16 de abril de 2010

Desconectada

El otro día tuve un momento de debilidad. Llevo días pensando en muchas cosas, todas malas, dándole vueltas a demasiadas cosas, y cada vez sintiéndome más y más débil y con menos fuerzas. El fin de curso se acerca y todavía no reconozco a profesores como la nueva de Morfología o el de Historia del español. Cada día me acuesto más tarde y tengo menos ganas de salir de la cama por la mañana. Asisto a las clases de la tarde porque si como en la cafetería de la Facultad no tengo que cocinar… y de paso me quedo a clase. Dejo de entregar trabajos porque no siento que vaya a hacerlos bien y tampoco me apetece esforzarme. El tiempo que no estoy en la Facultad lo paso sentada en mi cama, en silencio, escuchando música o viendo series. Si escucho ruidos por el piso prefiero morir de hambre a enfrentarme a mis compañeros. Cada día tengo menos ganas de encontrármelos, preferiría vivir sola a tener a dos fantasmas y medio vagando por la casa y amargándome día a día.
Muchas cosas que se van acumulando. Y exploté.
Decidí que junio está demasiado cerca, y que perder un curso que no tendría que perder significaría aliarme con Bolonia (cosa que no estoy dispuesta a hacer), o acabar en Santiago o en algún otro país donde los estudios universitarios no sean una especie de bachillerato vol.II, en algún momento de mi carrera, otra cosa que no estoy dispuesta a hacer.
Todavía tengo tiempo. Si quiero cambiar tal y como me está yendo el curso, puedo hacerlo. Con dolor de orgullo pediré toda clase de apuntes a los de clase, volveré a madrugar por mucho sueño que tenga, e intentaré no pensar mal sobre las madres de mis profesores. Voy a retomar las lecturas obligatorias, llegar hasta donde pueda, y en septiembre tener, con suerte, solo Literatura III, y que no se le sume Literatura IV o Sintaxis.
Quiero tener tiempo para mí, para desconectar de las clases cuando vuelva a ellas al 100%, para hacer cosas de clase o para pensar en lo que quiera. Lo último que me apetece hacer cuando tenga tiempo libre es ejercer de psicóloga (y con perdón de todos los posibles psicólogos que me lean) de gratis. Quiero dejar de preocuparme por elegir las palabras que le escribo a gente que llamaba amigos para no herirlos o para no empezar una nueva pelea de celos entre dos de estos amigos o más.
Eso significa dejar de lado definitivamente el foro de EuropaFM, y por extensión, todos los foros que seguía. El Rincón seguirá ahí porque no es esa clase de foro social, ni hay esa clase de gente dentro, o por lo menos no tienen esa clase de relación conmigo. Dejar el foro no significa dejar a todos los anónimos que me recuerdan día a día la mala persona que soy por usar un recurso retórico que jamás entendieron ni se preocuparán por entender como es la ironía; sino que implica dejar a toda la gente que conocí de esa manera también de lado. Los que me llaman amiga y los que me llaman de otras maneras, para bien o para mal.
Al tomar esta decisión me di cuenta que no podía llamarlos amigos. No me dio pena. Es más, sentí un alivio que no quería reconocer por no tener que estar pendiente cada día de ellos, de lo que les pasase y de los nuevos problemas que pudieran tener, para estar ahí y sacarle las castañas del fuego o ser un nuevo paño de lágrimas. No eran mis amigos, eran mis pacientes, mis hijos o mis… pobriños. No lo sé. Y para ellos no era una amiga, o por lo menos no para los más cercanos, sino… alguien de quien dependían, de alguna u otra manera. Eso no es un amigo, no sé cómo se llama, pero un amigo no es, desde luego.
No me dio pena, no. Me dio pena cuando tuve que renunciar a los flooders después de demostrarme que, efectivamente, no eran la clase de amigos que creía que eran. Me siento indiferente frente a este foro y su gente, sinceramente. Estoy cansada de estar pendiente de todo el mundo, de sentirme casi la única persona responsable en el mundo y de sentir que yo tengo que educar a los niños ya que sus padres no lo hicieron. También estoy cansada de que se me pida consejo para luego no seguirlo, o de tener que aguantar día a día los mismos problemas sin querer ponerles solución, y cuando yo tengo un problema, no se me haga caso. Eso no son amigos, son parásitos. Si se me pagase seguro que podrían ser pacientes.
Quiero volver a tener tiempo libre para mí sin estar pendiente del msn, del foro o de lo que sea. Quiero viciarme como nunca a los juegos del Facebook, retomar la literatura, no dejar abandonado por tantos meses el Rincón, volver a leer… hacer lo que hacía antes. Reunir fuerza y confianza en mí misma para poder llegar a final de curso sin problemas ajenos en la cabeza, con tiempo libre para descansar y esas cosas.
El piso no lo puedo cambiar. No por lo menos hasta que acabe el contrato, porque estoy dispuesta a irme. No me importa lo que me diga mi padre sobre mis convivencias problemáticas, porque de esta gente no quiero volver a saber más. De Jc sí, porque parece ser la única persona un poco normal aquí dentro. Le estoy cogiendo tanta manía a Lc que solamente escuchar en otro sitio su acento pijo de aldea y su tono “yo soy más importante que tú” (a lo mejor ni siquiera es así) ya me cabrea y me pone de malas. Sin contar con la risa falsa y forzada del otro, que taladra la puerta de mi habitación cada vez que sale de la suya.
Es lo mismo que con la autoescuela: quizás sea así o no lo sea, pero por dentro lo siento así, y no soy capaz de cambiarlo.

Las clases y el piso no puedo cambiarlos. Mi tiempo libre sí, y voy a hacerlo. Escribiendo esto estoy dando ya demasiadas explicaciones, cosa que no debería hacer, soy consciente. Si en la entrada anterior decía que las enfermeras me iban a reñir, en este caso mi novio es el que me va a reñir.
Pero no puedo seguir así, Él mismo me dijo que llevaba días viéndome apagada, distraída, callada, y por momentos más agresiva que de costumbre. Es cierto, son muchas cosas fluyendo por dentro, y tengo que cortarlas. Y voy a hacerlo.
Me pasó lo de siempre: me pongo a descender en picado durante unos días, exploto, y luego resurjo cargada de rabia y de indiferencia. Ya tuve mi momento triste y de debilidad. Ahora lo máximo que puede pasarme es enfadarme, una vez más.

Por cierto, para los que se den por aludidos y que parecieron no entender el mensaje de mi estado de Tuenti: DEJADME EN PAZ. No quiero más mensajes privados, ni más agregarme con cuentas secundarias al msn para hablar conmigo, ni más firmas en el blog, ni MUCHO MENOS mensajes al móvil, cuando fui MUY CLARA CON QUE MI NÚMERO NO SE TOCA, ESPECIALMENTE CUANDO NO LO HE DADO YO.
Por lo menos sabéis por qué quiero irme y con qué razón os voy a borrar de Tuenti, Facebook y así. Llevo meses aguantando a toda clase de gente, y eso os incluye a vosotros. Estoy cansada de atender solo a los sentimientos de otras personas, y llegó el momento de atender solo a los míos, no me importa cómo siente esto. Soy una persona horrible, lo sé, egoísta, altiva, soberbia y no hay nada que se me haya dicho que fuera mentira. Los Invitados tenían razón, todos. Pero, por una vez, quiero mirar solo por mí. E irme es lo que tengo que hacer.


Por cierto, llevo un par de días muy desconectada del mundo virtual. Conecté mi portátil desde la Facultad y creo que se desconfiguró o se cambió algo, porque me localiza línea pero no acaba de conectar (el famoso “acceso solo local”). Tenía la entrada esta preparada para publicar desde la Facultad ya que tenía que acercarme un momento, pero tal y como se fue Internet, volvió. No sé si se habrá configurado solo o simplemente me está tocando las narices.
El caso es que ahí está de nuevo, y por lo que marca el jdownloader, a la velocidad de siempre xD



Una vez más, cuando yo no podía describir lo que me pasaba, Aitor me sorprende cantándomelo al oído. Coplas de negra inquietud siempre me había gustado, pero creo que nunca la acabé de entender. Y el otro día, en el autobús, acumulando rabia después de explotar, él fue más claro que nunca:






Algo te ha debido pasar que te has equivocado
Algo te ha obligado a pensar y no has pensado
Algo te va a hacer reaccionar, que te has creído
Que tu miedo nos e puede notar
Estás perdido, pues

No llegas a ser lo que quieres, joder
Deberás de hacer los deberes
Que tú en vez de vivir como un hombre
Vives como un pez y por la boca te mueres
Deberás superar las barreras pero
Barrieron tu culo hasta la hoguera y claro
Debiste de dejar de ladrar y empezar a morder
para estar con los tipos malos

No llegas a ver las fronteras
Que ciegos más ciegos que tú dibujaron
Pues tu ego supera los egos
De aquellos que fueron y no regresaron
No quieres hacer lo que puedes pero
Pretendes enseñar lo que sabes y va ves
Que no puedes abrir este cerrojo
Y entrar a tu antojo sin tener las llaves

Algo te ha debido pasar que te has equivocado
Y algo te ha obligado a pensar y no has pensado
Que dudando nunca llegas
Y que no sirve poner pegas
Y que detrás de cada error estás tú

Traen los vientos junto con el frío
Coplas de tu juventud
Van rellenando de duda el vacío
Coplas de negra inquietud

No vas a volver dónde estabas por más
Que muevas la ficha que muevas
No darás la talla que dabas
O acaso pensabas que caería la breva
No llegarás dónde llegabas pues tú
Pretendes llegar más arriba
Jamás ya andarás lo que andabas
Tú para y espera que llega la criba

Pretendes hacer lo que debes
Viviendo al mismo ritmo que vives
Viendo por dónde te mueves
Va a ser difícil que los esquives
Veremos a ver en qué te escudas
Están esperando tu descuido
Veremos si entonces puedes
Hacer las cosas como es debido

Vienen los aires y te mueres de frío
No te queda ni salud
Paras y sudas en un mar de dudas
Coplas de negra inquietud

2 comentarios:

Sandra dijo...

Te he leído de cabo a rabo, y créeme si te digo que te he entendido en algunos puntos por conocerlos personalmente. Lo que ahora veo es que ya estás preparada para seguir, y que vas a conseguir todo lo que te propongas lo sé, al menos te creo capaz de ello.

Supongo que te hará falta una buena dosis de paciencia, pero con todo lo que ya has escrito está claro que te has armado con ella a modo de espada, y lucharás.

Bueno, no sé si me estoy yendo mucho por las ramas y tampoco quiero ser pesada.

Un gran besazo y muchos ánimos!

ichirinnohana_is dijo...

Hay momentos en que ya te cansas de acumular por los demás y explotas, arrasando con todo. No es malo si para ti el cambio será un cambio a mejor y si, sobretodo, la relación de antes era parasitaria ;)

Date unos días para ti y ánimo, que yo también estoy floja con el final de curso u.u

Besotes^^