30 de noviembre de 2012

Querida burocracia (enésima parte)

Llevo cuatro años estudiando en la misma Facultad. A estas alturas conozco al personal que trabaja allí, tanto profesores, como bibliotecarios, administrativos, e incluso el personal de mantenimiento y limpieza. A estas alturas he perdido la fe y la esperanza en dos de esos grupos: los profesores y los administrativos. He visto más chapuzas que cosas bien hechas, y por eso pensé que sin esperar nada de ellos, no podrían sorprenderme, para mal, nunca más.
Oh, todo lo que me equivocaba.

Tras tres años de carrera y ni una sola ayuda para aprender a matricularnos y para hacer otros trámites burocráticos, decidí que yo sola no sabía contar créditos. Iba a entrar en 4º, que sería mi último año de carrera, y aunque estaba contando con necesitar casi un curso más, quería saber cuántas asignaturas tenía que hacer. Matricularme de todos los créditos necesarios para terminar la carrera, o en junio o en septiembre. No sé contar créditos todavía. Hace mucho que no toco las matemáticas, y aunque sea sumar y restar, siempre me dieron problemas. Sobre todo la parte de que uno de los tipos de créditos que tengo que cubrir no es múltiplo de 6, cuando todas mis asignaturas son de 6, y no sé si puedo aprovechar los créditos sobrantes para cubrir los de libre elección, o tengo que hacerlos a mayores. El caso es que después de contar y contar, cada vez que me pongo a mirar créditos me da un resultado diferente. Y es por eso que fui a pedir ayuda secretaría.
Les expliqué lo que me pasaba. No fui la única, toda mi clase (e imagino que las otras titulaciones también) pasó por secretaría esa semana para lo mismo. Me contaron los créditos, me dijeron los que tenía, los que me faltaban, y resolvieron que tenía que hacer X asignaturas (no me acuerdo de cuáles) para tener todos los créditos completados. Me parecieron pocas, pero para eso pasé 2º y 3º de carrera de 8:30 de la mañana a 8:30 de la noche en la Facultad, de clase en clase.
Terminaron las clases, hice los exámenes de junio, me quedaron un porrón de asignaturas (obligatorias) para septiembre; estudié durante el verano, y las saqué todas, menos una. Gramática II, una asignatura que a principios de curso nos dijeron otros profesores “todos los de 4º están asustados siempre por Gramática II” y no parecía para tanto, sí lo era. Pero bueno, una para diciembre, y echándole ganas, se aprueba bien. Sigo terminando el curso en el 2012, cuenta como año académico 2012.
Me matriculo por internet, pero aunque somos muy modernos, hay que pasar por la Facultad igualmente. Así que hago la matrícula de Gramática II, imprimo todos los papeles, y cuando puedo, me acerco a la Facultad (a 100km de mi casa). Entrego una autorización para que me pasen el pago de 20€ de matrícula a mi cuenta del banco, y de paso, una tía se pone a fozar en mi expediente. Y me dice “sabes que te faltan créditos por cubrir, no?”.
Pues sí. No me quedaba solamente Gramática II por hacer, sino que tengo que hacer DOS asignaturas optativas a mayores para cubrir créditos de libre elección. Porque imagino que como a nadie le dan problemas (son una putada) cuando dije lo de hacerme el recuento, debieron pensar que iba a no sé, sacarlos de una chistera o encontrarlos bajo un sofá, y no me los tuvieron en cuenta.
Me dijeron que tenía apenas una semana para cambiar la matrícula, y tras mucho pensarlo y hablar con compañeros y profesores, volví a la Facultad. Me matriculé en esas dos asignaturas (Literatura gallega y Hermenéutica filosófica) y puse las tras asignaturas en convocatoria extraordinaria de fin de carrera para poder hacer el examen en diciembre sin haberme matriculado antes en ellas (vamos, que no soy la primera a la que le pasa y ya buscaron una manera de arreglarlo lo máximo posible).

Matriculada, ya solo me queda luchar con los profesores o los apuntes. O es lo que quería creer, porque me siguen puteando y siguen cagándola, una vez matriculada, arreglada de papeles y con los plazos para cambiar cosas terminados.
Me han pasado el pago de la matrícula dos veces.
La primera vez, cuando fui a la Facultad y me dijeron que me faltaban créditos, les fui a entregar un papel para que me pasasen el pago al banco directamente. Una asignatura sin docencia son 20€ (que para sentarte a calentar una silla durante 2 horas y 6 folios ya es cara de carallo), y durante el tiempo que me estuve pensando qué otras asignaturas coger me pasaron el pago.
Luego, fui a modificar la matrícula. Añadí dos asignaturas más, optativas y con convocatoria de fin de carrera, es decir, diciembre, un examen. Según lo que pone el papel que me imprimieron como justificante de matrícula, las tres asignaturas son 40€. Que ya también me parece caro para ellos no tener que hacer nada.
Pues me han pasado un pago de 40€. No de los 20 de diferencia, ni los devolvieron antes, no, volver a cobrar todo.
Es decir, cuando me acerque a la Facultad tendré que volver a pasarme a visitar a esa panda de inútiles, y decirles que corrijan eso. Que bastante tengo con los problemas y complicaciones que me pusieron durante estos años para andar aguantando tonterías a última hora.

Ahora a ver qué problemas me ponen. Porque para cobrar siempre andan espabilados, pero para devolver el dinero... voy a ver esos 20€ en Semana Santa, lo estoy viendo.

Mientras, es 30 de noviembre. Tengo el examen gordo el 3 de diciembre. Estoy acojonada. A veces pienso que va bien, a veces pienso que va mal. No tengo ni idea de qué va a pasar. Rezad todos por mí. Mucho.

No hay comentarios: