3 de septiembre de 2012

Drácula, de Bram Stoker

Hoy, como plan de mañana de domingo, fui a la exposición de Drácula que lleva ya unos meses abierta en la Fundación Luis Seoane de Coruña.
Había quedado con una chica de Coruña, pero sus planes de fin de semana eran muy completos, según dijo, el sábado se le fue de las manos y le fue físicamente imposible llegar despierta al domingo. Tiene toda la pinta de que volveremos juntas, pero quería estar tranquilamente también por la exposición.
Lo primero, en Google está mal indicada la Fundación. La señala en una iglesia, que a esas horas, además, estaba llena de señoras yendo a misa y pocos vampiros podía haber ahí dentro. La Fundación queda bastante más abajo, y tras rodear 3 de sus 4 paredes y se llega a la 4ª, donde está la entrada.

Sin entrar en el contenido, la ambientación de la exposición está currada. Está en la segunda planta del edificio, y para llegar allí hay que subir unas escaleras, tapadas con unas cortinas negras. Se atraviesan las cortinas, y al terminar la escalera, lo primero que se ve es una estructura rectangular, blanca, con la silueta de un vampiro y manchas de sangre en rojo. Soy bastante impresionable, pero me parece un buen inicio de exposición xD
Dentro, hay un poco de todo. Primero, el mito del vampiro antes de Drácula, las fuentes de Drácula, ediciones modernas y no tan modernas del libro, cómo se fue formando visualmente la imagen que tenemos del Conde, películas en las que aparece el personaje, y esas cosas. Además, tienen una pantalla pequeña con una película o algo así cómico sobre vampiros, y en una sala oscura tipo cine una proyección más larga y creo que más seria sobre la figura del vampiro. Aprovechando la temática tienen un pasillito dedicado al vampiro en Galicia (que hay poquito, la verdad), y una sala con un Bestiario con una colección que creo que pertenece a la propia Fundación.
En cuanto a material, están bastante surtidos. Tienen un montón de volúmenes expuestos, sobre todo sobre las fuentes de Stoker para escribir Drácula, y bastantes postales, cartas y demás manuscritos de Stoker a sus amigos o de sus amigos a Stoker. Facsímiles, claro, pero igualmente interesantes. Incluso tienen el fácsimil de la tabla temporal y la línea cronológica que hizo Stoker para usar de guía al escribir la historia.
No lo esperaba, y tienen muchos pósters de películas e ilustraciones de cómics, y algunos gravados/acuarelas sobre vampiros muy chulos. También hay una serie de fotografías muy bonitas de Bella Lugosi como Drácula durante el rodaje. Ya como máximo, tienen una réplica del traje que le pusieron al personaje en la película Drácula de Bram Stoker. Y algo que, cosas de filóloga, o fanática, o todo junto, me puso los pelos de punta: una editio princeps de la obra.
Una editio princeps es una primera edición. Pero primera primerísima. No es la primera edición de una editorial, o la primera edición con un estidio preliminar o unas ilustraciones. Es el formato en el que salió por primera vez a la calle ese libro. Y Drácula es de 1897, si no me equivoco. Es decir, por encima de ser un libro histórico, como objeto en sí tiene como un porrón de años.

La editio princeps, la tabla cronológica y el traje están en un pequeño apartado. No es que sea una sala aparte, porque no está cerrada, pero la propia arquitectura del lugar la cierra un poco. En un lado de esa sala sale un pasillo estrecho, oscuro, que tras un par de recodos da a la sala oscura-de cine donde estaban proyectando lo que me pareció un documental sobre vampiros. Soy impresionable. A estas alturas, de estudio del mito vampírico, de disfrute de vampiros, y de haber visitado la exposición, tengo que admitir que no me acabé el libro. Lo empecé, pero llegó un momento en el que estaba tan acojonada de lo que me estaba imaginando que tuve que dejarlo. La sala de cine me estaba poniendo muy nerviosa. Sobre todo, porque cuando llegas de la claridad del resto del edificio y entras, es un agujero negro en el que solamente ves una pantalla. No sabes si hay gente, si no la hay, qué profundidad tiene la sala, y todo eso. Estaba esperando en que cualquier momento saliese alguien de entre las sombras y me agarrase.
Pero lo peor es al salir. No sé si lo habrán planeado así, pero si lo hicieron es un detalle muy grande. Cuando sales de la sala oscura te da la claridad de frente, y te quedas medio tonto por medio segundo. Entonces, a tu derecha, dentro de tu campo de visión, pero no del claro, entra el traje de Drácula. Que, por ese medio segundo en el que estás tonto, te da la sensación de que hay alguien, de que el puto Drácula está ahí. Dos veces entré en la sala, las dos veces salí acojonada, y las dos veces pensé que había alguien. Y en la segunda ya sabía lo que me iba a encontrar.

Para buscarle pegas, mi curiosidad de filóloga se quedó con ganas de saber un poquito más. Sobre todo, sobre la primera recepción de la obra (si gustó, cuántas reimpresiones hubo en cuántos años, si se vendió mucho o pasaron de ella los primeros años, etc.) y la genealogía de la obra, tanto de todos los Dráculas salidos a partir del primero (como las películas La novia de Drácula y así), como si aparecieron más vampiros y libros de vampiros a partir del de Stoker, o si siguiendo haciéndose los que estaban haciéndose antes de publicarse. Pero está compensado porque me llevo un par de títulos de estudios sobre vampiros además de tener más o menos claro qué edición quiero para mi biblioteca.
Y como estaba sola en la exposición, no es que solamente no llevase amigos, me harté a sacar fotos.

Photobucket
Texto de presentación de la exposición

Photobucket
La estructura blanca y roja que se ve al subir las escaleras, con la primera sala en la que está la exposición

Photobucket
Gravados de Goya en los que aperecen vampiros o seres que recuerdan a los vampiros

Photobucket
El decálogo del vampiro. Que queden las características bien claras.

Photobucket
Carteles de películas.

Photobucket
La sala con el traje, las fotografías de Bela Lugosi, y en la vitrina del centro, la editio princeps.

Photobucket
Ediciones modernas de Drácula.

Photobucket
La editio princeps de cerquita. Noes muy diferente a lo que puede ser una edición normal de ahora, pero a mí sobre todo me llama la atención que en la cubierta no lleva ni nombre de editorial, editor o aunque sea, impresor.

Photobucket
Ilustraciones sobre vampiros.

Photobucket
La entrada a la sala del bestiario.


Ahora voy a redactarlo todo un poco más bonito, a ver si le hago un hueco a esta exposición también en Canal Nostalgia :)


*Decálogo del vampiro:

1.No proyecta sombra ni se refleja en los espejos.
2.Tiene la fuerza de varios hombres.
3.Puede transformarse en lobo y en murciélago, reptar por las paredes, ve en la oscuridad y domina a las bestias y animales inferiores como las ratas y los insectos.
4.Es capaz de controlar las fuerzas de las tormentas y otros fenómenos naturales y de crear masas de niebla para ampararse en ellas.
5.Su aliento, pese a que es fétido, y su voz poseen poderes hipnóticos.
6.La luz del sol lo destruye. Solo puede salir de noche.
7.No soporta los ajos, ni en cabezas, ni en ristras ni en flor.
8.Le ahuyenta la cruz, el agua bendita y la hostia consagrada.
9.No puede ingerir alimentos. Únicamente se nutre con sangre que chupa de la yugular de sus víctimas.
10.Un vampiro no entra jamás en un lugar donde no ha sido invitado previamente.

1 comentario:

La Petite Poupée dijo...

Impresionante todo, qué buena pinta tiene esa exposición :D (Y qué lejos me pilla xD)

¡Besos!