21 de julio de 2010

Todavía soy una niña, vol. II

Hace unos meses publicaba esta entrada, Todavía soy una niña, en la que decía que había ido al Eroski y la cajera me regaló un huevo kínder, “se lo damos a todos los niños”.
Esta semana, al lado de donde está el Eroski de aquel día, abrieron un Gadis del tamaño de una nave industrial. Fui con mi padre los dos por primera vez para ver qué tal estaba, dimos unas vueltas, no encontrábamos las aceitunas (estaban escondidas las jodías), y al salir, la cajera me regaló un vaso tipo Baticao porque “así la nena se puede hacer los colacaos”.
Así que pasan los meses, cambiamos de cajeras y de supermercados, pero sigo igual. Con 20 ya cumplidos me siguen regalando como si tuviera 12. No sé si sentirme halagada, es demasiado pronto para empezar a descontarme años xD

Photobucket



Cada vez queda menos para el Mercado Medieval. Ya se nota la actividad en el pueblo, sales a la calle y hay siempre gente subiendo y bajando, electricistas, carpinteros, y gente mañosa en general montando los puestos propios del pueblo, colgando las banderas, repartiendo los pendones que vamos a colgar de las casas y todo lo que se pueda hacer para acabar cuanto antes y, cuando lleguen el resto de puestos, tengan vía libre para montar lo suyo.
Antes de las fiestas del Carmen ya habían puesto algunas banderas, pero todo lo nuevo que hay en el pueblo crea el ambiente de inmediatez de la gran fiesta del pueblo, que este año va a celebrar su décima edición. El programa oficial de actividades no cambia demasiado, pero cada mercado, como ha sido siempre, es diferente. Siempre hay un personaje o algo que llama la atención y que da ese toque de novedad. Un año fue la cetrería, los halcones volando por el pueblo, y los cabrones de los cuidadores que nos los echaban encima cuando nos despistábamos, otro fue el tiovivo manual de madera para los niños, hace dos años un tío con un gato dentro de un barril (iba dándole golpes al barril mientras hacía, con un aparato en la boca, que un gato de peluche se quejaba como si le estuvieron dando a uno de verdad), hace un poco más un tío con una pitón enorme…
Este año no se sabe qué será. Lo único bueno adelantado es que ciertas personas que preferiría no haber conocido están oficialmente repudiadas de mi casa, y este año no vendrán; que David se va a venir temprano, y que dan buen tiempo ^^
El resto bueno del mercado lo iremos viendo poco a poco. Este año empieza antes que nunca, el mismo viernes a la tarde, y acabará el domingo por la noche, hasta que el cuerpo aguante.

Photobucket
La foto que pude sacar, se empieza a notar el ambiente!



Y esta entrada se hace corta. No tengo muchas cosas que contar, y las pocas que tendría no me apetece contarlas. Ya estoy de nuevo con la autoescuela perdiendo medio día en Coruña, y poco más.
Las fiestas se acercan, la semana en Portugal de vacaciones se acerca también, y agosto y sus horas de estudio también…

A ver cuándo saco inspiración para hacer alguna otra entrada más currada, que estoy espesa este verano…

1 comentario:

ichirinnohana_is dijo...

Me uno a la espesura, que el calor me tiene derretida a la neurona xDD

Ay, a mí me echan también poca edad, pero se ve que tengo cara de mala leche de sobra, o no tienen premios, o pasan de mi cara, porque no me dan esas cosas xDDD

Haz muchas fotos del mercado!!! Yo este finde tengo competi roller, así que estaré muy distraída también =)

Besotes^^