26 de agosto de 2012

Cocinitas: limonada, tostadas de tomate y pizza de verduras

Llevo un par de días en la cocina haciendo cosas, y con ganas, cosa que nunca me había pasado. Y no son solo galletas, sino comida “de verdad”.

No sé por qué ni desde cuándo (debo tener alguna deficiencia de alguna vitamina), tenía antojo de limonada. Mi padre tiene una huerta, y como la teníamos sin usar, un amigo suyo, ya jubilado, pasa el día allí, cultivando cosas. Como mi padre no le quiere cobrar alquiler, a veces nos deja en la puerta de casa unas bolsas enormes con cosas que saca de allí. Normalmente son lechugas, pimientos, algún tomate, zanahorias... y como hay un par de limoneros, a veces nos carga de limones. Me crucé con una receta “sencilla” de limonada en Pinterest y quise probarla.
Sin embargo, fue un fracaso. La receta decía que partiese 2 limones (ecológicos, para que la piel no tenga pesticidas) en cuatro trozos, los machacase con la batidora, y a lo que quedase, le echase un litro de agua, y no me acuerdo qué cantidad de azúcar. Me sonaba raro, pero así lo hice.
Para empezar, tuve que partir los limones en trozos más pequeños porque la batidora no daba hecho. Además de que quedó muy espeso (y eso que le acabé echando casi medio litro de agua) y tuve que andar con una olla y un colador grande para que escurriese todo. Pero por encima en un litro de agua aquello era un ácido mortal, y acabé dividiéndolo en dos jarras haciendo en total dos litros de limonada. Como todavía no sé cuánto azúcar necesitan (y no me fío ya de lo que diga la receta xD) voy echando azúcar en el vaso cuando me la sirvo.
Y después de todo, no está tan buena. No tiene el puntito ácido que esperaba de los refrescos de limón, sino que el ácido que te deja en la boca es casi corrosivo, da igual cuánto azúcar eche.
Ahí tengo la limonada en la nevera, a ver cuándo me canso de ella xD

Otra cosa que me dio por experimentar, aunque era algo más seguro, fue la cena de ayer. Quise hacerle una foto hipster para dar envidia, pero cuando me di cuenta nos lo habíamos comido todo xD
La idea la cogí en el Muerde la Pasta, y es muy fácil de hacer. Son tostadas con queso y tomate.
Como el pan que teníamos en casa era una barra, la corté en cuatro trozos y luego los partí por la mitad horizontalmente, para tener unas tostadas anchas. Encima de cada trozo eché queso (uno de cuatro quesos para gratinar y para pasta que tenía en la nevera), dos rodajas un poco gorditas de tomate, sal, un poco de orégano y un chorrito de aceite de olive. Lo puse todo en el horno, primero a 130º (sin precalentar), pero como no se daba tostado aquello, lo subí a 180 y lo dejé como 5 minutos una vez hubo alcanzado la temperatura.
Estaba buenísimo (y eso que no me gusta el queso), aunque para la próxima voy a probar a cambiar un par de cosas: lo primero, más queso. Me quedaba poco, pero imagino que con un par de tranchetes y echándole queso rallado por encima al tomate gana más, sobre todo para que el pan no quede muy soso. También voy a cambiar lo del horno, y poner las tostadas de principio a 180º, sin precalentar. Y como siempre, tengo que aumentar mi paciencia, no puedo estar a cada 30 segundos abriendo el horno a ver si está hecho.

Y ahora, que todavía no lo hice pero voy a ello, voy a hacer lo que una tía mía llama “pizza de verduras”. Es mentira, pero así sus hijos la comen. En una base de hojaldre (que compro hecha gracias a La Cocinera) se echa una capa de carne picada (en mi caso sobras de carne asada desfiladas) y otra capa de acelgas ya cocidas. Se mete al horno, imaginamos que a 180º grados como todo, y se espera a que el hojaldre esté hecho. Probé una que había hecho ella, y está buenísima.
Si fracasamos en el experimento o sale bien lo contaré en otra entrada xD

En principio compramos este hojaldre para intentar hacer un timbal/pastel de macarrones, pero salió la idea de las acelgas y los macarrones van a tener que esperar. Lo del pastel de macarrones suena horrible, lo sé, y en el plato tampoco queda bonito, pero es una de las cosas más ricas que he probado nunca xD Quien lo hizo siempre fue mi abuela, y la receta que me contó era un poco “cueces macarrones, hechas algo de queso, lo pones en el horno hasta que esté dorado...”, y lo voy a intentar. A ver si sale algo decente a la primera xD

A la cocina a por el hojaldre!

No hay comentarios: