22 de octubre de 2011

Pan Syndrome

Desperté sin aliento en mi habitación,
Desorientado y sumido en la confusión.
Una sombra desde mi ventana
me desveló lo que me esperaba

Un trabajo de por vida de sol a sol
Sacrificio de magia y de ilusión
No era la vida que quería tener
Y decidí permanecer, y no volver a crecer

No volver a crecer.

Desde mi infancia infinita puedo ver
Un mundo que se marchita cada vez
Que un niño crece deprisa sin saber
Que nunca jamás podrá volver a su niñez

Miro a las estrellas sin miedo a ser burlado
Sin miedo a caer y terminar estrellado

Vivo dentro de mi firmamento
Todo lo que ves es lo que soy
Todo lo que soy es lo que siento
En mi mente, en mi imaginación

Permanezco sumido en mi ensoñación
En un estado creciente de incomprensión
Tener un sueño y no ser entendidos
Convertirse en un niño rebelde y perdido

Si crees en algo, puedes hacerlo real
Busca tu sombra, sé libre para inventar
Escribe algo en las páginas de tu imaginación

Vivo dentro de mi firmamento
Todo lo que ves es lo que soy
Todo lo que soy es lo que siento
En mi mente, en mi imaginación


Porque no hace falta escribir libros, tener estudios, letras, contactos, premios, bagaje, para poder ser poeta. No si tienes música. Aquí estoy descubriendo a XXL (¿cómo pude tardar tanto?), y esperando más noticias del nuevo disco de Hora Zulú. Oh, ellos sí son poetas.
Me gustaría que mis profesores se diesen cuenta de estas cosas.

1 comentario:

La Petite Poupée dijo...

Precioso poema. Hay quien no se da cuenta que la música oculta más poesía de la que somos conscientes :)

Un besazo!!!