8 de abril de 2009

Ubicación - Diario 2

Photobucket



A veces quisiera poder estar en dos lugares a la vez.
En mi casa no tengo preocupaciones. Puedo dormir todo lo que quiera, no tengo que pensar qué comer, hay calorcito y tengo a mis amigas a un tiro de piedra.
Pero entre sus brazos no existe el resto del mundo. Aislada de los problemas globales, no hay razones para dejar de sonreír. Si lo echo de menos no tengo nada más que levantarme de la cama, dar un par de pasos y abrazarlo. La cama no se me hace g r a n d e , y tengo su respiración para saber que no estoy sola.

En mi casa estoy… como en casa. Pero entre sus brazos soy realmente feliz. Llegar de nuevo a su lado significa dejar mi casa por casi otras dos semanas, pero permanecer aquí es tenerlo siempre en mi mente, pensando que está solo y que daría cualquier cosa por poder abrazarlo.
Pero unas horas más… y vuelvo a su lado.


Foto por Scotto, en Deviantart

No hay comentarios: