10 de julio de 2009

People = shit - Crónica de un concierto brutal

El día empezó pronto: a las 6 de la mañana sonaba mi despertador. Me vestí todo lo rápido que la hora me dejó, y cuando me quise dar cuenta estaba subiendo al coche que me llevaría a Coruña aprovechando que su dueño tenía que trabajar allí.
Poco antes de las 8 menos cuarto estaba ya en Coruña, desayunando una caña de chocolate grande como un mundo (y riquísima) en un bar delante de la estación. Tenía mucho tiempo que perder hasta que mi niño cogiese el bus de las 8.30 para llegar a Coruña poco antes de las 9.
Acabé mi caña de chocolate y mi zumo de bote (me había olvidado de lo malos que están) y me senté en la puerta del HeartRock (frente a la estación de tren) a esperar a que llegase. A las 9 menos 10 me llamó para decirme que el bus acababa de llegar. La causa del retraso, un camión había volcado a la entrada a Coruña regando la carretera de toneladas de arena (aquí noticia).
Teníamos pensado coger el tren de las 9.27 a Santiago, y llegamos justos.
Mientras esperaba sentada en la puerta del HeartRock tuve un pequeño incidente con un viejo que contaré en otra entrada. (aquí entrada posterior)

Llegamos a Santiago pronto, poco después de las 10 (no miré el reloj), y subimos caminando a la Plaza Roja, donde estaba la pensión en la que pasaríamos la noche y donde nos encontraríamos con Iris y Lorena.
La pensión no era como me esperaba. Solo eran dos pisos de cuatro habitaciones dentro de un edificio normal, bastante viejo. Me dio bastante mal rollo cuando entramos por primera vez en el ascensor, porque lo primero que vi al entrar fue un pequeño cartel escrito a mano que decía "si el ascensor se para pulsar el 7 o el 0". ¿Era normal que ese ascensor se parase?
La habitacion era simple, con dos camas, un armario, una estantería y un par de mesas. Más que suficientes para descansar antes de volver a casa.

Una vez vista la pensión bajamos a esperar a Iris y Lorena. Llamamos y nos dijeron que habían cogido un bus y que bajarían en la Plaza Roja, frente a nosotros. Poco después llamaron diciendo que ya estaban y que no nos veían. Se habían bajado en la Plaza de Galicia (al ladito), así que después de un par de vueltas nos encontramos ya todos juntos.
Después de ir a coger una habitación también para ellas en el hostal fuimos a reconocer la zona por la que estábamos (a 5 minutos a pie estaban dos tiendas 24h de comida -dato importante para la vuelta-, el famoso TNT de Santiago y, como nos enteramos al salir del concierto, muchos pubs más). Dándonos por contentos cogimos un bus hacia Área Central, centro comercial donde comeríamos y desde donde iríamos al Multiusos para el concierto.
Comimos en un sitio que no sabía que existía y al que pienso volver: semejante hamburguesa con pan de verdad por apenas 4€.

No controlamos el tiempo para llegar y comer, y cuando eran solo las 3 y media de la tarde no teníamos otra cosa que hacer que irnos para el Multiusos a guardar una cola de casi 6 horas (aunque se abrían las puertas a las 7 de la tarde, hasta las 9 no empezarían Machine Head). Camiando, caminando, nos encontramos con los primeros carteles del concierto:
Photobucket


No nos habían mentido: ¡Slipknot realmente venían! Compré las entradas allá por abril, las tuve siempre en mi habitación a la vista, pero, al igual que me había pasado con Savia el año, hasta que los vi en persona no me creí que de verdad fuesen a dar un concierto.

Apenas cinco minutos después estábamos ya a una cola que no era ni siquiera cola. Ni los seguratas habían preparado las vallas para que entrásemos en fila, ni había casi nadie. Con el paso de la tarde se empezaba a juntar gente, pero no en grandes cantidades, como habíamos esperado. También habíamos esperado cacheos y un montón de policía, y apenas vinieron cuatro locales.

Sobre las... 6 o algo así empezaron a montar las vallas para ordenarnos. Conseguimos (sin yo darme cuenta, simplemente me moví lo menos posible) ponernos casi de primeros, y de nuevo a esperar. Al estar en una de las filas de los lados teníamos una especie de bancos de piedra, y pudimos sentarnos un rato. En la foto estamos en ese momento, aunque ya la puse en la anterior entrada jeeje (chico desconocido, Iris, yo, David y Lorena)
Photobucket


A las 7 y cinco los seguratas abrían las puertas principales y se acercaban otros para abrirnos las vallas. Habían estado corriendo rumores de que no iban a dejar pasar a los menores de 18 años (cosa que ponía en las entradas y en todos los puntos de venta, que, para un concierto así, me parece totalmente normal y lógico) y que posiblemente hiciesen cacheos (Slipknot tiene fama de crear seguidores agresivos, qué se le va a hacer). Así que con la cartera en mano porque soy consciente de que no aparento los 18 años nos pusimos a una fila que estaba empujándonos contra las vallas, aunque no recuerdo dolor, sino solamente prisa por pasar.
A medida que una segurata nos iba dando el paso, nos revisaba por encima los bolsos. Esperábamos eso, para no pasar con botellas, comida, bazookas o ballestas, pero para nuestra sorpresa nos dijo que tampoco podíamos entrar con pinchos. No nos dejaron guardarlos en las mochilas o en los bolsillos, sino que directamente había que tirarlos al contenedor. David, que venía detrás de mí fue más rápido que yo y se quitó los suyos y me medio arrancó mi pulsera, mientras yo discutía con la segurata que yo no iba a tirar mi pulsera de cuero xD Todavía no sé cómo, conseguí distraerla mientras metía mi collar en la mochila y echaba a andar a la puerta.
Momentos después llegaban David, Iris y Lorena, y bajábamos hacia la pista central.
Imaginaos qué cosa nos entró en el cuerpo cuando, al doblar de bajar las escaleras, nos encontramos con esto:
Photobucket


Seguimos de pie por casi otras dos horas más... a veces más apretados o menos apretados, pero a un paso de unas vallas que me llegaban a la altura del mentón xD En segunda fila me había conseguido colar yo, detrás de mí David, y a nuestro lado Iris y Lorena. David hacía viajes de un lado para otro, a buscar bebidas, a mirar el merchandising, y en uno de esos viajes se ve que sacó esta foto. Paso de buscarnos porque seguro que estábamos enterradas entre la gente:
Photobucket


Me había dicho gente de Santiago que la acústica del Multiusos es de pena, y nada más empezar Machine Head tuve claro a qué se refería. No era sonido, no era música, era... un eco gigante, sin voz, sin notas, sin instrumentos que se identificaran. Como una gran pelota de sonido que estuviese encima de nosotros y no se moviese, que no dejaba identificar nuevos sonidos.
Como había pensado, empezaron con Imperium, una de sus canciones que más me gustan y una de las pocas que me sé, y llegó un momento en el que no sabía si estaba cantando por donde era, o si yo seguía en el estribillo y ellos ya habían pasado... no se distinguía nada.
A esto hay que sumarle que la gente es una inculta musical y una paleta, que no sabían nada de Machine Head ni se habían preocupado de saberlo, y mientras no llegaban Slipknot se aburrían. Y para no morirse del asco, como el ruido era caótico, ellos tenían que hacer el cafre. Los pogos que he vivido y que he visto empiezan, como pronto, en la 5ª fila o hacia atrás. El pogo de Machine Head empezó en la 2ª, arrasando con todos los que estábamos alrededor. La gente de las vallas, aplastada, yo agarrándome como podía, David se aprovechaba de su altura para aplastar a los más bajos que él e intentar retenerlos, Iris había sido absorvida y luchaba como podía por sobrevivir, y Lorena... no sé qué fue de ella.
Photobucket


A las dos o tres canciones la voz de Iris me llegó desde atrás... "cuando se tranquilice un poco nos vamos hacia atrás, que aquí me estoy muriendo". Así que acabó la canción y me despegué, por fin, de las vayas.
Corrimos hacia atrás, y para nuestra sorpresa, se escuchaba un poco mejor que donde estábamos antes. Aún así el sonido seguía siendo impenetrable. Creo que cantamos Halo y supongo que alguna más, porque no pude distinguir nada.

Antes de darnos cuenta, Machine Head se habían acabado.
Hubo gritos y aplausos cuando trajeron y destaparon la enoorme batería y las dos plataformas con la percusión.
Y antes de darnos cuenta, Slipknot estaban saltando al escenario.
Lo primero en lo que me fijé fue que su sonido sí era bueno, al contraro que el de los teloneros. Quizás en las dos primeras canciones patinaron un poco pero, como había esperado, su gran equipo y su gran staff supieron arreglar los problemas de la sala y nos dieron una gran calidad.
Yo estaba enterrada en la gente, y apenas podía ver a Shawn cuando le alzaban la plataforma, y de vez en cuando a Joey Jordison cuando se apartaban un poco las cabezas.
Photobucket


Creo que casi todas las fotos las sacó David con diferentes cámaras, aprovechando su 1,80 y algo xD

Photobucket
Photobucket


Antes de tocar Dead Memories, Corey Taylor se subió a la plataforma de Chris Fehn y nos dijo que desgraciadamente Fehn no había podido estar en el concierto por una muerte de un familiar (yo no me había dado cuenta, enterrada en la gente), y como él estaba loco por esa canción, que se la cantáramos todos para que se recuperase pronto y pudiese estar dando caña de nuevo pronto.
Photobucket


En cuanto a actuación, Slipknot estuvieron enormes. Viendo al día siguiente vídeos de hace un par de semanas en el Download Festival casi me gustaron más en Santiago. Un detallazo de parte de Corey Taylos habernos agradecido el asistir al concierto, y tratarnos todo el rato de "friends", además de su paciencia en el ya conocido como "jump the fuck up!" de Spit it out explicando por señas a los paletos cómo tenían que agacharse y saltar cuando él lo dijese, no cuando él lo hiciese.
Un gran espectáculo, con buena música y buenos músicos, que ojalá pueda repetir pronto.

Y me quedé sin fotos porque Iris todavía no pasó las suyas al ordenador, y ahora mismo no puede hacerlo porque está en un avión hacia a Barcelona. Irá al Sonisphere, y mañana verá de nuevo a Slipknot y Machine Head, acompañados de otros grandísimos como Metallica, Lamb of God o Mastodon ¬¬'



Daños post concierto:
·Afonía (si intentaba cantar melódico me salía una extraña voz masculina)
·Ligera irritación de garganta
·Dolor en el cuello por la parte de la nuca
·Y aun hoy, día 10, si intento cabecear noto el cerebro como suelto dentro del cráneo


Nota para recordatorio personal: gracias a Machine Head y Slipknot y a su volumen no muy alto he descubierto cómo suena mi voz cuando intento hacer screaming (no me disgusta), además de que estoy controlándolo bastante rápido (el dolor de gargante son por los gritos a pelo, Imperium fue solamente en screaming y al acabar no me dolía nada). Chachi.

No hay comentarios: