1 de enero de 2012

Dos años

Hace poco más de dos años el corazón volvió a latir. Los rumores volaban en la calle, decían que había luz en las rendijas del local de ensayo. Hace dos años que volvíamos a sonreír, pensando en quizás la posibilidad de que fuese real.
Hace dos años que cada noche antes de dormir visitaba vuestra página web para comprobar que el corazón seguía allí. Hace dos años que no podía parar de sonreír porque el corazón había empezado a moverse, porque latía y porque estaba vivo. El mismo corazón que hace más de dos años encabeza todas mis entradas en este blog.

Hace exactamente dos años, 1 de enero de 2010 a las 3 de la mañana, os hice una visita, como todas las noches, y allí estabais. Era real. El corazón, que estabais vivos, las sonrisas, y la luz en el local de ensayo. Habíais vuelto, el sueño se había hecho real.

Y se han cumplido dos años de sonrisas y de más sueños vueltos reales. Del concierto en Santiago y la declaración de “Sôber han vuelto para quedarse”. De su primer abrazo, mi primeras fotos. De sonreír durante días y de pensar que eso no pudo realmente pasar. Luego, la espera y la llegada de Superbia, una de las cosas más grandes de este 2011. La gira que les llevó por el Sonisphere, el volver a verlos en directo. Tic tac. Náufrago. El Rock in Way y poder estar un ratito con ellos, poder escuchar de nuevo “Ab exordio generis humani...”, y volver a sentir la batería retumbando en la caja torácica y sonreír por ese pequeño dolor. Llorar con Umbilical. Volver a gritar con Loco y no creerse que haya acabado otra vez.
Sonrisas y muchas más sonrisas.
Escucharlos en la Green con Tregua, sus sonrisas, sus palabras, sus fotos, y sus abrazos. La atención que los hace únicos, el buen rollo, la cercanía y las ganas que dan de seguir.
Mi tatuaje, el enfrentarme a la ansiedad gracias a sus palabras y su música. La sensación de que nada es malo mientras suena Superbia de fondo. “Cuando te canses de perder, quiero que sepas que siempre estaré a tu lado, cual espina dentro de tu piel”. Hacer que todo valga la pena por haberlos escuchado en directo.
Sonrisas y muchas más sonrisas. De sentirse feliz porque ocurrió, pero saber que este año aún nos queda mucho por vivir. Morfologira, esa parada que aún tenemos pendiente en Galicia, y muchas más cosas que irán surgiendo. Porque esto no se acaba.
Dos años de sentir todo esto y querer llorar de la felicidad al escribir esto, de todo lo que me hacen sentir. Solamente con ser.

Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket

PhotobucketPhotobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket



Dos años y de aquí a la eternidad.

Photobucket

1 comentario:

La Petite Poupée dijo...

Qué enorme entrada y qué fotazas :D

Besazos, pronto nos vemos ;) Feliz año^^