23 de mayo de 2011

Ey, que sigo vivaa!!!

Sí, aunque no lo parezca, sigo viva. Y es que estas últimas dos semanas han sido una completa locura. Llevo dos semanas, como quien dice, sin internet, y sin parar.
Los cables de mi portátil llevaban tiempo conectando mal, pero entre batería y retorcerlos un poco fueron tirando. Pero llegó un día, el martes de hace dos semanas, en el que no hubo manera humana de encender el portátil, y cuando a la hora y poco se le acabó la batería, me quedé incomunicada. Como podía tirar del internet que tenemos en la facultad, no me preocupé mucho. El problema vino cuando pasaron tres o cuatro días y no fui capaz de hacer que conectasen bien para poder volver a encenderlo. Dura decisión, necesito otros cables.

Llegó un fin de semana, y sin la Facultad me quedé desconectada del todo. Aunque como está siendo habitual estos últimos fines de semana, no me preocupé por encontrar pronto otros cables. Además, con internet en el móvil y twitter, me sentí comunicada de todas maneras. Twitter está siendo mi canal de noticias últimamente, así que tampoco necesité realmente un ordenador. Durante el resto de la semana fui bien, cumpliendo por los pelos con The Drink Tim y teniendo que pasar del blog porque una hora de internet al día en la Facultad no da para actualizar. Pero llegó el fin de semana, y junto a él, el puente de las Letras Galegas. No fue puente realmente, pero entre que le dijimos a profesores que no íbamos a ir, y profesores que nos dijeron que no nos molestásemos en madrugar, nos lo inventamos.
Ya dos semanas desconectada, y el miércoles fui a comprar los cables para el portátil y volver a tener una vida conectada. Ya sería muy raro ir a una tienda de informática y salir con lo que buscas a la primera, no? Me dijo que se le habían acabado esa mañana, pero los había pedido y el jueves los tendría. El jueves no tuve tiempo de ir, y el viernes estuve en el ExpOtaku de 10 de la mañana a 9 de la noche, así que no hubo tiempo humano. Iré mañana, porque si no, cuando encienda el ordenador, se va a petar a actualizar todo junto y lo voy a tener inutilizado durante mucho tiempo xD

En todos esos días desconectada no tuve tiempo a aburrirme, no fue terrible. Con el ExpOtaku a la vuelta de la esquina, me dediqué a ganchillar en vez de conectarme, y a aumentar mis bichitos para tener los máximos posibles. Y así fue, cuando me di cuenta, tenía una bolsa de las de playa rebosante de amigurumis.
El ExpOtaku acabó hace apenas unas horas, y me lo he pasado tan bien que me da una pena tremenda. Estoy agotada y no hubiera aguantado un cuarto día, pero se me ha hecho corto. Tanto viernes, como sábado y domingo, nos levantamos Iris y yo a las 9 de la mañana (yo, ella hubo un día no durmió siquiera, la muy loca) para llegar al recinto poco antes de las 10, y marchar para casa pasadas las 9 de la noche, casi las 10 y pico. No paramos en casi ningún momento; los mayores períodos de inactividad fueron en las colas para coger comida o mientras comíamos. El resto del tiempo estuvimos siempre haciendo algo. Yo sobre todo ganchillaba, pero Iris se mató a hacer mil cosas: desde re-coserle un peluche a una tía que lo había cosido mal en casa a hacer anillas para enganchar figuras de fimo a los llaveros. Entre eso, broches de fieltro y su conejo lila. No paramos.
Pero nos llevamos la enorme satisfacción de haber hecho las cosas bien. Fueron muchas las personas que se pasaron por dónde estábamos nosotras y nos dijeron que les encantaba nuestro trabajo. Además, creo que le he picado el gusanillo del amigurumi a un par de personas (que es de lo que se trataba en el fondo xD), y a ver qué sale de esto.
Estoy agotada. Han sido tres días muy intensos, y con un par de encargos que tengo, creo que lo será también la próxima semana. El primero de los encargos es un conejo como el primero que hice, que, por cierto, creo que se va a ir a Sevilla (:D). El segundo es algo que nunca me planteé hacer y que creo que voy a tener que diseñar desde 0 porque creo que no hay patrones. Tengo miedo, pero también mucha curiosidad e ilusión, quiero ver de hasta dónde soy capaz de llegar ahora.
Tengo también más ideas que nunca. No me olvido de que tengo a Umbreon pendiente de hacer (no lo hice este fin de semana porque me olvidé de comprar lana amarilla xD), voy por el primer tercio de un Mew que creo que me va a romper un poco la cabeza, tengo ya la lana comprada para un Snorlax adorable, y tengo el antojo de hacer un Sincorazón del Kingdom Hearts (por cierto, conseguí comprarme una llave espada de colgante!). Además, tengo que reponer pokéballs de llaveros, pollitos, setas de Mario… vamos, que tengo trabajo por delante. Pero es un trabajo que me gusta y no me cuesta hacer (o por lo menos no me cuesta más que todas las horas que le echo).
Se hace tarde, estoy agotada y mañana hay clase. Sobre el descenso del Depor, la #acampadacoruna, Otep, reclamaciones a Fnac y más cosas hablaré en otro momento. David me convenció de dejarme su netbook mientras no consigo los cables (hoy no tengo más manos para ganchillar, fueron muchas horas seguidas xD), y ahora estoy escribiendo desde ahí, que es casi tan incómodo como escribir en el qwerty del móvil. Espero poder acercarme mañana a por los cables y poder escribir bien y con propiedad sobre estas dos semanas de ausencia. También traeré fotos sobre cosas acontecidas :D

Quien quiera ir abriendo boca con el Expotaku, puede buscar su página en facebook o esperar a que Iris empiece a subir fotos a www.enemydolls.blogspot.com

1 comentario:

La Petite Poupée dijo...

Jajajjajaa estás más liada que la pata de un romano, mujer :P Espero tus futuras entradas, un besazo y a descansar^^