22 de diciembre de 2011

Mes de silencio

Cuando empezó diciembre comparé la cantidad de entradas publicadas el año pasado y este, y vi que si escribía bastante durante diciembre, podría superar las entradas publicadas el año pasado. Y tenía intención de hacerlo, pero éste está siendo u mes complicado y no he encontrado tiempo ni ganas para ponerme a escribir.

Hace unos días, puse mi vida patas arriba. Pensaba realmente que estaba arreglándola, acabando o suspendiendo algo que me hacía infeliz, pero no resultó. Tras un par de días horribles, de los que he acabado somatizando lo que sentía, me eché atrás y por suerte se me ha dado una segunda oportunidad para cambiar yo, y no mi vida, que es lo que me estaba agobiando. Yo misma, no lo que tengo alrededor.
A quien le he querido contar esto ya lo sabe, y no creo que vaya a ser algo de lo que me vaya a olvidar, así que no creo que haga falta que lo escriba y lo haga público. Solamente digo que he cometido el mayor error de mi vida, pero que la mejor persona que podía tener a mi lado me ha perdonado y ahora estoy luchando por ser mejor con él y no volver a caer en lo que me llevó a ser tan estúpida.

En realidad sí tengo cosas que publicar en lo que queda de mes. Tanto que en las horas en las que mi compañera de piso decida apagar el router voy a ir escribiendo entradas para dejarlas programadas. Porque si este mes ha sido hasta ahora movido, no me queda nada.
Por ejemplo, en 7 días, el próximo jueves, voy a coger conscientemente por primera vez un avión (fui de pequeña un par de veces cuando tenía 3 años, no sabía ni qué era un avión ni recuerdo nada del viaje) para irme a pasar poco más de una semana a Sevilla con Iris. Me voy a pasar fin de año en Sevilla, espero que mi primer bien fin de año desde que tengo 5 años o más. Mis traumas con fin de año imagino que los contaré a la vuelta, aprovechando para contar las que liamos Andalucía arriba durante esos días :)
Mientras, hoy tengo otro concierto, que promete bastante a pesar de la sala donde se va a hacer. Y mañana tengo otro, con un carácter bastante benéfico ya que la entrada es comida para la cocina económica. Voy a hacer fotos en los dos, pero no sé cuántas crónicas haré. Ahora no estoy segura de poder hacerlas bien, pero seguro que dentro del concierto me vuelvo a envalentonar y acabo escribiendo varios folios sobre los grupos (como me pasó cuando fui a ver a Tálesien este mes pasado: no quería hacer crónica, luego quería hacer una cortita, y acabó siendo más larga que otras que quería hacer desde un primer momento xD). Tanto si hago crónica como si no la hago traeré las fotos por aquí y comentaré qué tal los conciertos y esas cosas raras que me pasan de vez en cuando con la cámara.
Esto me recuerda que no soy de hacer propósitos de año nuevo, simplemente porque no suelo cumplirlos y prometerme cosas para no cumplirlas es perder el tiempo y decepcionarme conmigo misma. Sin embargo, me he dado cuenta de que sí hay cosas que quiero hacer, y que me haría ilusión hacer. La mayor parte están relacionadas con la música, concretamente con grupos que quiero ver en directo durante este 2012. Así que ahí habrá otra entrada que ya estoy desarrollando.

Y para acabar y poder empezar con estas entradas, además de terminar todas las bufandas que llevo tejiendo todo el mes, me despido diciendo que este mes de diciembre me presenté a dos asignaturas, y aprobé las dos. No me siento aliviada como me estaba pasando con las notas últimamente, me siento contenta y motivada de cara a febrero para seguir limpiando y acabar la carrera cuanto antes.
Y me voy a escribir una entrada literaria que tengo pendiente desde hace un tiempo. Hasta pronto :)

1 comentario:

La Petite Poupée dijo...

Así me gusta, verte motivada :D Estoy deseando verte jajajjaja :P

Besazos^^