11 de junio de 2010

Mi primer día en tacones

Sí, tengo 20 años, soy chica, y nunca había usado tacones. Me crié con mi padre y mi hermano, ninguno de los dos me iba a enseñar o se los iba a poner para que me entrasen ganas de probarlos. Pero creo que la prueba está superada, por lo menos con un suficiente: no tengo heridas, ni me caí, ni me torcí nada (por lo menos después de un rato xD).

Por fin me decidí (llevo ya unos meses caminando por el piso con ellos) porque fue la comunión de uno de mis primos. Siempre mejor una comunión, donde vas de la iglesia al coche y del coche al restaurante, que un sábado por la noche, donde nunca sabes si vas a necesitar correr, o si vas a encontrar sitio para sentarte, etc.
Creo que bastante bien con los tacones (en realidad eran unas cuñas). Me sentía rara, como demasiado alta, pero no me dio la sensación de ir a caerme, ni tampoco fui incómoda. Lo más raro de todo fue que, junto al vestido corto que llevaba, me sentía muy al descubierto, con mucha pierna al aire. Quizás influya que fue el primer día de lluvia después de muchos de sol y no llevaba medias ni nada, sino que iba con las piernas al aire.
Después de todo lo que me costó decidirme, estoy contenta con el resultado. Ya tengo ganas de que sea verano para volver a sacarlas a la calle sin andar esquivando charcos.
En mi detrimento he de decir que tenían una altura de 5cm, no eran nada del otro mundo, solo lo suficiente como para que se notase la altura y empezar a acostumbrarme a ellos.

Lo de la comunión es para darnos de comer aparte. A mí me dijeron qué día era y más o menos las indicaciones para llegar a la iglesia, nada más. Supuse que sería por la mañana o al mediodía, pero tampoco pregunté nada. Como mi padre y mi hermano iban a ir y tenían que venir desde mi casa, di por supuesto que ellos ya sabían los horarios.
La comunión era el sábado, y mi padre y mi hermano vinieron a pasar el día a Coruña el jueves. Quedamos en que el viernes por la noche me llamaban para acordar el horario y esas cosas. El viernes por la noche nadie me llamó. Supuse que se habrían olvidado, y a mi padre no le gusta llamarme después de las 10 y media de la noche, así que me avisarían por la mañana del sábado.
El viernes por la tarde quedamos David y yo con una amiga para que me recogiese el vestido, y quedamos en que el sábado de madrugada (bueno, a las 9 de la mañana) para que me cortase el flequillo y me peinase (alisase el pelo en realidad). A mí me daba algo de corte pedírselo, pero le encanta peinar, cortar, y está intentando convencerme de que me deje teñir xD
Así que para quedar con ella me levanté a las 8, me duché (nunca me ducho por las mañanas, tengo miedo de ahogarme o algo así xD) y me encontré con ella a las 9. Me peinó, y esperamos un rato. Mi padre no me llamaba, y bajamos a desayunar a un bar de por aquí abajo. Mi padre no llamaba. Cerca de las 10 y media le di una llamada a mi hermano, y bajamos a los chinos a buscar algo que ella necesitaba y que no encontramos. Al salir, mi hermano me llamó con voz de dormido: “nos quedamos los dos dormidos, vamos a ir a ducharnos y ya salimos para allí, te llamaremos cuando estemos cerca”. Ella se fue a su casa a preparar ya la comida y yo me volví para el piso a esperarlos.
Cerca de la 1 y media me llamaron para que bajase. A partir de ahí, seguimos unas vagas instrucciones en un papel para llegar a la iglesia, que en Google Maps aparece como un puntito en el medio de mucho monte. Milagrosamente, conseguimos llegar en poco menos de 20 minutos, eran cerca de las 2 de la tarde.
La puerta de la iglesia estaba cerrada con llave, y en la explanada de delante había gente, pero no conocíamos a nadie. Vamos, nadie de nuestra familia ni amigos de mi primo, no conocíamos a nadie. Pensamos en que deberían haber salido de la misa y que estarían ya en el restaurante, así que intentamos llamarlos. Todos los móviles a los que llamamos estaban apagados o fuera de cobertura. Como no teníamos ni idea de dónde estaba el restaurante, es posible que no hubiera cobertura en ese sitio (podía estar en medio del monte), o podían tener los teléfonos apagados por estar dentro de misa. Pero la puerta estaba cerrada, no se encierra a la gente dentro de una iglesia xD
Intentamos llamar un par de veces más, y con el mismo resultado. Teníamos hambre, y decidimos bajar a Coruña y comer por allí (concretamente en el Rico Rico, que fuimos el jueves y les encantó xD). Mi hermano no paraba de repetir “bomba de pollo”, una pechuga de pollo tan rellena de jamón y queso que es una bola, y a mí me apetecía un tanque de ensalada, así que allí fuimos.
Bajamos de nuevo a Coruña, aparcamos en la plaza de la Palloza, cerca de Cuatro Caminos, donde está el Rico Rico y cuando estábamos buscando las indicaciones para pagar la ORA (al ser fin de semana no sabíamos si era necesario) nos llamó mi tío. “Dónde estáis, que acabamos de salir de misa”.
Nos volvió a dar las indicaciones del restaurante, y allí fuimos. Llegamos bien, después de media hora siguiendo los carteles de Betanzos, conseguimos llegar. Como pensábamos, el restaurante estaba en medio del monte, y dentro del terreno tenía hasta gallinas. También otros animales, supongo que para hacerle la gracia a los niños. A partir de ahí fue una comunión normal, sencilla y poco numerosa. Nos dieron de comer salpicón de rape (cada día soporto menos los palitos de cangrejo), un cordero que estaba buenísmo y una tarta que lloro cuando recuerdo toda la que sobró (había más o menos medio kilo de tarta por persona xD). Fue la misma que en l bautizo de este mismo primo: azúcar glass con nata, hojaldre, capa gorda de nata, hojaldre, cama gorda de crema pastelera y hojaldre. Qué rica.
Pasé la comida charlando con mi abuela (que ya se queda a pasar el verano) y con una de mis tías. Alguien corrió el rumor de que tengo novio, y me estuvieron preguntando por él. También me dijeron que tienen ganas de conocerlo, así que para este verano, cuando se venga, no falla.
Y poco más. Al acabar me dejó mi padre en el piso y ellos siguieron para casa. Y yo corrí a mi habitación a quitarme los tacones y ponerme un pijama calentito (no paró de llover, qué frío) y las zapatillas de andar por casa xD


2 días para la vuelta de True Blood! Qué ganas, qué ansias de dejar de ver trailers y ver un capítulo entero xD Hoy ya di por terminada la temporada de Gossip Girl (y porque los subs no dan salido…), también acabó Big Bang Theory, acabé Dexter (la 2ª), y empecé ayer con el piloto de Persons Unknown, que promete.

1 comentario:

ichirinnohana_is dijo...

xDDDD Yo tampoco soy mucho de tacones, tengo el equilibrio donde Cristo perdió el mechero y los tobillos me los doblo con facilidad... Y eso no me ha impedido estar el día entero con cuñas xDDDDDD Son lo mejor, comodísimas =)

Ains... Con lo de la abuela me he acordado cuando la mía conoció a Mario... =)

Besotes guapa^^