13 de septiembre de 2009

Dead Letters

Estimado nuevo inquilino de Ronda de Outeiro nº300 13ºIzq:

Si estás leyendo esto es porque has cometido un gran error. Soy una antigua inquilina y creo que debería avisarte sobre lo que te vas a encontrar durante el tiempo que estás en este piso, ya que a mí me hubiera gustado que alguien me lo hubiese contado.
Para empezar, creo que a ti también te llegarán cartas de morosidad y de citación para juzgados a nombre de un tal Mauricio xxx Henao. Él, junto a una mujer también apellidada Henao estaba viviendo en este piso antes que yo, y se dedicaron a dejar pufos a todo el que podían. No te preocupes por las cartas, yo las ignoré y no pasó nada.
Y ya pasando a los problemas que te vas a encontrar en el piso, espero que tengas amigos en Coruña, o que los hagas muy pronto. Porque como seas un poco selectivo con cómo tiene que estar el agua de la ducha (como yo lo soy), te va a costar un esfuerzo moral importantísimo decidir irte a la ducha. No solo es difícil de regular el agua (aunque muevas un milímetro el grifo del agua fría la temperatura cambiará radicalmente), sino que sale muy escasa. En todo el tiempo que estuve viviendo aquí no pude ducharme de una vez, porque el caudal de agua no llegaba para lavarme la cabeza y el cuerpo a la vez. Espero sinceramente que a ti no te pase lo mismo y te lleves con la ducha mejor de lo que yo me llevé con ella.
Por el resto, el cuarto de baño está nuevo. Cuando firmé mi contrato estaban cambiando tanto el inodoro, como la pileta y el bidé. Por eso no creo que tengas problemas.
En la cocina, el dueño del piso nos dejó un microondas. Si a ti no te lo pasa, puedes pedirlo, porque no le costará nada dejártelo y funciona a las mil maravillas. Eso sí, no hay demasiado sitio para él, yo lo tenía en la mesa donde comíamos, y salvo que fuésemos más de dos teníamos espacio de sobra.
Además, en la cocina posiblemente tengas unos pocos problemas con la nevera. Espero que en el tiempo que hayas tardado en encontrar esta carta te hayas dado cuenta de que no cierra bien, y hay que darle un empujón en la parte inferior para que cierre completamente. Tampoco da todo el frío que debiera, para conservar los alimentos funciona perfecta, pero si quieres poner algo a enfriar deberás esperar más tiempo que en una nevera normal.
Pasando al salón, probablemente al visitar el piso por primera vez el dueño te habrá contado que el parqué desgastado hacia las ventanas es consecuencia de una fiesta universitaria. Es mentira, ninguna fiesta universitaria estropeó el suelo. Lo que en realidad le pasa es que cuando hay temporal el agua entra por las ventanas, y forma charco. Este invierno se nos inundó el salón dos veces. Si llamas al dueño, su única solución será poner papel de propaganda en los cierres de las ventanas, de manera que quedan selladas y no entra el agua. O por lo menos eso es lo único que me dijo a mí.
Siguiendo con las ventanas, en la habitación del fondo del pasillo, las ventanas no cierran bien. Es más, a veces ni siquiera soy capaz de cerrarlas. Abrígate bien durante el invierno las noches de viento, y cierra bien la puerta, porque el aire entra y llega a abrirla.
Ten cuidado con los enchufes de todo el piso. La inmensa mayoría de las cajas están sueltas, y además, la que está en el fondo de la habitación frente a la cocina no recibe electricidad.
Estos son los grandes defectos del piso. Un caso aparte es el casero. Salvo para cobrar a mí no me hizo ningún caso en ninguno de los problemas que tuve con el piso. Desde las cartas del Mauricio hasta el agua en el salón. Esperemos que contigo se porte un poco mejor.
Además, si eres estudiante como soy yo, no le pidas al dueño del piso una mesa de estudio. Yo lo hice y me dio dos caballetes con una tabla que ni siquiera estaba bien cortada. Hay muchos escritorios muy baratos y mucho mejores en Carrefour, por ejemplo, y te va a valer la pena.
Y ahora, sobre mí. Supongo que cuando llegues al piso te habrás encontrado dos radiadores. Uno en la habitación frente en la cocina y otro en la que está al lado. Bueno, yo no me atrevería a enchufar el grande. Si lo has visto, sabrás por qué lo digo. El otro radiador lo traje yo al piso, era mío, pero me dio la impresión de que perdía agua, aceite, o alguna clase de líquido, y lo dejé aquí. Si tienes quien te lo pueda arreglar, es todo tuyo. Aunque yo tendría cuidado al usarlo.
Si encuentras el piso sin limpiar quiero que sepas que no es algo personal. Es algo mío con el dueño, en agradecimiento al estado de limpieza en el que nos lo dejó él (se nos pegaban los pies al suelo de la cocina, y hasta una semana de limpieza seguida no supimos que era de color blanco)



Tenía prometido subir esto desde hace tiempo, una carta que no llegué a acabar de escribir a los próximos inquilinos del piso donde estuve el curso pasado. No llegué a acabarla, ni a dejarla. Esto es todo lo que tengo. Os podéis hacer una idea de cómo iba a seguir xD.

Y me acordé de ella porque estuve hablando con la chica que está en contacto con el casero del piso del próximo año, y ya sé los nombres de los 4 que vamos a estar. Somos dos chicas (Lucía y yo), y dos chicos: Javi y Jacobo. LL y JJ xD Es todo lo que sé sobre ellos.
Vaya aventura xD

3 comentarios:

ichirinnohana_is dijo...

Suerte este año, nena^^

Besotes!!!!!!!

ichirinnohana_is dijo...

Bueno, sí, es un consuelo... A ver qué pasa al final con todo esto u.u"

Besotes^^

Sandra dijo...

Espero que no te pase nada parecido a eso en el nuevo piso.
Hay que tener narices para ser así de desconsiderado, el casero se merece que le traten con la misma moneda.

Besos!