17 de marzo de 2010

Haciendo un corto de cine: definir el proyecto. Vol. II

Hablé con mis compañeros. La escena que me pasaron para corregir, dar formato y así no es tan mala como había pensado. Por lo menos no lo es solamente la escena: el argumento del corto en general es lo que falla.
En la escena que me pasaron, los cinco participantes del corto aparecíamos sentados en una mesa de un bar, como cinco amigos. Uno de ellos, Rogelio, se había ido de putas un día, y había quedado con las 4 amigas para contárselo. A mitad de diálogo, una de las chicas, que no estaba prestando atención, cambia de tema. Le dicen que no cambie de tema y se acaba la escena.
El caso es que la puta que se había tirado Rogelio era la tía que estaba distraída.
Preciosa e interesante historia.

Pues parece que han superado la etapa putas. Hablando con el profesor, a él se le ocurrió decir que en vez de hacer algo de ficción podíamos hacer un documental. Se le vino a la mente porque el otro día pasó por delante de la cocina económica de Coruña y le sorprendió ver a tantísima gente haciendo cola para entrar.
De ahí, saltamos a que uno de los del grupo tiene a una amiga trabajando en el Proyecto Hombre, que hablar con ella y con algunos de los que están allí sería fácil. Luego dijeron, emocionadísimos, que también podíamos ir a un asilo, a hablar con los viejos. Y los que duermen en la calle. Y los que, y los que, y los que.

Culo veo, culo quiero. Les dice el profesor que hace tiempo que no se trata el tema de la borrachera por la borrachera, salen emocionados con hacerlo. Se les dice que al profesor le gustan los cortos con putas, salen emocionados intentando hacer eso. Les dice de nuevo el profesor lo del documental/reportaje y salen emocionados con hacer algo tan grande que es prácticamente imposible hacerlo.
Si mis paranoias de cortos me parecían difíciles pero realizables, patearnos la cocina económica, un asilo, las calles de Coruña y el Proyecto Hombre para preguntar lo mismo de siempre... me parece muchísimo menos realizable, y bastante sinsentido.

Son 4 contra 1. No puedo negarme ni puedo obligarlos a abandonar sus miles de proyectos de proyectos para escribir el guión en dos tardes de una idea que tengo muy clara y muy nítida desde hace tiempo, y empezar a rodar justo después de Semana Santa. Aportaré lo que pueda, y rezaré para que no salga como creo que va a salir.

1 comentario:

ichirinnohana_is dijo...

De Proyecto Hombre te puedo contar, y de experiencia con locos lo que quieras, verás xDDDD

Un beso y paciencia^^