28 de mayo de 2012

Expotaku, día 0 y día 1

Aquí estoy, es lunes y estoy muerta, pero no lo suficiente. Aún puedo escribir, aunque me cuesta hablar y también respirar (pero es por culpa de la alergia, no del expotaku). En el repaso de daños, no sé si hay alguna zona de mi cuerpo que no me duela, pero seguro que está escondida. Los pies, me duelen, por supuesto. Además, la espalda, los brazos, las manos, los párpados (entre el sueño y la alergia xD), las piernas, y tengo mazada la cadera por la zona derecha, de cargar cajas. Y estoy afónica, que nunca me quedo afónica.
Pero aquí estoy. Viva, o más o menos. He superado yo sola el fin de semana de Expotaku, y eso que el jueves por la noche dudaba de si podría llegar a escribir esta entrada. Y es que ha sido un fin de semana largo y duro. Fueron muchas horas, algunas relajadas, pero muchas muy intensas. Me llevo la sensación de estar muy, muy contenta y satisfecha con cómo funcionaron las cosas, con cómo se portó la gente (aunque este año todos los de los stands comentábamos que apenas se compró nada), y con cómo me salieron las actividades. Pero poco a poco:

Para mí el Expotaku realmente empezó el jueves. Para las clases que tenía, no fui a la facultad y me quedé en el piso ultimando las cosas. Me di cuenta de que me faltaban bolsas grandes, decidí empaquetar los ganchillos para no tener tentaciones por la noche, conté e hice más etiquetas... cosas de última hora. Por la tarde, después de comer, Ana me recogió para empezar a llevar cosas al recinto y no cargarlo todo el viernes por la mañana. Pero antes hicimos una parada en el Paraíso, una tienda de cosas para tiendas. Tienen de todo: bolsas, cajas, expositores, perchas, maniquís, telas de cortinas, papel de regalo tamaño industrial... de todo. No nos detuvimos mucho, y volveré con Iris cuando vuelva a Coruña, para poder pasar horas xD Conseguí las bolsas, y salimos para el recinto.
Cuando llegamos, ya había actividad. Junto al Expotaku se celebraba la Arroutada, y ellos ya llevaban en marcha desde esa mañana. Pero dentro del recinto que pertenecía a Expotaku había un baile de voluntarios y de gente currando bastante intenso. Al llegar preguntamos por nuestras mesas, y nos colocamos. Tardé un poco en decidirme, mientras a Ana le decían que esperase un poco porque todavía tenían que montar lo que le correspondía a ella. Habían puesto a un montón de voluntarios a montar cajas de cartón, mientras otro chico cortaba unos palés y los andaba clavando y pegando. Conozco a ese chico, y sé que cuando se pone a construir algo, mola mucho. Dejamos mi caja con las cosas de la mesa que no son amigurumi y nos pusimos a esperar. Una chica en una mesa ya estaba montando todo, con el material incluído, y mientras estábamos allí, llegó una señora que dijo que también hacía amigurumi para reservar su mesa.
Mientras esperábamos quise probar cómo le quedaba el mantel a la mesa, porque yo creía que era más pequeña. También quise probarla con las cajas para crear las alturas, y cuando me di cuenta, tenía la base de la mesa montada, con los expositores y todo. Le montaron su cosa a Ana, y junto a un amigo trajimos su mesa. En estas estábamos cuando el chico que estaba construyendo con palés nos preguntó si teníamos algo para coser. Le dejé una aguja de lana y lana, y vimos que lo que estaba montando era un tirachinas de angry birds, y habían tenido a los voluntarios montando cajas para hacer los obstáculos para derribar. Un crack el chaval.
Entre una cosa y otra, nos dieron las 8 de la tarde, y sin haber hecho gran cosa, estábamos agotadas. Entonces fue cuando me entró miedo por el domingo xD Llegué al piso agotada, así que acabé de juntar todas las cosas que tenía que llevar al día siguiente, me hice la comida del día siguiente, me preparé la ropa para no perder tiempo, y tras perder algo de tiempo en internet, me fui a cama.

El despertador el viernes sonó muy temprano. Aunque sonó en realidad a las 8, me desperté a las 7 y media y estuve dando vueltas en cama desde entonces. Me levanté, y con los nervios no me apetecía nada desayunar. Perdí algo de tiempo mirando al vacío, le puse de comer a la cobaya, y cuando solo me faltaba vestirme, me llamó Ana al móvil. Su coche no le arrancaba y vendría a llevarnos una tía suya. Como aún faltaba tiempo para que viniesen, me puse a recoger la cocina. Pero Ana me volvió a llamar y me dijo que fuese bajando, porque su tía no podía esperar y ya venían de camino. Me vestí a todo correr y bajé justo a tiempo.
En vez de llegar al recinto a las 9 y media para abrir a las 11, llegamos alrededor de las 8 y media. Incluso estuvo bien, porque tenía mucho trabajo que hacer en mi mesa. Ponerle imperdibles a las tarjetas, ponerle las tarjetas a los amigurumis, repartirlos por la mesa, poner las letras de atrás con el nombre de la mesa, y luego, lo que casi me vuelve loca, colocar todo el fimo de Iris ordenado por precios (solamente por eso la mataría, qué le costará igualar los precios a las cosas). Como si tuviera pocas cosas y pocos precios ¬¬'
Tardé en total cerca de 3 horas en montarlo todo, y dejarlo listo. Cuando me di cuenta era la hora de comer, y me había olvidado de desayunar. Me había preparado una ensalada de pasta, que no me duró nada.
A las 5 de la tarde tenía programada una masterclass de amigurumi. No quise hacer una clase propiamente dicha y bien hecha porque se necesitan varios días y material, y para hacerlo mal, no lo hago. Así que optamos por una introducción teórica que diese las herramientas para poder empezar a hacer amigurumi por su cuenta, si alguien se atrevía. Esperaba que no viniese nadie, sobre todo cuando dieron las 5, en la zona de conferencias, que desde mi mesa la veía, no había nadie. Incluso tampoco vi a los responsables de la zona, así que fui a buscar a quien creía que se encargaba de eso. Me prepararon un ordenador para el powerpoint, y cuando me di cuenta, tenía a un par de personas sentadas detrás. En total acabaron siendo unos 7, con los que estoy encantada. Pudimos estar todos cerca, porque me daban la opción de usar un micro pero me daba vergüenza, y me escucharon bien. También venían preparados de casa, algunos incluso lo habían intentado en casa y no les había salido. Al acabar, como algunas tenían problemas con el anillo mágico, nos fuimos a la mesa a practicar con un par de ganchillos y la lana que me llevé.
Estoy muy contenta con cómo me salió. Me dejé cosas, como pasa siempre que se expone algo y no se lee, pero me dejé poquitas, y parece ser que me expliqué bien. Tuvimos el problema del ruido, pero por el resto bien. Las chicas se fueron con las nociones básicas de ganchillo y el cómo buscar vídeos que les van a ayudar a empezar. También les di el mail por si se lían con algo y lo prefieren por escrito.
El viernes en general estuvo bastante tranquilo, como se esperaba. La gente tiene clase, la gente trabaja, y aún está el salón abierto durante todo el fin de semana. La mesa no estuvo muy agitada, tuvimos bastante tranquilidad y momentos muertos, aunque no recuerdo en qué estuve metida que no me dio tiempo a tejer nada. Sé que durante la mañana me dediqué a acabar algunos muñecos que tenía sin terminar (caras sin bordar, tenía uno al que tenía que ponerle más pelo, y cositas así), pero realmente no sé en qué invertí el tiempo. Tengo bastantes lagunas así, de pasar tanto tiempo en el mismo lugar mezclo los días, y las horas.

Al acabar estaba agotada. Empecé a suspirar como una vieja a media tarde, y cuando llegué a casa no lo creía. No sentía los pies, y tras perder algo de tiempo en el piso, coger cosas que tenía que llevar al día siguiente (más cartulinas, y cosas que no me acuerdo ahora) me metí en cama. Serían las dos de la mañana y digo que me metí en cama porque desperté ahí, no porque recuerde hacerlo xD

Hasta aquí la crónica de poco menos de la mitad del ExpOtaku de este año. Tengo que acabar de editar las fotos, y lo interesante viene en los días siguientes (guiño guiño), pero se me haría demasiado largo de escribir, y bastante brasa doy.
Eso, foticos y cotilleos mañana :D

2 comentarios:

La Petite Poupée dijo...

Lo mejor son los dos días siguientes :) Tengo ganas de leer la crónica^^

Besos!!

Annie dijo...

Madre mía... Lo de mi coche. ¡Jajajajajajajajajajajajajajajajajajaja!
Pero bueno, coincido contigo. Ha sido agotador, pero ha estado muy bien. :D