29 de octubre de 2009

Luchando contra la ansiedad Vol.II y un pesado...

Hoy, de nuevo, casi tres horas (bueno, menos media de descanso) de hablar y hablar sobre la ansiedad para salir y decir “vale, ¿y algo que no supiera ya?”

Estuvimos básicamente repasando los efectos de la ansiedad cuando se presenta de forma negativa, las respuestas del cuerpo a nivel pensamientos, a nivel reacción fisiológica y a reacción “comportamiento”.
También hablamos de cómo hacer para evitar la ansiedad frente a los exámenes. Lo primero, tener el temario bien preparado. Eso incluye tener un método de estudio válido, haber preparado el tema, e ir seguros. También hablamos de lo que podía afectar a la hora de estudiar (la concentración, nuestro estado físico y mental, dónde estudiamos, qué estudiamos, etc.), y de ahí pasamos a trucos para llevar mejor la época de exámenes: una correcta alimentación (nos dio una lista con las cosas que activaban el cerebro, para rendir más), una correcta higiene, la postura a la hora de estudiar, etc.
En realidad no hicimos mucho.
Bueno, como siempre, llamé la atención. Era la única de todo el aula (seríamos unos 15, tampoco nada exagerado) que no se ponía nerviosa con los exámenes, y que por eso contestaba al revés.

Mañana se hará el cierre del curso, daremos algo de técnicas de relajación y espero sacar de él algo un poco más útil que el marisco es bueno para estudiar, al igual que las avellanas y el azúcar xD


Y cambiando de tema, que esta entrada se me está quedando un poco corta (tengo varias fotos de los campus que saqué estos días, pero tengo que reducirlas y tal y me da mucha pereza, lo siento xD), acabo con un sms que recibí nada más encender el ordenador.
Es de mi primer novio, una cosa con la que me lié y de la que me enamoré hace muchos años ya, y a la que no veo desde… principios del 2007 o así.
El sms, para abreviar, dice algo de “hola, qué tal, hace mucho que no sé de ti, y como me arrepiento de todo el mal y el daño que te hice hace un tiempo, quiero preocuparme por ti”. Pero qué pesado es, y eso que llevaba un tiempo sin aparecer demasiado. Me daba toques habitualmente, toques que yo no contestaba incluso desde antes de empezar con David por simple aburrimiento. Un día me coincidió que tenía saldo y que tenía la agresividad subida, me dio uno y al momento, sin pensarlo, le mandé un sms tipo “¿pero qué coño quieres?”. No hubo respuesta, ni más toques, hasta ahora.
Y ahora me vuelve con sus… debe tener ya unos 23 años, su desgaste por la fiesta y el alcohol, y la frase que me dijo un año después de dejarme de “fui tonto por dejarte marchar”, ver en todo lo que me he convertido (ya no hay más esa niña de 16 años que no sabía a dónde iba ni qué quería) y que él se ha quedado atascado en las discotecas, en las zorras de una noche y en la resaca de los domingos.
Y yo, ¿que qué es de mi vida? Pues mira, estoy en 2º de carrera, vivo en Coruña en un piso de estudiantes, soy bastante autosuficiente (o eso quiero creer), y voy a hacer un año con un novio que me quiere de verdad, que se sacrifica por mí, y que a mí no me importa sacrificarme por él.
Soy feliz, y tú solo eres parte de mi pasado.

3 comentarios:

((*natsi*)) dijo...

ohm tia tu historia me suena.. xD despues de 3 años un ex mio con el k solo estube x internet todavia si m encuentra x flog m comenta (y borro) si m encuentra x tuenti m comenta (y borro) i asta s izo una cuenta falsa xra postearme y acerse mi amigo xDDDD mira k son idiotas los tios...

ichirinnohana_is dijo...

La última vez que vi a mi ex fue un día que volvía de las prácticas con una amiga y pasó de mirarme... Por mí mejor, que como abra la boca morirá, no sé si por mis propias manos o por las de Mario, que ganitas de darle de hostias no le faltan xDDD

Besotes^^

Sandra dijo...

Ya me contarás como haces para no tener ansiedad ante los exámenes... aquí te escribe una que hoy casi se come la hoja de un examen de Literatura (no literalmente, pero no muy lejos se ha quedado la reacción).

En fin, me alegro por ti.

Y lo de este chico, supongo que siempre hay un pesado por ahí que sólo quiere que estorbar...

Muchos besos!