6 de junio de 2011

Parte de mi infancia musical

A veces exagero un poco cuando digo que pasé de escuchar Miliki a escuchar Slipknot. Más o menos fue así, porque el cambio fue radical, pero hay algunos matices. Y me acabo de acordar de esto porque he visto que uno de los grupos de mi infancia musical, Simple Plan, están a dos semanas de sacar nuevo disco.
Cuando empecé a escuchar música por mí misma, a eso de los 13-14 años, no era realmente consciente de lo que estaba haciendo. Hasta que la descubrí, no sabía que había música a mayores de la que sonaba por la radio, ni mucho menos de las diferencias, sutiles o no, que había en ella. Yo escuché Green Day mezclado con Ska-p y con System of a down sin ser consciente del lío que estaba montando. Me puse a escuchar simplemente la música que me gustaba sin discriminar estilos, ideologías, prejuicios sobre el género, etc. simplemente porque no sabía nada sobre todo eso. En mi “infancia musical” destacan unos pocos grupos, entre ellos Ska-p, Green Day y Simple Plan. Para no contradecir la entrada anterior y las posteriores aclaro que Sôber y el boom metal estaba todavía a unos cuantos meses de llegar. Escuché algo de Wir sind helden o Julie, pero ya era más mayor y no fue esa clase de escuchar, de poner el disco hasta que se raya.
Además de estos grupos, estuve muy influenciada también por el canal Viva y la MTV Alemana, que eran los canales de música que me llegaban a casa. Hoy en día doy gracias a que Los 40 fuesen de pago xD Conocí a muchos grupos gracias la MTV, que poco tiene que ver la con la española, o por lo menos rondando el 2004.

No recuerdo cómo llegaron a mi casa, pero sé que un día estábamos tanto Iris como yo enganchadas a Simple Plan. Eran un grupo del que nos gustaba la música y que nos hacía reír. Además, eran guapos. Lo tenían todo. Ahora que lo pienso, no sé si los descubrimos al ver Los feos también mojan, o vimos la película porque Simple Plan hicieron la banda sonora. Años más tarde, viendo Lost, me reencontré con Dj Qualls, y viendo la ficha técnica de la serie también me he reencontrado con Eliza Durskhu, aunque no la reconocí en su momento (ved Dollhouse, herejes).
Tuvimos un enganche bastante fuerte a Simple Plan. Acababan de sacar segundo CD y teníamos dos discos llenos de material que hasta el momento no habíamos conocido para nosotras. Recuerdo estar pasando el fin de semana en su casa, tirada en mi colchón en el suelo, y poner el CD y cantarlo entero entre las dos. No éramos como las niñas que siguen a Justin Bieber ahora, pero seríamos más o menos el equivalente del momento, aunque con los pies más en el suelo que muchas otras. Nunca llegué a discutir sobre si ellos eran los más guapos o los mejores, ni me ponía nicks diciendo que los amaba. Pero sí pasé horas y horas buscando fotos (y gifs) sobre ellos.

Fueron mis primeros experimentos fuera de clase con el inglés, y aún recuerdo las risas leyendo entre Iris y yo la letra de My Alien y partiéndonos vivas. Sé que llegué a saberme hasta los coros del segundo disco, y aún están colados en las listas de mis canciones (sobre todo en las de baladas, Perfect es una canción que marca una vez que la disfrutas).


Y pasaron los años, y ahora, 7 años más tarde, siendo bastante consciente de qué es la música y cómo, y sabiendo infinitamente más que cuando tenía 14 años, Simple Plan vuelven a mí. Vuelven sacando nuevo CD, como la última vez (el Simple Plan, que escuché cuatro o cinco veces y lo dejé aparcado porque no me gustó), pero con impresiones muy diferentes.
El primer CD suyo es de cachondeo. Y si no lo es, lo parece. Es un disco para escuchar las letras y reírte, con música divertida, movida y juvenil. Los vídeos también iban por ese camino. El segundo CD fue un poco más serio, pero sin acabar de romper con la jovialidad del primero; junta canciones como Perfect world o Untitled, bastante serias, con I’m just a kid (banda sonora de Los feos también mojan) o Crazy, más para fiesta. El tercer disco fue totalmente serio, con unos arreglos de música electrónica que no me gustaron nada. Además, apareció Pierre con el pelo a lo emo (de aquellas, hoy diríamos a lo Justin Bieber) y acabaron de perderme credibilidad. Me gustaron un par de canciones que sobrevivieron unos meses en mi mp3, sobre todo por nostalgia, pero acabaron desapareciendo.
Y ahora, estoy escuchando lo que creo que es el primer single del cuarto disco, Jet lag. No quiero adelantarme demasiado porque la canción puede ser una excepción dentro del disco y volver a las canciones con base electrónica y el tono serio, pero creo que eso lo han corregido. La canción vuelve a ser movida, de un tema más o menos trivial (por las primeras escuchas diría que una relación a distancia) y alegre. Pierre vuelve a tener el pelo normal aunque se ha tatuado el brazo entero, y me alegra muchísimo ver que los 5 siguen ahí, que no han cambiado a nadie (EH, NOWAYOUT!!). O los 6, como diría la listilla de hace 7 años (de dónde saqué el apellido Cunningham? Jajaja)
Y la cosa que hace que al acabar de publicar la entrada sobre el tatuaje me vuelva a poner a escribir: la canción de Jet Lag la sacaron con dos colaboraciones. Una de ellas es una versión con un cacho de la letra en francés, y la cantan con una chica que se llama Marie-Mai o algo así. La segunda colaboración es de la canción completamente en inglés, y la sacaron con alguien que se podría decir que entró (negativamente) en mi infancia musicial: Natasha Bedingfield, más conocida a mis 14 años por “la pesada”.
Lo que recuerdo de Natasha Bedingfield es que estaba a cada 10 minutos en la MTV Alemana. Que la chica no canta mal, pero es una sosa. Recuerdo que hubo una época que empezaron a poner un vídeo suyo, y cada tarde tenía que verlo cerca de unas 4 ó 5 veces. No sé cómo se llamaba el vídeo, la recuerdo caminando con un vestido blanco por un jardín con muchos tonos de verde, y poco más. Una canción sosa, ni movida ni lenta, ni medio tiempo, un pop muy descafeinado. Y eso a cada poco. Le acabé llamando “la pesada” y cambiando de canal cada vez que empezaba el vídeo.
Y ahora me aparece junto a Simple Plan. Sigue cantando en el mismo estilo, y de cara no ha cambiado (o eso creo), pero me ha sorprendido demasiado verla ahí, después de tantos años sin haberla escuchado nada, ya me había olvidado de ella.

Y seré muy metalera y estaré pasando una época muy death melódico, y me habré hecho un tatuaje del gran grupo de metal español actualmente (y quien me diga lo contrario le doy con el portátil en la cara, en activo hay muy poquitos que les puedan disputar el puesto y no parten con ventaja), pero el 22 de junio por la mañana voy a empezar a buscar por Google para ver si puedo descargarme el disco para poder volver a conectar con mi infancia musical.

She can take me to the place that she calls home,
in a spaceship that will someday be my own
Please take me to your leader
Tell her I will surrender
I will surrender

She has two arms to hold me
Four legs to wrap around me
She's not your typical girlfriend
She's my alien
My alien

1 comentario:

La Petite Poupée dijo...

Simple Plan... Hay canciones de ellos que me encanta oír y otras que mejor las alejen bastante... Pero bueno xD A ver qué hacen en el nuevo disco :)

Besotes^^