Me duelen todos los trabajos de clase, y todo lo que tengo guardado. Pero sufro por las fotos, que no son pocas (aunque algunas las tengo en dvd las más recientes y por lo tanto las mejores, junto a los RAWs, lo realmente importante estaban todavía sin grabar), y por la literatura. Tengo todo lo que escrito a lo largo de mi vida guardado ahí, sin copias de seguridad (muy mal por mi parte). Nunca pensé que fuese lo suficiente importante como para hacer una copia de seguridad, pero ahora que siento que peligran me duele en el alma. Y dentro de eso me jode muchísimo por el proyecto del que hablaba hace un par de entradas. Estaba todavía en construcción, muy iniciado, no sentí que tuviera que guardarlo en ningún sitio, y por supuesto, todavía no había subido nada a internet. Estoy acostumbrada a escribir a ordenador, tengo apenas unas líneas, que luego corregí, en papel. Está la única copia ahí, además de los esquemas ampliados y todo eso. Sería incapaz de rehacerla si le pasa algo.

Así que en esas estoy. Aislada completamente, casi como el año pasado a dos semanas del Expotaku. Y como pasó de aquella, estoy aprovechando para ganchillar un montón. Desde el domingo a la tarde que volví a Coruña ya hice tres pollos-llavero, empecé dos ositos a los que les haré el cuerpo hoy, e hice un par de detalles para acompañar a una sorpresa de la que no voy a decir nada.
Me encanta ese amigurumi. No queremos desvelar qué es hasta que esté en la mesa, por no desvelar todo lo que estamos haciendo (hay indicios de ligero espionaje industrial, por eso hemos reducido el número de fotos nuevas publicadas en Facebook; haremos boom dos o tres días antes del evento). Lo que sí puedo adelantar es que es un amigurumi grande, de los más grandes que tenemos, de un personaje de anime muy conocido y muy querido. Que en amigurumi queda tan mono que, aunque lo hice hace algo más de una semana, aún lo miro y babeo por él. Si lo vendemos regalaremos con él un par de “accesorios” con los que sale en el anime, y ya los tengo listos.
Estoy pensando en hacer otro, llevar los dos, y si uno no se vende, quedármelo para mí, de lo mono que es.

Parece que pronto sacarán el programa definitivo de actividades para el Expotaku, con más cosas. Aunque por haber hablado con la organización y haber ido a un par de reuniones sé algunas cosas que va a haber, tengo ganas de conocerlo todo. Ayer uno de los organizadores dijo que había unas 100 actividades programadas (divididas en 3 días, son muchísimas). Nosotras, creo que ya lo dije, llevaremos 3. Una está prácticamente lista, y para la otra pasaré por la biblioteca otra vez en un rato. La otra depende de Iris y no sé cómo la lleva, pero no es para nada complicada.
Tengo ganas de que llegue ya. El tiempo pasa rápido pero lento. Hace nada era enero y estábamos teniendo los primeros contactos con la organización, cuando todo parecía muy lejano, y en nada entramos en mayo y en la recta final. Me dije que antes de mayo tenía que tener todos los amigurumis listos para poder dedicar las tardes a planificar la mesa (ir a por manteles, buscar las cestas, preparar bolsas y etiquetas, buscar la manera de colgar llaveros y pendientes, etc.) y no ir tan en bragas como fuimos el año pasado. Todavía no sé si hacer cosplay o no, y si a estas alturas no lo sé, lo más probable es que no. No descarto que se haga un día con actividades steampunk (imaginaciones mías, la organización no dijo nada todavía, esperaremos al programa), y me caracterizaré un poco para ese día, pero para el resto no tengo ni idea. Como el año pasado, lo que permita despertarse a las 8 de la mañana tras haberse acostado agotada a las 12 y pico xD

Por el resto, no sé si volveré a escribir antes del viernes, cuando supuestamente me darán el ordenador. Dependo de los ordenadores de la Facultad, y no sé si el jueves tendré algo que contar.
En fin. Rezad por mí, por mi ordenador, y porque la orquesta que tendré que aguantar el viernes en casa no esté muy alta y me deje dormir.

1 comentario:

La Petite Poupée dijo...

Ánimo y suerte con ello :) A ver si de estas haces copia de seguridad y así no pierdes nada ;)

Besos^^