23 de abril de 2011

Los libros de mi vida

Ya es oficialmente el día del Libro. Como aunque tengo los días bastante ocupados pero realmente no tengo mucho que contar y el blog está un poco solito, pensé que podría intentar hacer una lista con los libros de mi vida, los que más me gustaron o más me marcaron. O que después de años de leídos todavía me acuerdo de ellos; si esto pasa, aunque no parezcan especiales, por algo será.

Creo que esta lista se puede enfocar desde muchos puntos de vista diferentes. Libros para bien, libros para mal, libros que más he leído, momentos, personajes, etc. Yo no voy a seguir un criterio más estricto que los libros que antes se me vengan a la mente. Como decía antes, si me acuerdo de ellos es porque de alguna manera merecen que los recuerde.
A ver si la lista no se hace muy larga.


1. Aquasilva (Anselm Audley)
Son en realidad tres libros (Herejía, Inquisición y Cruzada), y no sé si podría decir cuál de los tres me gustó más. Están ambientados en un mundo diferente al nuestro, y desde la perspectiva de un heredero de un gobierno de un país pequeño e insignificante de ese mundo nos mete de lleno dentro las intrigas políticas, económicas y religiosas de ese mundo en general, aunque no siempre esta distinción está clara. Son casi 600 páginas por tomo, que no cansan y parece que no se acaban (en el buen sentido), así que cabe dentro un poco de todo. Se podría decir que trata sobre la vida de Cathan (el protagonista), que es una historia de amor, que es una trilogía de crítica religiosa, de lucha por el poder, que trata sobre la Historia de ese mundo… y en todas tendría parte de razón.
A mí me encanta, te hecho tengo los fragmentos que más me gustaron copiados y de vez en cuando los releo.

2. La materia oscura (Phillip Pullman)
La segunda trilogía que me marcó desde hace muchos años. Se compone de Luces del norte, La daga y El Catalejo Lacado. Hace unos años sacaron una aberración, también llamada película sobre el primero de los libros, que oportunamente llamaron La brújula dorada, cuando no aparece ninguna brújula en la historia.
Su argumento también es difícil de explicar. Es la búsqueda de Lyra, la niña protagonista, de unas partículas elementales inteligentes, el polvo. Es una búsqueda a veces también inconsciente, porque aunque cuando no sabe nada sobre él, ya le sigue la pista.
Me costó entender los libros al principio por presentar un mundo demasiado diferente al que vivimos. Ahora sé que está basado en la estética steampunk, pero no entendía el uso de zeppelines, globos aerostáticos ni más máquinas a vapor o carbón. De todas maneras, tras las primeras 50 páginas estás perfectamente situado y la historia empieza a fluir, a dejarte caer detalles de la búsqueda hasta que tú mismo sientes lo mismo que Lyra: curiosidad (mucha, mucha), fascinación, en momentos horror y terror, lástima, alegría…

3. El guardián entre el centeno (Salinger)
No sé qué puedo decir sobre este libro que no se haya dicho ya. Cayó en mis manos cuando tenía… no sé, 11 años, y cambió mi manera de leer. Era el primer libro no infantil que tenía entre las manos, con una manera de expresarse que en ocasiones me llamaba más la atención que lo que estaba contando (era la primera vez que me pasaba), y el primer libro que hablaba de alcohol, drogas, putas y faltar a clase que leía.
A quien tenga acceso a él, siempre recomiendo una traducción de 1980 y algo al gallego, muy basta, poco refinada. He leído diferentes traducciones y es la que más me gusta, la que más se expresa como podría hacerlo Holden.

4. Harry Potter (JK Rowling)
Pertenezco a esa generación que creció a la vez que Harry Potter. Cuando empecé a leerlos yo tenía un año menos que él, y cuando acabaron tenía uno más. Mis gustos y expectativas en literatura fueron evolucionando a la vez que los libros, los primeros más infantiles y los últimos más crudos y maduros, hasta los límites de muertes crueles de personajes queridos.
Me llegaron a enganchar hasta límites que ahora no recuerdo por ser demasiado brutos, y me leí el primer libro creo que unas 8 veces. Recuerdo hablarle a mi padre sobre la sensación de estar enganchado a un libro, esas ganas constantes de dejar cualquier cosa que estás haciendo para saber cómo sigue y seguir leyendo, así que debió ser la primera vez que lo sentí.
También creo que no tengo mucho más que decir sobre estos libros de lo que ya se dijo.

5. Tres segundos de memoria (Diego Ameixeiras)
Lo que no haya ya hablado de este libro en el blog… chocando con prácticamente todos los libros anteriores, es más realista, y un poco en la línea de Holden Cautfield. Trata sobre el día a día de un protagonista del que no llegamos a conocer el nombre. Se podría decir que tiene un día a día normal: paro, amigos, curros asquerosos, chicas que pasan por su vida, aspiraciones, ex que nunca consigue olvidar… pero lo maravilloso del libro es la manera de estar contado. Irónico, tierno a veces, duro, ingenioso…
Lo descubrí sin querer un día que en el instituto no había venido un profesor y nos mandaron a la biblioteca. Me puse a mirar las estanterías y vi que éste tenía una banda de ser el ganador de un premio. Pensé “entonces es que tiene algo bueno” y leí el primer capítulo. Al segundo ya lo estaba pidiendo prestado para llevármelo a casa. Y desde entonces estoy siguiendo como puedo al autor, que a día de hoy se podría decir que es el único al que sigo.

Tendría mucho más para decir, pero ya no son tan importantes. Estos son los que más me han marcado, y aunque hay muchos más (llevo leyendo activamente desde que estaba aprendiendo a leer, llevo muchos libros, para bien o para mal, a mis espaldas) ya no se distinguen mucho unos de otros. Podría decir que la serie de Los Cinco, de Enid Blyton, me hicieron disfrutar como una enana durante mucho tiempo, que hubo un par de títulos que tuvimos que leer para clase que me aterrorizaron hasta darme pesadillas (Los armarios negros y Cartas de inverno, por ejemplo, no recuerdo los autores). O que durante la carrera descubrí algunas joyas que me dejaron impresionada. Como lectura obligatoria tuve una vez Noches lúgubres de Cadalso, que fue impresionante, o que, aunque no entraba en el programa, leí Réquiem por un campesino español (Ramón J Sender) y no paro de recomendarlo desde que lo acabé, esa misma tarde.
También recuerdo libros tan horribles que no los acabé de leer, aunque de muchos no recuerdo títulos. Temo el día que tenga que profundizar en el Quijote (me parece una obra muy sobrevalorada, y Cervantes un escritor normaducho; en la literatura española los hay mucho mejores y no se les presta tanta atención), o que vaya acabarme Drácula, que lo tengo parado porque me acojona. También disfruté mucho Entrevista con el vampiro, y estoy esperando conseguir el resto, al igual que los de la serie de True Blood.

Son muchos libros, muchas páginas. Que leí, que leo y que quiero leer. Y que aunque últimamente esté algo parada, quizás pueda escribir.

Y por dejar de hacer un poco que este blog sea un monólogo, y porque sé que me sigue y me lee (aunque no siempre escriban) gente con cultura y que usa libros, os animo a que contéis en los comentarios (no tan extenso como mi entrada xD) los libros de vuestra vida. A ver cuántos títulos y razones diferentes salen.

2 comentarios:

La Petite Poupée dijo...

Y yo que acabo de soltar una pequeña lista de libros en mi blog... xDDD

Como tú, me engaché a Harry Potter desde el principio, y no podía dejar de leer sus libros (el sexto me lo devoré en un solo día, era mi récord imbatible hasta que me leí las 1000 páginas del último de Millenium en menos de 24 horas xD)

Otros libros más...

- Momo (de este hablé en mi blog)
- Drácula, es deliciosamente acojonante, quiero volver a leerlo.
- El lobo estepario, que es tan especial, tan único, esa forma de conocer el lobo que uno lleva dentro, que me atrapó y me dio unos cuantos revolcones. Recomiendo leer despacio.
- 1984 y Rebelión en la granja, indispensables y tan críticos... me encantan.
- El Principito, porque todos tenemos un niño en nuestro interior :)
- Un saco de canicas y El diario de Ana Frank, si te gustan los libros reales sobre el Holocausto, te erizará la piel y llorarás con ellos.
- 20 poemas de amor y una canción desesperada, porque la poesía también tiene su hueco y amo estos versos de Neruda.

Y seguiría, pero la lista ya es bastante grande xDD

Un besazo Anxo^^

Sandra dijo...

Me gustó leer tu lista de libros, igual un día me animo y hago la mía propia (igual solo, que soy demasiado vaga jaja), y también puede que me anime a leer alguno de los títulos para hacerme mi propia idea de los libros ;)

Besos!