13 de mayo de 2013

Lo de cada mayo

Desde hace tres años, ¿qué pasa cada mayo? Vienen los exámenes y viene Expotaku. Y este mayo no iba a ser diferente.

Efectivamente, los exámenes se vuelven a acercar corriendo, sin darse cuenta, queda un mes, queda menos de un mes, quedan 15 días... pero esta vez no tengo esa sensación de pánico que tenía a mitad de mayo estos años pasados. Este año tengo solo un examen, para que el que ya estudié hace unos meses, y que suspendí por chorradas, de manera que solo tengo que ampliar conocimientos (sobre todo en la descripción de conceptos, nada complicado) y corregir un par de cosas. Entraré en pánico cuando queden horas para el examen, pero de momento lo estoy llevando con tranquilidad y seguridad. Con la seguridad de quien tiene que aprobar sí o sí. No porque tenga que hacer el máster el próximo año y tenga que aprobarlo obligatoriamente, sino porque voy a liarla parda como no me aprueben. Además de burocráticamente, fuegamente.

Me preocupa más otra otra cosa que tengo pendiente para mayo, y eso que estoy intentando controlarme y de momento solamente he tenido un total de diez minutos de pánico, repartidos entre varios momentos. No ha habido nada tan gordo como el año pasado cuando me di cuenta de que no tenía bolsas, para nada.
Lo estoy llevando bien. Haber pasado tantos meses tejiendo que tengo material de sobra, por lo que por eso no estoy agobiada. No me he marcado metas o una temática en la mesa exigente, por lo que tampoco eso me preocupa; además de que estoy aprovechando muchas cosas que ya tenía hechas o listas de otros mercados. Me marco pequeños trabajos diarios para terminar algunas cosas y poco más; hago cosas expresamente para el Expotaku, tanto de tejer como de preparar la mesa para presentarme, pero no me agobio, ni es obligatorio, no paso el día dedicándome a ello.
La organización está siéndolo todo. El haber tenido tiempo de tejer para tener muchas cosas preparadas me está dando el colchón de tranquilidad que necesitaba para preparar cosas concretas sin tener prisa ni presión. Además, tengo muy reciente toda la investigación que hice para el blog de Enemy Dolls de cómo prepararse para un mercado y no estoy muy oxidada. Sobre todo en el sentido de que no voy a hacer listas extensas de material para repasarlas mil veces para darme cuenta de que no falta nada por incluir.

Los pequeños ataques de pánico vienen cuando me doy cuenta de que no me queda azul tipo Monstruo de las Galletas (¿Y VOY A IR CON SOLAMENTE UNO?) y que acabé los mosquetones (Y ALGUNAS COSAS PEQUEÑAS TENDRÁN QUE IR CON UNA ANILLA DE LLAVERO NORMAL SIENDO GRANDES), por lo que no es nada grave. Aún tengo que acabar de pintar uno de los expositores y luego tengo que cambiarle el pie a los dos para que dejen de ser penosos. Solamente tengo que adivinar cómo ponerles el pie, porque el material lo tengo elegido. Y tengo que acabar de pintar una caja y barnizar otra, y todo listo.
He estado pensando en cambiar la manera de mostrar el nombre de Enemy Dolls, pero no lo tengo decidido y no es algo crucial. Quizás use lo que estaba llevando ahora (las letras en cartulina) y busque una manera de mejorarlo para HobbyCon (si es que algún día abren inscripciones para hadmade xD). También me dan pequeños ataques de pánico cuando pienso en ello, pero no es importante ni decisivo, así que me duran 30 segundos.
Sin embargo, un tema que sí me está agobiando un poco es que necesito un par de macetas como mínimo (porque ya tengo preparadas dos plantas, aunque me gustaría poder preparar más) y no las doy encontrado. Todas las que veo son demasiado grandes. Yo necesito dos pequeñas, como las que vienen con los cactus pequeños, y parece que no existen, o que no existen sin plantas dentro. Encontré, después de dar muchísimas vueltas, que en el Ikea tienen unas pequeñas, de barro o algo similar, de colores, del tamaño perfecto... pero tienen planta dentro. Y no soy capaz de comprar una planta por la maceta y tirar la planta. Seguiré buscando. El siguiente paso es ir a preguntar a floristerías si tienen macetas que les sobren, o si me las pueden conseguir o algo.

En fin, el tiempo se acaba. Quedan 10 días para Expotaku. La recta final. Entre Iris, Ana y yo tenemos analizada a la “competencia” a la vez que la “compañía” que tendremos esos días en la zona no comercial. Hay amigurumi, pero no lo llego a ver como competencia. No hay actividades sobre amigurumi (aunque me aseguraré de que en HobbyCon las haya), aunque me sorprendería.
Los planes para ir están más o menos definidos. Tengo que subir el 22, porque así me puede llevar mi padre con el coche y las cajas que necesite (si me llevase otra persona tendría que llevar máximo dos cajas y una mochila, y aunque espero no necesitar más de eso, sería incómodo) y el 26 me vienen a buscar de nuevo al recinto y ya duermo en casa.

Tengo ganas de que llegue. Tengo ganas de que se acabe la espera y pasar tres días haciendo el friki rodeada de gente que me hace sentir muy poco friki, tanto que casi estoy fuera de lugar. Tengo muchas ganas de que llegue HobbyCon y poder vivirlo por fin, después de tantos meses de espera. Tengo ganas de que llegue el verano, los festivales, los mercados, el haber terminado la carrera, y volver a estar con Gerardo, a pasar festivales y mercados con él, y tengo ganas de todo.

Poco a poco. De momento, 10 días para que empiece, y unos 15 para pasar el examen y poder disfrutar de todo eso sin remordimientos de conciencia ni apuntes que leer una vez más.

1 comentario:

Isi LPP dijo...

El no estar agobiada es un gran paso. Significa que sabes que has hecho tu trabajo bien todo este tiempo, tanto con los amigurumis como con el examen. Espero que vaya bien todo :)

¡Besos!