29 de noviembre de 2010

Tejiendo pulpos

Soy una anarquista. Soy una rebelde. Tejo amigurumis sin mirar los patrones. Así me salen.

Después de esta ida de olla, vuelvo al blog con las manos todavía con la forma de agarrar la aguja y el hilo para tejer. Vaya panzada de ganchillo me he dado este fin de semana. Sábado y domingo los pasé en casa de David, y como allí con mi portátil no tengo internet (aunque ya sí tengo Sims muahaha) me llevé el ganchillo para estrenar el hilo azul-Doraemon que me compré el otro día. Si es que ahora paso por una tienda de lanas, mercería o chinos y no puedo evitar mirar a la lana e imaginar cómo quedaría haciendo un osito. Esto empieza a ser enfermizo xD
Además, desde que descubrí el hilo de ganchillo estoy pasando de la lana, sobre todo porque estoy en la fase de “me gustan los puntos pequeñitos y apretados”, y eso con lana... la rompes toda y queda el punto muy grande. Sé que se me va a pasar, pero el gusto de ver claramente los puntos que vas tejiendo, de momento me encanta. Me satisface ver todo lo que llevo hecho xD
Entonces, entre el hilo nuevo, el estar mirando mil y una páginas de amigurumi, descubrir revistas con ideas y patrones (quiero aprender a hacer tartitas *-*) y el hilo azul, me dije “voy a hacer un Doraemon, aunque sea solo la cabeza”. Y valiente, vaga o rebelde de mí, no lo sé muy bien, me puse a tejer una pelota azul, sin darme cuenta de que para los Doraemon todo el mundo los empieza en blanco (color que todavía no tengo) y luego cambia al azul.
Cuando ya llevaba bastante tejido, me di cuenta de eso. Me aplaudí a mí misma en mi propia cara y cambié de plan. Todo el mundo hace unos pulpitos monísmo, y los pulpos se reconocen en todos los colores. También se parte de una cabeza gorda, así que me valía lo que estaba haciendo.
Cuando llevaba como unas 3 horas de trabajo, o más, veo que el hilo se empieza a doblar. Que pasa de ser una media pelota a ser un tulipán de estos de pasta para ensaladas xD Pensé que a la hora de rellenarlo (ya tengo algodón :D) se estiraría y quedaría como una pelota.
Pues no. Después de 8 horas de trabajo (más o menos 5+3, lo hice en dos tandas, así tengo las manos xD) y de apretar el algodón, la pelota no está bien hecha xD Queda con arrugas, como con ondas, no es una pelota de verdad como debería ser. Después de 8 horas tejiendo, me temo que se va a quedar así.
Entonces estoy empezando con las patas. Como son gordochas y no creo que me quepan 8 (tampoco tengo paciencia para hacer tantas xD) voy a hacer solo 6 y espero que nadie se dé cuenta. De momento llevo una completada y media de otra. Espero que en dos tardes las tenga todas, y me ponga a coser las diferentes partes del pulpo unas a otras para darme cuenta de que no tengo aguja para lana y empezar a tirarme de los pelos.

La idea que tengo es de hacer un pulpo de este estilo, aunque el mío tiene la cabeza más achatada xD
Photobucket




Pero creo que ya aprendí la lección. Estoy descargando en pdf patrones para hacer pelotas bien hechas, y espero seguirlos para cuando me vuelva a poner con cosas de hacer pelotas (Doraemon ahora lo tengo pendiente ¬¬').

Cada vez echo más de menos un sitio para poder tener organizadas las agujas (les haré fundas y así en cuanto tenga la aguja de lana, para poder coser el fieltro), las lanas, cintas e hilos. También quiero una cestita *-* para tener más a mano con lo que esté trabajando, un alfiletero (que tengo pensado hacer con esponjas y en cuanto consiga fieltro más fino del que tengo), y ya para ponernos a montar el tema un poco más en serio, alambritos, alicates y tal para hacer llaveros, cadenas, cierres, una pistola termofundente, imanes, cierres y tal. Pero eso me queda un poquito lejos todavía. Lo importante ahora es encontrar una caja grande en la que me quepan las agujas de calceta grandes (tengo unas del número 12, creo, que no hay cómo guardarlas xD), y una cesta o algo para tener separado lo que más uso.
Luego ya me pondré con el resto.


Por cierto, el viernes fui al curso de calceta. Lo básico lo tengo, ahora es cosa de practicar y practicar hasta que se me dejen de soltar los puntos y deje de cargarme la lana al intentar pasarlos, tal y como me pasó con el ganchillo la primera semana. De momento mi suegra me pasó un montón de agujas de calceta que ella ya no usa, así que ya tengo cómo empezar. Lo malo de empezar ahora con calceta es que tengo el ganchillo reciente, y en conceptos “inconscientes” son contrarios: para los amigurumis lo mejor es tener los puntos apretaditos, tersos, bonitos. Como intentes apretar los puntos en calceta no tienes por dónde meter la aguja y no puede seguir. Y con el ganchillo puedo tirar todo lo que quiera, porque al tener gancho, el hilo no se suelta. Las agujas de calceta están pensadas para que los hilos se desplacen bien, así que si tiras de ellos, se sueltan todos y vuelta a empezar.

Así que a practicar, practicar y ahora que tengo pilas para la cámara sacarle un par de fotos al churro del pulpito, para que el escarnio público me enseñe a hacer las cosas bien y guiarme por los patrones, que para algo Dios los creó.

2 comentarios:

((*natsi*)) dijo...

oooh k wai estas aciendo amigurumis?? que valor xD yo solo hago puñados de nudos cuando lo intento, ya desistí hace tiempo xD

Butterflied dijo...

Un poco más mono el pulpo... *_*