5 de mayo de 2011

Montaña rusa

Hoy he sido una montaña rusa de emociones y sentimientos.
El día empezó muy bien, con ganas incluso de ir a una clase que da una profesora que no soporto. Subidón cuando vi que no venía ella a dar la clase, sino una pobre becaria/doctoranda que tiene y que nos está dando un cacho de la materia. Es una de las pocas profesoras/profesores que tengo ahora mismo que creo que es competente para dar clase, o por lo menos que lo hace bien.
Tuve esa clase, luego otra más o menos interesante, y luego una hora libre. Me fui a los ordenadores de la Facultad a hacer cosas de clase, y de paso, a mirar si los de la Fnac ya tenían mi Superbia, que, según lo que ponía cuando lo reservé, ya tenía que estar en tienda. En realidad, sí tuve un mail de parte de Fnac. Un mail que dice que HOY han enviado el disco, y que en DOS O TRES DÍAS LABORABLES lo tendré en Coruña. Es decir, hasta la próxima semana, una semana después de haber salido el disco, casi tres semanas después de encargarlo, se han tomado la molestia de enviarlo. Anda y que os den por culo, a todos y cada uno de vosotros. El disco tenía que haber estado en tienda el 3 de mayo al mediodía como tarde. Lo que no puedo aceptar es que se hayan pasado la fecha de lanzamiento del disco (que para eso lo reservamos con tiempo) por el forro de los mismísimos, sino que por encima tarden varios días en enviarlo.
De paso que tenía que bajar de la Facultad para ir a ver al psicólogo me pasé por la Fnac. Me dijo que efectivamente aparece como enviado, pero que no lo tenían todavía. Le dije que cancelase el pedido entonces, pero se ve que los departamentos de la Fnac no tienen comunicación entre ellos, y tengo que llamar yo a Madrid. Os voy a llamar mañana a las 7 y 55 de la tarde, cacho inútiles. Es decir, el hombre no podía pedirme mis datos y llamar él, tengo que llamar yo en persona, si no, no les vale. Y a mí lo que me jode tener que llamar a sitios.
Luego me fui a comer, cabreada con el mundo, concretamente con la Fnac, y pensando en dónde otro sitio podría comprar el disco. Mientras, el móvil, otra vez cargado al 100% por la mañana, volvía a dar batería baja. Empezaba a acostumbrarme a él, pero no puede ser que lo tenga cargado por la mañana y a las 4 de la tarde me empiece a dar batería baja. Creo que va a ir a la basura y que me den otro, porque éste está mal fijo.

Comí mientras daba un paseo por el paseo marítimo de Riazor. Desde la plaza de Pontevedra llegué hasta la parte de debajo de los Rosales, y luego tiré para el Baúl. Quería echarle un poco de morro y ver si podía encontrar de nuevo Gracias y desgracias del ojo del culo, de Quevedo, que la última vez que fui lo tenían. Pero se ve que cierran durante el mediodía, y no pude ir.
Así que me puse a esperar a que diese la hora para el psicólogo. Fui a sentarme a un parque a leer, mientras una niña le gritaba al aire. Por nada, me puse nerviosa. Durante todo el tiempo que estuve dentro hablando con él, también estuve nerviosa. Así que adiós cabreo, hola ansiedad.
Al salir, la parada de autobús que mejor me venía está al lado del Baúl, y como ya estaba abierto (aunque fuese a llegar un poco tarde a clase) decidí pasarme. No encontré el libro de Quevedo, aunque sí el de Drácula. Pero pensé que ya que me lo voy a comprar, voy a esperar a encontrar una edición de estas que te cagas. Nada de tapas de cartón y editado por un periódico, quiero una edición bonita y para siempre. En cambio, encontré una pequeña antología de relatos de terror de HP Lovecraft por un 1€ que por lo menos tiene una portada bonita xD
Me fui a cotillear la zona de vampiros-fantasmas-hombres lobo por si tenían algo nuevo (lo más interesante que encontré la última vez lo twitteé ayer xD), pero no hubo suerte. Sin embargo, me pasó como estas veces que sientes que se te van los ojos porque hay algo que DEBERÍAS VER.
Antes de seguir, me cito, de la entrada del 23 de abril:

Aquasilva (Anselm Audley)
Son en realidad tres libros (Herejía, Inquisición y Cruzada), y no sé si podría decir cuál de los tres me gustó más. Están ambientados en un mundo diferente al nuestro, y desde la perspectiva de un heredero de un gobierno de un país pequeño e insignificante de ese mundo nos mete de lleno dentro las intrigas políticas, económicas y religiosas de ese mundo en general, aunque no siempre esta distinción está clara. Son casi 600 páginas por tomo, que no cansan y parece que no se acaban (en el buen sentido), así que cabe dentro un poco de todo.”

En aquel estante había una portada de Aquasilva. Pero no verde como Herejía, no azul como Inquisición y desde luego, no amarilla como Cruzada. Era violeta.



Como se puede ver, tampoco pone ninguno de los títulos anteriores en la portada.
Vespera, ese libro que leí que Anselm Audley iba a sacar, pero nunca llegué a ver ni de refilón, estaba frente a mí. Otras 600 páginas de universo Aquasilva (hojeando el libro diría que concretamente El Archipiélago -Thetia, aayyyyy Thetiaaaa quién te conoce y no te quiere) a 5€ de mí. No lo pensé, la verdad. Nombre de autor, título, editorial y portada me valieron para ver que era justamente lo que quería.

Los primeros tres libros hablan mucho sobre la Historia de su mundo. Este, el “cuarto”, no es siguiente al último de los tres primeros. Otros personajes, otro tiempo, pero mismo mundo. Por lo que recuerdo de la Historia que contaron los personajes en los otros libros, este nuevo podría estar ambientado cientos de años antes o después de la trama de los primeros libros. Me entra cosa solamente con saber que por fin voy a poder leer en serio sobre la destrucción de Thetia. O poder ver qué pasó con Cathan y Palatina con perspectiva histórica. Ambos enfoques me vuelven loca. Y no sé qué hago escribiendo esto en vez de meterme en cama a leer hasta que me sangren los ojos.

Además, como dije antes, fui a echarle un poco de morro. El Baúl es una de las tiendas que más me gustan de Coruña y del mundo en general xD y estoy tanteando a ver si este verano puedo trabajar en serio por aquí. Baúl, libros… tenía que ir a preguntar. Le pregunté al señor si durante el verano necesitarían a alguien, y me dijo que él no sabe, lo sabe el jefe, y que le deje un currículum por si acaso. Así que así estoy :D Vespera y no me llevé un “no” tajante :D

Creo que el libro de vampiros que empecé a leer ayer va a tener que esperar un poquito a que acabe Vespera. Ellos no me corren tanta prisa.


Cuando pienso en que quizás haya un pedacito de Aquasilva que no conozco, que lo tengo tan cerca… cuando me acuerdo de tooodas las horas que pasé leyendo y releyendo el capítulo de la muerte de Orosius, cada vez que pienso en cómo se me revolvía todo cuando Ravenna se despedía de Cathan, el libro de Los fantasmas del paraíso, o los Ojos del cielo…
Quiero volver a entrar ahí.

1 comentario:

La Petite Poupée dijo...

Vaya, cuánta variedad de sentimientos, qué día más movido nena :) ¿No podrás poner hoja de reclamación? Creo que si todos los que reservaron en web lo hicieran, se les podría caer el pelo.

Que disfrutes tu lectura y tengas suerte con ese currito, a ver si cae, que el verano es perfecto para currar^^

Un besazo!!!!