1 de diciembre de 2010

Día entre agujas

Llevo todo un día de ganchillo. No sé si por la entrada de ayer, que me dio ganas de avanzar más, o la lluvia.
La parte más positiva es que por fin acabé mi primer proyecto de amigurumi. Tengo la cabeza del pulpo y tres tentáculos (aunque creo que voy a ampliarlos), tengo la “manzana” roja que estoy pensando en convertir en un conejo-bola, y tengo la cabecita de un demonio, solo tengo que hacerle el cuerpo. Pero entre unas cosas y otras (sobre todo porque me estoy empapando de fotos y patrones de más amigurumis y quiero hacerlos todos a la vez) no doy acabado nada.
Ayer al volver de clase me pasé por los chinos con la idea de coger unas agujas de ganchillar finas y si tal algo de lana. Al llegar me di cuenta de que sé que tengo unas agujas finas (heredadas de la madre de David =)), pero no sé qué número. No necesito dos del mismo tamaño, todavía estoy en la fase “solo dos agujas” xD. Así que pasé del tema. Pero recordé que necesitaba imperdibles o clips para marcar las vueltas del ganchillo (a veces me olvido de contar los puntos, y son un seguro xD), y me puse a cotillear las lanas.
Llevo días ganchillando con hilo fino, con una aguja pequeña, y por la calceta y tal pensé en cogerme una lana más gruesa. Más fácil para calcetar, menos tiempo para ganchillar. Estuve pensando colores, y no sé por qué, cogí un verde. Un verde que al mirarlo después me di cuenta de que era precioso.
Y como acababa de escribir la entrada esa quejándome de que no hago caso a los patrones, aprovechando que internet iba a y venía, me puse a seguir uno para hacer una bola, con esa lana verde.
Poco después, y tras perderme unas pocas veces, tuve que irme a dormir cuando empezaba a cerrar la bola. Pero al mediodía me puse de nuevo. Rellené, cerré, y me di cuenta de que había hecho otra chapuza. Pensar que eso venía de un patrón para pelota era impensable. Achatado, otra vez con las hendiduras que me quedó con la cabeza del pulpo (aunque menos marcadas) y sin una forma clara. Pues ya que estaba hecha, no iba a dejarla en una pelota sin más.
Siendo verde, podía ser una rana. Busqué fotos en google de amigurumis de rana para ver cómo hacerle los ojos, y me aventuré con mi primer cambio de color. Anillo mágico en negro, una vuelta en verde. Luego se los cosí a la cara y la atravesé con una lana negra haciendo de boca.
Digamos que es una rana.


Y las fotos prometidas hace unos días, que por fin están hechas.

La rana. Estoy pensando en cambiarle la boca, no me gusta cómo quedó.

Photobucket
Photobucket


La futura cabeza de pulpo, que publico para escarnio público (si fuese naranja sería una perfecta calabaza, vaya fallo al elegir el color xD).
Photobucket

No hay comentarios: