9 de junio de 2009

Uno menos y muchos más - Diario 6

El mes de exámenes pasa a ser dos semanas. Dos semanas muy ajetreadas, si, pero ya solo dos. Quien sabe, a lo mejor volví a mirar mal el calendario y en vez de dos son tres, pero ya no es el mes completo y eso en parte me anima y en parte me consuela.

Hoy tuve una visita fugaz a la Facultad, para recoger apuntes que me faltaban, entregar trabajos (sí, todavía estamos con trabajos… aún me queda uno gordo por entregar) y mirar notas. Y mi sorpresa cuando la nota que esperaba no está (gallego, espero que esté aprobada por los parciales, pero hasta que esté confirmado no estoy segura de nada), y una con la que no contaba sí está. Lengua Castallana I aprobada. Creo que entre las medias de los exámenes con los trabajos y presentaciones orales (tengo dos 9 y un 8.5 –no sé de dónde sacan las notas los profesores xDD) me va a subir la nota a un notable. Ojalá, ojalá, cómo odio esa asignatura xD

Con el resto de exámenes, ¿cómo lo llevo? No tan bien como me gustaría, pero quitándome un par de exámenes ya puedo ir con más tranquilidad. El parcial de mañana de Fonética es inviable, me voy a presentar directamente al final, dentro de poco más de una semana; tiempo de sobra para prepararlo bien.
Y mi problema con Literatura II: la profesora me desespera. No la soporto, ni a ella, ni a sus apuntes, su manera de dar clase… no puedo con ella. Es cuatrimestral, pero como el examen final oficial es el 24 a las 10.00 de la mañana (es decir, el 90% iría de reenganche de San Juan) nos va a hacer un parcial este jueves. Al no ir a clase y tener la cabeza en el resto de exámenes, los apuntes los acabo de conseguir. Es toda la literatura en el Siglo de Oro español… podría intentarlo, pero no quiero otro 5 en Literatura.
Además, al no ir a clase, cosas que había que entregar no las entregué, otras las entregué a medias, otras tarde… y otras directamente mal, como los “exámenes” de control de lectura (welcome back to ESO, kids), que, o los hice mal aposta, o los deje en blanco, o no les eche ganas.
Entonces, yendo a septiembre todo eso deja de contar. Además de tener tiempo para preparar de sobra el examen, completar y a aumentar apuntes… Que será lo que haga.



Me entra el sueño por momentos, y me voy a caer redonda delante de la pantalla.
Hasta la próxima, espero que con más notas de aprobados y menos exámenes por delante.

1 comentario:

ichirinnohana_is dijo...

Yo animo a las futuras generaciones universitarias: chavales, esto no es el mundo que nos pintan las pelis. La universidad no es ese mundo de anarquía y libertad absoluta donde tú no haces ni el huevo hasta el examen final (o como mucho, un trabajo y ya está). Esto es un puto instituto. Bienvenidos a Bolonia, ese plan tan magnífico que nos venden los políticos en el papel de las bandejas en las cafeterías universitarias y en panfletos de "mira qué buenos somos".

Animo y suerte guapa^^

Besotes^^