3 de agosto de 2009

Noches en vela

Año y pico más tarde, vuelvo a dejar de comer, dejar de dormir... dejar de ser persona.
Mi mente vuelve a torturarme desde el inconsciente.

Pero ésta vez sé por qué me pasa.

Quiero a dos hombres, y yo estoy en medio de los dos. Cuando quiero acercarme a uno siento que me alejo del otro, y me duele, me duele mucho, porque veo que a ellos también les duele.

Y entonces vuelvo a agobiarme, a darme calores, a sentir una pelota en el estómago que no de deja comer, vuelven los nervios que no me dejan sentarme ni tumbarme ni estar de pie, a los nervios que me aprietan la mandíbula y no me dejan hablar... vuelvo a las infusiones, a trasnochar.

Mi mayor miedo eran estas dos noches pasadas. Y las superé bien. Con un poco de ayuda de la tila, de paciencia, y tiempo, mucho tiempo para aceptarnos los tres, se superará.


Photobucket



No, mente mía, no dejaré que vuelvas a joder a mi cuerpo.


Foto: Chams, de Bitterev

1 comentario:

ichirinnohana_is dijo...

Tu niño y tu padre??? u.u"

Mucho ánimo guapa!!!!!!! Besotes^^