11 de mayo de 2010

Un fin de semana movido - Diario 30

Después de la tontería de esta mañana de los calcetines (es real, y la cara de tonta que se me quedó todavía más xD), voy con cosas un poco más tochas y aburridas, de esas que realmente no interesan a nadie pero que me gustará releer dentro de algunos meses.
Este fin de semana hicimos desde la UCV la primera sesión del primer Ciclo de Cine. Este trata sobre música e imagen, e intentamos juntar un poco todo. Hablo en plural porque en los papeles aparece mi nombre como colaboradora, aunque no haya hecho nada. Con la UCV sí estoy intentando proyectar cosas para el verano (cuando tenga tiempo y esté en casa, no bailando entre buses y coches) y textos escritos, pero en el cine no tuve mucho que ver. El caso es que primero se proyectó una película documental (“I feel like going home”, traducido como “Nostalgia del hogar”), que trata sobre los orígenes del blues en cuanto a género propio y sus orígenes genealógicos, de cómo llegó esa música desde África y fue evolucionando. Me gustó la película, y sobre todo la música. Me gusta el blues aunque no sea algo que escuche normalmente.
Después de la película, el grupo The Seasides (miembros de la UCV y promotores del Ciclo xD) hicieron un pequeño concierto tocando canciones que habían aparecido en la película o que tenían relación con ella. Luego hicieron colaboraciones con quien fue nuestro profesor de filosofía (y quien nos acercó al blues, por lo menos a mí) y para rematar una jam session cortita.
Vino más gente de la que esperábamos (o por lo menos yo), teniendo en cuenta la clase de evento que era, en el sitio que era, y que no ofrecíamos comida gratis. La gente de mi pueblo son muy de pasar de las cosas que se organizan, por muy buenas que sean. Mi pueblo tiene un grupo coral bastante bueno, con buenas relaciones a nivel gallego, y se organizan concentraciones de corales bastante buenas, pero la gente pasa de ir. Muchísimas veces se hacen representaciones teatrales entretenidas, buenas, para todos los públicos, y con entrada gratuita, y vamos los 4 de siempre: las 3 viejas que se apuntan a un bombardeo, cuatro o cinco niños, y yo. La gente simplemente pasa. Este viernes vinieron sobre todo amigos, conocidos y padres, pero aún así juntamos más gente de la que esperaba. Y no parecían demasiado aburridos xD
Después del concierto recogimos todo, y resguardados en la puerta de la Casa de la Cultura (donde habíamos montado todo) con un par de armónicas y una guitarra se montó casi lo que más me gusta de hacer estas cosas: esos pequeños conciertos tocados simplemente porque apetece, porque hay una guitarra delante y gusta tocar la guitarra. Y si es de manos del guitarrista que había, mucho más. Pasan los años y si cuando lo conocí tocada que daba miedo, ahora es que no tengo palabras para describirlo. En el concierto tocaron I can’t be satisfied de Muddy Waters y la estoy buscando en Youtube para ponerla al acabar la entrada, pero nada de lo que encuentro me gusta porque una vez escuchada su versión…
También me dejaron grabarlos durante el concierto para añadir luego al corto. No solo se dejaron grabar sin ningún problema por su parte, me pidieron un par de fotos cutres con la cámara de vídeo para añadir a la web de la UCV. A ver si casa lo que estuve grabando con el corto y saco un poco de provecho de andar cargando con la cámara todo el día xD

Llegué a casa cerca de las 3 de la mañana, muerta de frío y de cansancio. Tuve el tiempo justo para saludar a David por el msn (al pobre lo había tenido abandonado todo el día) y me fui a caer muerta en cama.
El sábado me desperté a las mil, poco antes de comer, y por la tarde quedé con Silvia. Ella tenía mi regalo de cumpleaños y yo tenía el suyo, así que hicimos cambio. Ella me regaló un burrito de peluche hecho por ella (qué precioso es *-*) y una libreta con un cerdito universitario y una vaca con aspas xD y yo le regalé dos pares de pendientes: unas ranas hechas como de fimo y unas mariposas de plata que tendré que ir a cambiar porque lo mismo pensó otra persona xD A ver si le encuentro pareja a las ranas, unas vacas estarían genial xD
Como el sábado durante todo el día estuvo diluviando (no lloviendo, diluviando) nos sentamos en un bar al lado de la ventana y nos pusimos a charlar. Durante cuatro horas salieron cotilleos, paranoias, y muchos culebrones que vivimos hace unos años, y que yo casi había olvidado. La conclusión de la tarde fue: “suerte que somos de las que salimos poco, porque llegamos a salir todos los fines de semana y nos contratan para una telenovela sudamericana”.

El domingo nadie venía a Coruña y podía traerme, así que me acercó mi padre. Coincidió con que se me acabó la pomada antibiótica para el dedo, y al ser antibiótica, preferí que un médico me lo viese antes de comprar otro tubo; así que de paso pasamos por el PAC (trabaja mi padre allí, para este caso, en Coruña, hubiera ido al centro de salud xD). Me lo miró un médico, y después de darle unas pocas vueltas decidió que tenía que quitarme la parte de la uña que me está causando la infección allí mismo. Entre mi padre y yo le convencimos de esperar un día más, que en Coruña me buscaba un podólogo y que él mismo ya haría el seguimiento hasta que se me curase. Así que solamente me recetó unos antibióticos orales, un protector para el estómago por si los antibióticos me desajustan algo, y otra pomada nueva para el dedo. Y “ve al podólogo cuanto antes ¬¬’”.
Tuve suerte de librarme de que me quitase la uña allí mismo, con el asco y la grima que me dan las uñas en general, y el tío ya tenía la anestesia en la mano cuando le convencimos de que no lo hiciese xD
Y hoy fue un día normal, salvo que al salir de clase por la tarde fui hasta la Plaza Pontevedra a buscar podólogo y me perdí. No en la calle, no es que no encontrase el portal; me perdí dentro del edificio donde tiene la consulta el podólogo. Lo mío no tiene nombre. Primero el calcetín y luego el edificio.
Por cierto, qué sitio más… da miedo. Pasillos estrechos, oscuros, con ventanas de estas de cristal no-transparente, que dan luz pero poca, y las puertas de os pisos metidas en rincones y esquinas raras… era muy chungo.

Y ahora debería irme a dormir, porque en 4 horas me suena el despertador para la siguiente toma de antibióticos y debería tomarlo con el estómago lleno, es decir, desayunada. Pero no sé si es eso, o qué fue, pero me dio unos gases tremendos y siento mi estómago como si fuera un globo y fuera a salírseme por la barriga xD

Tengo que ordenar un poco mi habitación y sacarle fotos al burrito de Silvia, ya las subiré cuando las tenga.

Y sin más, Muddy Waters:



No hay comentarios: