14 de septiembre de 2010

Cobaya (aka Culo Blanco)

Como adelanté en una de estas últimas entradas tengo mi primera mascota oficial (la tortuga era mía, pero en realidad siempre la cuidaron mis padres). Es una cobaya mezcla de pelo corto con pelo largo, de color blanco y marrón claro. Creo que tiene una oreja y su alrededor negro, pero como todavía no sé si va a cambiar de pelo, no sé si se va a quedar con ese color.
Lo de tener una cobaya empezó por Iris y su piso nuevo. Antes de llegar ella había un chico en el piso, y tenía una cobaya hembra y otra macho. Como suele pasar, la hembra se quedó preñada. Parió tres cobayitas y el tío, cuando se fue del piso, dejó allí a la madre y a las tres crías. Ni Iris ni sus compañeras de piso estaban interesadas en quedárselas, así que empezaron a repartirlas. A las crías les encontraron casa pronto, y tenían intención de dar a la madre a una tienda de animales. Cuando llegué a Coruña estaban ya repartidas. Eran monísimas, pero como ya tenían dueños, a la espera de que pudiesen separarse de la madre, no dije nada.
A los tres días, una de las chicas que había dicho que quería una cobaya se lo pensó mejor y dijo que no. Parece ser que ya tenía una, quería la segunda para que se hicieran compañía, pero murió la primera. Ya no estaba interesada en la otra. Así fue como se me ofreció al pequeñín. Acepté sin pensarlo mucho.
Pasé unos días investigando por internet sobre cómo se cuida una cobaya, qué necesitan y qué no pueden comer. Esas cosas. Me pareció un buen animal, aunque tenía el problema del espacio: son animales que necesitan una jaula espaciosa, y la habitación de este año no es grande. Las jaulas que anunciaban en zooplus (donde David compra la comida de su perra, y donde voy a empezar a comprar yo las cosas para la cobaya) no me cabían en la habitación. Simplemente. Seguí buscando, y por Ebay no había nada, ni jaulas para cobayas ni para conejos (que son las mismas básicamente), ni pequeñas para hurones, ni grandes para hámsters. Nada, o nada por lo menos que se pudiera adaptar a una cobaya, porque no pueden tener suelo de reja y esas cosas.
De las tres crías, me fijé en una que era más clara que las otras. Tenía todo el culo blanco, y parte de la cara. Me hacía gracia porque corría por la jaula, saltaba, y se dejaba ver un poco más que las otras dos. Cuando le empecé a coger cariño, me dijeron que justamente ella, estaba cogida. De las otras dos, el novio de una de las compañeras de Iris había escogido una, pero que no la sabía describir. Tendríamos que esperar a que llegase él para poder llevarme la mía.
Hace un par de días, Iris me llamó por teléfono y me dijo que la chica que se había adjudicado la cobaya de culo blanco también se echó atrás. Yo me podría quedar con Culo Blanco :)
Y ayer por la tarde me dijeron que me la podía llevar ya. Como todavía no hicimos el pedido a zooplus (estamos esperando a que estén algunas cosas en stock de nuevo) llevé la jaula al piso de Iris y me dejaron algo de lecho y ya me llevé a la cobaya dentro de la jaula :)
Pensé que iba a estar chillando toda la noche, y por si acaso, antes de ir a buscarla, les dije a mis compañeros de piso que lo sentía si los despertaba y así. Pero nada. No hizo ni un ruido. Únicamente, cuando caminaba por la jaula, que movía la madera que tiene de lecho y crujía un poco. Pero de todas formas no dormí gran cosa xD Estaba preocupada todo el rato por la cobaya. Por si no le funcionaba en bebedero (no me fío nada de él), por si se quedaba sin comida, por si tenía frío… me levanté cerca de las 5 de la mañana a ver si dormía y estaba despierta. Me dio la impresión de que hacía un ruido como tiritar, e intenté abrigarla como pude. Todavía no le tengo casita, para que no se refugie y no me vea, pero tampoco así puede hacerse un nido y guardar el calor.
Cuando desperté me vestí, hice la cama, y abrí la puerta de mi habitación. Sabía que mis compañeros (por lo menos los que están aquí) querían verla, y no tardaron en aparecer por la habitación preguntando por él. Mientras, como era de esperar, el pobre bicho asustado en una esquinita.

Y esta tarde, con David en el salón la cogí un par de veces, y me la traje al sofá, para que explorase un poco. Y también para que se acostumbrase a estar conmigo. Hizo ruidos por primera vez desde que está aquí ^^, aunque me puso cara de asco a toda la comida que le ofrecí xD Luego la llevé a la habitación de nuevo, y David y yo nos pusimos a ver el season finale de True Blood. Cuando acabó y se tuvo que ir, fui a la habitación sin hacer ruido, y la pillé robando un cacho de lechuga. Cuando me vio aparecer hizo ruido de llevarse una sorpresa xD
Es taaaaaan mona ^^


Y bueno, las fotos que le saqué hasta ahora. Seguro que hago más en cuanto empiece a caminar por la jaula, o cuando la vuelva a soltar por el salón.


Photobucket
Photobucket


Es demasiado adorable cuando estira la cabeza para curiosear *-*
Por cierto, sigo buscando nombres. No me gusta Culo Blanco, pero tampoco se me ocurre ninguno que me llame la atención xD Soy un caso xD

2 comentarios:

ichirinnohana_is dijo...

Pues Culo Blanco es un nombre gracioso, mujer xDDD

Tiene pinta de ser muy mono^^ Besotes!!!

Proyecto de Escritora dijo...

Que chula :)

El nombre es gracioso, pero probrecito, jaja, al menos ponle culo blanco de apellido, pero de nombre, otra cosa que sino te va a dar cosa cada vez que te pregunten como se llama, jaja.

Besos!!


PD: pásate por el blog, que tienes que decirnos cuales eran tus textos!!