19 de octubre de 2012

Diario 43

Cada vez parece que escribo menos en el blog, pero es que tampoco realmente mucho que contar. Mis días están siendo bastante monótonos y repetitivos, aunque también podría tenerlo un poco más cuidado.
Sobre todo, estos días los estoy dedicando a ganchillar y a prepararme para estudiar. Que no es estudiar en realidad, el examen va a ser práctico y lo que tengo que hacer es acostumbrarme a esa práctica tan rara y larga.
En cuanto al ganchillo, estuve haciendo fotos al material que tengo nuevo, y ya no puedo seguir diciendo lo de que no tengo material para ir a mercados o ferias. Sí tengo material. Sobre todo en bufandas y guantes, que a lo tonto he ido juntando cosas y tengo casi una bolsa entera. En cuanto a amigurumi también estoy tejiendo bastante, aunque por estar lejos de Coruña estoy sufriendo una pequeña crisis de colores, y estoy teniendo que ponerme creativa para poder seguir tejiendo.
Viendo esto, me enteré de un mercadillo que se va a hacer en Coruña en noviembre. Me habló Ana de él, ella se apuntó de cabeza, y yo fui detrás. Como imagino qué clase de público va a haber, no voy a esmerarme mucho con el amigurumi y voy a dedicarme sobre todo a cosas de lana: guantes, algún gorro, y a ver si entre hoy y mañana lleno la casa de flores y broches. Me quedan restos pequeños de ovillos de colores, que no me dan para un amigurumi, pero imagino que sí dan para flores. Y hace mucho que no hago ninguna flor. Quién me diría a mí hace unos meses, tejiendo flores... xD
En cuanto a encargos me está yendo bastante bien. Me lo estoy tomando con calma, haciendo cosas que me gustan o que me apetecen por el camino, pero siempre tengo algo a la cola. E incluso alguno viene inesperado, como una compra de un pollito ayer por la noche a través de Artesanum. Creo que la próxima entrada de blog para Enemy Dolls será alabando a Artesanum, porque estoy encantada con ellos, y con cada cambio que hacen más (y eso es difícil xD).

Me estoy dando cuenta estos días de que diseñar patrones está convirtiéndose en algo normal en mí. Si no encuentro un patrón que me guste, lo hago y ya está. Y lo sorprendente es que no están quedando mal del todo. Empecé con un Slender man cuando llegué de Coruña (un poco chuchirrío, creo), seguí con un murcielaguito que llevo colgado del bolso y el otro día hice un Nyan Cat casi sin darme cuenta. El Slender man me dio ayer una sorpresa grandísima al buscar en google y ver que está casi de primero en las búsquedas. A mí que no me gustaba... y en esa entrada concreta, tengo más de 150 visitas. En Deviantart no están muy emocionados con ellos, aunque voy recibiendo visitas y comentarios. No es una avalancha de gente como era hace unos meses, con días con muchos comentarios y otros días sin nada. Voy a probar a colarme en Cuánta Razón, a ver si hay suerte y a ver qué sale de esos bordes.

El la otra cosa que ocupa mis días, están los estudios y qué va a pasar más allá de diciembre. Aún no repartí ningún currículum, es cierto, pero estoy mirando directamente maneras de irme fuera. Como primera toma de contacto estoy viendo que hay bastantes convocatorias para pequeños períodos de prácticas Europa adelante. Las becas Da Vinci, extensiones de las Da Vinci (hoy vi unas especiales de la UDC para sus exalumnos, aunque con las mismas condiciones que las originales), y diferentes organismos, con diferentes cantidades, diferentes destinos (aunque suelen coincidir en Alemania, Irlanda, Italia, Polonia; Finlandia es más difícil de ver) y en general, hay oportunidades. Estoy viendo prácticas desde un mes a nueve meses. Pero todas piden la titulación terminada. Imagino que así como me pongan mi 5 empezaré a enviar solicitudes a dónde pueda xD
Me da miedo irme fuera, claro que me da miedo. Pero, más allá de que aquí vaya a tener trabajo o no, más allá del máster, oposiciones, clases particulares, academias, supermercados o todas las otras cosas a las que pueda optar, es una experiencia que quiero vivir. Quiero por lo menos haber pasado un par de meses fuera, y saber si eso es para mí o no. Llevo mucho tiempo diciendo que quería irme a vivir y trabajar en Finlandia, y si me aferro a unas hipotéticas futuras oposiciones aquí, no sabré si me hubiera ido bien fuera. Me da más miedo verme frente a una clase de la ESO, harta de todos esos monstruos hiperactivos y ruidosos pensando que a lo mejor fuera estaba mejor.
Quiero vivirlo. Si no es para mí, ya me meteré en la ESO, y se intentará llevarlo como se pueda. Pero eso, que quiero probarlo por lo menos. A mi padre le hace menos gracia que a mí aunque haya sido él el que me lleve tiempo insistiendo en que fuera estoy mejor. Imagino que en el momento de la verdad está viendo que se vuelve real y que Finlandia, Canadá, incluso Brasil (adónde dice que me valla) están más lejos que Coruña. No realmente, porque en unas 3 horas de avión creo que te plantas en Helsinki... de mi casa a Coruña son 2 de bus.

Por el resto, el invierno... is not coming. El invierno llegó. Hay frío, tengo ya el deshumidificador puesto en mi habitación para poder dormir sin despertar con escarcha en la cara, y ya saqué los guantes y alguna bufanda. Tengo los pies congelados, llueve, y las pocas veces que sale el sol, sigue haciendo frío. En fin, lo de todos los años.
Con la cosa de las elecciones y el aniversario del Prestige a lo mejor me vuelvo a pasar pronto por aquí. Espero que con eso o alguna otra cosa :)

No hay comentarios: