6 de septiembre de 2010

Nuevos primeros días - Diario 33

Aparezco de nuevo fugazmente desde el mundo donde no hay internet. En el piso todavía no contratamos servicio, y no sé si llegaremos a hacerlo. Creo que estamos esperando a que los vecinos más despistados nos presten la conexión que ellos no usan (otra vez xD). Pero todavía somos 3 de 4 en el piso (a la hora de publicar esto seremos 2) y no sé si va a cambiar.
Llevo ya desde el día 1 por la tarde en Coruña. Compañeros nuevos, piso nuevo, zona nueva… y de momento todo muy bien. Me voy dando cuenta poco a poco de lo realmente pequeña que es mi habitación (más incluso que la del año pasado), pero le estoy sacando partido. Además, tiene agujeros en las paredes que puedo aprovechar para sacar más espacio todavía en caso de necesitarlo, y tengo un Ikea a un bus de distancia para cualquier cosa que necesite (el recién inaugurado Ikea de Coruña xD).
La primera noche lo pasé mal. Fui la primera en llegar, y la primera noche estuve sola. Sola, en un piso totalmente nuevo. Así como se puso el sol, cuando ya mi padre se había ido, me di cuenta de que la luz de arriba de mi habitación no funcionaba, porque no tenía bombilla. Y yo no tenía ni bombillas ni nadie tan alto como para poder enroscarla. Además, no me traje todas las cajas, y el alargador está en una de las que todavía no tengo. Mi habitación tiene un solo enchufe (más tarde descubrí otro escondido y lejos), así que tuve que elegir: luz de flexo, u ordenador. Luz y nada que hacer, u ordenador y oscuridad. Escogí ordenador. Vi un par de capítulos de Dexter (estoy empezando la 3ª) y me fui a dormir. Como no tengo mesilla de noche, me peleé un poco con la silla del ordenador para tener dónde apoyar móvil y gafas mientras dormía, y así como me tapo con las sábanas y empiezo a estar a gusto en cama, escuché la voz de una niña pequeña por el pasillo de mi piso. O estaba tan cercana que parecía que estaba en el pasillo. Yo estaba acojonada. Sola en el piso, sin internet, y sin saldo. David ya me había llamado, así que no iba a volver a llamar, y mi padre no me iba a llamar a esas horas. Iris no había llegado a Coruña todavía, y desde luego, no iba a cruzar el pasillo para escapar del piso xD
Ahora que llevo unos días, la voz lo más probable es que haya llegado desde el patio de luces. Se escucha todo como si estuvieran a tu lado, y no solo cuando tienes la ventana abierta. También se escucha la cisterna de los vecinos de arriba, de vez en cuando algún que otro paso… pero la voz seguro que venía desde el patio de luces.

Me gusta la zona en la que está mi piso. No son edificios nuevos, pero hay ambiente de gente. No como los dos últimos pisos, que eran zonas de oficinas y apenas había vida por el día o así que caía el sol parecía una ciudad fantasma. Vivo cerca de una calle peatonal, y por las tardes está llena de gente en las terrazas de los bares, niños jugando calle arriba y calle abajo, y de gente paseando. Tampoco son edificios muy altos, es como el centro de un pueblo grande. Salvo que echas a caminar y no hay final, hasta que te encuentras con el resto de la ciudad.
Además, tengo la grandísima suerte de que Iris está viviendo un portal más abajo. Los pisos coincidieron, no los buscamos cerca ni mucho menos, pero somos vecinas, No podemos hablar por el patio de luces y hacer radiopatio porque su ventana da a la calle y la mía al patio, además de que coinciden en la misma pared de ventanas, no quedamos enfrente. Pero es una suerte tenerla tan cerca, bajar la escaleras y ya estar ahí. Cuando llegó pasé la tarde con ella, y el sábado fui a cenar con David a su piso y estuvimos hasta las 4 de la mañana de charla.
El resto del piso está bien. Todavía no sé cómo hacer para que salga agua caliente de la ducha, pero creo que es que cada vez que uno se ducha apaga el calentador después. Tendré que acostumbrarme de nuevo a los calentadores. Todavía tampoco sé muy bien dónde se guarda cada cosa en la cocina, pero ya tengo mi armario asignado con mis infusiones y galletas xD
Con los compañeros de momento sin ningún problema, y espero que siga así. Di con un par de… no sé si llamarles punkis, rockeros o metaleros, la verdad. Desde luego, nada de finolis como el año pasado. Son personas normales, civilizadas, coherentes, que piensan. Con las que se puede hablar, y parece que bastante abiertos y tolerantes. Por lo poco que sacamos el tema de salir, vamos por los mismos locales o casi, también. Tengo en cuenta que todavía falta un compañero por conocer, y no sabemos nada de él. De momento hay buen rollo y ningún problema, aunque sea mínimo, espero que él no tenga problemas con nosotros.

Vine tan temprano para hacer exámenes, o por lo menos con esa excusa. Tuve el 2 el de Morfología, el 3 el de Literatura III y el 16 tendré Sintaxis. Me presenté a Morfología totalmente desmoralizada, convencida de que no sabía nada e iba a gastar una convocatoria. Sin embargo, creo que el examen me salió bien. Las preguntas no fueron muy diferentes al de junio, pero creo que bien. Dice la profesora que esta semana que entra ya estarán publicadas las notas.
El 3 iba a tener el examen de Literatura. Llevaba mucho tiempo sin tocar esos apuntes, concentrada en Morfología y con lo mal que estudio en mi casa. Llegó el día anterior y perdí la tarde con mi padre acabando de montar mi habitación, llegó la noche y no recordaba ni qué materia entraba. Sabía que entraba Neoclasicismo, Realismo y Naturalismo pero… ¿qué partes? Decidí que lo más o menos inteligente era no presentarse. Prepararla para diciembre, junto a Literatura IV, hacer tutorías si era necesario, conseguir los apuntes que me faltaban, e ir sobre seguro. Y también bastante importante, no llevar el disgusto de llegar, entregar en blanco y sentir que había perdido el tiempo totalmente.
Empezaré el martes a estudiar en serio para Sintaxis. Estuve mirando por encima mis apuntes, y son bastante buenos (salvo que falten páginas, que lo dudo, y que no puedo saber hasta ponerme delante de ellos en serio), así que voy a ir a por todas. Y que sea lo que Dios quiera.

Más cosas… es muy posible que en unos días tenga una mascota propia de verdad por primera vez en mi vida. Pero ya lo contaré en otra entrada. Porque en caso de que no pueda conectarme, dejo algunas entradas programadas para no dejar morir el blog durante las semanas que me faltan para tener internet, aunque sea en la Facultad.

Suerte con los pocos principios de curso que está habiendo. Espero poder estar activa de nuevo por aquí pronto.

1 comentario:

ichirinnohana_is dijo...

Mucha suerte con Sintaxis, nena^^ Y espero que te vaya bien con el piso y la gente que te ha tocado =)

Besotes`^^