25 de noviembre de 2012

Desastre de mes

Creo que es la primera vez que me pasa, en los tres años y pico que tiene este blog, que escribo solamente tres entradas en todo el mes. Si es por falta de tiempo, falta de motivación en general, una rutina poco interesante...
Los cambios en mi vida son pocos y pasan muy poco a poco. Estoy forjando un par de rutinas nuevas, pero van naciendo tan poco a poco que no veo un momento en el que empecé a hacerlas, y no tengo por lo tanto una fecha para contarlas.
A la Universidade Cromática nos cedieron la Capilla del Pilar. Desde finales de octubre que tenemos las llaves y permiso para usarla dentro de los límites razonables. Nos hemos puesto las pilas, y aunque al principio no estuve en la organización de esas actividades, estoy ya plenamente dentro. Cada dos semanas, los viernes, tenemos sesión de cine, abierto, gratuito para todos, por la noche, y una vez al mes tenemos club de lectura. También abierto y gratuito. Hasta ahora ya he asistido a unas tres sesiones de cine, y una sesión del club de lectura.
En el cine estamos en pleno ciclo de Wes Anderson. Hasta ahora vimos Viaje a Darjeeling y The Royal Tenenbaums, dentro de dos semanas nos toca Fantastic Mr. Fox, que dicen que es de las mejores que tiene. Son películas que me alegro de ver visto, por lo extrañas pero buenas que son a la vez. Quizás no las hubiera visto sola en casa, o no las hubiera disfrutado tanto, pero pese a la pésima acústica de la capilla y las temperaturas árticas, las disfrutamos. Es tipo de cine que no había probado nunca, y como experiencia está bien.
Para el club de lectura vamos alternando: un mes leemos ensayo, un mes leemos literatura. Hasta ahora solamente pude ir a una sesión, de literatura, con La hora de la estrella, de Clarice Lispector. No la conocía y creo que hicimos un buen acercamiento. Ninguno de nosotros había leído ningún otro libro suyo, por lo que no sabemos si ése es su estilo habitual, aunque tiene toda la pinta de que sí (fue su último libro y ella lo sabía). Si sus otros libros son así, me gusta y quiero conocerla mejor.
El 15 de diciembre tendremos la siguiente sesión, esta vez de ensayo. No conozco al autor, ni la temática, sé que dijeron que nos iban a chocar las ideas del señor. Algo de “por una vez vamos a criticar y no a alabar”. Tiene toda la pinta de ser un absolutista o capitalista, cuando nosotros, por decirlo de una manera muy simplificada, tiramos al comunismo. No personalmente, sino por la manera de funcionar con la asociación, en el sentido de rechazar el dinero y apoyar la cultura gratuita. Y los autores que ellos suelen leer, que yo de ensayo no leí nada desde los libros de narratología de la carrera, también se acercan a esas ideas.
Y para la siguiente sesión de literatura vamos a tener otro autor que llevo tiempo queriendo conocer: Roberto Bolaño. No el Bolaño al que le van a dedicar las Letras Galegas en el 2013, sino el sudamericano. Estuvimos mirando extensiones de diferentes obras, y vamos de estrella en estrella: Estrella distante. Ya llevaré a Canal Nostalgia mis impresiones. Además, por mi cuenta quiero leer Los detectives salvajes, que tenía que leerla para clase pero no me dio tiempo, y tenía una pinta muy muy buena.

Tenemos la capilla puesta bien bonita. Subieron al coro tres sofás, y le construyeron una mesa con un par de palés y unas ruedas, además de una estantería. Para la parte de abajo consiguieron que el ayuntamiento les diese algunos bancos del parque, que tenían en un almacén, y llevan unos días pintándolos, por estar tan desastrados. Ahora tenemos bancos de colores. También tenemos una mesa de reuiones, sillas, una vitrina rescatada de la basura, nos trajeron un par de radiadores, trajeron un radiadorcito pequeñito, y montaron otra mesa donde tenemos equipo de sonido para poner música ambiental. Está viva la capilla xD
Durante la semana, todos están fuera. Vienen los fines de semana y es cuando hay realmente actividad allá dentro, pero durante la semana estaba cerrada. Entonces yo, que estoy aburrida aquí, dije que podía tenerla abierta durante las semanas. Aunque sea por ser un puesto de información, porque durante las semanas no organizamos nada. Tienen en marcha el concurso de fotografía (no me incluyo porque voy a participar), están las fichas para hacerse socios, etc. Y yo aprovecho para estudiar.
No es el sitio más cómodo, ni el más calentito, pero es el que menos distracciones tiene. En casa soy incapaz de hacer nada. Es más, tengo que enviarle un texto a una profesora para que me corrija de cara al examen, y aquí llevo dos horas intentando corregirlo por encima para enviarlo, y no soy capaz de leer más de dos líneas a la vez, eso si me entero de qué ponen.
Y esa es una de las rutinas nuevas: a las 5 voy a la capilla, estudio una hora y pico-dos horas, y me pongo a leer hasta las 7 y media. En principio quería estar hasta las 8, pero no soy capaz de estar tan concentrada durante 3 horas seguidas, y si empiezo a pensar en otras cosas, pienso en los espíritus de la capilla, el frío que hay, en el hambre que tengo a esas horas... me acojono y me voy de todas maneras.
Estoy volviendo a leer, a diario, durante una hora y pico, como costumbre. Y estoy sufriendo de miedo al abismo: hay tantas cosas que quiero leer, tantas cosas que quise leer y durante estos cuatro pasados años no pude, que no sé por dónde empezar. Acabo decidiéndome por algún libro que tenga a mano, cualquiera, sin acabar por sumergirme en ninguno de los que quiero leer en realidad xD Ahora estoy con una antología de Merimée, que me va a durar un par de días más, y luego espero tener la lista de libros que tengo que leer para Literatura Galega, que me tuve que matricular porque me faltaban créditos (aquí tengo que solicitar un gran aplauso para los de secretaría de mi Facultad) y tengo que avanzar con ellos. Pero luego, no lo sé. Tengo ganas a varios bestsellers, por eso de dejar que un libro me enganche por la historia y volver a devorar páginas, volver a tener esa fiebre por seguir y acabar un libro, y esa sensación de “y yo antes qué hacía con mi vida?”.

El 3 tengo el primer examen, de Gramática II. Estoy acojonada. Pensaba que aún tenía 15 días y esta será la última semana. Se me echa encima el tiempo, y vuelve esa sensación de “no sé nada, la voy a cagar”, a la que se junta con la presión de que quiero acabar YA. Si suspendo este examen, la siguiente convocatoria es en junio, con lo que me pierdo las mayor parte de convocatorias de prácticas y trabajo en el extranjero de este curso. Pero sobre todo, quiero ir en diciembre a ver a Gerardo (otra cosa que se ha ido fraguando poco a poco y no he venido a contarlo) con el alivio de haber acabado ya.

Ahora voy a intentar seguir con el texto este. La asignatura no es difícil en sí. Es difícil porque es aburridísima y no hay quien estudie eso con ganas.

No hay comentarios: